Viernes, 31 Enero 2020 03:00

La soja extendió a ocho la cantidad de ruedas bajistas consecutivas en la Bolsa de Chicago

El temor por las consecuencias que el brote de coronavirus puede tener sobre la capacidad financiera de China, mientras los operadores esperan que ese país cumpla con un acuerdo que lo compromete a invertir unos 36.500 millones de dólares en compras de productos agropecuarios estadounidenses, acentuó ayer la fragilidad del mercado y derivó en la octava rueda bajista consecutiva para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago.

Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron pérdidas de US$6,15 y de 6,07 sobre los contratos marzo y mayo de la soja, cuyos precios resultaron de 321,97 y de 327,20 dólares por tonelada. Al cabo de las ocho ruedas negativas consecutivas, estas posiciones resignaron un 5,75 y un 5,57% de su valor frente a los 341,62 y a los 346,49 dólares vigentes el 17 del actual.

En un mercado ávido de buenas noticias, el informe semanal del USDA sobre las exportaciones de los Estados Unidos volvió a decepcionar a los operadores. Ocurre que el organismo relevó ayer ventas de poroto de soja por 469.700 toneladas, debajo de las 790.000 toneladas del reporte precedente y apenas por encima del mínimo estimado por los operadores, en un rango que fue de 400.000 a 1.000.000 de toneladas.

El USDA agregó que el volumen comercializado no solo resultó un 41% inferior al de la semana pasada, sino que quedó un 11% abajo del promedio de las cuatro semanas anteriores. Del total exportado, 360.900 toneladas tendrán por destino China, incluidas 210.000 toneladas que fueron reportadas inicialmente hacia destinos no especificados. Pero, ni ese último dato, ni la confirmación de una nueva venta –mínima– de 30.000 toneladas de soja estadounidense a Egipto sirvieron de consuelo para los operadores.

En cambio, para exacerbar la incertidumbre, ayer el real volvió a devaluarse frente al dólar –en lo que va de la semana se depreció un 1,4%– y les aportó aún más competitividad a las exportaciones brasileñas, en el inicio de la recolección de una cosecha que se prevé histórica en Brasil, con estimaciones privadas que la ubican entre 123 y 127 millones de toneladas.

En el mercado local, la oferta abierta de las fábricas volvió a ser de 245 dólares por tonelada para las terminales del Gran Rosario, pero, como ocurrió anteayer, las pocas operaciones concretadas se hicieron en 250 dólares por tonelada.

En cuanto a la soja para las entregas diferidas, la Bolsa de Comercio de Rosario informó que por grano con descarga en marzo “la oferta abierta de compra se situó en US$230 por tonelada, aunque en la condición de compra figuró la posibilidad de conseguir una bonificación de unos 15 dólares por tonelada si la entrega se realiza durante la primera semana de marzo”.

La tónica negativa externa repercutió sobre el Matba Rofex, donde las posiciones febrero y mayo de la soja perdieron US$2,50 y 2,70, al cerrar con ajustes de 250 y de 230 dólares por tonelada.

Para el maíz argentino los precios se mantuvieron firmes, con negocios hechos en US$160 por tonelada para Bahía Blanca y en US$150 para el Gran Rosario, donde los exportadores intentaron bajar la propuesta hasta los 145 dólares. Sobre estos puertos también se mantuvieron estables las ofertas por el grano para marzo, en 155 y en 145 dólares, respectivamente.

Acerca del trigo, la demanda pagó US$200 por tonelada para Bahía Blanca, sin cambios. Para el Gran Rosario y Necochea las propuestas retrocedieron US$5, a 195 y a 190 dólares por tonelada.

Prevé en 53,1 millones de toneladas la cosecha argentina de soja

En su informe semanal sobre cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio por finalizada ayer la siembra de soja, sobre un área de 17,4 millones de hectáreas, y proyectó en 53,1 millones de toneladas el volumen de la cosecha, un 4,1% arriba de los 51 millones calculados en el inicio del ciclo. “Gran parte del área transita etapas críticas para la generación del rinde con condiciones hídricas entre adecuadas y óptimas”, dijo la entidad, que relevó un 69,6% de la soja en estado bueno/excelente, contra el 49,5% vigente un año atrás. La estimación de la BCBA quedó abajo de los 54 millones de toneladas previstos por la Bolsa de Comercio de Rosario. Además, representa una caída del 4% frente a los 55,3 mill./t recolectados durante el ciclo 2018/2019, según el cálculo del Ministerio de Agricultura de la Nación.

La Nación – Dante Rofi