CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 508
NOTICIAS DEL DIA
Imprimir nota
15
ABR 2019
FacebookTwitter

Forrajes: Claves del silaje de grano húmedo

Entre estos tipos de forrajes conservados, el silo de grano húmedo es una alternativa de alto valor estratégico, debido a su poder nutritivo, y la elasticidad que ofrece para el manejo del cultivo y del lote. Así lo explica un estudio presentado en fecha reciente, por un grupo de especialistas del INTA y de la actividad privada, difundido desde el Inta Manfredi. En él se sostiene que el silo de grano con alto contenido de humedad como un integrante de la dieta de ganado bovino, ofrece ventajas comparativas de manejo y de aumento de la calidad nutricional.

Forrajes: Claves del silaje de grano húmedo

Un estudio del equipo del INTA Manfredi brinda recomendaciones para su confección, manejo y aprovechamiento.

Entre estos tipos de forrajes conservados, el silo de grano húmedo es una alternativa de alto valor estratégico, debido a su poder nutritivo, y la elasticidad que ofrece para el manejo del cultivo y del lote.

Así lo explica un estudio presentado en fecha reciente, por un grupo de especialistas del INTA y de la actividad privada, difundido desde el Inta Manfredi. En él se sostiene que el silo de grano con alto contenido de humedad como un integrante de la dieta de ganado bovino, ofrece ventajas comparativas de manejo y de aumento de la calidad nutricional.

Explican los especialistas, que el silo de grano húmedo es una técnica de conservación muy adoptada en la actualidad, y por lo tanto, es importante repasar algunos de sus factores principales de manejo, para aumentar el retorno de la misma en la alimentación del rodeo.

Algo a recordar es todo lo referente a compactación, sellado, extracción, nuevamente sellado finalizada la extracción y suministro, los que son aspectos que demandan el máximo cuidado y dedicación por parte de quien maneja el silo.

El silo de grano húmedo se puede ensilar mediante alguna de las siguientes variantes:

1. Cosechando granos húmedos con una cosechadora convencional y luego quebrarlo y compactarlo en un silo anaeróbicamente.

2. Reconstituyendo granos secos humidificados: en los que se agrega agua en cantidades controladas durante el ensilado, a fin de aumentar sus propiedades fermentativas y aumentar su digestibilidad. Es la menos difundida en la Argentina por sus costos, pero aparece como una opción interesante para feedlots, que adquieran sus granos tranqueras afuera.

3. Silaje de espigas, cosechando espigas con un cabezal maicero convencional, adaptado a una picadora autopropulsada. Aquí se diferencian dos términos: 3.1 Earlage: que es el ensilado de grano húmedo y marlo, sin chala. Esto demanda una configuración especial de la máquina. 3.2. Snaplage: que es el ensilado de grano húmedo, marlo y chala, realizado con cabezal maicero adaptado a la picadora tradicional.

4 Toplageo: silaje de la parte superior de la planta, elevando la altura de corte con una picadora tradicional hasta la altura de la primera espiga para lograr alta concentración de granos y materia seca muy digestible -de la parte superior de la planta- y por consiguiente la digestibilidad total del silo.

Desde el punto de vista nutricional, los granos húmedos tienen una mayor digestibilidad del almidón a nivel ruminal. Por ello, se debe controlar el nivel de suministro para evitar acidosis. En términos generales, en dietas que de por sí son húmedas y con escasa FDNef (fibra detergente efectiva) -con base pasturas tiernas suplementadas con silajes-, se recomienda no superar los 3 a 3,5 kg de MS/vaca/día de silaje de grano húmedo y completar el resto, si fuera necesario, con grano seco y en lo posible aplastado, no molido.

La humedad del grano al momento de la cosecha y ensilado es uno de los factores determinantes del éxito de esta técnica.

Un rango de humedad adecuado a la cosecha de entre el 25 al 35 %, permite lograr que los granos “estén llenos”, es decir que hayan alcanzado el máximo de acumulación de almidón -madurez fisiológica-, pero resguardando y potenciando la digestibilidad del mismo a nivel ruminal, y también favorece una buena fermentación durante la etapa de estabilización del silo, lo que asegura la conservación en el tiempo, con el mínimo de pérdidas de calidad.

¿Entero vs. quebrado?  Junto con la humedad en nivel de importancia, previo al ensilado, los granos deberían quebrarse en un tamaño apropiado, en función de la humedad del material. Siempre se recomienda el partido fino, especialmente en sorgos, ya que permite una muy buena compactación, mejor extracción del aire y por lo tanto una apropiada transformación de los azúcares solubles a ácido láctico. El grano húmedo que se ensila entero o partido muy grueso -en 4 a 6 trozos-, no se compacta bien y tiende a dejar bolsones de aire que luego favorecen la reacción de Maillard o ardido del grano, perdiendo significativamente valor nutritivo.

En el caso de los sorgos, el proceso de ensilado mejora sustancialmente su calidad, aumentando notablemente la digestibilidad, pero siempre y cuando el material haya sido previamente partido. Si quedan granos enteros éstos pasarán a las heces.

La cosechadora y el silaje de grano húmedo. Cuando se cosecha un lote con destino a silaje de grano húmedo, el equipo más utilizado en la Argentina es la cosechadora de granos, ya sea axial o convencional, con trilla agresiva y dejando de lado el gran cuidado en separación y limpieza de la máquina (Bragachini et al., 2018).

Silo bolsa. La embolsadora de granos con quebrado de los mismos en una sola operación, es la máquina más utilizada. Con ella se bajan costos operativos y disminuyen las pérdidas durante la etapa de extracción y suministro del mismo. Las bolsas, al tener menor frente expuesto, son más adecuadas para almacenar este tipo de ingrediente energético que generalmente compone un bajo porcentaje de la ración, lo que ayuda a disminuir su degradación aeróbica en el referido frente expuesto. Es factible ensilar granos húmedos en sistemas de silos aéreos, considerando la taza de extracción aplicada para considerar las posibles pérdidas durante la extracción y suministro. Y no olvidar que los silos de grano húmedo son muy susceptibles a la degradación aeróbica, por lo que se debe ser muy preciso en el tapado y sellado de los mismos.

Inoculación. El uso de inoculantes bacterianos enzimáticos es una práctica recomendable para promover la calidad nutricional de este tipo de materiales durante el periodo de almacenaje y al momento de comenzar con la extracción y suministro del mismo.

Fuente: trabajo de los especialistas: Guillermo Piñero de HAB, Juan Monge Universidad Nacional de Villa María, Fernando Opacak y Fernando Clemente Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, Pablo Cattani asesor, José Costamagna asesor, Javier Barnech De Laval, Oscar Queiroz Chr Hansen, Federico Sánchez Claas Argentina, José Peiretti, Gastón Urrets Zavalía y Facundo Méndez de INTA.

Clarín – Juan B. Raggio



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys