CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 543
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
9
SET 2018
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

En el balance semanal de los negocios concretados en el mercado estadounidense se destacó la caída de los precios del trigo, que superó el 6,2% en Chicago y el 6,6% en Kansas. La mala performance de los Estados Unidos en el mercado exportador y la reiteración del gobierno ruso de que no limitará las ventas externas, fueron los fundamentos bajistas para el cereal. En cuanto a los granos gruesos, la soja cerró casi sin cambios, a diferencia de la harina de soja que ganó un 3,5%, en tanto que el maíz subió poco más del 0,5%. En el nivel local, el impacto de un nuevo esquema de retenciones golpeó particularmente al trigo.

Panorama Agrícola Semanal

En el balance semanal de los negocios concretados en el mercado estadounidense se destacó la caída de los precios del trigo, que superó el 6,2% en Chicago y el 6,6% en Kansas. La mala performance de los Estados Unidos en el mercado exportador y la reiteración del gobierno ruso de que no limitará las ventas externas, fueron los fundamentos bajistas para el cereal. En cuanto a los granos gruesos, la soja cerró casi sin cambios, a diferencia de la harina de soja que ganó un 3,5%, en tanto que el maíz subió poco más del 0,5%. En el nivel local, el impacto de un nuevo esquema de retenciones golpeó particularmente al trigo.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 7 septiembre

Viernes 31 agosto

Diferencia en %

Petróleo

67,75

69,80

-2,94

Dólar/Euro

1,1565

1,1606

-0,35

Real/Dólar

4,1042

4,0724

+0,78

Peso/Dólar*

36,79

36,65

+0,38

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Tras una semana atípica en el mercado doméstico de granos, por el anuncio el lunes de un nuevo esquema de derechos de exportación, que en el caso del complejo oleaginoso equiparó el tributo del poroto, la harina y el aceite en el 18%, más un pago de 4 pesos por cada dólar producto de exportación, el saldo fue mayormente alcista para los precios. La transición de las ofertas abiertas para la mercadería disponible fue de 9000 a 9100 pesos para el Gran Rosario; de 9000 a 9200 pesos para Bahía Blanca, y de 9000 a 9300 pesos para Necochea.

Vale destacar que en la última jornada de negocios de la semana se evidenció una mayor competencia entre las fábricas y los exportadores en el ámbito de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que derivó en valores superiores a la oferta abierta, con operaciones que según el volumen del lote y el momento de entrega se ubicaron entre 9150 y 9300 pesos. Esta situación respondió a la mayor competitividad que ahora tienen los exportadores del poroto de soja tras haberse eliminado el diferencial de retenciones que favorecía la industrialización, pero también a la estabilidad relativa del mercado cambiario en las últimas tres jornadas de la semana y a la necesidad de metálico que tienen los productores para encarar la siembra de granos gruesos 2018/2019.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la ahora Secretaría de Agroindustria (el lunes fue degradado el nivel del área y dejó de ser un Ministerio para pasar a depender de Producción) en $ 8925, mientras que para el lunes fue fijado en $ 8893. En el cierre del segmento comercial la BCR relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 9091 pesos por tonelada.

En cuanto a la soja de la nueva cosecha, la oferta por las operaciones forward se mantuvo estable, en 245 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) el saldo semanal fue alcista. Las posiciones septiembre, noviembre y mayo subieron de 248 a 256, de 259 a 267 y de 250,80 a 257,60 dólares por tonelada, respectivamente.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 5 de septiembre y el 1º de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 28.000 toneladas de poroto de soja; 1.449.723 toneladas de harina y 283.150 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 24.000 toneladas de harina y 12.000 toneladas de aceite, y desde Necochea, 36.320 toneladas de poroto, 33.200 toneladas de harina y 3500 toneladas de aceite.

 

Casi sin cambio cerraron la semana los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde la posición septiembre restó un 0,12% al pasar de 306,08 a 305,71 dólares por tonelada y el contrato noviembre sumó un 0,06% al variar de 309,94 a 310,12 dólares. En cambio, el resultado semanal fue claramente positivo para la harina de soja, cuyo valor aumentó un 3,46% tras pasar de 334,77 a 346,34 dólares por tonelada.

Este repunte de la harina estuvo relacionado con la decisión del gobierno argentino de quitarle a la industria procesadora de soja el diferencial de retenciones. En el mercado estadounidense consideran que esa medida impulsará una mayor venta externa de poroto, en detrimento de los subproductos, y que ello les brindará a los vendedores de los Estados Unidos la posibilidad de abastecer con harina los mercados que “desatienda” la Argentina. Más allá del entusiasmo de los operadores, los procesos no son tan lineales y, por ejemplo, EE.UU. primero debería pensar en modificar una matriz que hoy está pensada para vender grano sin procesar.

En cuanto al rumbo de los precios del poroto de soja, la continuidad de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, con nuevas amenazas de más aranceles por parte de la Administración Trump, y la proximidad de una cosecha que se prevé récord mantuvieron la presión bajista.

Sobre este último punto, el martes el USDA ponderó el 66% de soja en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada y por encima del 61% vigente a igual fecha de 2017. El dato oficial quedó en línea con la expectativa de los operadores. En el detalle de la condición de las plantas en los tres principales Estados productores de soja, ponderó en estado bueno/excelente el 76% de los cultivos en Illinois; el 72% en Iowa, y el 69% en Minnesota. Un año atrás los porcentajes de soja en condición óptima en estos Estados eran del 58, del 61 y del 73%, respectivamente. El organismo indicó que está perdiendo hojas el 16% de los cultivos, contra el 7% de la semana pasada; el 10% de igual momento de 2017, y el 9% promedio.

En la previa del informe mensual que el USDA publicará el miércoles, buena parte de las estimaciones privadas ubicaron el volumen de la cosecha de soja por encima de la cifra estimada por el organismo en agosto. En efecto, el promedio de las proyecciones privadas marcó un récord de 126,53 millones de toneladas, contra los 124,81 millones del trabajo oficial del mes pasado. De ser correcta la valoración de los privados, ¿cómo hará el USDA para evitar un crecimiento de las existencias finales estadounidenses hasta un nivel muy perjudicial para los precios, en medio de un conflicto bilateral que restringe la posibilidad de comerciar con el principal comprador mundial?

Por último, resultó neutro para la soja el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el USDA relevó el viernes ventas de poroto 2018/2019 por 672.600 toneladas, por encima de las 591.500 toneladas del reporte precedente y dentro del rango previsto por los operadores, de 400.000 a 900.000 toneladas. Las ventas de harina sumaron 289.500 toneladas, por debajo de las 500.000 toneladas de la semana anterior y dentro del rango calculado por los privados, de 100.000 a 400.000 toneladas.

MAÍZ

La reintroducción de derechos de exportación para el maíz alteró la normalidad del mercado e impidió una tendencia definida para los precios del cereal. La transición de las ofertas de los exportadores por la mercadería disponible fue de 5000 a 5100 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y de 5300 a 5100 pesos para Necochea. Para Bahía Blanca le transición fue de 5200 pesos a 133 dólares, que el viernes fueron equivalentes a 4893 pesos por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 4820, mientras que para el lunes fue fijado en 4804 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) por maíz seco se ubicaron entre 4780 y 5100 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

El impacto bajista más notorio de las nuevas retenciones se dio sobre el maíz de la próxima cosecha, dado que las ofertas de los compradores bajaron de 155 a 140 dólares por tonelada. En el Matba, tras un fuerte impacto bajista inicial de la noticia, con el transcurrir de las ruedas las cotizaciones se fueron recuperando. En el balance, la posición septiembre bajó de 145,50 a 144,60 dólares; el contrato diciembre subió de 151,50 a 154 dólares, y abril se mantuvo estable, en 152 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 5 de septiembre y el 1º de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 683.200 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 231.000 toneladas; desde Necochea, 106.016 toneladas, y desde otros puertos, 10.950 toneladas.

Respecto de los cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que durante la última semana finalizó la cosecha de maíz con destino a grano comercial. “Si bien aún quedan algunos lotes remanentes en pie en el extremo sur del área agrícola nacional, los mismos no modificarán nuestra actual estimación de producción, de 31 millones de toneladas, con un rinde medio nacional de 60,1 quintales por hectárea, muy por debajo de los promedios registrados durante las últimas campañas, producto del déficit hídrico relevado durante el período crítico del cereal. Por otro lado, la superficie perdida durante el ciclo 2017/2018 alcanzó las 230.000 hectáreas, sobre la proyección de siembra de 5,4 millones de hectáreas”, detalló la entidad.

 

Levemente alcista resultó la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos septiembre y diciembre sumaron un 0,93 y un 0,55%, al pasar de 138,18 a 139,46 y de 143,69 a 144,48 dólares por tonelada. En una semana con pocas noticias para el maíz, las compras de los fondos de inversión; un buen desempeño de las ventas externas, y la posibilidad de que el USDA recorte su previsión de cosecha estadounidense fueron los factores la tónica positiva.

Acerca de los cultivos, el martes el USDA ponderó el 67% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 68% de la semana pasada, pero por encima del 61% vigente un año atrás. El dato oficial quedó por debajo del 68% previsto por los operadores. En el detalle de la condición de las plantas en los tres principales Estados productores de maíz, ponderó en estado bueno/excelente el 74% de los cultivos en Iowa; el 75% en Illinois, y el 81% en Nebraska. Un año atrás los porcentajes de maíz en condición óptima en estos Estados eran del 62, del 54 y del 63%, respectivamente. El organismo añadió que llenó granos el 96% de las plantas, frente al 92% del reporte anterior; al 91% de igual momento de 2017, y al 91% promedio. Está dentado el 75%, contra el 61% de trabajo precedente; el 58% de 2017, y el 60% promedio. Ya está maduro el 22% de los cultivos, frente al 10% de la semana anterior; al 11% de igual momento del año anterior, y al 11% promedio. El lunes el USDA dará el primer dato sobre el avance de la cosecha.

En la previa del informe del USDA, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el volumen de la cosecha estadounidense de maíz en 369,05 millones de toneladas, por debajo de los 370,51 millones previstos por el organismo en agosto.

Por último, fue levemente positivo el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el viernes el USDA relevó ventas 2018/2019 de maíz por 1.032.900 toneladas, por encima de las 524.900 toneladas del trabajo anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 600.000 a 1.100.000 toneladas.

TRIGO

Al igual que el maíz, el mercado de trigo fue golpeado por el anuncio de la reinstalación de los derechos de exportación para el grano fino. Pero, a diferencia del grano grueso, el trigo nuevo padeció más el efecto bajista de la disposición oficial, por el sencillo hecho de que fue sembrado con otras reglas de juego. La transición de las ofertas para el grano disponible mostró estabilidad para el Gran Rosario, en 7000 pesos, y una baja de 230 a 200 dólares para Bahía Blanca. Para Necochea, donde en el cierre de la semana pasada no hubo ofertas, la propuesta también fue de 200 dólares.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por la Secretaría de Agroindustria en $ 7194, mientras que para el lunes fue fijado en 7124 pesosEl rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 7800/8800 a 7600/8700 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto al trigo nuevo, contra los valores de la semana precedente, de 210 dólares para las entregas en noviembre/diciembre; de 215 dólares para enero; de 220 dólares para febrero, y de 220 dólares para marzo, se pasó a 180, 190, 195 y a 200 dólares por tonelada, respectivamente. Cabe destacar que por estos momentos los exportadores no están apurados por cerrar nuevas operaciones, dado que el nivel de compras anticipadas cerradas hasta el momento no tiene precedente. En efecto, hasta el 29 del mes pasado sumaron compras de trigo 2018/2019 por 5.588.200 toneladas, un 80% por encima de las 3.104.400 toneladas adquiridas un año atrás, según datos de la Dirección de Planeamiento y Análisis de Mercado de la Secretaría de Agroindustria. Además, las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior ya suman 4.957.700 toneladas, contra las apenas 300 toneladas registradas a igual fecha de 2017.

La tendencia bajista semanal de los precios del trigo se completó en el Matba, donde las posiciones diciembre y enero del cereal cayeron un 5,85 y un 5,87%, al pasar de 205 a 193 y de 208 a 195,80 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 5 de septiembre y el 1º de octubre deben salir desde el Gran Rosario 86.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 53.000 toneladas, y desde Necochea, 60.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que la ausencia de lluvias sobre las regiones del norte del país comenzó a impactar sobre la condición del cultivo en lotes que se encuentran diferenciando etapas reproductivas (encañazón y espigazón). "El 42,5% de las 6.100.000 hectáreas implantadas se encuentra bajo una condición hídrica entre regular y sequía, que se concentra principalmente sobre las regiones NOA, NEA y en Córdoba. De no registrarse nuevas precipitaciones durante las próximas semanas, el potencial de rendimiento podría verse afectado", indicó la entidad.

Por su parte, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR advirtió el jueves que la falta de humedad en la zona núcleo agrícola pone en riesgo la cosecha. "Agosto se despidió con un 60% menos de precipitaciones que el año pasado. Aparte, la polaridad de lluvias profundizó las diferencias entre el norte de Buenos Aires y Córdoba. Esta diferencia de reservas ya venía de julio, pero el mes pasado dejó menos agua para todos. En 2017 el promedio de lluvias de la región fue de 45 mm y en 2018, de solo 18 mm", dijo la entidad. Agregó que en Córdoba es donde más se siente la limitante de humedad, tanto en los primeros 30 centímetros como en profundidad. También es dónde más avanzados están los cultivos, con buena parte ya encañando. “Si llegan lluvias importantes antes de mitad de setiembre no habría pérdidas relevantes, pero los pronósticos no ayudan”, indicó la GEA.

 

Muy negativo fue el balance de la semana para los precios del trigo en los Estados Unidos. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre del cereal en la Bolsa de Kansas perdieron un 6,60 y un 6,96%, al pasar de 192,17 a 179,49 y de 203,29 a 189,14 dólares por tonelada. En Chicago, los mismos contratos resignaron un 6,22 y un 6,28%, tras variar de 190,52 a 178,67 y de 200,44 a 187,85 dólares por tonelada.

En el juego de especulación desarrollado por los grandes fondos que operan en el mercado estadounidense, la reiteración del gobierno ruso, de que no limitará sus exportaciones de trigo, disparó una liquidación de contratos en las cuatro ruedas de negocios. Además, esa tendencia se vio acentuada por el sostenido ritmo de ventas de trigo ruso y por una performance de las ventas estadounidenses que sigue lejos del ideal.

No obstante, el juego de los especuladores no ha terminado. Buena parte de los especialistas considera que Rusia tendrá un primer semestre de ciclo comercial muy fuerte en ventas, pero que de diciembre/enero en adelante se comenzará a sentir el impacto de la menor cosecha. De modo que la posibilidad de que el hoy principal proveedor global de trigo deba limitar sus ventas externas en algún momento seguirá latente y continuará siendo un factor de “movilidad” para las cotizaciones. En el medio, los vendedores estadounidenses deberán procurar un nivel de valores que haga competitiva la mercadería que tienen para ofrecer.  

En cuanto a los cultivos, el martes el USDA relevó el avance de la cosecha del trigo de primavera avanzó sobre el 87% del área apta, contra el 77% de la semana pasada; el 87% vigente un año atrás, y el 75% promedio. El dato quedó por debajo del 89% previsto por el mercado. El lunes el organismo hará su primer relevamiento sobre la siembra de trigos de invierno

Entre neutro a levemente bajista resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el viernes el USDA relevó ventas por 379.800 toneladas de trigo, por debajo de las 414.800 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 500.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys