Martes, 11 Febrero 2020 03:00

Mientras el mercado espera las compras chinas, la soja se cotizó en alza en Chicago

La esperanza de los operadores estadounidenses en el cumplimiento de parte de China de las compras comprometidas en el acuerdo firmado el 15 del mes pasado fue ayer el principal fundamento alcista para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde la oleaginosa sumó la sexta jornada positiva consecutiva.

Sin embargo, dadas las frustraciones acumuladas en la prolongada guerra comercial iniciada en marzo de 2018, las mejoras volvieron a ser muy leves, producto de la cautela de operadores que necesitan ver para creer. Tan es así que en el segmento alcista citado el repunte del valor de la soja fue de solo el 1,35% (de 320,59 a 324,91 dólares), en contraste con el 6,16% perdido durante las nueve ruedas bajistas consecutivas que antecedieron al actual movimiento positivo (de 341,62 a 320,59 dólares).

Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras de Chicago reflejaron ayer alzas de US$0,83 y de 0,82 sobre los contratos marzo y mayo de la soja, cuyos ajustes fueron de 324,91 y de 329,68 dólares.

El viernes, Larry Kudlow, asesor de la Casa Blanca, le dijo a la agencia Bloomberg que el presidente chino, Xi Jinping, se comprometió ante su par estadounidense, Donald Trump, a cumplir con los objetivos de compras planteados en la "fase uno" del acuerdo comercial, pese a posibles atrasos como consecuencia del brote de coronavirus. Con ese testimonio, más algunos rumores sobre compras chinas inminentes, el mercado logró terminar la rueda del lado positivo.

No obstante, la combinación del avance de la cosecha de soja en Brasil (ronda el 17%) con una persistente devaluación del real frente al dólar (ayer la relación pasó de 4,3207 a 4,3249) continúa siendo un fundamento de presión bajista sobre los precios de la soja, dado que acentúa la competitividad de las exportaciones brasileñas, en detrimento de las estadounidenses.

Hoy, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicará un nuevo informe mensual con sus estimaciones agrícolas. El mercado espera que en ese trabajo las existencias finales de soja estadounidenses sean recortadas de 12,92 a 12,06 millones de toneladas, según surge del promedio de las proyecciones privadas relevadas por la agencia Reuters.

Plaza doméstica

En el mercado local las fábricas volvieron a ofrecer en forma abierta 245 dólares por tonelada de soja para las terminales del Gran Rosario, pero llegaron a convalidar hasta 250 dólares por lotes grandes.

Por las entregas diferidas a marzo la propuesta se mantuvo en 220 dólares por tonelada, con un adicional de 15 dólares para las operaciones pautadas con entregas durante la primera quincena de dicho mes.

En cuanto a la soja de la nueva cosecha, para las descargas en abril/mayo, la demanda ofreció entre 224 y 229 dólares por tonelada para el Gran Rosario y 220 dólares para Bahía Blanca y para Necochea, sin variantes. En el Matba Rofex la posición mayo perdió US$2 y cerró con un ajuste de 227 dólares.

Acerca del trigo, los exportadores pagaron 205 dólares por tonelada disponible para Bahía Blanca y 195 dólares para el Gran Rosario, sin cambios, mientras que para Necochea elevaron la propuesta de 190 a 192 dólares.

En el Matba Rofex la posición marzo del trigo bajó US$1 y cerró con un ajuste de 204 dólares, en tanto que el contrato julio se mantuvo en 209,50 dólares.

El maíz disponible se cotizó a US$150 por tonelada en el Gran Rosario, sin cambios, y a US$156 en Bahía Blanca, con una baja de US$2. En esas terminales el grano con entrega en marzo/abril se negoció a 145 y a 155 dólares, respectivamente. En el Matba Rofex la posición abril bajó de 147 a 146 dólares.

La Nación - Dante Rofi