CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 716
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
3
NOV 2018
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

El protagonismo de la semana en el mercado de granos se lo quedó la soja, cuyos precios cerraron el segmento con subas del 3,5% en Chicago, producto del positivista tuit del presidente Donald Trump y de la apuesta de los fondos especuladores a un eventual acuerdo entre Estados Unidos y China, que ponga fin a la guerra comercial. Para el maíz y el trigo hubo ligeras mejoras. En la plaza local, la exportación de poroto de soja le sigue disputando mercado a la industria, en tanto que el trigo sufre la presión de la cosecha. Para el maíz también hubo mayoría de bajas.

Panorama Agrícola Semanal

El protagonismo de la semana en el mercado de granos se lo quedó la soja, cuyos precios cerraron el segmento con subas del 3,5% en Chicago, producto del positivista tuit del presidente Donald Trump y de la apuesta de los fondos especuladores a un eventual acuerdo entre Estados Unidos y China, que ponga fin a la guerra comercial. Para el maíz y el trigo hubo ligeras mejoras. En la plaza local, la exportación de poroto de soja le sigue disputando mercado a la industria, en tanto que el trigo sufre la presión de la cosecha. Para el maíz también hubo mayoría de bajas.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 2 de noviembre

Viernes 26 de octubre

Diferencia en %

Petróleo

63,14

67,59

-6,58

Dólar/Euro

1,1390

1,1406

-0,14

Real/Dólar

3,6943

3,6546

+1,09

Peso/Dólar*

35,29

36,64

-3,68

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

El cierre semanal de la soja argentina dejó altibajos para los precios, producto de la combinación entre la apreciación del peso, el margen negativo de las fábricas, la presión de los exportadores de poroto y las subas externas. Tras el “batido” de los ingredientes anteriores, la transición de la oferta de la industria aceitera fue de 8900 a 8700 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, mientras que la demanda exportadora se mantuvo en un rango que fue de los 9200 a los 9000 pesos hacia el cierre del segmento. Atada a las necesidades de completar buques de los exportadores, la oferta para Bahía Blanca creció de 9300 a 9500 pesos, mientras que para Necochea bajó de 9000 a 8600 pesos.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación en $ 8416, mientras que para el lunes fue fijado en $ 8324. En el cierre del segmento comercial la BCR relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 8456 pesos por tonelada, mientras que para la exportación de poroto la capacidad de pago fue calculada en 9210 pesos por tonelada.

El saldo semanal fue negativo para la soja nueva, dado que las propuestas para el Gran Rosario retrocedieron de 245 a 240 dólares por tonelada. En cambio, el balance fue positivo en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), en línea con el repunte de las cotizaciones registrado en Chicago. Los ajustes de las posiciones noviembre y mayo crecieron de 250 a 257 y de 248 a 253,90 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 31 de octubre y el 21 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 412.000 toneladas de poroto de soja; 1.056.179 toneladas de harina y 127.975 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 294.360 toneladas de poroto y 2300 toneladas de aceite; desde Necochea, 80.495 toneladas de poroto, 14.470 toneladas de harina y 30.000 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 50.000 toneladas de poroto.

Vale destacar que las 836.855 toneladas de poroto de soja previstas para su despacho, que son la continuidad del millón de toneladas embarcado en octubre, constituyen un volumen inusual para esta época del año. Esto es una consecuencia clara de la pérdida del diferencial en el cálculo de los derechos de exportación de la industria, a partir del nuevo esquema oficial de retenciones a las exportaciones impuesto desde septiembre, y de la mayor demanda de China, ante la falta del poroto estadounidense.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 3,8% de los 17,9 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 1,8 puntos. “La siembra avanza lentamente, interrumpida por las lluvias registradas durante los días previos. Pese a estas demoras ocasionadas por los sucesivos frentes de tormenta, gran parte de la región agrícola recuperó humedad de forma oportuna. Este nuevo escenario brindará fluidez a la incorporación de lotes una vez que nos adentremos plenamente en la ventana de siembra”, indicó la entidad.

 

Tras dos semanas negativas consecutivas, los precios de la soja cerraron el segmento comercial con resultado positivo en la Bolsa de Chicago. En efecto, los contratos noviembre y enero sumaron un 3,58 y un 3,50%, al pasar de 310,49 a 321,60 y de 315,17 a 326,19 dólares por tonelada. Este saldo alcista de la oleaginosa, que logró pasar por alto incluso las dos primeras ruedas bajistas de la semana, fue consecuencia de un tuit publicado el jueves, cerca de las 11 (hora local), por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el que comunicó el resultado positivo de una charla con su par de China Xi Jinping y en el que relató que las discusiones comerciales están “avanzando muy bien”.

Esa referencia positivistas de Trump, no muy frecuente en lo que suelen ser sus movimientos en Twitter, sumada al encuentro que ambos mandatarios tendrían durante la Cumbre de Líderes del G-20 en la Argentina, entre el 30 del presente mes y el 1º de diciembre, fueron suficientes para que los grandes fondos de inversión especuladores apostaran sus fichas a un eventual acuerdo que ponga fin a la prolongada guerra comercial que está causando dolores de cabeza a ambos lados de las trincheras.

