Lunes, 23 Marzo 2020 02:28

El Gobierno busca garantizar que funcionen los puertos y el transporte

Con una pandemia de costos insospechados y con economistas que recomiendan a los Estados gastar todo lo que se pueda, los exportadores y la cadena agroindustrial armaron una propuesta sencilla de implementar, no solo para levantar la cosecha de forma segura sino para su comercialización interna y externa.

El coronavirus llegó a la Argentina en plena cosecha de maíz y a días de arrancar la de soja. En el caso de las economías regionales, aún falta por recolectar cerca del 20% de la de peras y manzanas y la vendimia se encuentra en pleno desarrollo.

Daniel Pelegrina, presidente de la Rural, aseguró a Clarín que se extremaron las medidas de cuidado y que la actividad no se paralizó.

Anoche, el ministerio de Transporte difundió la resolución publicada en el Boletín Oficial acerca de que el transporte es una actividad esencial no para el consumo interno y para el comercio exterior, en lo que pareció un mensaje a intendentes de algunas localidades.

Es el caso de Timbúes que está complejizando la exportación. El puerto fue bloqueado por el jefe comunal del lugar. Ese puerto es la salida del mayor polo aceitero del mundo, que se extiende en 65 kilómetros, entre el mencionado Timbúes al norte de Rosario a General Lagos en el sur. Allí se transforma el 85% de la cosecha de soja en aceites, harinas y pellets. En ese corredor no falta ninguno de los grandes jugadores globales del negocio, desde Noble (China), ADM que compró a la suiza Toepfer, Cargill y las locales Molinos, Vicentín, Aceitera General Deheza, Bunge y la cooperativa ACA.

De acuerdo a los propios exportadores, de aquí al 31 de marzo deberían salir buques desde Timbúes por el equivalente a US$ 2.500 millones.

Ese puerto es clave, además, porque, un panamax que lleva ese nombre dado que el buque tiene el ancho del canal, para cargar 47.500 toneladas de poroto de soja en esa terminal, después de 4 a 5 días llega a Bahía Blanca para completar la bodega con 17.500 toneladas para salir posteriormente a distintos mercados con 65.000 toneladas.

Ayer, la Cámara de Puertos Privados y Comerciales destacó que el Gobierno los haya elegido como uno de los sectores esenciales, para mantener operativa la cadena de logística de comercio internacional. Y mencionó los protocolos de seguridad consensuados entre los organismos de control, sanidad, gremios y empresas, aprobados por las autoridades nacionales y provinciales.

En esos protocolos se determinó que los conductores de camiones deben permanecer en las cabinas, durante todo el proceso de descarga y en el momento de bajar, mantener las distancias de seguridad. Además se acondicionaron los puntos de contacto directo, con personal externo, como ventanillas y recepción de carta de porte, de manera de aislar a las personas y evitar contagios directos. Y licenciaron a todos los mayores de 60 años.

En medio de la cuarentena, desde el Ecosistema Agroindustrial llamaron a la unidad: “Estamos convencidos que el agro, como otras actividades, es uno de los motores más importantes. El complejo agroindustrial juega un papel preponderante. Tiene la enorme responsabilidad de generar los alimentos necesarios reforzando las acciones para satisfacer y cuidar los sectores más vulnerables. Y debe continuar el proceso de generación de divisas”, dijo Marcos Hermansson de la entidad.

Clarín – Silvia Naishtat