Viernes, 14 Febrero 2020 02:25

Granos de Argentina y Brasil impulsan las ganancias de Bunge

La empresa internacional de agronegocios Bunge pasó a pérdida una parte sustancial de una gran adquisición de aceites comestibles que apuntaba a impulsar sus ventas de ingredientes para alimentos, que dejan un alto margen de ganancia al grupo. 

El cargo por u$s 76 millones se produce menos de dos años después de que la compañía que cotiza en Estados Unidos selló la compra de una participación mayoritaria en IOI Loders Croklaan mientras Bunge estaba al mando del ex CEO Soren Schroder. La operación fue por u$s 946 millones Loders produce aceite de palma y otros aceites tropicales, que según Schroder iban a acelerar el crecimiento de las ventas de productos con valor agregado para lo que históricamente había sido una compañía de materias primas. 

Greg Heckman reemplazó a Schroder a principios del año pasado, después de que los inversores activistas pusieron la mira en la empresa. Esta semana Heckman dijo que las ventas de Loders no estaban creciendo tan rápido como se esperaba.

Ese pase a pérdida fue uno de una serie de cargos y partidas especiales que llevaron al grupo a incurrir en una pérdida neta de u$s 51 millones en el cuarto trimestre de 2019, cifra que se compara con el rojo de u$s 65 millones del año anterior. Ajustado por esas partidas, Bunge ganó u$s 1,27 por acción, en comparación con los 8 centavos del año anterior. Fue casi u$s 1 por acción más que las estimaciones de los analistas. La ganancia operativa ajustada aumentó más del doble a u$s 283 millones en el trimestre, en comparación con u$s 107 millones anteriores.

La mayor parte de las ganancias operativas provino del comercio de granos en Sudamérica, donde Bunge es un fuerte participante desde el siglo XIX, indicó la compañía. 

Los productores agropecuarios de Brasil decidieron vender a la compañía porque la caída del real, la moneda local, implicó que sus cosechas tengan mayor valor en los mercados internacionales. En Argentina, los granjeros anticiparon sus ventas para evitar un alza de las retenciones impuesta por el nuevo presidente Alberto Fernández.

El cargo de Loders se produjo después de la prueba anual que hace la compañía sobre el valor de sus activos, no por un acontecimiento específico, dijo John Neppl, director financiero de Bunge. Heckman agregó que la adquisición es una gran promesa para Bunge. "Nos encanta el negocio porque las grasas y aceites están de moda", dijo Heckman, y calificó la compra de Loders como "una oportunidad maravillosa". 

Bunge ofreció un pronóstico moderado para 2020. En su principal segmento de agronegocios, la compañía dijo que los resultados de 2020 probablemente sean inferiores a los de 2019, si bien dependen de factores como el acuerdo de China de comprar productos agropecuarios a EE.UU. y el tamaño de las próximas cosechas.

El Cronista – Gregory Mayer