CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 70
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
6
MAY 2018
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó bajas próximas al 2% para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago y subas superiores al 4,5% para el trigo y al 1,9% para el maíz. Las lluvias que atrasan el avance de la siembra de granos gruesos estadounidenses y el mal estado de la cosecha fina estuvieron entre los fundamentos que influyeron sobre el mercado. En el nivel local, la fuerte devaluación del peso frente al dólar influyó sobre la soja y sobre el maíz. El trigo continúa con su firmeza propia.

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó bajas próximas al 2% para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago y subas superiores al 4,5% para el trigo y al 1,9% para el maíz. Las lluvias que atrasan el avance de la siembra de granos gruesos estadounidenses y el mal estado de la cosecha fina estuvieron entre los fundamentos que influyeron sobre el mercado. En el nivel local, la fuerte devaluación del peso frente al dólar influyó sobre la soja y sobre el maíz. El trigo continúa con su firmeza propia.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 4 de mayo

Viernes 27 de abril

Diferencia en %

Petróleo

69,72

68,10

+2,38

Dólar/Euro

1,1962

1,2120

-1,30

Real/Dólar

3,5240

3,4621

+1,79

Peso/Dólar*

21,700

20,440

+6,16

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

La semana de la soja argentina estuvo atada a la fuerte devaluación del peso frente al dólar, que luego de alcanzar el 12% tras las jornadas del miércoles y del jueves, terminó el corto segmento comercial con una caída del 6,16%. Esa pérdida de valor de la moneda argentina le posibilitó a quienes comercializan en dólares elevar sus propuestas en pesos y marcar un importante aumento del precio nominal de la soja. Así, la transición de las ofertas de los compradores fue de 6500 a 6900 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, donde el jueves se llegaron a concretar operaciones en $7200; de 6200 a 6350 pesos para Bahía Blanca, y de 6150 a 6350 para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 7782, mientras que para el lunes fue fijado en $ 7299. En el cierre del segmento comercial la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 7088 pesos por tonelada.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), el saldo semanal fue levemente bajista, en línea con las pérdidas registradas en la Bolsa de Chicago. Los ajustes de las posiciones mayo y julio de la soja retrocedieron de 323,30 a 323 y de 331 a 327,90 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 2 al 27 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 98.000 toneladas de poroto de soja, 1.475.167 toneladas de harina y 154.100 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 79.500 toneladas de poroto, 22.000 toneladas de harina y 22.000 toneladas de aceite; desde Necochea, 33.200 toneladas de poroto, 43.750 toneladas de harina y 55.434 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 104.200 toneladas de poroto y 25.100 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó la cosecha de soja sobre el 61,8% del área apta, tras un progreso semanal de 7,8 puntos. “El rinde medio nacional descendió a 23,4 quintales por hectárea y la producción parcial acumulada se aproxima a los 25 millones de toneladas. Bajo este escenario, la proyección de producción al cierre de campaña se mantiene en 38 millones”, dijo la entidad. La entidad añadió que la cosecha cobró fluidez en el norte del país, favorecida por la predominancia del clima seco, mientras que en el centro y en el sur de la región agrícola perdió impulso como consecuencia de las abundantes precipitaciones acumuladas sobre el este de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, Entre Ríos y sobre diferentes sectores de Buenos Aires.

“Al presente informe se estima que la recolección de lotes de primera avanzó 7,1 puntos porcentuales, elevando el progreso al 72,5% de su superficie a escala nacional, mientras que la soja de segunda registró un progreso intersemanal de cosecha de 9,5 puntos porcentuales, hasta el 31% del área. A medida que la recolección de cuadros de segunda cobra fluidez, el rinde medio nacional continúa descendiendo. Esto se debe a las bajas productividades alcanzadas como consecuencia al déficit hídrico que afecto los cultivos durante sus etapas reproductivas”.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio resignaron un 1,70 y un 1,85%, al pasar de 383,97 a 377,45 y de 388,11 a 380,94 dólares por tonelada. El saldo negativo tuvo tres fundamentos particulares:

  • El clima: por las buenas lluvias registradas entre el jueves y el viernes en el Medio Oeste, que mantienen el buen estado general de los suelos y recomponen las áreas que comenzaba a evidenciar cierto déficit. Además, estas precipitaciones podrían acentuar el atraso en la siembra de maíz y, a la vez, podría generar un mayor paso de tierras del cereal a la soja.
  • La firmeza del dólar: que no sólo se reflejó sobre el euro, sino que resultó muy relevante contra el real y el peso. Así, ganan en competitividad las exportaciones brasileñas de poroto de soja y las ventas externas argentinas de harina y de aceite.
  • La “guerra comercial”: tras las últimas reuniones bilaterales entre emisarios estadounidenses y chinos, las diferencias se habrían mantenido inalterables y el cese de hostilidades comerciales el viernes pareció quedar más lejos, sobre todo luego que la agencia de noticias china Xinhua publicó que “los desacuerdos continúan siendo significativamente grandes”. La posibilidad de que el arancel del 25% a las importaciones de soja estadounidense entre en vigor comenzó a ser más tenida en cuenta por los operadores en el cierre de la semana.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA relevó la siembra de soja sobre el 5% del área, frente al 2% de la semana pasada; al 9% vigente un año atrás, y al 5% promedio. El dato oficial quedó en línea con el 5% previsto por los privados.

Entre neutral a levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja 2017/2018 por 416.300 toneladas, por encima de las 371.300 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 600.000 toneladas. Las ventas de harina fueron reportadas en 246.000 toneladas, cerca de las 223.700 toneladas de la semana pasada y dentro del rango proyectado por los operadores, de 150.000 a 350.000 toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2018/2019, los negocios con poroto de soja totalizaron 469.900 toneladas, por encima de las 165.500 toneladas del informe precedente y del rango calculado por los privados, de 150.000 a 350.000 toneladas.

MAÍZ

La corta semana del maíz en el mercado doméstico mostró el efecto de la devaluación del peso en las ofertas vigentes para la zona del Gran Rosario, que crecieron de 3700 a 3950 pesos por tonelada. En cambio, las propuestas en dólares para Bahía Blanca y para Necochea se mantuvieron estables, en 180 y en 175 dólares, respectivamente. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 4114, mientras que para el lunes fue fijado en 3899 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 3200 y 4100 pesos por tonelada.

El saldo fue positivo en el Matba, donde los ajustes de las posiciones julio y septiembre crecieron de 179,70 a 182 y de 183 a 185 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 2 al 27 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 821.350 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 173.000 toneladas; desde Necochea, 15.000 toneladas, y desde otros puertos, 47.750 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 32,5% de los 5,4 millones de hectáreas sembrados, con un rendimiento promedio nacional de 71,6 quintales por hectárea. Además, mantuvo en 32 millones de toneladas su proyección para el cierre de la campaña. “Los mayores avances se dieron en las provincias de Santa Fe y de Buenos Aires, sobre cuadros tempranos y tardíos. En ambos casos, los rindes recolectados se mantienen por debajo de las expectativas iniciales. A pesar de registrarse precipitaciones durante el inicio del otoño, las mismas llegaron tarde y no modificaron en gran medida los potenciales de rinde. Las lluvias de la última semana restringirán el avance sobre los lotes aún en pie, ya que no permiten que la humedad de los granos disminuya y provocan falta de piso en parte de los cuadros”.

 

Volvió a ser positivo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio sumaron un 2,37 y un 1,94%, tras pasar de 153,34 a 156,98 y de 156,88 a 159,93 dólares por tonelada. Para la firmeza del maíz hubo un fundamento central:

  • El clima: que, primero por las bajas temperaturas y, ahora, por las lluvias, está demorando el avance de la siembra de maíz en el Medio Oeste. El mercado prevé que estas demoras harán que muchos productores desistan de sembrar el cereal y opten por la soja, que cuenta con una ventana de siembra más extendida.

En relación con lo anterior, el lunes el USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 17% del área prevista, frente al 5% de la semana pasada. El dato quedó por debajo del 32% vigente un año atrás y del 27% promedio de las últimas cuatro campañas. No obstante, resultó mayor que el 15% previsto en promedio por los operadores. El organismo añadió que emergió el 3% de las plantas, contra el 8% vigente un año atrás y el 6% promedio.

El clima, pero en Brasil, también resultó positivo para los precios en Chicago, dado que persiste la falta de lluvias para la siembra de la segunda zafra de maíz.

Levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas de maíz 2017/2018 por 1.019.900 toneladas, por encima de las 697.100 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 700.000 a 1.000.000 de toneladas. Las operaciones 2018/2019 sumaron 49.300 toneladas, frente a las cancelaciones por 76.600 toneladas de la semana pasada y a un tope previsto por los privados en 150.000 toneladas.