La súbita suba de los precios, no obstante, no debería ser leída como un cambio de tendencia en el mercado de la soja. La aparente buena voluntad de Trump debería tener como correlato hechos concretos, que hasta ahora brillan por su ausencia. Además, con las elecciones de medio término a sólo cinco días de la publicación del tuit presidencial, no se puede descartar que la movida de la Casa Blanca haya sido tan solo un intento por cambiar el mal humor (vía suba de precios) que cunde entre muchos de los votantes de los Estados agrícolas que fueron garantes del triunfo de Donald en las presidenciales. En pocos días las verdaderas razones del tuit de Trump saldrán a la luz. Hasta que ello ocurra, los fondos disfrutarán de un período de volatilidad.

En un repaso por los reportes semanales, el lunes el USDA relevó el progreso de la cosecha de soja sobre el 72% del área apta, contra el 53% de la semana anterior; el 81% de igual momento de 2017, y el 81% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por encima del 70% previsto por el mercado. Para el reporte del lunes próximo, el mercado prevé un progreso de la recolección sobre el 85% de la superficie.

Volvió a ser negativo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja por 395.800 toneladas (incluidas 114.100 toneladas para la Argentina), por encima de las magras 212.700 toneladas del segmento anterior, pero por debajo del rango calculado por el mercado, de 400.000 a 700.000 toneladas. Además, dicho volumen quedó otra vez lejos de los 1,08 millones de toneladas semanales necesarios para cumplir con la meta exportadora proyectada por el propio USDA en su último trabajo mensual, de 56,06 millones de toneladas.

Por último, el viernes el USDA dio a conocer sus previsiones preliminares sobre la campaña 2019/2020, que recién serán refrendadas en febrero, durante el habitual Foro Anual del organismo. En esta primera aproximación quedó en evidencia el impacto negativo entre los productores de soja de la guerra comercial entre EE.UU. y China, dado que la intención de siembra fue proyectada en 33,39 millones de hectáreas, un 7,4% por debajo de los 36,06 millones cubiertos en el ciclo 2018/2019.

También el viernes, el agregado agrícola del USDA en China dejó un dato que podría conspirar contra el envión alcista de la soja tras el tuit de Trump. Ocurre que el funcionario estimó las importaciones chinas de poroto 2018/2019 en 85 millones de toneladas, cerca de los 84 millones previstos por el Gobierno de Xi Jinping, pero lejos de los 94 millones de toneladas sostenidos por el USDA en su último informe mensual.

Y de cara justamente al nuevo informe mensual de Oferta & Demanda, que el USDA publicará el jueves, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el volumen de la cosecha de soja estadounidense en 127,26 millones de toneladas, levemente debajo de los 127,63 millones proyectados por el organismo en octubre. En tanto que las existencias finales fueron previstas por los privados en 24,44 millones, por encima de los 24,09 millones oficiales.

MAÍZ

Con mayoría de bajas cerró la semana para los precios del maíz en el mercado doméstico, donde la transición de las ofertas de los exportadores fue de 4600 a 4650 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y de 5000 a 4800 pesos para Bahía Blanca. Para Necochea, donde el viernes anterior la propuesta fue de 129 dólares, equivalentes entonces a 4726,56 pesos, la demanda asignó 4500 pesos, equivalentes a 127,51 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 4451, mientras que para el lunes fue fijado en 4549 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) por maíz seco se ubicaron entre 4900 y 5350 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

El maíz de la próxima cosecha se mantuvo estable para el Gran Rosario, dado que las ofertas para las entregas entre febrero y marzo quedaron en 140 dólares por tonelada, mientras que las propuestas para abril/mayo volvieron a resultar de 138 dólares. En el Matba el saldo fue negativo para el maíz, porque los ajustes de las posiciones diciembre y abril descendieron de 140 a 138 y de 146 a 145 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 31 de octubre y el 21 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 431.630 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 137.230 toneladas, y desde Necochea, 63.797 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves el USDA relevó el avance de siembra de maíz para grano comercial sobre el 35,5% de los 5,8 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de sólo 1,1 puntos. “Durante la última semana la incorporación de lotes tempranos continuó en el centro y en el sur del área agrícola nacional. Las lluvias mantienen el estado hídrico de gran parte de los cuadros, llegando incluso a reportarse excesos hídricos en la provincia de Buenos Aires. Las labores se concentraron en Córdoba y las zonas oeste de Buenos Aires-norte de La Pampa, Cuenca del Salado y en el centro de Buenos Aires”.

 

Resultó positivo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos diciembre y marzo sumaron un 0,94 y un 0,86%, al pasar de 144,78 a 146,15 y de 149,60 a 150,88 dólares por tonelada. Sin novedades relevantes en el camino del cereal, las leves mejoras estuvieron relacionadas con el “derrame” alcista de la soja en las últimas ruedas del segmento.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha sobre el 63% del área apta, frente al 49% de la semana pasada; al 52% vigente un año atrás, y al 63% promedio de las últimas cuatro campañas. Para el reporte del lunes próximo, los operadores prevé un progreso de la recolección sobre el 72% de la superficie apta.

Fue negativo el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas de maíz por 394.500 toneladas, levemente por encima de las 349.500 toneladas del informe anterior, pero por debajo del rango calculado por los operadores, de 500.000 a 800.000 toneladas.

Un dato que en el mediano plazo puede resultar bajista para el maíz lo aportó el viernes el USDA en su trabajo preliminar sobre la campaña 2019/2020, dado que el organismo proyectó la siembra en 37,23 millones de hectáreas, un 3,24% por encima del área cubierta en la campaña anterior, de 36,06 millones de hectáreas.

En la previa del informe mensual del USDA del jueves próximo, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el volumen de la cosecha de maíz estadounidense en 373,93 millones de toneladas, por debajo de los 375,37 millones del reporte del octubre. En cuanto a las existencias finales, los privados las proyectaron en 45,04 millones, también por debajo de los 46,06 millones de toneladas del trabajo oficial precedente.

TRIGO

Con el ingreso del trigo nuevo en el circuito comercial volvió a resultar negativo el balance de la semana para los precios en el mercado doméstico. La oferta en dólares de los exportadores para la zona del Gran Rosario bajó de 185 a 175 dólares, mientras que los negocios en pesos retrocedieron de 6400 a 6100 pesos por tonelada. No hubo ofertas abiertas para los puertos del Sur de Buenos Aires.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 6536, mientras que para el lunes fue fijado en 6503 pesosEl rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA volvió a bajar, de 6800/8400 a 6400/8300 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto a las propuestas por el trigo para entregas diferidas, se mantuvieron estables para enero en Bahía Blanca y en Necochea, en 185 y en 180 dólares por tonelada, respectivamente. En cambio, para la zona del Gran Rosario el balance fue negativo, con una transición de 180 a 175 dólares para diciembre; de 185 a 178 dólares para enero; de 190 a 180 dólares para febrero, y de 195 a 182 dólares para marzo. También fue adverso el saldo semanal en el Matba, donde los ajustes de los contratos diciembre y enero descendieron de 183 a 178,50 y de 189 a 184,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 31 de octubre y el 21 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 37.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 10.000 toneladas, y desde otros puertos, 9300 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de trigo sobre el 4,5% de la superficie apta, con un progreso semanal de 1,7 puntos. En total se trillaron unas 280.000 hectáreas, que dejaron un rinde promedio de 15,7 quintales por hectárea. “Las labores de recolección continúan avanzando sobre las regiones NOA y NEA, mientras que en el centro-norte de Santa Fe se relevaron las primeras cosechas de lotes tempranos”. Tras los eventos climáticos que en el reporte anterior llevaron a la entidad a reducir su estimación de cosecha de 19,7 a 19,4 millones de toneladas, ahora se destacó que “las precipitaciones acumuladas durante la última semana sobre las regiones del sur del área agrícola permitieron recomponer humedad en el perfil y mejorar las condiciones para transitar la etapa crítica del llenado de grano”.

 

El trigo de los Estados Unidos terminó la semana con mayoría de leves alzas. En efecto, en la Bolsa de Kansas los contratos diciembre y marzo sumaron un 0,80 y un 0,24%, al pasar de 183,81 a 185,28 y de 193,55 a 194,01 dólares por tonelada. En la Bolsa de Chicago, diciembre subió un 0,69%, tras variar de 185,65 a 186,94 dólares, mientras que marzo quedó casi sin variantes, al pasar de 192,63 a 192,54 dólares por tonelada.

Al igual que en el caso del maíz, las mínimas mejoras del trigo estuvieron relacionadas con las subas de la soja. Tan es así que hasta el inicio de la rueda del jueves el balance para las cotizaciones del grano fino era negativo. En esa tónica mucho tuvo que ver la firmeza relativa del dólar frente al euro, que suma un condicionante más para la necesaria competitividad de cereal estadounidense en el mercado de exportación, que continúa siendo liderado por el trigo ruso.

Respecto de los cultivos, el USDA relevó el avance de la siembra de las variedades de trigo de invierno sobre el 78% de la superficie prevista, contra el 72% de la semana anterior; el 83% vigente un año atrás, y el 85% promedio de las cuatro campañas precedentes. El organismo añadió que emergió el 63% de las plantas, contra el 53% de la semana pasada; el 63% de igual momento de 2017, y el 67% promedio. En cuanto al estado de las plantas, ponderó el 53% del trigo en estado bueno/excelente, por encima del 52% vigente un año atrás.

Resultó positivo para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó negocios por 582.500 toneladas, por encima de las 442.500 toneladas del trabajo precedente y del rango previsto por los operadores, de 200.000 a 500.000 toneladas.

El viernes, en su proyección preliminar de la campaña 2019/2020, el USDA calculó un crecimiento del 6,72% de la siembra de todas las variedades de trigo, al pasar la superficie de 19,34 a 20,64 millones de hectáreas.

En la previa del USDA, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el stock final 2018/2019 de trigo de los Estados Unidos en 26,07 millones de toneladas, casi sin variantes respecto de los 26,03 millones del reporte de octubre.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys