Martes, 21 Abril 2020 02:25

Panaderías de todo el país acusaron a los molinos de subir la harina 10%

Luego de una relativa calma en los precios, la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) denunció una "indiscriminada ola de aumentos" en los últimos días, como un alza del 10% en la harina, en lo que representa el bien más representativo.

De acuerdo con un informe al que tuvo acceso BAE Negocios, FAIPA transmitió su preocupación al Gobierno por los aumentos que están "padeciendo con los insumos básicos de nuestra industria". "Sólo algunos ejemplos: la harina subió un 10%; huevos, 50%; margarinas, 10%; azúcar, 15% y así en otros productos", afirmó.

Desde la entidad además denunciaron que "las empresas que suministran estos insumos están retaceando su entrega". "Por lo tanto no sólo estamos expuestos a su antojo, en cuanto a los precios, sino también a su unilateral decisión de a quién entregan, cómo, cuándo y de qué manera...", se explayó la cámara que agrupa a las panaderías de la Argentina.

"Elevamos este comunicado a las autoridades a los fines de que pongan freno a estos aumentos sin justificación alguna, para que conozcan la realidad por la que estamos pasando y quienes son en realidad los formadores de precios", amplió FAIPA en la nota que circula ahora en despachos gubernamentales.

La posición de los molinos harineros es desafiante hacia el Gobierno, justo en momentos en que -como anticipó este medio- se prorrogaron por 30 días los Precios Máximos (hasta el 20 de mayo), donde justamente se encuentra la harina entre los más de 2.000 productos contenidos. En enero último y a tan sólo un día de que las panaderías anunciaran el congelamiento del pan por seis meses en varias provincias del país, la principal entidad del sector salió a denunciar que los molinos habían subido la harina un 10% promedio.

Mediante un comunicado titulado "No al aumento de precios de harinas", la Federación Argentina de la Industria del Pan y afines -que había determinado congelar el valor del pan a entre $90 y $100- había llamado a un boicot para no avalar el aumento, situación que por ahora no se dio en abril.

En esta dirección, desde el sector industrial aseguraron que "si bien hay subas en el trigo, el castigo al segmento comercial es permanente y el Gobierno debe acompañar con máxima dureza". "Ya absorbimos los decretos y mejoras salariales y siempre tenemos la voluntad de congelar el precio. No podemos pagar aumentos de harina", sostuvo.

En virtud de esta situación, desde las entidades provinciales que nuclean a panaderías solicitan la intervención "urgente del Gobierno nacional para frenar estos aumentos innecesarios" y de hecho en los próximos días habría un encuentro con autoridades nacionales para analizar la coyuntura que se suscitó.

BAE Negocios – Francisco Martirena