CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 270
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
17
DIC 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó un saldo negativo para los valores de los granos en la Bolsa de Chicago, donde las peores quitas fueron para la soja, con pérdidas superiores al 2%, producto del mejor tiempo (lluvias) en la Argentina y del incremento de las existencias finales estadounidenses previsto por el USDA. Para el maíz las mermas superaron el 1,4%, en tanto que, para el trigo, si bien fueron mínimas (0,18/0,35%) prolongaron una ya larga secuencia bajista. En el mercado local, se destacó la caída de los precios de la soja, en momentos en que la atención de las partes esta puesta en la fijación de valor a cerca de 1,5 millones de toneladas antes del cierre del mes.

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó un saldo negativo para los valores de los granos en la Bolsa de Chicago, donde las peores quitas fueron para la soja, con pérdidas superiores al 2%, producto del mejor tiempo (lluvias) en la Argentina y del incremento de las existencias finales estadounidenses previsto por el USDA. Para el maíz las mermas superaron el 1,4%, en tanto que, para el trigo, si bien fueron mínimas (0,18/0,35%) prolongaron una ya larga secuencia bajista. En el mercado local, se destacó la caída de los precios de la soja, en momentos en que la atención de las partes esta puesta en la fijación de valor a cerca de 1,5 millones de toneladas antes del cierre del mes.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 15

Viernes 8

Diferencia en %

Petróleo

57,34

57,07

+0,47

Dólar/Euro

1,1755

1,1766

-0,09

Real/Dólar

3,3080

3,3033

+0,14

Peso/Dólar*

17,415

17,18**

+1,37

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación ** Cierre del jueves 7

SOJA

Negativo fue el saldo de la semana para los precios de la soja en el mercado físico doméstico, donde tanto compradores como vendedores centraron su atención en cerrar márgenes con la puesta de valor a cerca de 1,5 millones de toneladas comercializadas a fijar, con contratos que vences a fin de mes. Para intentar bajar las pretensiones de los vendedores, los compradores operaron con mucha calma y propusieron valores alejados del gusto de los vendedores, sobre todo de aquellos que pocos días atrás dejaron pasar cotizaciones mucho mejores que las actuales. Así, la transición semanal de los precios fue de 4550 a 4450 pesos para la zona del Gran Rosario, donde el valor más bajo se registró el jueves, con $ 4350 pesos; de 4450 a 4400 pesos para Bahía Blanca, y de 4400 a 4350 pesos para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4528, mientras que para el lunes fue fijado en 4536 pesos por tonelada. En el cierre del segmento comercial, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4424 pesos por tonelada.

Con muy pocas ofertas abiertas a lo largo de la semana, las ofertas por la soja con entrega en mayo sobre el Gran Rosario cayeron de 263 a 260 dólares por tonelada. La tónica bajista también se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones enero y mayo retrocedieron de 269 a 260,50 y de 268,75 a 263,40 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 de diciembre y el 12 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 120.000 toneladas de poroto de soja, 1.242.472 toneladas de harina y 237.350 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 13.000 toneladas de poroto y 85.500 toneladas de harina, y desde Necochea, 24.059 toneladas de poroto, 35.445 toneladas de harina y 3500 de aceite.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 63,5% de los 18,1 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 10,2 puntos y con un atraso interanual de 3 puntos. “La siembra de soja se vio afectada durante la última semana por la falta de humedad superficial, la cual continúa demorando el progreso de implantación sobre la totalidad del área agrícola. Los lotes más adelantados en su crecimiento y desarrollo ya se encuentran en el comienzo de la floración, mientras que la oleaginosa implantada en fechas tardías continúa transitando etapas vegetativas. La condición del cultivo varía entre buena y muy buena, en función del estado hídrico y del tipo de ambiente”, dijo la entidad. Pero advirtió que aún resta sembrar más de 6,6 millones de hectáreas en el nivel nacional y que poco más de la mitad de esta superficie debería ser incorporada durante las próximas dos semanas, “poniendo en riesgo el cumplimiento de los planes de siembra. La superficie remanente corresponde a siembras que cuentan con mayor plazo para su incorporación”.

El martes, en su informe mensual de oferta y demanda de granos, el USDA mantuvo su previsión sobre la cosecha 2017/2018 de soja en 57 millones de toneladas, mientras que el saldo exportable fue elevado de 8 a 8,50 millones.

 

Resultó negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los ajustes de las posiciones enero y marzo perdieron un 2,27 y un 2,35%, al pasar de 363,67 a 355,41 y de 367,99 a 359,36 dólares por tonelada. Los principales fundamentos negativos fueron el incremento de las existencias finales previstos por el USDA en su reporte mensual y la mejora en el clima previstos para las zonas agrícolas de la Argentina con déficit de humedad, que favorecerían el progreso de la siembra y el estado de los cultivos ya implantados.

En cuanto al informe mensual del USDA del martes, el organismo mantuvo la cosecha estadounidense en 120,44 millones de toneladas, al igual que el stock inicial, en 8,20 millones; las importaciones, en 680.000 toneladas, y la molienda, en 52,80 millones. El uso total fue levemente elevado, de 56,51 a 56,64 millones, en tanto que las exportaciones fueron reducidas de 61,24 a 60,56 millones. Con ese último dato, elevó de 11,57 a 12,12 millones de toneladas las existencias finales, que ahora están un 47,80% por encima de los 8,20 millones dejados por la campaña anterior.

En su valoración sobre la cosecha de Brasil, el USDA la mantuvo estable, en 108 millones de toneladas, al igual que sus exportaciones, en 65 millones. El mismo día, la Conab elevó de 107,54 a 109,18 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de soja de Brasil. Así, el dato dado por el USDA resultó muy conservador e incluso se podría decir lo mismo del volumen previsto por la Conab, dado que entre los privados los 110 millones comienzan a ser el nivel más ajustado a la realidad de los cultivos.

La tensión bajista también fue alentada por el aumento de las existencias finales, que fueron elevadas por el USDA de 97,90 a 98,32 millones, frente a los 97,82 millones previstos por el mercado.

El reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses resultó neutro, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 1.452.700 toneladas, por debajo de las 2.015.800 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 1,4 a 2 millones de toneladas. Más alentador resultó el trabajo para la harina de soja, con ventas externas por 455.400 toneladas, por encima de las 166.400 toneladas de la semana pasada y del rango calculado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

Por último, el viernes la consultora Informa Economics elevó su previsión sobre la siembra 2018/2019 de soja estadounidense, de 36,27 a 36,98 millones de hectáreas, contra los 36,50 millones implantados en la campaña 2017/2018. Además, la firma revisó sus cifras sobre el actual ciclo y calculó la producción de soja de los Estados Unidos en 121,11 millones de toneladas, producto de un rinde promedio de 33,42 quintales por hectárea.

MAÍZ

Estables se mantuvieron los precios del maíz en el mercado doméstico, donde las ofertas por el cereal con entrega inmediata quedaron firmes en $ 2500 por tonelada para el Gran Rosario y para Necochea, y en $ 2550 para Bahía Blanca. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2511, mientras que para el lunes fue fijado en 2537 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 2380 y 2550 pesos por tonelada.

En cambio, las ofertas por el maíz para las descargas entre marzo y mayo retrocedieron de 148 a 145 dólares por tonelada para el Gran Rosario. En el Matba el cierre reflejó altibajos para el cereal, dado que mientras la posición diciembre bajó de 150 a 147 dólares por tonelada, el contrato abril subió de 149 a 150,90 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 de diciembre y 12 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 657.600 toneladas de maíz y desde Bahía Blanca, 131.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz sobre el 45,3% de los 5,4 millones de hectáreas previstos. “Se registraron demoras en la implantación de lotes tardíos o de segunda ocupación, como consecuencia del estado hídrico regular. En el NEA y en el NOA se relevaron las primeras siembras de maíz con destino a grano comercial, esperando que las mismas cobren mayor fluidez en las próximas semanas. A su vez, el cereal continúa desarrollando etapas entre diferenciación foliar y grano lechoso bajo un buen estado sanitario”, indicó la entidad.

En su informe mensual, el USDA mantuvo sin cambios sus previsiones sobre la cosecha y sobre las exportaciones argentinas de maíz, en 42 y en 29 millones de toneladas, respectivamente.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos marzo y mayo perdieron un 1,49 y un 1,46%, al pasar de 138,87 a 136,80 y de 142,12 a 140,05 dólares por tonelada. Pese a que el USDA redujo en su reporte mensual el volumen de las existencias finales, el dato resultó poco alentador, dado que no logró modificar un escenario de reservas que persiste entre los más abundantes históricos. No hubo mucho más en la semana que lograra modificar un inexorable rumbo bajista.

En detalle, en su nuevo reporte el USDA estimó la producción de maíz de los Estados Unidos en 370,29 millones de toneladas, sin cambios. Con las existencias iniciales fijas en 58,30 millones de toneladas; las importaciones en 1,27 millones; el uso forrajero en 141,61 millones, y el saldo exportable en 48,90 millones, el cambio estuvo limitado al incremento del uso total, de 317,77 a 319,04 millones, producto del crecimiento del uso de maíz para la producción de etanol, de 139,07 a 140,34 millones de toneladas. Con esa única modificación, el organismo redujo de 63,19 a 61,92 millones el stock final estadounidense y lo ubicó por debajo de los 62,94 millones calculados por los privados, pero por encima de los 58,30 millones dejados por el ciclo precedente.

Tampoco fue alentador para los operadores el hecho de que el USDA mantuviera en 95 millones de toneladas el volumen de la cosecha de Brasil, frente a los 93,26 millones esperados por el mercado. Además, el organismo dejó estable, en 34 millones, el saldo exportable brasileño, que representa una importante competencia para la mercadería estadounidense. El mismo día, la Conab redujo de 92,34 a 92,22 millones su previsión sobre la producción de Brasil y estimó en 30 millones de toneladas el saldo exportable.

El informe sobre las exportaciones estadounidenses resultó neutro para el mercado, dado que el jueves el USDA relevó ventas de maíz por 866.900 toneladas, cerca de las 876.400 toneladas del trabajo anterior y dentro del rango previsto por los operadores, de 700.000 a 1.100.000 toneladas.

El viernes, Informa Economics redujo de 36,99 a 36,29 millones de hectáreas su previsión sobre la intención de siembra de maíz estadounidense 2018/2019 y la dejó por debajo de los 36,58 millones 2017/2018. Y en su revisión de la actual campaña, calculó la producción de EE.UU. en 372,75 millones de toneladas, producto de un rinde promedio de 110,84 quintales por hectárea.

TRIGO

En el mercado de trigo, la semana dejó un saldo positivo para las terminales ubicadas sobre el Paraná, producto del dinámico programa de embarques. En efecto, la transición de las ofertas fue de 2750 a 2820 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario. En cambio, el balance fue negativo para los puertos del Sur, donde las propuestas bajaron de 2850 a 2800 pesos por tonelada para Bahía Blanca y de 2900 a 2850 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 2845, mientras que para el lunes fue fijado en 2855 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2500/3000 a 2600/2950 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Las propuestas para las entregas en enero se mantuvieron estables para el Gran Rosario, en 167 dólares por tonelada, y subieron de 164 a 165 dólares para Bahía Blanca y de 160 a 162 dólares por tonelada para Necochea. En el Matba el saldo fue negativo, dado que los contratos enero y julio retrocedieron de 163,80 a 161,30 y de 178 a 174,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 de diciembre y 12 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 662.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 164.920 toneladas, y desde Necochea, 61.300 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de trigo sobre el 58,3% del área apta que, con un rinde promedio nacional de 27,9 quintales por hectárea, aportó un volumen parcial superior a los 8,65 millones de toneladas, sobre un total sostenido en 17 millones. “Durante la última semana la cosecha de trigo cobró mayor fluidez –progresó 13,7 puntos– sobre las regiones del centro del país. Al mismo tiempo, se relevaron las primeras recolecciones de lotes implantados en fechas tempranas en el sudoeste de Buenos Aires. Los óptimos rendimientos acumulados en sectores del sur de Córdoba y Santa Fe, norte y oeste de Buenos Aires elevaron el rinde medio nacional”, indicó la entidad.

Por su parte, en su informe mensual, la BCR indicó que cambios positivos con el progreso de la cosecha suben el resultado del rinde promedio nacional de 31,3 a 33 quintales por hectárea. “De esta manera, y con un ligero cambio de área —31.000 hectáreas más que se suman a la cobertura triguera de Entre Ríos—, la producción del cereal se actualiza en un millón de toneladas respecto del informe precedente, con lo que llega a 17,3 millones”, dijo la entidad.

En su trabajo mensual, el USDA mantuvo sin cambios los volúmenes de la cosecha y de las exportaciones de trigo de la Argentina, en 17,50 y en 11,70 millones de toneladas, respectivamente.

 

Tras las fuertes bajas de la semana anterior, el trigo estadounidense extendió la racha bajista con ligeras pérdidas. En efecto, en la Bolsa de Chicago las posiciones marzo y mayo del cereal resignaron un 0,18 y un 0,35%, tras pasar de 153,96 a 153,68 y de 158,83 a 158,27 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos perdieron un 0,12 y un 0,18%, al variar de 153,59 a 153,41 y de 158,37 a 158,09 dólares por tonelada. El ajuste sobre la expectativa de las exportaciones y el consecuente aumento del stock final fueron datos adversos para los operadores, que sólo lograron verse compensados el jueves por las buenas cifras semanales de las ventas externas.

En detalle, el martes el USDA mantuvo el volumen de la cosecha de trigo de los Estados Unidos en 47,37 millones de toneladas. Tampoco hubo cambios para el stock inicial, de 32,13 millones; las importaciones, de 4,08 millones; el uso forrajero, de 3,27 millones, y el uso total, de 30,92 millones. El dato bajista fue la reducción del volumen previsto para las exportaciones, de 27,22 a 26,54 millones. Esto estuvo relacionado con la ajustada competitividad del cereal estadounidense frente a la abundante oferta exportable de Rusia. Por este último dato, el organismo estimó las existencias finales en 26,13 millones de toneladas, por encima de los 25,45 millones de noviembre y de los 25,53 millones calculados por el mercado en la previa del informe oficial.

Como datos bajistas adicionales, el USDA elevó de 33 a 33,50 millones las exportaciones de Rusia; de 16,50 a 17 millones las de Ucrania, y de 21 a 22 millones las de Canadá. Además, redujo de 6,50 a 6 millones las importaciones de la Unión Europea, mientras que su saldo exportable fue sostenido en 28,50 millones.

Limitó las pérdidas el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas de trigo por 588.900 toneladas, por encima de las 321.400 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 250.000 a 450.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys