Viernes, 17 Abril 2020 19:00

Condicionados por la pandemia, los precios de los granos cerraron la semana con saldo negativo en Chicago

Pese a los repunte parciales que hoy evidenciaron el trigo y el maíz, el balance de la semana para los precios de los granos fue negativo en la Bolsa de Chicago, donde los diversos impactos de la pandemia de coronavirus continúan siendo los principales fundamentos negativos para la evolución de las cotizaciones en el mercado de referencia mundial para las materias primas agrícolas.

Tras ubicarse en el nivel más bajo desde septiembre de 2016 , el maíz registró hoy mejoras de US$0,98 y de 0,20 sobre las posiciones mayo y julio, cuyos ajustes resultaron de 126,86 y de 128,64 dólares por tonelada. En el balance de la semana estos contratos resignaron un 2,86 y un 2,96% frente a los valores vigentes en el cierre del segmento anterior, de 130,60 y de 132,57 dólares por tonelada.

La razón del repunte fue el clima, dado que las temperaturas en las zonas estadounidenses donde debe avanzar la siembra de maíz 2020/2021 se mantuvieron por debajo de los niveles ideales para desarrollar una implantación correcta, de hecho, ayer hubo algunas nevadas sobre el centro de los Estados Unidos. Respecto del 3% sembrado en el inicio de la semana, los operadores hoy estimaron que se progresó hasta el 6% de una superficie proyectada en 39,25 millones de hectáreas.

Las mejoras estuvieron muy condicionadas por otra baja en el precio del petróleo, que parece no reaccionar a los planes de recortes en la oferta que casi todos los países productores y exportadores plantearon en los últimos días. Al cierre de la jornada, el valor de referencia del crudo en los Estados Unidos cayó de 19,87 a 18,27 dólares por barril, luego de tocar un mínimo durante la rueda de 17,31 dólares, el nivel más bajo desde noviembre de 2001, según indicó la agencia Reuters.

El derrumbe en la demanda de combustibles ocasionado por la parálisis de las actividades comerciales y por las restricciones que mantienen a una buena parte de la población mundial en sus casas para contener el avance del Covid-19 es el fundamento excluyente para la pronunciada caída del valor del petróleo que, a su vez, arrastra en su desplome a toda la industria del etanol , que representa una de las principales vías de demanda doméstica de maíz en los Estados Unidos.

Si ese sector se cae le resultará muy difícil al mercado estadounidense administrar la abundante oferta de maíz que se prevé -clima mediante- para la campaña 2020/2021 en una forma que no implique la caída de las cotizaciones.

Forrajes, también con menor demanda

El mercado del etanol no es el único golpeado por la pandemia. En efecto, por las restricciones vigentes para el funcionamiento de restaurantes y de cadenas hoteleras estadounidenses -el mismo panorama se da a escala global- entraron en crisis los establecimientos productores de carne (bovinos, porcinos y aves), que dicen no tener dónde colocar los animales que alcanzan los pesos comerciales de faena.

Esta situación se prevé que tenga como consecuencia la caída de la demanda de forrajes para las raciones animales, algo que golpearía por igual al maíz (grano y subproducto de la industria del etanol) y a la soja (la harina es uno de los principales competentes del alimento animal).

Hoy, al cierre de la rueda, las pizarras de la Bolsa de Chicago mostraron quitas de US$1,56 y de 1,29 sobre las posiciones mayo y julio de la soja, cuyos ajustes fueron de 305,89 y de 309,47 dólares por tonelada. En el balance de la semana estos contratos perdieron un 3,59 y un 3,30% de su valor frente a los precios vigentes en la última jornada del segmento anterior, de 317,28 y de 320,04 dólares.

El lunes próximo el USDA comenzará a relevar la siembra de soja estadounidense del ciclo 2020/2021, para la cual el organismo pronosticó una superficie de 33,79 millones de hectáreas, contra los 30,80 millones de la campaña 2019/2020, que estuvo severamente condicionada por los excesos de humedad durante todo el período de implantación.

Noticias de Rusia

Tras cuatro ruedas bajistas consecutivas, los precios del trigo cerraron en alza hoy en el mercado estadounidense, producto de los dichos de la viceministra de Agricultura de Rusia, Oksana Lut, en cuanto a que el cupo de 7 millones de toneladas de trigo, maíz, cebada y centeno habilitado para su exportación entre abril y junio podría agotarse a mediados de mayo o incluso antes, luego de que las ventas alcanzaron los 2,8 millones de toneladas en lo que va de abril.

Entonces, la posibilidad de que Rusia salga del mercado exportador un mes y medio antes del inicio de su nueva cosecha de trigo se convirtió en un fundamento alcista para las cotizaciones del grano fino de los Estados Unidos, país que podría ocupar ese lugar dejado por el principal proveedor mundial del cereal.

La posición mayo del trigo en las Bolsa de Chicago y de Kansas subió hoy US$1,38 y 3,21, al cerrar con un ajuste de 196,03 y de 175,91 dólares por tonelada. Sin embargo, en el balance semanal este contrato retrocedió un 4,13 y un 2,69% frente al valor vigente en la última rueda de negocios del segmento anterior, de 204,48 y de 180,78 dólares, respectivamente.

Mercado local

La última rueda de la semana en el mercado doméstico de granos mostró una oferta abierta de la demanda de soja para el Gran Rosario de 210 dólares por tonelada, sin cambios respecto del jueves. No obstante, algunos compradores convalidaron hasta 212 dólares por lotes grandes.

"En plena cosecha, los compradores están todos con propuestas de precios, el problema es que esos valores que ofrecen están bastante lejos de las expectativas de los vendedores, entonces, ese movimiento no se traduce en volumen. Hoy, de hecho, los negocios efectivos por mercadería a remitir no superaron las 25.000 toneladas", contó una fuente del sector comercial a LA NACION.

En los puertos de Bahía Blanca y de Necochea las ofertas por la soja disponible crecieron hoy de 210 a 215 y de 212 a 215 dólares por tonelada, respectivamente.

En el Matba Rofex las posiciones mayo y julio de la soja sumaron US$0,70 y 0,50, tras cerrar con ajustes de 215,50 y de 220,80 dólares por tonelada.

El presente del maíz argentino ya refleja la desventura de los precios externos. En efecto, las ofertas de los exportadores por el grano disponible bajaron hoy de 130 a 125 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario y de 145 a 140 dólares para Bahía Blanca, donde al cierre de la semana pasada las propuestas eran de 138 y de 155 dólares, respectivamente.

Por grano con entrega en mayo la demanda ajustó su propuesta para el Gran Rosario de 130 a 127 dólares por tonelada, mientras que para Bahía Blanca la mantuvo en 140 dólares. En Necochea no hubo interesados en cerrar nuevas compras.

De igual modo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) no relevó ofertas desde el sector de los consumos.

En el Matba Rofex las posiciones abril y julio del maíz perdieron US$2,50 y 0,50, tras cerrar con ajustes de 130,20 y de 123 dólares por tonelada, por debajo de los 139 y de los 126,50 dólares vigentes en el cierre de la semana anterior.

Acerca del trigo, la exportación mantuvo ofertas de 200 y de 188 dólares por tonelada disponible para Bahía Blanca y para Necochea, respectivamente, mientras que para el Gran Rosario ajustó su propuesta de 195 a 190 dólares.

El trigo de la próxima cosecha, para las entregas entre diciembre y enero, se cotizó a 175 dólares por tonelada para Bahía Blanca; a US$170 para el Gran Rosario, y a US$165 para Necochea, sin cambios.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 12.800 y 14.100 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba Rofex la posición julio del trigo perdió US$1 y cerró con un ajuste de 201 dólares por tonelada, mientras que el contrato diciembre sumó US$0,50 y terminó la jornada con un valor de 169 dólares.

La Nación – Dante Rofi