Jueves, 19 Marzo 2020 02:26

Limones: prevén una caída de 400.000 toneladas en la producción

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Debido a la presión impositiva, al creciente aumento en los costos de producción y a una merma en el volumen de fruta, la región NOA inició con incertidumbre la cosecha de limones este año. Según informaron desde la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (Acnoa), la producción en esta campaña llegaría a 1.400.000 toneladas, de las cuales 1.100.000 toneladas se destinarían a la industrialización.

La cifra implica una merma en comparación con la cosecha de 2019, cuando llegó a 1.800.000 toneladas, de las cuales 1.300.000 fueron utilizadas para procesos industriales, 240.000 toneladas se exportaron y el resto se destinó al mercado interno (aproximadamente 200.000 toneladas quedaron sin cosechar) .

Desde Acnoa señalaron que este año la calidad de la fruta fresca es superior a la de 2019, por lo que, según estimaron, se exportarían unas 300.000 toneladas de limones a distintos mercados, principalmente la Unión Europea. De todas maneras, aclararon que ello dependerá de cómo se presente el inicio del otoño, dado que si se presentan condiciones de humedad y lluvias podrían perjudicar al sector (la zafra del limón se extiende desde abril hasta julio).

La entidad informó que la merma en el volumen de producción este año obedece a las condiciones ambientales prevalentes durante los meses de octubre y noviembre, cuando se registraron temperaturas elevadas y con una distribución de lluvias irregular e insuficiente.

La principal preocupación de los citricultores de la región (el 80% del total de la fruta se produce en Tucumán) es el contexto económico.

"Los insumos para producir y exportar se mantienen en dólares generando un costo extra frente a la campaña anterior. También se mantienen las dificultades y restricciones en toda la operación logística por la infraestructura deficiente en el país sumado a la fuerte suba en el precio de los fletes que se presentan este año", advirtieron desde Acnoa.

Por otra parte, señalaron que resta conocer de cuánto será el ajuste salarial del año que se establecerá durante la negociación paritaria en curso.

Desde la entidad indicaron que "otro aspecto que sigue afectando la competitividad del sector son los derechos de exportación vigentes al 5% y la eliminación de los reintegros a la exportación, que generan una presión asfixiante hacia toda la actividad en un marco insostenible de carga de impuestos locales, provinciales y nacionales".

Además, mencionaron el impacto negativo que genera en la actividad la suba en los derechos de exportación de la cáscara deshidratada de limón del 5% al 12%. "Esta situación, sumada a la baja en el valor del producto en el mercado de los últimos años, hace inviable su comercialización por no cubrirse los altísimos costos de producción", explicaron.

También plantearon su preocupación por el sistema que obliga a las empresas a depositar en un plazo de 72 horas de presentado el permiso de embarque lo correspondiente a derechos de exportación. Esto, según advirtieron, obliga a las citrícolas a tomar deuda "a tasas de interés intolerables para adelantarle dichos fondos al fisco, dado que los ingresos de esa exportación recién se registran a los 60 días en el mejor de los escenarios".

Por último, desde Acnoa consideraron que "es importante que la agroindustria del citrus se defina como una economía regional, la cual tiene una alta incidencia en la economía de la región, contratando mano de obra intensiva, generando en el NOA aproximadamente 50.000 puestos de trabajo directos".

La Nación - Fabián López