Jueves, 30 Enero 2020 02:27

La Pampa prohibió la venta de agroquímicos y se teme por el daño en los cultivos

Cuando los cultivos de la cosecha gruesa están en pleno desarrollo y necesitan protección de plagas y enfermedades, en la provincia de La Pampa está prohibida la comercialización de agroquímicos.

La decisión del gobierno pampeano fue tomada el lunes pasado mediante una resolución de la Subsecretaría de Ambiente, con el argumento del supuesto incumplimiento en la construcción de depósitos para el cuidado de envases de agroquímicos, a cargo de una fundación administrada por la industria del sector.

En ese escenario, entidades rurales, distribuidores y comercios de fitosanitarios y el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la provincia le solicitaron una audiencia al gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, para que modifique la medida.

"Tenemos un ataque terrible de plagas en el momento de llenado de granos del girasol y el estado reproductivo de la soja", describió el productor y tesorero de la Sociedad Rural de General Pico, Andrés González. "Tengo que hacer barbecho para pasturas y no puedo hacerlo", añadió.

La prohibición se estableció no solo para la venta, sino también para la remisión de mercadería. Es decir que si un productor o asesor ya compró agroquímicos, no puede trasladarlos. Y si decidiera viajar unos kilómetros hasta la provincia de Buenos Aires corre el riesgo de que la policía le incaute la mercadería en un control caminero, según las instrucciones que emanaron del gobierno pampeano.

En un comunicado, la Federación de Distribuidores de Insumos Agropecuarios (Fedia) advirtió que la medida "tendrá consecuencias muy negativas en las agronomías y cooperativas pampeanas dedicadas a la venta de agroinsumos y pone en serio riesgo sanitario a la producción en curso". Y añadió que hay un "avance significativo en la población de orugas y enfermedades foliares" en la región.

Los distribuidores pidieron que se reconsidere esta medida y "se reemplace por una más justa y que realmente apunte a señalar la falta de los verdaderos responsables de esta situación".

El conflicto se desató porque el gobierno pampeano había establecido, con un plazo de 270 días que concluía el 28 de este mes, que debían estar terminados tres Centros de Acopio Transitorio (CAT) para el tratamiento de bidones de agroquímicos, a cargo de la Fundación Campo Limpio, integrada por la industria de fitosanitarios.

En el gobierno provincial sostienen que no están terminados, que no se presentó un estudio de impacto ambiental y que tampoco había un sistema de trazabilidad que estableciera con precisión el recorrido de los bidones.

En la entidad, sin embargo, explicaron que las autoridades pampeanas apenas hicieron una inspección esta semana y les realizaron observaciones menores sobre terminaciones de las obras.

Más allá de este conflicto, algunos productores apuntan que la prohibición ocurre cuando el gobierno pampeano envío para el tratamiento en sesiones extraordinarias un proyecto de modificación de la ley de agroquímicos provincial. "No sabemos qué contiene, pero lo llamativo es que varios sectores de la actividad estuvimos dos años trabajando para elaborar un proyecto en la Comisión Provincial para la Sanidad Vegetal y hasta ahora no nos tuvieron en cuenta", explicaron.

La Nación - Cristian Mira