Martes, 28 Abril 2020 02:26

Se dispara la tensión en el Mercosur: el Gobierno rechaza bajar el arancel externo como piden Brasil, Uruguay y Paraguay

En lo que significa otro ataque a la Argentina y el recrudecimiento de la interna en el Mercosur, tanto Brasil como Paraguay y Uruguay retomaron en las últimas horas el debate para la reducción del arancel externo común (AEC), lo que generó el rechazo del Gobierno en este contexto de pandemia.

Luego de que la Argentina decidiera retirarse de las negociaciones que lleva adelante el bloque sudamericano, fuentes gubernamentales advirtieron que "en los últimos días los otros tres socios anticiparon que buscarán bajar el arancel externo en los próximos meses, situación que hoy no es aceptable por el país". Fuentes de la industria que mantienen contactos con el Ejecutivo deslizaron que hay recortes en el arancel de hasta 40% y en forma gradual, durante 4 años.

En contactos que se mantuvieron la semana pasada, Brasil, Uruguay y Paraguay volvieron a la carga con este punto, cuya discusión habían iniciado los países de la región con el gobierno anterior de Mauricio Macri, proclive a reducir el arancel, pese a que perjudica a la industria nacional. "Se estima que en los primeros días de mayo, el arancel externo será tema de discusión en encuentros técnicos virtuales. Se viene otra ardua discusión; aunque la posición de Brasil no es tan dura como antes porque los frenaron internamente sus industriales", plantearon en la Casa Rosada.

Brasil ya oficializó algunos de los planes de cambios para la reducción del arancel, anticipado por este diario, y en el que están incluidos el régimen automotriz, bienes de capital, informática y telecomunicaciones. Las fuentes indican que "no se busca sólo llevar el arancel externo común a un rango más próximo de la media internacional", sino además, disminuir la "discrepancia" entre alícuotas vigentes en diferentes sectores.

En el Mercosur, el AEC ronda el 7% para productos químicos; 12% para varios ítems siderúrgicos; 14% para bienes de capital y de informática; 27% para vinos; y 35% para automóviles, calzados y textiles. De acuerdo con las consultas formuladas por BAE Negocios a fuentes diplomáticas brasileñas hace algunos meses, la intención de Brasil es "avanzar unilateralmente -porque está habilitado para hacerlo- en la baja del arancel" del 14% a 7% promedio "en bienes de capital".

Por su parte, fuentes de la industria automotriz nacional deslizaron que Brasil quiere bajar el AEC "del 35% al 20%", en lo que sería un golpe muy fuerte para la castigada producción local. Las primeras especulaciones aludían a un recorte de 10 puntos, pero la propuesta de Brasil finalmente sería de 15 puntos porcentuales.

Como "broche de oro" del plan para liberalizar el comercio exterior antes de terminar su mandato, el anterior Gobierno oficializó en la cumbre del Mercosur en Santa Fe su plan de reducción del arancel externo, con lo que se encendieron las alarmas en el universo industrial.

BAE Negocios – Francisco Martirena