Martes, 17 Marzo 2020 02:26

Expoagro 2020: Mucho más que máquinas y semillas en la gran muestra del campo

Expoagro es un ámbito apropiado para entender el peso que la producción agropecuaria tiene en todo el interior del país, y para eso no hace falta detenerse en los stands de las grandes empresas fabricantes de maquinaria o en los plots de las semilleras, sino que alcanza con entrar en cualquier lote pequeño y preguntar por qué la gente hizo el esfuerzo de ir hasta San Nicolás.

Fue el caso del espacio que ocupó la Municipalidad de 9 de julio, que patrocinó la presencia en la muestra de seis firmas para que puedan darse a conocer y establecer contactos para futuros negocios.

Así fue que Marcela Regalía llegó en representación de Bonfiglio Sistemas, una empresa dedicada a la venta de calefacción central y aires acondicionados, tanto a gas como eléctricas, y que en los últimos años les dio mucho impulso a las energías renovables, con la energía solar a la cabeza. “Hubo muchas consultas, en mi caso sobre todo por el tema de la energía solar, que en el campo tiene mucha aplicación”, explicó en diálogo con Clarín Rural cuando aún quedaba tiempo para que alguna de esas consultas se transformara en venta.

Pero las ventas durante la expo no son la prioridad, ya que muchas de ellas se concretan más tarde. Se trata más bien de sembrar semillas en diferentes campos y apostar al futuro.

Otro de los que llegaron desde la localidad bonaerense fue Julio Mengual, representante de silos Sigmar, una firma fabricante de silos, tinglados, comederos, bateas y otros implementos que emplea a diez personas de forma directa, y que tras la muestra amplió el alcance. “Tenemos concesionarios en todas partes y aquí me consultaron varios representantes, algunos de zonas que no teníamos y nos vinieron bárbaro”, comentó.

Por su parte Héctor Martinelli, de Metalúrgica 9, una empresa de cinco personas que fabrica casillas, módulos petroleros y viviendas industrializadas, tuvo la dicha de transformar su participación en una venta durante la primera jornada de Expoagro. “Vendimos una casilla que se fue para Necochea, y lo mejor es que es un concesionario que en principio quiere que le mandemos una todos los meses”, detalló.

Junto a ellos, en el stand de 9 de julio también estuvo Nicolás Maestuti en representación de Los Pinos Lubricantes, una firma distribuidora de combustibles con llegada en el 80 por ciento de la provincia de Buenos Aires, que buscó fortalecer esa penetración con nuevos contactos. Y Torres, una fábrica de acero inoxidable que pudo encontrar en un solo lugar a muchas fábricas de maquinaria que se podrían convertir en clientes. Y para que la misión nuevejuliense tuviera buen sabor más allá de los resultados, también estuvo la gente de Urso, con sus chacinados y su cerveza artesanal.

De esa manera, en un espacio chico para las enormes dimensiones de la muestra, entre grandes carteles ajenos se abrió un abanico de posibilidades para un grupo de empresas que apostaron a mostrarse y que representan la naturaleza económica del interior productivo.

Clarín – Lucas Villamil