CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 395
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
7
JUL 2019
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Con mejoras superiores al 3% para el maíz terminó la semana de negocios en la Bolsa de Chicago, donde el mercado le restó valor a las cifras de siembras estadounidenses publicadas por el USDA el viernes anterior. Por este mismo principio, el balance semanal dejó bajas próximas al 3% para la soja. El trigo, en plena cosecha en el hemisferio Norte, terminó el segmento comercial con pérdidas de hasta el 3,5% en la Bolsa de Kansas. En el mercado local hubo mayoría de bajas para los precios de los granos.

Panorama Agrícola Semanal

Con mejoras superiores al 3% para el maíz terminó la semana de negocios en la Bolsa de Chicago, donde el mercado le restó valor a las cifras de siembras estadounidenses publicadas por el USDA el viernes anterior. Por este mismo principio, el balance semanal dejó bajas próximas al 3% para la soja. El trigo, en plena cosecha en el hemisferio Norte, terminó el segmento comercial con pérdidas de hasta el 3,5% en la Bolsa de Kansas. En el mercado local hubo mayoría de bajas para los precios de los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 5 de julio

Viernes 28 de junio

Diferencia en %

Petróleo

57,51

58,47

-1,64

Dólar/Euro

1,1227

1,1373

-1,28

Real/Dólar

3,8260

3,8410

-0,39

Peso/Dólar*

41,650

42,263

-1,45

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

El precio de la soja volvió a cerrar en baja en el mercado doméstico, en línea con otra semana de apreciación del peso respecto del dólar y con las bajas externas. La transición de las ofertas para la zona del Gran Rosario fue de 9500 a 9300 pesos por tonelada. De igual modo, las propuestas por las entregas diferidas hacia el último trimestre del año retrocedieron desde los $ 10.000 del cierre de la semana pasada a un rango que fue de 9400 a 9600 pesos, con paso ahora. Para Necochea la caída fue de 230 a 225 dólares por tonelada, mientras que para Bahía Blanca la transición fue de 230 dólares a 9500 pesos (228 dólares).

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación en $ 9674, mientras que para el miércoles fue fijado en 9517 pesos. En el cierre de semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 9402 pesos por tonelada. El valor FOB en los puertos argentinos para los embarques en julio pasó de 350 a 339 dólares por tonelada.

El balance negativo también comprendió a la soja de la próxima cosecha, dado que las ofertas por el grano con entrega en mayo sobre el Gran Rosario retrocedieron de 240 a 230 dólares por tonelada. Lo mismo se evidenció en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones julio y noviembre descendieron de 232,50 a 230,60 y de 246,80 a 238,80 dólares por tonelada. El contrato mayo, en tanto, bajó de 243 a 236 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 3 al 27 de julio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 526.573 toneladas de poroto de soja, 1.363.620 toneladas de harina y 282,512 toneladas de aceitedesde Bahía Blanca, 263.145 toneladas de poroto y 20.000 toneladas de harina; desde Necochea, 170.474 toneladas de poroto y 40.000 toneladas de aceite, y desde otros puertos 83.600 toneladas de poroto y 50.000 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) dio por finalizada la cosecha 2018/2019 de soja, con un volumen final de 56 millones de toneladas y con un rinde récord, de 33,6 quintales por hectárea. “Pese a los retrasos por excesos de humedad en lotes no recolectados en las regiones NEA y centro-norte de Santa Fe, la superficie remanente no es significativa y ello permite dar por concluida la campaña. La producción acumulada resulta un 60% superior a la del ciclo previo que había sido fuertemente afectado por una prolongada sequía estival. Para ser récord, el rinde medio nacional superó la anterior mejor marca, de 31,8 quintales, del ciclo 2014/2015”, dijo la entidad.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja, dado que las posiciones julio y agosto en la Bolsa de Chicago perdieron un 3,06 y un 3,15%, al pasar de 330,60 a 320,50 y de 332,35 a 321,87 dólares por tonelada. Las mejores perspectivas climáticas para las próximas dos semanas sobre las zonas productoras fueron uno de los principales fundamentos bajistas para las cotizaciones, dado que las lluvias pronosticadas amortiguarían la suba de las marcas térmicas y mantendrán bien abastecidos los cultivos, que comienza la etapa de la floración.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra de soja sobre el 92% de la superficie prevista, frente al 85% de la semana pasada; al 100% de igual momento de 2018, y al 99% promedio de las últimas cuatro campañas. El nuevo dato oficial quedó por debajo del 93% previsto por los operadores, dentro de un rango posible que fue del 91 al 95%. Emergió el 83% de las plantas, contra el 71% de la semana pasada; el 98% de igual momento de 2018, y el 95% promedio. En su valoración sobre la condición de las plantas, ponderó el 54% de la soja en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana anterior, pero por debajo del 71% vigente un año atrás y del 56% previsto por los operadores, dentro de un rango que fue del 54 al 58 por ciento. En su nuevo reporte del lunes el USDA dará su primera cifra sobre la proporción de cultivos en floración.

Otro factor bajista fue la desconfianza del mercado con el dato de siembra estadounidense de soja publicado por el USDA el último viernes de junio. Es generalizada la opinión de los operadores en cuanto a que, tras la revisión de los técnicos del organismo, el área cubierta con soja será mayor a los 32,37 millones de hectáreas estampados en el trabajo oficial. Pero esa eventual corrección no se verá hasta el 12 de agosto. Hasta entonces, las previsiones privadas y la especulación de los fondos de inversión tendrán vía libre.

Y para completar el cuadro bajista semanal, la fiebre porcina africana sigue sembrando dudas sobre la “sanidad” de la demanda de soja de China. El viernes las autoridades de ese país confirmaron un nuevo brote en la región suroeste de Guangxi, que elevó a 143 el número de brotes desde agosto del año pasado, que habrían demandado el sacrificio de unos 1,2 millones de cabezas. Cabe aclarar que fuentes privadas de la cadena porcina en China manejan cifras de brotes y de cantidad de animales sacrificados mucho mayores a las oficiales.

Por el dato del ciclo 2018/2019, el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses resultó positivo. En efecto, el viernes el USDA relevó ventas por 867.600 toneladas de poroto de soja, por encima de las 168.200 toneladas del informe anterior y del rango previsto por los operadores, de 400.000 a 800.000 toneladas. Menos optimista resultó el dato sobre los negocios 2019/2020, que sumaron 161.500 toneladas, por debajo de las 319.600 toneladas de la semana pasada y del rango esperado por los privados, de 200.000 a 400.000 toneladas.

Según un informe de Reuters, tras las ventas externas por 2,56 millones de toneladas en mayo, entre septiembre y mayo las exportaciones estadounidenses de poroto de soja 2018/2019 sumaron 35,8 millones de toneladas, un 26% por debajo del volumen del año pasado y el más bajo de los últimos 6 años. De ese total, 6,98 millones fueron embarcados a China, lo que marca un descenso del 75% frente al ciclo comercial anterior. En el trabajo de la agencia de noticias se destaca que para cumplir con la meta fijada por el USDA, de 46,27 millones de toneladas, las ventas entre junio y agosto deberán promediar 3,5 millones de toneladas mensuales, lo que marcaría un “ritmo récord”.

La expectativa para poder cumplir con ese objetivo y evitar un nuevo incremento del stock final récord actual, de 29,13 millones de toneladas, pasa por ver concretadas las tan promocionadas “compras chinas de buena voluntad” que, a juzgar por las cifras precedentes, tuvieron más impacto mediático que peso cierto sobre la hoja de exportaciones. Atado a esto, está claro que el mercado no le dio ninguna trascendencia a la nueva tregua firmada entre los presidentes de los Estados Unidos y de China en el marco de la Cumbre del G-20 en Osaka, Japón.

El jueves el USDA publicará su nuevo informe mensual de estimaciones agrícolas, donde el dato sobre el stock final estadounidense será relevante, al igual eventuales cambios en el esquema de oferta para EE.UU., por la menor área prevista por el organismo y por una posible reducción del rinde promedio que, seguramente, recortarán el volumen de la cosecha.

MAÍZ

Sin una tendencia definida cerró la semana para el maíz argentino. En la plaza física, la necesidad de algunos exportadores aportó firmeza al valor del cereal. En efecto, por las entregas cortas las ofertas pasaron de 6500 a 6800 pesos por tonelada para el Gran Rosario, mientras que para las descargas contractuales las propuestas se mantuvieron en 6400 pesos. En cuanto a Bahía Blanca y a Necochea, donde el viernes anterior no hubo ofertas de los compradores, entre el lunes y el viernes las propuestas pasaron de 147 a 150 y de 157 a 155 dólares por tonelada, respectivamente.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agroindustria en $ 6414, mientras que para el miércoles fue fijado en 6380 pesos. Las ofertas de los consumos relevadas por la BCBA se ubicaron entre 5900 y 6750 pesos por tonelada, según condición, calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB en los puertos argentinos para los embarques en julio pasó de 178 a 185 dólares por tonelada.

Para el maíz de la nueva cosecha el balance fue negativo, dado que las ofertas para las entregas entre febrero y abril sobre el Gran Rosario cayeron de 155 a 150 dólares por tonelada. En cambio, en el Matba el balance fue positivo para el maíz, porque las posiciones julio y septiembre subieron de 154,10 a 158 y de 156 a 158,90 dólares por tonelada. De igual modo, el ajuste del contrato abril creció de 155 a 157 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 3 y el 27 de julio deben salir desde el Gran Rosario 1.612.306 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 413.772 toneladas; desde Necochea, 99.480 toneladas, y desde otros puertos, 15.000 toneladas.

En cuanto a los cultivos, el jueves la BCBA informó que la cosecha de maíz para grano comercial progresó sobre el 49,3% del área apta, tras un avance semanal de 3,3 puntos. Dicho progreso marca demoras relevantes frente al 63% vigente un año atrás y al 60% promedio de las últimas cinco campañas. “Las buenas condiciones del tiempo permitieron importantes avances en las provincias de Córdoba, Santa Fe y de Buenos Aires. Gran parte de los cuadros recolectados se corresponden con planteos tardíos, los cuales mantienen excelentes rindes”, dijo la entidad.

 

Tras las bajas de la semana anterior, el balance del segmento comercial fue positivo para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago. En efecto, las posiciones julio y septiembre sumaron un 3,34 y un 3,30%, al pasar de 165,44 a 170,86 y de 167,22 a 172,73 dólares por tonelada.

La falta de confianza de los operadores en la cifra de siembra estadounidense publicada por el USDA en el cierre de junio, de 37,11 millones de hectáreas, fue la que alentó a los inversores a recomprar contratos y a “recomodar” el mercado tras las bajas del 5% de la semana anterior. Además, los primeros relevamientos de campo comienzan a poner en evidencia lo despareja que se presenta la evolución de los cultivos. Esto exacerbará la incertidumbre sobre el potencial de rinde de las plantas y permitirá un amplio campo libre para la especulación de los inversores, con toda la volatilidad que ello conllevará.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 56% del maíz en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por debajo del 76% vigente un año atrás y del 57% previsto por el mercado, dentro de un rango que fue del 55 al 59%. Añadió que emergió el 94% de las plantas, contra el 89% de la semana pasada; el 100% de igual momento de 2018, y el 100% promedio. El lunes próximo el organismo comenzará a relevar le proporción de cultivos en etapa de polinización.

Entre neutro y levemente negativo para el mercado de maíz resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el viernes el USDA relevó ventas 2018/2019 por 175.600 toneladas, por debajo de las 294.900 toneladas del trabajo anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 100.000 a 400.000 toneladas. Los negocios 2019/2020 sumaron 156.300 toneladas, por encima de las 110.100 toneladas de la semana pasada y dentro del rango calculado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

TRIGO

Con mayoría de bajas cerró la semana para los precios del trigo argentino. Las ofertas de los exportadores retrocedieron de 210 a 195 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 210 a 205 dólares para Bahía Blanca. Para Necochea el valor del cereal se mantuvo en 200 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por Agroindustria en $ 8546, mientras que para el miércoles fue fijado en 8548 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 8350/10.900 a 8600/10.900 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB del trigo pan en los puertos argentinos para los embarques en julio se mantuvo en 245 dólares por tonelada.

La tónica bajista también comprendió al trigo nuevo, dado que las ofertas para noviembre/diciembre bajaron de 170 a 165 dólares; para enero, de 170 a 168 dólares; para febrero, de 175 a 170 para dólares, y para marzo, de 178 a 173 dólares por tonelada. En el Matba el cierre evidenció altibajos, dado que mientras la posición julio creció de 209,80 a 211 dólares por tonelada, el contrato enero bajó de 175 a 172 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 3 y el 27 de julio deben salir desde el Gran Rosario 96.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 54.500 toneladas, y desde Necochea, 33.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 73,8% de los 6,6 millones de hectáreas previstos. “A pesar de las buenas condiciones climáticas, aún se registran demoras en toda la región central del área agrícola, debido a los excesos hídricos que persisten en sectores de los Núcleos, del centro-norte de Santa Fe y del centro-este de Entre Ríos. Sin embargo, el contexto hacia el norte del país presenta cierta estabilidad, permitiendo llevar adelante las labores de manera fluida y sin interrupciones”, dijo la entidad. Añadió que el actual avance de la siembra implica una demora de 5,4 puntos respecto de 2018. “Las demoras regionales más importantes se concentran en la zona central del país, puntualmente en el centro-norte de Santa Fe, en el Núcleo Norte, en el centro de Entre Ríos y en el Núcleo Sur, con 17,6, 10, 7,9 y con 5,5 puntos porcentuales, respectivamente”.

 

El balance semanal fue negativo para el trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones julio y septiembre en la Bolsa de Chicago perdieron un 1,66 y un 2,32%, al pasar de 194,01 a 190,79 y de 193,73 a 189,23 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 2,77 y un 3,52%, al variar de 165,90 a 161,30 y de 169,57 a 163,60 dólares por tonelada. La presión de la cosecha, tanto estadounidense como del resto del hemisferio Norte, se sintió sobre los precios.

En ese sentido, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno avanzó sobre el 30% del área apta, contra el 15% de la semana pasada; el 50% de 2018 para la misma fecha, y el 48% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó en línea con el 30% previsto por el mercado. En cuanto al estado de las plantas, elevó del 61 al 63% la proporción en estado bueno/excelente y la alejó aún más del 37% vigente un año atrás. El nuevo dato oficial quedó por encima del 61% previsto por el mercado, dentro de un rango posible que fue del 60 al 63%. En cuanto al trigo de primavera, el organismo ponderó el 75% en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por debajo del 77% de igual momento de 2018. El dato oficial quedó en sintonía con el promedio esperado por el mercado. Está espigado el 25% de las plantas, contra el 7% de la semana pasada; el 55% de 2018, y el 52% promedio.

Levemente negativo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el viernes el USDA relevó las ventas de trigo 2019/2020 en 276.500 toneladas, por debajo de las 612.000 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por los operadores, en un rango que fue de 250.000 a 550.000 toneladas.

El miércoles, la Asociación de Agricultores de Alemania estimó en 24,10 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha de trigo blando, por encima de los 19,60 millones del año anterior. Alemania es el segundo productor de trigo de la Unión Europea (UE), detrás de Francia. También el miércoles, la agencia Reuters publicó un relevamiento de estimaciones privadas, que ubicaron el volumen de la producción de trigo blando de la UE en 141,70 millones de toneladas, por encima de los 128,80 millones del ciclo precedente.

El viernes, la consultora europea Agritel estimó en 28,8 millones de toneladas el volumen de la cosecha de trigo de Ucrania, un 16,9% por encima de la producción del ciclo anterior. La firma proyectó las exportaciones ucranianas en 19,5 millones de toneladas. Cabe recordar que durante la semana pasada Agritel elevó de 79,2 a 81,7 millones de toneladas su cálculo sobre la cosecha de trigo de Rusia. En ambos casos, las ponderaciones se hicieron luego de recorrer las principales zonas productoras de ambos países.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys