Jueves, 02 Enero 2020 02:28

En la última campaña aumentó el nivel tecnológico aplicado en girasol

Departamento del Investigación y Prospectiva Bolsa de Cereales de Buenos Aires relevó que en las últimas dos campañas hubo un aumento del nivel tecnológico alto de girasol lo que elevó el techo productivo del cultivo. Pero hay incertidumbre con la 2019/20 tras el aumento en las retenciones al cultivo.

Según el trabajo, en la campaña 2018/19 el nivel tecnológico alto creció 4 puntos porcentuales respecto de la campaña 2017/18 y 14 puntos porcentuales respecto de 2016/17.

El nivel tecnológico del cultivo de girasol integra tanto tecnologías de insumos como de manejo. En tal sentido, optimizar el uso de ambas tecnologías es sumamente importante a fin de incrementar los rindes alcanzados y reducir la brecha productiva de girasol, sostuvo el informe.

La superficie sembrada del cultivo alcanzó 1,9 millones de hectáreas, un 8% mayor a la alcanzada en la campaña 2017/18. El 70% de la superficie estuvo concentrado en el NEA Este, Santa Fe Norte, Sudoeste y sudeste de Buenos Aires y sur de La Pampa.

Y presentó un 56% de adopción de tecnología CL, que permite el uso de herbicidas imidazolinonas para el control de malezas sin afectar al cultivo.

Si bien este 56% de uso significa una disminución de 4 puntos porcentuales respecto de la campaña 2017/18, la adopción sigue siendo elevada, incluso 6 puntos porcentuales mayor que en 2016/17 y 18 puntos porcentuales mayor que en 2014/15.

La adopción de tecnología CL arrojó diferencias destacables entre las dos grandes regiones girasoleras del país, definidas por las características ambientales que cada una presenta para el cultivo.

El mega-ambiente norte (NEA Este y Santa Fe Centro y Norte) presentó entre 18% y 35% de adopción de materiales CL, mientras que el mega-ambiente sur (Pcia. de Bs. As. y Sur de Córdoba) presentó entre 60% y 95% de adopción.

San Luis por su parte, se asemeja al megaambiente norte en el uso de CL.

En el mega-ambiente sur el girasol CL es ampliamente adoptado, pues las fechas de siembra características de esta región (octubre-noviembre), implican una mayor necesidad de controlar malezas establecidas previo a la siembra del cultivo.

En el mega-ambiente norte el uso de girasol CL es más bajo, dado que la necesidad de control químico de malezas es menor. Las siembras más tempranas (agosto-septiembre) de esta región, entre otras cosas, permiten que el cultivo escape temporalmente al establecimiento de las malezas, permitiendo una mayor habilidad competitiva del cultivo.

Clarín