CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 522
NOTICIAS DEL DIA
Imprimir nota
19
FEB 2019
FacebookTwitter

Los cuatro pasos para ganarle la batalla al yuyo colorado

El ingeniero agrónomo del Inta Río Primero, Luis Lanfranconi, es uno de los mayores expertos en malezas de Córdoba y del país. Por eso, la regional Rosario de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) lo convocó para disertar sobre una de las principales amenazas para la producción agrícola: el yuyo colorado. Para Lanfranconi, “no se puede llegar a cosecha con presencia de amaranthus en el lote”. Por eso, señaló cuatro pasos que deben seguirse para lograr el máximo control posible.

Los cuatro pasos para ganarle la batalla al yuyo colorado

En una jornada realizada por la regional Rosario de Aapresid, el experto del Inta Río Primero, Luis Lanfranconi, dio pautas para lograr un máximo control de esta maleza.

El ingeniero agrónomo del Inta Río Primero, Luis Lanfranconi, es uno de los mayores expertos en malezas de Córdoba y del país. Por eso, la regional Rosario de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) lo convocó para disertar sobre una de las principales amenazas para la producción agrícola: el yuyo colorado.

Para Lanfranconi, “no se puede llegar a cosecha con presencia de amaranthus en el lote”. Por eso, señaló cuatro pasos que deben seguirse para lograr el máximo control posible.

Paso 1: limpieza

Es fundamental que el lote esté limpio al momento de la siembra y siga limpio en el resto de la campaña.

Las herramientas a considerar para alcanzar este objetivo son:

Flujos de emergencia. Evaluar cuáles son las especies con mayor presencia en el lote y luego determinar los patrones de emergencia de cada una de ellas.

Barbecho primaveral. Realizar un buen control en ese momento, para luego no correr riesgo de fitotoxicidad en los cultivos con controles posteriores.

Quemado o burn down. Es esencial lograr una buena cobertura de gotas para eficientizar el control.

Cultivos de Servicios. Son muy importantes en el control de malezas, pero debe saberse que hay muchos aspectos del manejo que aún son necesarios mejorar.

“En todos los casos es primordial hacer un diagnóstico del lote y determinar, en escala de cero a cinco: nivel de abundancia de malezas y dificultad de control. Esto nos permite realizar una planifición y así ajustar el trabajo de barbecho y hacer una hoja de ruta de rotación de principios activos y cultivos”, resumió Lanfranconi.

Paso 2: cultivo y fecha de siembra

Una vez diagnosticado el problema de maleza en los lotes, hay que seleccionar bien qué cultivo se va a implantar y en qué fecha.

“Si hay yuyo colorado, debemos atrasar la siembra para hacer un mejor control previo al cultivo, ya que con el cultivo implantado se presentan dificultades del control, ya que disminuyen los principios activos disponibles para usar”, agregó Lanfranconi.

Paso 3: cierre del surco

Según Lanfranconi, es esencial acelerar el cierre del surco. Recordó que esta práctica tiene como objetivo disminuir la cantidad de luz que llega al suelo, lo que impacta directamente en la germinación de las semillas.

En Impira, los Lubatti achican las hileras para dejar sin aire a las malezas

Para lograrlo, las recomendaciones son: usar híbridos o variedades con una alta tasa de crecimiento inicial, acercar las hileras, aumentar la densidad de siembra y fertilizar el cultivo el arranque.

Paso 4: residuales

El “golpe” final para ganarle al yuyo colorado es lo que se conoce como “overlapping”: superponer herbicidas residuales.

Concretamente, intentar mantener siempre residuos de herbicidas en el suelo para frenar las germinaciones escalonadas de malezas, especialmente las que ocurren desde fines de octubre a fines de febrero.

Sobre este punto, el especialista enfatizó dos reglas de oro que previenen las resistencias:

1) Mezclar dos mecanismos de acción para la misma maleza que tenga posibilidad de resistencia.

2) Mezclar 2 mecanismos de acción que sean efectivos sobre la misma maleza, superpuestos en el tiempo (el overlapping).

De todos modos, para Lanfranconi la herramienta química por sí sola se queda corta, no puede ser nunca la única estrategia de control. “Cuando incorporamos otras herramientas al sistemas, los herbicidas pasan a ser de importancia secundaria”, concluyó.

La Voz del Interior



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys