CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 371
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
24
MAR 2018
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Con bajas que rondaron el 2%, la semana fue negativa para la soja en la Bolsa de Chicago, afectada fundamentalmente por la tensión comercial entre Estados Unidos y China. Producto de la sequía en la Argentina, la harina de soja quedó exceptuada de la tónica bajista y sumó poco más de un 1%. En cuanto a los cereales, el saldo fue adverso para el maíz y para el trigo, con quitas en torno del 1,4%. Para el grano fino lo peor pasó por Kansas, donde los quebrantos alcanzaron el 4%. Como contracara, en el mercado local lo mejor fue el trigo, por la velocidad con que se desarrollan las compras de los exportadores.

Panorama Agrícola Semanal

Con bajas que rondaron el 2%, la semana fue negativa para la soja en la Bolsa de Chicago, afectada fundamentalmente por la tensión comercial entre Estados Unidos y China. Producto de la sequía en la Argentina, la harina de soja quedó exceptuada de la tónica bajista y sumó poco más de un 1%. En cuanto a los cereales, el saldo fue adverso para el maíz y para el trigo, con quitas en torno del 1,4%. Para el grano fino lo peor pasó por Kansas, donde los quebrantos alcanzaron el 4%. Como contracara, en el mercado local lo mejor fue el trigo, por la velocidad con que se desarrollan las compras de los exportadores.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 23

Viernes 16

Diferencia en %

Petróleo

65,81

62,30

+5,63

Dólar/Euro

1,2349

1,2287

+0,50

Real/Dólar

3,3192

3,2789

+1,23

Peso/Dólar*

20,09

20,10

-0,05

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación

SOJA

Mayormente negativo resultó el balance de la semana para la soja argentina, dado que la transición de las ofertas de los compradores por la oleaginosa disponible fue de 5800 a 5750 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, en medio del proceso de empalme entre las campañas, gestionado por los propios compradores. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 6124, mientras que para el lunes fue fijado en 6186 pesos por tonelada. En el cierre del segmento comercial, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 6060 pesos por tonelada.

En cuanto a la soja de la nueva cosecha, para las entregas desde mayo, el valor se mantuvo estable, en US$ 285 por tonelada, para el Gran Rosario, pero retrocedió de 280 a 275 dólares para Bahía Blanca y para Necochea. En línea con las bajas externas, el saldo fue bajista en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones mayo y julio bajaron de 298 a 294 y de 302,90 a 301,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 21 de marzo y el 11 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 40.000 toneladas de poroto de soja, 1.262.323 toneladas de harina y 234.688 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 31.000 toneladas de harina y 9000 toneladas de aceite; desde Necochea, 18.220 toneladas de harina y 10.450 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 62.000 toneladas de poroto.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires recortó de 42 a 39,50 millones de toneladas su previsión de la cosecha de soja. “Ahora el NEA, que transita desde hace varios días etapas críticas de definición de rendimiento bajo condiciones hídricas adversas, comienza a reportar caída en sus rindes potenciales. El escenario continúa agravándose, incluso en la última etapa del ciclo del cultivo en toda la región agrícola nacional. Ya se han descontado importantes pérdidas de área y de rinde por aborto de vainas y mermas en el número de granos por plantas y por problemas sanitarios con trips y arañuelas. Ahora, el bajo peso del grano continúa afectando la producción nacional, y como si esto fuera poco, esta semana se relevaron temperaturas próximas a cero grados en amplios sectores del centro y del sur de la región agrícola, poniendo en riesgo la culminación del llenado del grano o, en el mejor de los casos, demorando el normal desarrollo del ciclo del cultivo”, detalló la entidad.

