Jueves, 02 Enero 2020 02:26

Lechería: Escasez de forraje, vaivenes en el precio y retenciones: buenas y malas del 2019

La producción argentina de leche en 2019 terminará levemente por debajo de la obtenida en 2018. Esto se debe, sobre todo, a que en varias regiones lecheras el clima frío y seco ha afectado la producción de leche de base pastoril, que no pudo ser compensada por el mejor confort animal ni con balanceado, debido a la suba de los granos en dólares y a la depreciación de la moneda argentina. Así lo indica el primer Reporte de Actualidad elaborado por la Unidad de Investigación y Desarrollo de CREA.

Según el mismo informe, la evolución del clima en el corto plazo será protagonista en la definición de los volúmenes finales del 2020. “Para el 2020, el volumen total estará fuertemente condicionado por el crecimiento forrajero de principio de año, que de no mejorar el clima, limitaría el crecimiento de la producción”, detalla. Luego agrega que la incertidumbre ante la evolución del consumo por recomposición del salario real es otro factor a considerar al evaluar las perspectivas del negocio lechero.

Considerando el reciente aumento en los derechos de exportación para la leche en polvo, que fueron llevados al 9 por ciento, desde CREA afirman que “ante un mundo con una demanda sostenida y producción estable, Argentina tiene como desafío ser competitiva”.

La buena noticia que incluye el informe de la entidad es que durante el primer semestre de 2019, la mejora en el precio de la leche al productor permitió a los empresarios cancelar parcialmente pasivos, situación relevante dado el nuevo contexto de precios relativos. De todos modos, advierte, el año termina con márgenes más acotados por bajas en los precios y alza en los costos, donde la evolución cambiaria es determinante por impacto en los costos dolarizados.

Clarín