CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 516
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
26
OCT 2018
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana para los negocios concertados en el mercado estadounidense dejó bajas para la soja, que rondaron el 1,5%, y para el trigo, que superaron el 3% en Kansas y el 1,8% en Chicago. El rumbo era también bajista para el maíz, pero las subas de la última rueda le posibilitaron un cierre con mínimas ganancias. En el mercado doméstico, donde se prolongó la falta de acuerdos entre los vendedores y los compradores de soja, hubo mayoría de bajas para los granos.

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana para los negocios concertados en el mercado estadounidense dejó bajas para la soja, que rondaron el 1,5%, y para el trigo, que superaron el 3% en Kansas y el 1,8% en Chicago. El rumbo era también bajista para el maíz, pero las subas de la última rueda le posibilitaron un cierre con mínimas ganancias. En el mercado doméstico, donde se prolongó la falta de acuerdos entre los vendedores y los compradores de soja, hubo mayoría de bajas para los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 26

Viernes 19

Diferencia en %

Petróleo

67,59

69,12

-2,26

Dólar/Euro

1,1406

1,1511

-0,91

Real/Dólar

3,6546

3,7147

-1,62

Peso/Dólar*

36,64

36,34

+0,83

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Con mayoría de bajas cerró la semana para los precios de la soja en el mercado doméstico, donde las ofertas de las fábricas se redujeron de 9000 a 8900 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario. Este nivel de precios sigue lejos del interés de los vendedores, por lo que los volúmenes negociados se mantuvieron muy reducidos durante todo el segmento. En los puertos del Sur la soja se mantuvo estable para Bahía Blanca, en 9300 pesos por tonelada, mientras que para Necochea, donde el viernes anterior no hubo precio, las propuestas se estabilizaron en 9000 pesos entre el martes y el cierre semanal.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación en $ 8392, mientras que para el lunes fue fijado en $ 8492. En el cierre del segmento comercial la BCR relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 8465 pesos por tonelada.

Para las compras adelantadas, la soja con entrega en mayo sobre el Gran Rosario se mantuvo estable, en 245 dólares por tonelada. Negativo resultó el saldo de la semana en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones noviembre y mayo retrocedieron de 260,40 a 250 y de 253 a 248 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 24 de octubre y el 24 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 327.000 toneladas de poroto de soja; 1.241.719 toneladas de harina y 152.200 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 203.560 toneladas de poroto y 2300 toneladas de aceite, y desde Necochea, 104.777 toneladas de poroto y 14.470 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que la siembra de soja comenzó en amplios sectores del centro de la región agrícola, “impulsada por una favorable oferta hídrica en Santa Fe, Entre Ríos, en el norte y el oeste de Buenos Aires y también en el norte de La Pampa. En paralelo se relevan demoras por falta de humedad en sectores de Córdoba y de San Luis y por excesos hídricos en el centro de Buenos Aires y en la Cuenca del Salado”. La entidad relevó el progreso de la siembra sobre el 2% de los 17,9 millones de hectáreas previstos, registro que marca un adelanto interanual de 0,2 puntos.

 

Por segunda semana consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos noviembre y enero perdieron un 1,37 y un 1,47%, al pasar de 314,80 a 310,49 y de 319,86 a 315,17 dólares por tonelada. Los tres principales fundamentos bajistas para la oleaginosa fueron las magras exportaciones semanales de los Estados Unidos, que volvieron a reflejar con crudeza el impacto de la guerra comercial con China; las buenas condiciones para el avance de la cosecha que se dieron durante casi todo el segmento, y el veloz progreso de la siembra en Brasil.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el progreso de la cosecha de soja sobre el 53% del área apta, contra el 38% de la semana anterior; el 67% de igual momento de 2017, y el 69% promedio de las últimas cuatro campañas. En su valoración sobre la condición de las plantas, ponderó el 66% de soja en estado bueno/excelente, sin cambios frente a la semana pasada, pero por encima del 61% vigente a igual fecha de 2017. Para el nuevo reporte del lunes los operadores prevén un progreso de la cosecha sobre el 68% de la superficie apta.

Acerca de las exportaciones estadounidenses, volvió a resultar muy negativo el informe semanal, dado que el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja por sólo 212.700 toneladas (incluidas 78.100 toneladas a la Argentina), por debajo de las 293.600 toneladas del trabajo anterior y del rango calculado por los privados, de 300.000 a 700.000 toneladas. Una vez más, vale tener en cuenta que para cumplir con la meta de exportaciones 2018/2019 proyectada por el organismo en 56,06 millones de toneladas el promedio semanal de ventas debería rondar los 1,08 millones de toneladas. En las últimas dos semanas los volúmenes comercializados ni siquiera alcanzaron las 300.000 toneladas. De no alcanzarse pronto una solución a la guerra comercial con China (nada hace presagiar un acuerdo) la meta de las ventas externas de los Estados Unidos deberá sincerarse, con el consecuente impacto sobre las existencias finales. De lo contrario, la columna de “Exportaciones” del informe mensual del USDA debería cambiar su nombre por “Esperanza”.