La Bolsa añadió que la cosecha de los primeros lotes comenzó en el centro de la región agrícola. “Puntualmente sobre el centro-norte de Córdoba se relevan rindes de 15 a 25 quintales por hectárea, mientras que hacia el sur de esa misma provincia las primeras recolecciones entregaron entre 10 y 23 quintales. En el Núcleo Norte, la cosecha aún avanza lentamente, con rindes de 15 a 40 quintales por hectárea y, quizás por una mayor influencia de la napa freática, los promedios mejoran hacia el Núcleo Sur, donde se relevaron rindes de 20 a 45 quintales”. Según la entidad, similar escenario se relevó sobre el oeste de Buenos Aires y sobre el norte de La Pampa, con cuadros cosechados que varían entre 24 y 42 quintales. “Hasta ahora el mayor impacto de la sequía lo refleja el centro-este de Entre Ríos, donde se levantan rindes de 8 a 10 quintales por hectárea”.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio perdieron un 2,03 y un 1,98%, al pasar de 385,63 a 377,82 y de 389,58 a 381,86 dólares por tonelada. Estas pérdidas tuvieron como fundamento central la tensión comercial suscitada entre el gobierno de los Estados Unidos y China, por los aranceles impuestos por la administración Trump a productos del gigante asiático y por la posibilidad de que la soja sea el producto que cargue con las consecuencias. Además, la certeza manejada por los operadores, en cuanto a que el área 2018/2019 cubierta con soja será récord, sumó influencia a la tónica bajista.

En cambio, la semana resultó positiva para el valor de la harina de soja, cuya posición mayo ganó un 1,15% tras crecer de 411,82 a 416,56 dólares por tonelada. Esta mejora fue, otra vez, la reacción del mercado estadounidense a la menor cosecha en la Argentina, como consecuencia de las adversas condiciones climáticas. Aún, los operadores esperan poder “capturar” alguna porción del mercado que no pueda ser abastecida por la producción argentina.

Volviendo a los fundamentos bajistas para el poroto de soja, si bien en la rueda del viernes la caída de los precios fue atenuada luego de que las autoridades de China dejaron a la oleaginosa fuera de los productos estadounidenses que podrían ser gravados como represalia a las medidas impulsadas por gobierno de los Estados Unidos, el mercado tiene muy en claro que la soja es la principal carta que se guarda China y que sólo será jugada cuando no haya otra opción en el terreno de la negociación.

Ambos países tienen en claro que poner a la soja en el centro de la disputa comercial les traerá dolores de cabezas. Para los Estados Unidos, porque la oleaginosa es uno de los productos que genera mayores ingresos en el intercambio comercial y porque, además, derramaría el impacto negativo entre miles de farmers. Y para China, porque necesariamente debería diseñar una logística particular y de urgencia para compensar los millones de toneladas de soja que dejarían de entrar o que, al entrar con valores más elevados por eventuales gravámenes, complicarían los márgenes de las industrias procesadoras chinas.

La situación no es sencilla y, por eso, aún correrá mucha agua debajo del puente antes de que el tema llegue a un punto de no retorno o a una solución amigable. En el mientras tanto, cada nueva noticia puede mover la aguja de los precios en uno u otro sentido, por lo que este es un factor que sumará volatilidad al mercado.

Y en cuanto a la inminente campaña 2018/2019, las estimaciones privadas conocidas durante la semana potenciaron la chance de que el área destinada a la soja resulte récord y que supere al maíz por primera vez en la historia agrícola estadounidense. En efecto, a mediados de la semana, Informa Economics estimó la superficie sojera en 37,29 millones de hectáreas. El mismo dato, de 37,29 millones, fue proyectado el viernes por la publicación Farm Futures, luego de una encuesta entre 1400 productores. Esa cifra, que estuvo en línea con los 37,27 millones calculados la semana pasada por Allendale, quedó por encima de los 36,42 millones anunciados por el USDA en su Foro Anual de febrero y de los 36,48 millones cubiertos en el ciclo 2017/2018. El jueves, durante el feriado argentino por el Jueves Santo, el USDA publicará su informe sobre perspectiva de siembra, que seguramente tendrá un correlato sobre los precios.

Por último, entre neutro a levemente negativo resultó el informe semanal sobre las ventas externas de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó el viernes exportaciones por 759.100 toneladas de poroto de soja, por debajo de las 1.269.600 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por los operadores, en un rango que fue de 700.000 a 1.400.000 toneladas. Las ventas de harina de soja fueron relevadas en 194.600 toneladas, frente a las 173.300 toneladas de la semana anterior y a un rango de 100.000 a 300.000 toneladas previsto por el mercado. Además, el organismo confirmó negocios con 140.000 toneladas de soja 2018/2019.

MAÍZ

Al igual que la soja, el maíz terminó la semana con mayoría de bajas en el mercado doméstico. La transición de las ofertas de los exportadores fue de 3450 a 3400 pesos por tonelada para el Gran Rosario y de 180 a 175 dólares para Bahía Blanca, mientras que, para Necochea, el valor del cereal se mantuvo estable, en 3500 pesos por tonelada. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 3479, mientras que para el lunes fue fijado en 3473 pesos por tonelada. La actividad de los consumos se vio muy afectada por la medida de protesta de los transportistas, las principales propuestas relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 3200 y 3400 pesos por tonelada.

También retrocedió el valor del maíz de la nueva cosecha, para las entregas en mayo/julio sobre el Gran Rosario, de 173 a 170 dólares por tonelada. En el Matba cayó el ajuste de la posición abril, de 176 a 174 dólares por tonelada, pero el contrato julio logró estabilidad, y terminó el segmento en 174 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 21 de marzo y el 11 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.291.886 toneladas de maíz y desde Bahía Blanca, 284.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA recortó de 34 a 32 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de maíz para grano comercial y relevó el progreso de la recolección sobre el 13,3% de los 5,4 millones de hectáreas sembrados. “La falta de precipitaciones en gran parte del área agrícola nacional continúa provocando una baja en el potencial de rinde de los lotes tardíos y de segunda ocupación. Estos cuadros transitaron el período crítico de definición de rendimiento bajo condiciones hídricas escasas a regulares, viéndose afectado el normal cuaje y el inicio del llenado de grano. En paralelo, la cosecha de lotes tempranos se extiende en el centro del área agrícola nacional, con rendimientos que se ubican por debajo de los promedios de las últimas campañas”, explicó la entidad. Añadió que la recolección de cuadros tempranos se concentró en Córdoba, Buenos Aires y en Santa Fe. “En Córdoba, la cosecha de lotes tempranos mantiene rendimientos por debajo de las expectativas iniciales. Sobre las regiones oeste de Buenos Aires-norte de La Pampa, Cuenca del Salado y sobre el centro bonaerense las bajas temperaturas registradas podrían afectar el desarrollo de las etapas finales del ciclo fenológico de lotes tardíos”, advirtió.

 

El balance semanal volvió a ser negativo para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio perdieron un 1,43 y un 1,34%, al pasar de 150,68 a 148,52 y de 153,93 a 151,86 dólares por tonelada. Al igual que en el caso de la soja con China, la posibilidad de que países importadores de maíz estadounidense tomen represalias por los gravámenes que el gobierno estadounidense cargará a diversos productos importados mantiene en alerta al mercado y presiona sobre las cotizaciones.

Estas medidas podrían venir de parte de China, pero también desde la Unión Europea. Y pese a que en ambos casos se trate de volúmenes de intercambio menores en el contexto de las ventas externas estadounidenses, todo cobra valor cuando se refiere a un mercado como el de maíz estadounidense, que convive desde hace bastante tiempo con un nivel de existencias muy elevado.

La tónica bajista registrada en el mercado de trigo también contribuyó con la debilidad de las cotizaciones del maíz.

Respecto del informe sobre perspectiva de siembras estadounidenses que el USDA publicará el jueves. Durante la semana Informa Economics estimó el área 2018/2019 estadounidense destinada al maíz en 35,98 millones de hectáreas, mientras que Farm Futures la proyectó en 36,42 millones. En su Foro Anual de febrero, el USDA calculó la superficie destinada al cereal en 36,42 millones, frente a los 36,49 millones del ciclo 2017/2018.

Tras cinco semanas seguidas con cifras superiores a las previstas por el mercado, en esta ocasión el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos resultó neutro para el maíz. En efecto, el viernes el USDA relevó ventas por 1.470.200 toneladas, por debajo de las 2.505.100 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los operadores, de 1,40 a 2,10 millones de toneladas. Además, el organismo confirmó negocios por 14.500 toneladas de maíz 2018/2019.

