Miércoles, 06 Mayo 2020 02:26

Coronavirus. Alertan sobre problemas para colocar la producción de cerdos

En un contexto mundial complejo por el coronavirus, las medidas de aislamiento preventivo provocaron una drástica caída del consumo de carne de cerdo. Como efecto en cadena, el nivel de faena en los frigoríficos de cerdos cayó un 2% en el mes de marzo pasado respecto a igual mes de 2019. Con restaurantes y hoteles cerrados, donde se destina parte de la producción, los dueños de los frigoríficos no tenían a quién vender su faena. Esa falta de demanda impactó de lleno en los productores, que enfrentan problemas para vender sus cerdos.

"A algunos de los productores que llevaron jaulas a los frigoríficos directamente no se los recibieron y se volvieron a sus establecimientos con toda la carga", contó a LA NACION Ramiro Farías, licenciado en economía y socio de Farías Consultores.

En este escenario, una de las salidas al problema que poseen los productores es aguantar un poco más al animal y, en vez de de venderlo en 108 kilos de promedio de faena, lo demoran y lo llevan a 118 kilos "cuando lo pueden colocar". Pero al no faenar los capones entran en una etapa de alta ineficiencia en la conversión del alimento a carne y desmejoran parámetros de calidad.

"Menores precios a la hora de la venta y, en casos extremos el sacrificio de los animales, como sucedió en Estados Unidos, puede ser una solución por única vez pero no de manera constante. Por eso hoy las granjas porcinas se encuentran sobrepobladas. Al ser producción en serie, es una cadena de engorde y cuando está lista una camada se debe comercializar porque a la semana entra otra camada a la producción", indicó.

Según el experto, luego de un abril caótico y con una demanda que decrece, se espera que mayo siga el mismo camino.

"Dentro de este mal panorama, no se espera un repunte de la actividad hasta el verano. Son tres meses el máximo de tiempo que puede aguantar un productor promedio. Todos están muy complicados. Los chicos porque no tienen espalda para aguantar y los grandes porque es tan grande su volumen que no tienen dónde colocarlo", detalló.

En los últimos años, la actividad porcina tuvo un gran crecimiento. Los más de 600 productores porcinos del país vienen de invertir 80 millones de dólares para ampliar su capacidad productiva e incorporaron a sus planteles 13.000 nuevas madres para alcanzar un stock de 271.000 cerdas en producción.

Para Farías, existe una luz de esperanza con China, que últimamente reactivó importaciones del producto. En tanto, internamente en el país se requieren protocolos para la normalización de las actividades económicas, a la vez de medidas económicas como ser créditos a tasa cero y desgravación fiscal.

"Se necesita apoyo para la colocación del excedente en mercados externos, sobre todo aceitar la logística exportadora de los productores de menor escala. Sería una solución parcial para aliviar el exceso de producción y sacar momentáneamente el stock sobrante de cerdo", concluyó.

La Nación - Mariana Reinke