En Brasil el panorama para la soja es positivo, desde lo comercial y desde lo agronómico. En efecto, en el cierre de la semana la Asociación Brasileña de las Industrias de Aceites Vegetales aseguró que las exportaciones de poroto de soja 2017/2018 podrían superar el récord previsto de 77 millones de toneladas, “debido a que la demanda de China se ha mantenido fuerte en los últimos meses del año, cuando los envíos normalmente disminuyen”. Daniel Amaral, gerente de Abiove, dijo que las exportaciones suman alrededor de 73 millones de toneladas hasta mediados de octubre, “lo que sugiere que la cifra final de exportaciones podría superar las expectativas”.

Y en cuanto a la campaña 2018/2019, la consultora AgRural informó que la siembra de soja avanzó sobre el 46% del área prevista, por encima del 30% vigente un año atrás y lejos del 28% promedio de los últimos cinco años. La firma, que prevé una superficie destinada a la oleaginosa de 35,8 millones de hectáreas, mantuvo en el cierre de la semana su proyección de cosecha en un récord de 120,30 millones de toneladas, frente a los 119,30 millones de la temporada precedente.

MAÍZ

Al igual que la soja, el maíz argentino cerró la semana con mayoría de bajas. En efecto, las ofertas de los exportadores, que no presentan urgencias de corto plazo, bajaron de 4800 a 4600 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario. Los mejores valores se ofrecieron para las operaciones con entregas diferidas hacia diciembre y enero, con 4750 y 4850 pesos, respectivamente. Para Bahía Blanca la oferta de los compradores se mantuvo estable, en 5000 pesos por tonelada. En tanto que para Necochea la transición fue de 4750 pesos por tonelada a 129 dólares (equivalentes a 4726,56 pesos).

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 4685, mientras que para el lunes fue fijado en 4723 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) por maíz seco se ubicaron entre 4900 y 5150 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Negativo fue el saldo para el maíz de la nueva cosecha, dado que las propuestas de los compradores bajaron de 143 a 140 dólares para el maíz con entrega entre febrero y marzo sobre el Gran Rosario y de 140 a 138 dólares para el grano con descarga entre abril y mayo. En el Matba el cierre semanal dejó altibajos para el maíz. En efecto, mientras la posición diciembre bajó de 144 a 140 dólares, el contrato abril subió de 145,70 a 146 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 24 de octubre y el 24 de noviembre sólo se prevé la salida de 25.000 toneladas del cereal desde el Gran Rosario.

En cuanto a los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 34,4% de la superficie prevista en 5,8 millones de hectáreas. “En números absolutos, cerca de 2 millones de hectáreas de lotes tempranos se encuentran implantados. Los cuadros más adelantados se relevan en las provincias de Santa Fe y de Entre Ríos, donde comienzan a generalizarse las refertilizaciones”, indicó la entidad. Añadió que las reservas de humedad se fueron incrementando en parte de los cuadros ya sembrados, aunque hacia la zona sur de Córdoba el nivel hídrico es aún ajustado. “Gran parte de los avances de siembra se registraron sobre las provincias de Buenos Aires y de Córdoba, cuando ya quedan pocos días para culminar la ventana óptima de incorporaciones tempranas”.

 

Gracias a las subas de la última rueda de la semana, que rondaron los 2,5 dólares, el maíz evitó terminar con saldo negativo por segundo segmento comercial consecutivo en la Bolsa de Chicago. Así, el balance nominal dice que los contratos diciembre y marzo sumaron un 0,21 y un 0,13%, tras variar de 144,48 a 144,78 y de 149,40 a 149,60 dólares por tonelada. La especulación con el retorno del tiempo húmedo sobre las zonas agrícolas estadounidenses, que podría demorar la cosecha, fue el factor que, alentado por los fondos de inversión, “rescató” al maíz de un cierre bajista.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de maíz sobre el 49% del área apta, frente al 39% de la semana pasada; al 37% vigente un año atrás, y al 47% promedio de las últimas cuatro campañas. Además, ponderó el 68% de las plantas en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por encima del 66% vigente un año atrás. Para el reporte del lunes, los operadores esperan ver un progreso de la recolección de maíz sobre el 61% de la superficie apta.

