Miércoles, 08 Enero 2020 02:28

Internas por el tractorazo: FAA Pergamino no se sumó y habrían atacado a su titular

La decisión de la filial Pergamino de Federación Agraria Argentina (FAA) de no sumarse al tractorazo que se realizó este martes en esa ciudad bonaerense abrió una interna en el sector. Es que la movilización contó con la presencia de más de 200 tractores y camionetas de autoconvocados y de chacareros nucleados en distintas entidades pertenecientes a la Mesa de Enlace y de la agrupación Campo Más Ciudad, y esa filial de FAA resultó la única ausente.

“Tomamos la determinación de no participar de los tractorazos y asambleas en la zona. El paraje que está entre Guerrico-La Violeta quedó como un símbolo de las protestas desde 2008, y ahí ya se vienen realizando reuniones desde antes de las elecciones. Nosotros no nos sumamos ni antes ni después, porque creemos que no es momento de reclamar“, aseguró Sebastián Campo, titular de la filial FAA Pergamino, en declaraciones a Radiocampo.

El dirigente explicó que la decisión tiene que ver con que en la actualidad “hay canales de diálogo abiertos permanentes con el Gobierno”. En ese sentido, Campo recordó que representantes de FAA se reunieron en los últimos días con el gobernador Axel Kicillof; con el ministro de Agricultura, Luis Basterra y con su par bonaerense, Javier Rodríguez.

“El otro motivo por el cual no protestamos es el contexto social y económico de nuestro país, que nos hace dar cuenta de que hay sectores que están mucho más perjudicados, sobre todo por los tarifazos de luz y gas. Apostamos por nuestros dirigentes, que están negociando con los gobernantes para conseguir la segmentación, la progresividad en los impuestos y para bajar de una buena vez la carga impositiva que el sector está soportando”, resaltó.

¿Ataque directo o una simple señal?

Campo relató que este fin de semana sufrió un particular episodio que podría estar vinculado con la posición que tomó la filial.

“El sábado a la mañana voy a mi galpón en Acevedo, hago enganchar el acoplado para ir al campo, a 20 kilómetros, para dar de comer a los terneros, y cuando miro me doy cuenta de que tenía flojas las cinco tuercas de la rueda delantera izquierda”, contó.

Para el directivo, se trató de “una clara señal de una especie de sabotaje”, justo cuando se manifestó a favor de debatir la suba del Inmobiliario Rural en territorio bonaerense.

“Yo no apoyo la Ley impositiva, sino que estoy apostando al diálogo y a la paz“, aclaró.

Infocampo – Marina Friedlander