Martes, 10 Marzo 2020 02:26

Maquinaria agrícola: Cada gota en su lugar

Entre las pulverizadoras que se verán en Expoagro, varias exhibirán su barral construido en fibra de carbono, que combinado con un buen sistema basculante, contribuye a su mejor estabilidad. De manera que se mantiene constante la distancia entre el pico y el objetivo previamente fijado por el operador. Tal objetivo puede ser el canopeo del cultivo o el suelo.

Es decir, ante toda sacudida debido al tránsito sobre un pozo, el barral recupera de manera inmediata su posición original. Y esto con anchos del orden de los 30 metros y a velocidades compatibles con las aplicaciones que rondan los 18 km/h.

Todo permite incrementar la velocidad de avance, manteniendo constante la cantidad de gotas por centímetro cuadrado aplicadas desde las pastillas pulverizadoras. Asimismo, se agilizan los virajes en las cabeceras. La flexibilidad de la fibra de carbono, alarga la vida útil del botalón.

Asimismo, se verán modelos de pulverizadoras que pueden identificar las malezas por su color y/o diferente altura. Por ende, controlan malezas en cultivos en crecimiento con menor gasto de herbicidas.

Como parte del conjunto de herramientas de agricultura de precisión, en Expoagro se verán modelos con el sistema de pulverización modulado por ancho de pulso.

En estos equipos cada pico esta comandado por una válvula solenoide de muy rápido cierre y apertura. Con 10 Hz (Hertz) de trabajo, lo cual significa que son 10 aperturas y cierre del pico por segundo. (Hertz es una unidad de medida de la velocidad de procesamiento, y es la cantidad de ciclos que suceden en un segundo). Asimismo, aparecen modelos de 30Hz. Es decir 3 veces más rápidos.

La computadora de mando regula la fracción de tiempo que la válvula esta abierta. La rapidez de los movimientos hace que todo ocurra como si el sistema fuera constante. Es como variar el caudal de aplicación ajustando el tiempo de entrega del caudal.

El objeto de esta tecnología es precisamente variar el caudal asperjado, manteniendo la presión constante al igual que el tamaño y cantidad de gotas proyectadas. Es de gran utilidad para mantener la calidad de aplicación ante variaciones de velocidad, o bien ante variaciones de viento, humedad relativa y temperatura ambiente. Esos cambios generan la necesidad de reemplazar la pastilla en uso. Dicho cambio se hace sin necesidad de detener la máquina y desde su cabina merced al sistema de modulación del ancho de pulso.

Por otro lado, y asociado a la utilización de válvulas solenoides por pico, se podrá observar equipos que utilizan pares de picos pre seleccionados un pico delante de otro en cada posición del barral. De esta manera se puede cambiar de pastilla sin detener el trabajo, eligiendo dentro del par pre seleccionado. Así se amplía el rango de presión de aplicación. En los stands de Case, John Deere y Metalfor se podrá obtener información referidas a estas y otras tecnologías de aplicación.

Lo modelos mejor equipados en la feria contarán con una mini estación meteorológica a bordo. Con estas estaciones se conocen la velocidad y dirección del viento, la humedad relativa, la temperatura ambiente y se configuran alertas para el operador.

Asimismo, habrá modelos con la conectividad necesaria para recibir y emitir información y mapeo de las condiciones de aplicación a través de los centros de operaciones.

Por otro lado, los monitores de las pulverizadoras se conectan con los de otras máquinas, la o las máquinas que trabajan en el mismo lote, o mayor distancia. En ello juega un papel importante el alto poder de conectividad de los monitores para enviar y recibir datos (prescripciones).

A través de estas y otras automatizaciones, las nuevas pulverizadoras hacen el trabajo del operador reduciendo el error humano, evitando las repeticiones necesarias para corregir esos errores cuando las máquinas son mecánicas, sin digitalización. En el stand de Plantium se podrá cotejar información al respecto.

Y ello es válido para otros equipos tales como tractores, cosechadoras, picadoras, segadoras de forraje autopropulsadas. En todos los casos la digitalización sumada a su capacidad de comunicación, reduce los tiempos operativos y aumenta la calidad del trabajo.

Son equipos de apariencia similar a sus antecesores, pero con prestaciones sensiblemente superiores debido a que pueden conversar entre ellos, y también con “plataformas” de apoyo. Y todo se podrá ver y palpar en Expoagro.

Clarín – Juan B. Raggio