Lunes, 09 Marzo 2020 02:39

El paro del campo arrancó hoy con fuertes tensiones internas en el sector

El paro de cuatro días convocado por las entidades que conforman la mesa de enlace agropecuaria comenzó hoy y se extenderá hasta el jueves, en medio de una fuerte disputa al interior del sector entre quienes cuestionan la suba de las retenciones a las producciones de soja superior a las mil toneladas, y aquellos que consideran que la decisión beneficia a los productores más chicos y a las economías regionales y da respuesta a las reiteradas demandas por una segmentación.

El paro lanzado por las entidades agrarias (Confederaciones Rurales Argentinas, Federación Agraria, Coninagro y Sociedad Rural Argentina) comprende un cese en la comercialización de granos y movilizaciones a la vera de las rutas, en protesta por la decisión del gobierno nacional de elevar en tres puntos porcentual las retenciones a las exportaciones de soja para quienes producen más de mil hectáreas, lo que afectará al 26 por ciento de los productores del país.

La medida se extenderá hasta la medianoche del jueves, y se realizará sin cortes de rutas ni desabastecimiento de alimentos perecederos, de acuerdo con lo expresado por las entidades rurales.

El paro es objetado por diversas regionales de Federación Agraria _ entidad que decidió dar a sus afiliados libertad de acción_ y por entidades representativas de economías regionales. "Hay una disconformidad con el aumento en las retenciones. Las bases están muy disconformes, se sienten desprotegidas y hay un problema de desconfianza muy grande. En atención a tanto descontento se ha decretado este cese de comercialización", indicó el titular de CRA, Carlos Iannizzotto, al anunciar la medida.

El directivo agrario remarcó que "es muy importante destacar que es una medida por una cuestión interna del sector, que no peligra la paz social ni mucho menos el diálogo", a la vez que expresó que se "invitó" al sector ganadero para que tampoco haya comercialización y que no habrá "tractorazo" ni corte de rutas porque "no es oportuno".

El ex presidente de la FAA, Eduardo Buzzi, aseguró que "es lamentable la decisión de ir a un paro" y dijo estar "sorprendido" por la adhesión de la entidad a la medida de fuerza. "Lamentablemente, hoy se impone un sector que alienta la protesta más allá de la lógica política y de la negociación que está abierta", expresó.

Dirigentes de la filial Tandil de la Federación Agraria, una de las más poderosas por la región que representa, adelantaron que no se sumarán a la medida de fuerza; mientras que el Distrito III de la FAA Entre Ríos dijo que adhiere porque "en Entre Ríos se mantiene la unidad de los productores y sus entidades, como un mandato indiscutido de las bases".

Frente a este cuadro de situación, el presidente de la FAA, Carlos Achetoni, reconoció que "ha habido algunas advertencias de algunos sectores propios de qué puede pasar si tomamos esta medida, por lo cual hemos liberado a las bases para que cada una se exprese, y se adhiera o no, si quiere el paro".

Esta segmentación establece compensaciones para productores de soja de hasta 1.000 toneladas anuales, a los cuales no afectará el incremento de 3 puntos porcentuales en las retenciones a la soja dispuesto por el Ejecutivo.

Los productores más pequeños _de hasta 50 toneladas de soja por año_ tendrán una alícuota de 20 por ciento, trece puntos porcentuales por debajo de lo que abonarán los grandes productores de más de 1000 toneladas anuales.

El secretario de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agricultura, Marcelo Alós, destacó la necesidad de "preservar el equilibrio fiscal después de años con una compleja situación fiscal", y remarcó que, "en 25 productos, se han bajado las retenciones como estímulo, y solamente se incrementó un solo producto que es la soja, en tres puntos".

Alós también adelantó que "está en estudio" reducir gradualmente la alícuota del 5 por ciento que tributan las exportaciones vitivinícolas.

Por el lado de las economías regionales, representantes de diversas entidades consideraron la baja de las retenciones en determinados productos como una "medida positiva" que "incentiva la producción".

"Hoy día tenemos un contexto internacional con un derrumbe de las cotizaciones de aceite por el coronavirus, a tal punto que el mercado del Mar Negro (mercado de referencia para los precios) dejó de operar, por lo que esta baja de retenciones viene justo, porque fue como un salvataje", indicó el presidente de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir), Juan Martín Salas.

En la misma sintonía, el presidente de la Cámara Argentina del Maní (CAM), Eduardo Nervi, dijo que "esta reducción de retenciones va a tener un impacto de freno en la baja del área de siembra y veremos si podemos lograr un crecimiento"; mientras que, desde la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), indicaron que "esta medida beneficia al sector porcino, permitiendo el crecimiento sostenido del mismo e incentivando el desarrollo de nuevos mercados de exportación".

Los productores chicos, de hasta 50 toneladas, tendrán una alícuota del 20 por ciento, trece puntos menos que los más grandes

La Capital (Rosario)