TRIGO

El trigo argentino sigue gozando de la firmeza de sus cotizaciones. En efecto, las ofertas de los exportadores crecieron de 230 a 240 dólares por tonelada para Bahía Blanca y de 230 a 235 dólares para Necochea. Para la zona del Gran Rosario, donde el viernes anterior la demanda había propuesto $4850, en el cierre de la semana la oferta fue de 240 dólares, equivalentes a 5208 pesos por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 5335, mientras que para el lunes fue fijado en 5056 pesosTambién se elevó el rango de propuestas de los molinos relevado a diario por la BCBA, que pasó de 4450/5600 a 4800/5850 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Para las entregas diferidas hacia diciembre/enero, las ofertas de los exportadores crecieron de 185/190 a 195 dólares por tonelada. La tendencia alcista se mantuvo en el Matba, donde los ajustes de las posiciones julio y enero crecieron de 252,50 a 256 y de 193,50 a 199 dólares por tonelada. El valor del contrato que marca el ingreso de la cosecha 2018/2019 quedó el viernes un 29,4% arriba del registro de igual momento de 2017, de 155 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 2 al 27 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 194.880 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 53.000 toneladas, y desde Necochea, 27.500 toneladas.

El viernes, el agregado agrícola del USDA en la Argentina proyectó la cosecha de trigo argentina 2018/2019 en 20 millones de toneladas y el saldo exportable, en 14,20 millones.

 

Tras las fuertes mejoras de la semana anterior, que superaron el 5%, el trigo de los Estados Unidos volvió a negociarse con importantes mejoras. En la Bolsa de Kansas, los contratos mayo y julio del cereal ganaron un 4,59 y un 4,76%, al pasar de 188,22 a 196,86 y de 194,93 a 204,20 dólares por tonelada. En la Bolsa de Chicago, las mismas posiciones sumaron un 6,45 y un 5,57%, tras variar de 182,07 a 193,82 y de 183,17 a 193,37 dólares por tonelada.

Entre los principales fundamentos alcistas del mercado se destacaron:

  • Los bajos rindes: que fueron relevados en la recorrida del Consejo de Calidad de Trigo por Kansas. Tras un tour por zonas agrícolas del principal Estado productor de trigo de los Estados Unidos, los especialistas proyectaron el rinde promedio en 24,88 quintales por hectárea, debajo del promedio de los últimos cinco años, de 27,56 quintales y del resultado alcanzado el año pasado, de 32,28 quintales. Además, los integrantes del Consejo calcularon la producción del Estado en 6,62 millones de toneladas, la más baja desde los 5,81 millones de 1989. En 2017 Kansas aportó 9,08 millones de toneladas a la cosecha total estadounidense.

Relacionado con lo anterior, el lunes el USDA ponderó el 33% de los trigos de invierno en estado bueno/excelente, por encima del 31% de la semana pasada, pero muy lejos del 54% vigente a igual momento de 2017. El dato oficial quedó por encima del 31% previsto por el mercado. Añadió que está espigado el 19%, contra el 13% de la semana anterior; el 41% vigente a igual fecha del año pasado, y el 30% promedio de las cuatro campañas precedentes. El organismo detalló que en Kansas hay un 12% de cultivos en condición buena y un 1% en estado excelente. Un año atrás, un 43% del trigo de Kansas estaba en condición buena y un 6% en estado excelente.

Acerca del trigo de primavera, el USDA relevó el avance de la siembra sobre el 10% de la superficie apta, contra el 3% la semana pasada; el 30% vigente un año atrás, y el 36% promedio. El dato oficial quedó por encima del 9% previsto por el mercado.

El costado exportador continúa siendo el talón de Aquiles para el trigo estadounidense, que incluso podría agravarse por la suba de los precios, que le resta competitividad frente a la abundante oferta de Rusia. El reporte semanal sobre las ventas externas de los Estados Unidos fue entre neutro y levemente negativo. En efecto, el jueves el USDA relevó negocios 2017/2018 por 234.800 toneladas, por debajo de las 297.200 toneladas de la semana pasada y del tope de 300.000 toneladas calculado por el mercado. En cuanto a las operaciones 2018/2019, fueron reportadas en 210.300 toneladas, por debajo de las 280.700 toneladas del informe precedente, pero dentro del rango esperado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys