CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 343
SUPLEMENTOS RURALES
Imprimir nota
4
AGO 2018
FacebookTwitter

Cumbre en Buenos Aires: La bioeconomía, eje aspiracional del G-20

Como pocas veces, el resultado de la cumbre de ministros de los principales países del mundo dejó señales y compromisos de relevancia y aplicabilidad con fines prácticos. Reunidos en Buenos Aires, el fin de semana pasado, los principales funcionarios agropecuarios del G-20 -las potencias que representan el 60% de las tierras agrícolas totales y son responsables de casi el 80% del comercio mundial de alimentos- debatieron en serio, y finalmente emitieron un documento de singular relevancia para el sistema productivo argentino de base agroindustrial. Tras dos jornadas deliberativas en las que criticaron el proteccionismo comercial y defendieron la sustentabilidad, con un fuerte apoyo al acuerdo de París sobre cambio climático, destacaron la potencialidad de la bioeconomía como una llave para el desarrollo global.

Cumbre en Buenos Aires: La bioeconomía, eje aspiracional del G-20

Los ministros de Agricultura definieron a este nuevo paradigma como una llave para el desarrollo del planeta.

Como pocas veces, el resultado de la cumbre de ministros de los principales países del mundo dejó señales y compromisos de relevancia y aplicabilidad con fines prácticos. Reunidos en Buenos Aires, el fin de semana pasado, los principales funcionarios agropecuarios del G-20 -las potencias que representan el 60% de las tierras agrícolas totales y son responsables de casi el 80% del comercio mundial de alimentos- debatieron en serio, y finalmente emitieron un documento de singular relevancia para el sistema productivo argentino de base agroindustrial.

Tras dos jornadas deliberativas en las que criticaron el proteccionismo comercial y defendieron la sustentabilidad, con un fuerte apoyo al acuerdo de París sobre cambio climático, destacaron la potencialidad de la bioeconomía como una llave para el desarrollo global.

“Subrayamos la importancia del desarrollo de la bieconomía para la implementación efectiva de sistemas productivos que garanticen un uso sostenible del suelo. El intercambio de experiencias, políticas y conocimiento sobre las nuevas tecnologías permite avanzar con la creación y la diversificación de condiciones que faciliten el desarrollo de sistemas productivos sostenibles y fortalezcan las economías rurales y urbanas”, dijeron con léxico diplomático, en el punto 13 de la llamada Declaración de Buenos Aires.

En criollo, esa expresión de voluntad implica guiños a la Siembra Directa, en términos técnicos, y a todo el paradigma de producción de la agroindustria argentina, que puede ofrecer alimentos para una población diez veces mayor a la que habita en su territorio.

“Reconocemos que algunos segmentos de la bioeconomía tienen un impacto en la tierra, los suelos, y los procesos biológicos afines. No obstante, la bioeconomía basada en el uso responsable de los recursos naturales y la conversión de los flujos de desechos agrícolas en productos de valor agregado puede potencialmente contribuir a alcanzar la seguridad alimentaria y, además puede usarse de manera efectiva para desarrollar los espacios y las economías rurales”, dijeron también los ministros, en el mismo sentido.

Por ende, la Declaración plantea con claridad las posibilidades del sector agrícola de proveer recursos para distintas actividades de transformación, en la era post-petróleo. Desde la bioenergía hasta los biomateriales y las moléculas que provienen hoy de la síntesis a partir de recursos fósiles, como el petróleo y el gas. Incluye la necesidad y la oportunidad de valorizar los residuos y subproductos de todas las ramas de la actividad, desde los rastrojos hasta los excrementos de los animales.

Con sus envidiables recursos, la Argentina afronta una extraordinaria posibilidad. El shale gas ya está dando sus frutos y parece una cantera inagotable. Sin embargo, el mundo nos exigirá compensar sus externalidades negativas. La bioeconomía, consagrada como relevante por los ministros de Agricultura del G20, se constituyen entonces no solo en una alternativa de desarrollo, sino en un deber inexorable.

La estadía de los ministros en Buenos Aires incluyó una recorrida por la Exposición Rural de Palermo, y un rol estelar en la foto de la inauguración oficial de la muestra, junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti. Luego del acto, se trasladaron al Palacio San Martín, donde destacaron casi a coro la potencialidad agroalimentaria que ven en nuestro país.

Clarín – Mauricio Bártoli



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys