Martes, 28 Abril 2020 03:00

Por el rápido avance de la siembra en Estados Unidos, el valor del maíz cayó un 3,25% en la Bolsa de Chicago

A la crisis del etanol y al cierre de frigoríficos tras la detección de casos de Covid-19 , que impacta sobre toda la cadena de ganados y carnes estadounidense, el maíz sumó ahora como fundamento bajista el rápido avance de la siembra 2020/2021 en el medio oeste de los Estados Unidos, gracias a condiciones climáticas que alientan los trabajos de campo y que permiten augurar buenos resultados productivos para la campaña.

Al cierre de los negocios, las pizarras de la Bolsa de Chicago reflejaron ayer bajas de US$4,04 y de 3,84 sobre los contratos mayo y julio del maíz, cuyos ajustes resultaron de 120,27 y de 123,32 dólares por tonelada.

El aumento de las temperaturas y lluvias que no impidieron el trabajo de las máquinas durante buena parte de la semana pasada fueron los factores que les permitieron especular a los operadores con un importante progreso de las tareas de siembra de maíz. Y esa especulación se convirtió en certeza luego del cierre de la rueda en la plaza estadounidense.

En efecto, en su informe semanal sobre los cultivos de Estados Unidos el USDA relevó el avance de la siembra de maíz 2020/2021 sobre el 27% de los 39,25 millones de hectáreas proyectados, por encima del 7% del reporte anterior; del 12% vigente un año atrás, y del 20% promedio de los últimos cinco años. Pero lo más relevante fue el hecho de que el nuevo dato oficial superó el 22% previsto por los privados. Además, vale señalar que para los próximos días los pronósticos no dan señales que inviten a pensar en una ralentización de los trabajos de campo.

Como se señaló anteriormente, al rápido avance de la siembra es un factor bajista más para el maíz. El otro fundamento de peso que persiste es la crisis del etanol, producto del sostenido derrumbe del valor del petróleo, en función de una oferta que crece y de una demanda de combustibles que se desplomó por las restricciones vigentes para muchas actividades comerciales y sociales, en medio de la pandemia de Covid-19 . Ayer, el valor del crudo cayó un 24,56% en el mercado estadounidense, de 16,94 a 12,78 dólares por barril.

También aportó a la tendencia bajista de los precios la decisión del gobierno de Ucrania de no imponer topes a las exportaciones de maíz, según lo indicó a la agencia Reuters el viceministro de Economía, Taras Vysotskiy. La posibilidad de una restricción a las ventas externas la había sugerido la semana pasada el propio Ministerio de Economía de ese país, para garantizar el abastecimiento interno. En lo que va del ciclo comercial 2019/2020 (le restan unos cuatro meses para terminar) las exportaciones ucranianas de maíz sumaron 25,20 millones de toneladas, 2,70 millones más que en igual segmento de la campaña anterior.

La soja, también hacia abajo

La primera jornada de negocios de la semana en la Bolsa de Chicago también fue negativa para los precios de la soja, dado que las posiciones mayo y julio perdieron US$1,19 y 1,10, tras cerrar con ajustes de 304,61 y de 307,36 dólares por tonelada.

La situación que se vive en Estados Unidos con la industria de la carne se agravó en los últimos días. Al cierre de bocas de demanda como restaurantes y grandes cadenas hoteleras, ahora se multiplicaron los casos de frigoríficos y empaquetadoras que debieron interrumpir sus actividades por el contagio de operarios con Covid-19. Esta situación amenaza con resentir la demanda de proteínas vegetales para la alimentación de bovinos, porcinos y aves.

En cuanto a la siembra, sin alcanzar la dinámica del maíz, las tareas de campo también se aceleraron para la soja. Luego del cierre del mercado, el USDA relevó el progreso de la implantación 2020/2021 sobre el 8% de una superficie prevista en 33,79 millones de hectáreas, por encima del 2% de la semana pasada; del 2% vigente un año atrás; del 4% promedio de los últimos cinco años, pero en línea con el promedio calculado por los operadores.

El trigo estadounidense también se negoció en baja ayer. El contrato julio del cereal en las Bolsas de Chicago y de Kansas bajó US$2,12 y 1,37, en tanto que su ajuste fue de 192,81 y de 176,19 dólares por tonelada, respectivamente.

Lluvias sobre los países productores de trigo de la Unión Europea y sobre áreas de Rusia y de Ucrania fueron las responsables de la tónica bajista del cereal. Las pérdidas estuvieron limitadas por la posibilidad cierta de que las exportaciones rusas comiencen a desaparecer del radar hasta el julio, cuando se inicie el nuevo ciclo comercial, dado que con los compromisos de venta ya asumidos se habría completado el cupo de 7 millones de toneladas que el gobierno había previsto para el trimestre abril/junio, y donde también se incluían al maíz, la cebada y el centeno.

En su informe semanal sobre cultivos el USDA dejó ayer un dato que podría alentar mañana el repunte de los precios del trigo. En efecto, el organismo ponderó el 54% de los cultivos de invierno en estado bueno/excelente, por debajo del 57% relevado en el anterior reporte; del 64% de igual momento de 2019, y del 57% previsto por los operadores. Las heladas tardías que afectaron, entre otros, campos de Kansas, serían las responsables del deterioro sobre las plantas, que están en plena etapa de espigado.

En cuanto al trigo de primavera, el USDA relevó el avance de la siembra sobre el 14% del área prevista, frente al 7% de la semana pasada; al 11% de 2019; al 29% promedio de los últimos cinco años, y al 18% esperado por los privados.

Mercado local

El contexto externo y el avance de la cosecha doméstica no contribuyeron para que el mercado local mostrara mejores valores para la soja. Las propuestas de los compradores se mantuvieron en 205 dólares por tonelada para la oleaginosa con entrega sobre el Gran Rosario y sobre Bahía Blanca, y en 210 dólares sobre Necochea.

Otro factor que conspira contra los precios en la zona de Rosario es la bajante del Paraná, que está obligando a muchos exportadores a despachar buques con cargas menores a las óptimas hacia los puertos marítimos del sur de Buenos Aires, donde deben conseguir más mercadería de la usual para completar las bodegas.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron bajas de US$2 y de 0,80 sobre los contratos mayo y julio de la soja, cuyos ajustes fueron de 210 y de 217 dólares por tonelada.

Por tonelada de maíz con entrega inmediata sobre el Gran Rosario los exportadores volvieron a pagar ayer 120 dólares. La necesidad de mercadería permitió que no impactaran las bajas externas sobre las terminales del Paraná. No ocurrió lo mismo en Bahía Blanca, donde las ofertas de los compradores retrocedieron de 130 a 125 dólares por tonelada.

En el Matba Rofex las posiciones julio y septiembre del maíz retrocedieron US$1,50 y terminaron la rueda con ajustes de 117,50 y de 120 dólares por tonelada.

Acerca del trigo, las ofertas por el grano disponible bajaron de 200 a 195 dólares por tonelada para Bahía Blanca y de 188 a 185 dólares para Necochea, mientras que para el Gran Rosario se mantuvieron en 190 dólares.

El trigo de la próxima cosecha, para las entregas entre diciembre y enero, se cotizó a 165 dólares por tonelada para el Gran Rosario y para Necochea, sin cambios. También se negoció a 165 dólares para Bahía Blanca, donde dicho valor implicó una baja de 5 dólares respecto del viernes.

Los contratos julio y diciembre del trigo en el Matba Rofex cayeron US$3 y 2,50, tras cerrar la rueda con ajustes de 200 y de 165,50 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que los molinos pagaron entre 12.600 y 14.200 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

La Nación - Dante Rofi