Resultó negativo para el mercado el informe semanal del USDA sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el organismo relevó ventas de maíz por 349.500 toneladas, por debajo de las 382.500 toneladas del reporte precedente y del rango estimado por los operadores, de 400.000 a 800.000 toneladas.

TRIGO

El nuevo mercado de trigo, tras el empalme de las cosechas, mostró pocas ofertas por cereal disponible y precios deprimidos para el grano con entregas diferidas. En efecto, para la zona del Gran Rosario las propuestas de los exportadores por el grano físico pasaron de 6700 pesos a 185 dólares, equivalentes a 6778,40 pesos. No hubo ofertas abiertas por grano disponible para los puertos del Sur.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 7054, mientras que para el lunes fue fijado en 7063 pesosEl rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA sigue reflejando el empalme de las cosechas, dado que pasó de 8200/9200 a 6800/8400 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Fue negativo el saldo de los negocios para el trigo con entregas diferidas, dado que para la zona del Gran Rosario las ofertas bajaron de 185 a 180 dólares por tonelada para diciembre; de 190 a 185 dólares para enero; de 195 a 190 dólares para febrero, y de 200 a 195 dólares para marzo. En Bahía Blanca y en Necochea las propuestas por cereal para enero bajaron de 190 a 185 y de 185 a 180 dólares por tonelada, respectivamente. Cabe tener en cuenta que los exportadores ya se aseguraron 6.551.300 toneladas de trigo nuevo, según datos de Agroindustria al 17 del actual. Cuando recién se inicia formalmente el ciclo comercial 2018/2019, ese volumen equivale a cerca del 50% del eventual saldo exportable estimado por el mercado,

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 24 de octubre y el 24 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 63.250 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 10.000 toneladas, y desde otros puertos, 7000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que durante las últimas semanas se analizaron las expectativas de rendimiento relevadas sobre las regiones afectadas por los diversos eventos climáticos. “Los primeros resultados indicaron que las heladas registradas a principio de octubre impactaron sobre el potencial de rendimiento de aquellos lotes que se encontraban espigados, principalmente en el Núcleo Norte, Núcleo Sur y en el sur de Córdoba. A su vez, la caída de granizo y los excesos hídricos acumulados elevarían las pérdidas de área cosechable en amplios sectores de la provincia de Buenos Aires y del sur de Santa Fe. Sin embargo, en las regiones centro-norte de Santa Fe, centro-este de Entre Ríos y sudoeste de Buenos Aires-sur de La Pampa, los rendimientos esperados se ubicaron por encima de las expectativas relevadas al inicio de la campaña. En consecuencia, la proyección de producción se ajusta a 19,4 millones de toneladas, un 1,5% por debajo de los 19,7 millones estimadas previamente”, detalló la entidad. El dato actual aún se ubicó por encima de los 19 millones proyectados por la BCR.

 

Resultó negativo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. Las mayores quitas se reflejaron sobre las pizarras de la Bolsa de Kansas, donde los contratos diciembre y marzo perdieron un 3,10 y un 2,59%, al pasar de 189,69 a 183,81 y de 198,69 a 193,55 dólares por tonelada. En Chicago, las mismas posiciones resignaron un 1,85 y un 1,87%, tras variar de 189,14 a 185,65 y de 196,30 a 192,63 dólares por tonelada.

Las buenas condiciones climáticas que se presentan en la región de las Grandes Planicies, donde la siembra de los trigos de invierno entró en su etapa final, fueron las responsables de las mayores pérdidas en el mercado de Kansas, donde se comercializa el mayor volumen de las variedades de invierno.  

Vale destacar que la caída semanal de los precios del trigo podría haber sido mucho mayor de no mediar subas superiores a los 5 dólares en la última jornada del segmento. Esas mejoras respondieron a la recompra de contratos por parte de los fondos de inversión y a la lectura de los operadores sobre la competitividad que habría ganado el grano estadounidense en el mercado de exportación. Esa percepción, que se relacionó con el valor presentado por los vendedores de EE.UU. que participaron en una licitación lanzada por Egipto, se complementa con la expectativa de que hacia el cierre del año las ventas externas de Rusia pierdan dinamismo, producto de la menor cosecha. Esto último aún deberá comprobarse en la práctica.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra de los trigos de invierno sobre el 72% de la superficie prevista, contra el 65% de la semana anterior; el 73% vigente un año atrás, y el 77% promedio de las cuatro campañas precedentes. El organismo añadió que emergió el 55% de las plantas, contra el 44% de la semana pasada; el 50% de igual momento de 2017, y el 55% promedio. Para el trabajo del lunes los operadores prevén el avance de la siembra sobre el 82% de la superficie estimada.

Neutro resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó el jueves ventas de trigo por 442.600 toneladas, por debajo de las 476.000 toneladas del trabajo anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 500.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys