Miércoles, 29 Abril 2020 02:26

El precio de la leche en polvo ya no paga el litro en tranquera

Hasta marzo los precios de exportación de la leche en polvo argentina convalidaban los valores de la materia prima que recibió el productor. Pero, pandemia mediante, la baja en las cotizaciones internacionales anticipa una caída en el poder de compra de la firmas “polveras”, según una simulación realizada por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA).

Aunque está basada en datos reales de precios y costos, se trata de un ejercicio teórico para estimar la capacidad de pago al productor lechero de una industria que estuviera dedicada 100% a la exportación de leche en polvo. Una especie de FAS Teórico de la industria exportadora al tambero. Aunque son escasas las plantas que elaboran únicamente ese producto.

El trabajo indica que en marzo el valor de “paridad” de la leche en polvo capaz de pagar los $ 18,43 por litro que promedió ese mes el Panel de 18 Empresas (equivalente u$ s 0.292) fue de u$ s 3.230 por tonelada. Y agrega que en el primer trimestre las empresas nacionales exportaron el producto en un rango de u$ s 3.100 a u$ s 3.250 por tonelada.

Pero a partir de marzo y la expansión de la pandemia mundial el escenario cambió. Y empezaron a bajar los precios internacionales, de modo tal que en la última subasta del Gobal Dairy Trade, el 21 de abril, la tonelada de leche en polvo promedió u$ s 2.707 por tonelada. OCLA también menciona que “el último precio para mayo del Mercado de Futuros de NZX US$ 2.520/ton”, por lo que hay una tendencia bajista.

 

Fuente: OCLA

Con tales valores de referencia, el reporte menciona que las industrias argentinas indicaron que “hoy es posible cerrar algún negocio” en torno a u$ s 2.800 la tonelada. Y que “se prevé se mantendrán deprimidos el resto del año”, según consignó un documento que el Centro de la Industria Lechera (CIL).

De ahora en más, el reporte de OCLA sostiene que para lograr un FAS en tranquera de $ 17.74 (u$ s 0,266) la tonelada de leche en polvo para exportación debería posicionarse en u$ s 2.880, pero “sin DEX y con los reintegros del 3%” que existieron hasta mediados de 2018. Sin estos incentivos, una tonelada de u$ s 2.800 podría pagar una leche cruda de $ 15.50 el litro (o u$ s 0,227). La estimación forma parte de una tabla que marca de máxima una tonelada de u$ s 3.000 que daría para un FAS de $ 16.66 (u$ s 0,25) y de mínima u$ s 2.700 con una capacidad de pago de $ 14.40 (u$ s 0,216).

Con la producción nacional creciendo al 8% y un consumo doméstico amenazado por la crisis económica-sanitaria, para el director ejecutivo de OCLA Jorge Giraudo será muy difícil orientar excedentes al mercado exterior con los precios actuales. Resultará más complicado aún ante la posibilidad -como se baraja- de que Brasil, uno de los principales destinos para la leche en polvo argentina, recorte entre 40 y 45% las importaciones; y frente al abastecimiento de Argelia, otro gran comprador, cuyos stocks le permitirían transitar lo que resta del año si nuevas compras.

“Preparémonos para un escenario excedentario de leche; hay que definir cómo diferimos en el tiempo el mayor stock de producto; como puede ser manejarlo con financiamiento, un fideicomiso de almacenamiento o con mayores compras estatales, lo que pasa que como el Estado paga tarde nadie se presenta a las licitaciones públicas; todas esas cosas hay que pensar”, dijo, para evitar un escenario dañino para la lechería.

Caso contrario la variable de ajuste será el precio al productor, que “es lo más fácil; pero la consecuencia de eso es que el año que viene tenés menos leche, te va a faltar; y otra vez entrar en el ciclo pendular de los lácteos”, advirtió el ejecutivo.

Campolitoral – El Litoral (Santa Fe) – Juan Manuel Fernández