Lunes, 30 Diciembre 2019 02:26

El sector porcino cierra 2019 con una caída en las importaciones

El sector porcino argentino cierra el año con una caída del 17,2% en las importaciones de esa carne de destinos como Brasil y Dinamarca, impulsada por la fuerte devaluación del peso frente al dólar y el interés de los principales jugadores de este negocio en cerrar negocios con China, en detrimentos de mercados de menor volumen como el caso de Argentina. Los efectos de la Peste Porcina Africana (PPA) se hacen sentir en el comercio exterior y se perfilan como una gran oportunidad para los pequeños y medianos productores argentinos.

Desde el año 2016, la importación de carne porcina venía registrando, de acuerdo a relevamientos públicos y privados, un fuerte incremento. Las estadísticas del ministerio de Agricultura nacional indican que pasaron de 12.279 toneladas importadas en 2015 a 45.154 toneladas en 2018.

Este año la tendencia empieza a revertirse, según se desprende de datos de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP). Si se toma el acumulado en los primeros diez meses del 2018, la importación sumaba 32.046 toneladas, mientras que para el mismo periodo de 2019 fueron 24.565 toneladas.

Según estos datos, la importación de carne de cerdo a nuestro país marcó una caída de 7.481 toneladas, sin incluir noviembre y diciembre, por lo que esta cifra será aún mayor. Fuentes del sector privado consultadas por BAE Negocios coincidieron en destacar que el principal factor para explicar esta merma radica en la devaluación, con importadores complicados para cumplir con sus compromisos.

Una segunda razón debe buscarse en el escenario internacional, más precisamente en China. El gigante asiático sufre los efectos de PPA, que reconfiguró el mapa del negocio de la proteína animal a nivel global. Con los chinos lanzados al mercado a buscar todo tipo de carnes, los grandes jugadores del negocio porcino como Brasil y Dinamarca priorizaron sus ventas a ese destino.

Para Alejandro Lamacchia, presidente de la Asociación de Productores Porcinos de Buenos Aires (Aproporba), esta situación beneficia a los productores argentinos por partida doble. "La exportación paga dos a tres veces más que el mercado local y hay productores medianos que venden al exterior", sostuvo el directivo, ante una consulta de este medio.

Y agregó que ante esta situación los pequeños productores "deberán reestructurar su sistema de trabajo" para aprovechar las oportunidades que se presentan. "Las producciones globales de Europa, América Latina y Estados Unidos no alcanzan a abastecer a China, es un fenómeno que durará varios años y veremos en qué condiciones nos podemos sumar", señaló el directivo.

Por el lado de las exportaciones, desde AAPP señalaron que en los primeros diez meses del año totalizaron 21.459 toneladas y se ubican casi en el mismo nivel de 2018, que cerraron en 22.625 toneladas, de las cuales y 64% se destinan a Rusia, 15% a Hong Kong y 7% a China.

BAE Negocios – Andrés Lobato