TRIGO

Muy firmes siguen los precios del trigo argentino, por una sencilla razón, en el cuarto mes del ciclo comercial 2017/2018 ya se comercializó más del 60% de una cosecha que fue estimada en 18,50 millones de toneladas por el Minagro. Las ofertas crecieron de 3750 a 4000 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, en tanto que se mantuvieron estables en Bahía Blanca y en Necochea, en 205 y en 200 dólares por tonelada, equivalentes en el cierre del segmento a 4118,45 y a 4018 pesos, respectivamente.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 4181, mientras que para el lunes fue fijado en 4174 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, creció de 3650/4250 a 3850/4450 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba el cierre dejó altibajos para el grano fino, dado que mientras el ajuste de la posición julio subió de 210 a 210,80 dólares por tonelada, el valor del contrato enero retrocedió de 193,50 a 188 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 21 de marzo y el 11 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 143.550 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 38.100 toneladas; desde Necochea, 43.672 toneladas, y desde otros puertos, 58.250 toneladas. Al 22 del actual, el Minagro relevó Declaraciones Juradas de Ventas Externas de trigo 2017/2018 por 8.335.237 toneladas.

Según la Dirección de Mercados Agrícolas del Minagro, al 14 del actual los exportadores ya compraron 9.153.200 toneladas de trigo 2017/2018, un 6,5% por encima de las compras vigentes un año atrás, de 8.596.000 toneladas. En cuanto a los molinos, adquirieron 2.210.300 toneladas, un 2% menos que a igual fecha de 2017, cuando se habían comprado 2.255.400 toneladas. El jueves, el Minagro elevó de 11,70 a 11,80 millones de toneladas su previsión sobre el saldo exportable argentino y mantuvo en 6,10 millones el volumen destinado a la molienda.

 

Por tercera semana consecutiva, los precios del trigo de los Estados Unidos cerraron con saldo negativo. En efecto, las posiciones mayo y julio del cereal en la Bolsa de Chicago perdieron un 1,61 y un 1,76%, al pasar de 171,87 a 169,11 y de 178,21 a 175,08 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas el resultado fue aún peor para los mismos contratos, que cayeron un 4,05 y un 3,53%, tras variar de 183,53 a 176,10 y de 189,78 a 183,08 dólares por tonelada.

El “daño” sobre los precios del trigo se concentró en la rueda del lunes y tuvo que ver con las buenas lluvias caídas entre el fin de semana y ese día en los principales Estados productores de las variedades de invierno del grano fino, particularmente sobre Kansas y sobre Dakota del Norte, el primero y el segundo de la lista. Si bien con el correr de la semana no hubo nuevos aportes de humedad y los precios intentaron repuntar, el impulso no fue suficiente para revertir la tendencia.  

En referencia a esto último, vale tener en cuenta que el lunes las posiciones mayo y julio en Kansas padecieron bajas del 5,85 y del 5,52%. Estos quebrantos lograron ser moderados fundamentalmente en las ruedas del jueves y del viernes, cuando el mercado cayó en la cuenta de que el estado de los suelos de Kansas continúa siendo malo para los cultivos. Como se advierte en el siguiente mapa:

Acerca del informe sobre perspectiva de siembras 2018/2019 en los Estados Unidos, que será publicado el jueves por el USDA, durante la semana Informa Economics estimó 18,66 millones de hectáreas para todas las variedades de trigo, mientras que Farm Futures proyectó 18,70 millones. En su Foro Anual de febrero, el USDA calculó en 18,82 millones de hectáreas la superficie destinada al grano fino, frente a los 18,62 millones del ciclo 2017/2018.

Por último, resultó neutro el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el viernes el USDA relevó ventas de trigo 2017/2018 por 265.200 toneladas, por encima de las 162.800 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas. Además, el organismo confirmó negocios por 163.400 toneladas de cereal del ciclo 2018/2019, contra las 56.700 toneladas de la semana anterior y frente a un rango de 50.000 a 200.000 toneladas estimado por el mercado.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys