Miércoles, 29 Abril 2020 02:27

La agricultura 4.0 ya es una realidad: el desafío de sumar a todos los productores a esta nueva ola tecnológica

Poder alimentar a la población es uno de los mayores desafíos del sector agropecuario. La población mundial crecerá de. 7.500 millones a superar los 9.000 millones en pocos años, por lo que producir más eficiente y producir más por hectárea es clave en este contexto. “Aquí es donde entra la importancia de la tecnología y esto significa usar conocimiento de la forma más profesional y adquirir tecnología apropiada para mejorar la productividad”, comenzó explicando Rodrigo Alandia, gerente de Marketing de Case IH para Argentina y los países de Latinoamérica, con excepción de Brasil, en la trasmisión online del Centro de Expertos que realiza Expoagro.

Para el directivo, el agro está atravesando en al actualidad lo que se denomina la agricultura 4.0, esto es una agricultura más digital para generar datos y ser más eficientes.

En este sentido, remarcó que dejó de ser una tendencia para convertirse en una realidad pero sostuvo que todavía falta camino por recorrer para que ingresen más agricultores a esta nueva era.

“El banderilleo satelital era para pocos por los costos. Ahora se fue abaratando y los productores en su mayoría lo han incorporado”, ejemplificó el directivo que hace dos años que vive en Argentina tras realizar su trabajo en la compañía por 15 años en Brasil.

El objetivo para poder aprovechar esta nueva era, según Alandia, es poder procesar los datos para tomar decisiones eficientes. “Si no se trabaja de la forma correcta, no sirve para nada", clarificó.

Según precisó, hasta 2014 en un año se generaban 140.000 datos y por estos tiempos se estima que se logran 4 millones de datos por campaña.

Para esto, las empresa de maquinaria agrícola están apuntando también a tener la tecnología adecuada para sumarse a las nuevas tendencias en la cual prima aumentar la productividad con menores recursos con plataformas digitales a la altura de lo que pide el productor donde analizan en tiempo real la información recabada a campo.

En este contexto, se refirió a que se tiende a aumentar la potencia de sus unidades. En tractores, por ejemplo, señaló que el 40% del mercado son de 140 HP a 230 HP y auguró que esta inclinación va a seguir aumentando, incluso sumando mayor potencia a los fierros. Además, se está trabajando en equipos con potencia por encima de 380 HP.

“También se viene la automatización. En 2017 presentamos el tractor autónomo (sin cabina y operador) y alertaban que la gente se iba a quedar sin trabajo. Y es al revés porque atrás de ese tractor hay una persona. Sí vamos a necesitar gente más capacitada”, destacó agregando que esta tecnología está lista pero falta legislación que permita poder lanzarlo.

Y en cosechadoras, agregó, que el proceso de trillas son más simples y el operador tiene que hacer menores configuraciones para que la máquina haga todo el trabajo, con mayor capacidad.

Otro de los puntos que abarcó durante la charla online organizada por Expoagro fue la importancia de la deriva y la aplicación de fitosanitarios en zonas periurbanas, uno de los temas candentes que siempre pone en el ojo de la tormenta al sector agropecuario.

Según contó, introdujeron un concepto el año pasado en la fabricación de las maquinarias denominado “diseño agronómico” para darle un valor agronómico a sus productos.

“No sólo es entregar alta performance y menor uso de combustibles, sino que tenga la preocupación agronómica para que el retorno de la inversión sea más alto”, detalló.

Este concepto fue ampliado durante la Expoagro Edición YPF Agro de este año desarrollada en el predio ferial de San Nicolás “Queríamos que el público entienda la importancia del control de la deriva y hacer aplicaciones periurbanas eficientes porque un pulverizador Case IH tiene tecnología para coordinar esta problemática", explicó.

En este sentido, remarcó la línea de pulverizadoras Patriot que tiene un sistema para mantener la presión constante de la aplicación. "Esto quiere decir que mantiene el tamaño de gotas sin importar la variación de velocidad”, cerró.

Clarín – Esteban Fuentes