CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 405
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
26
NOV 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios en el mercado estadounidense de granos volvió a dejar como hecho saliente una nueva caída de los precios del trigo, que en la Bolsa de Chicago superaron el 2,6% y en la de Kansas, el 1,7%, con lo que las cotizaciones del cereal quedaron en uno de los niveles más bajos del año, producto de la difícil tarea de buscar competitividad en un mercado dominado por Rusia. La soja y el maíz cerraron casi sin cambios. Esto último también se replicó en la plaza local, donde casi no hubo variantes.

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios en el mercado estadounidense de granos volvió a dejar como hecho saliente una nueva caída de los precios del trigo, que en la Bolsa de Chicago superaron el 2,6% y en la de Kansas, el 1,7%, con lo que las cotizaciones del cereal quedaron en uno de los niveles más bajos del año, producto de la difícil tarea de buscar competitividad en un mercado dominado por Rusia. La soja y el maíz cerraron casi sin cambios. Esto último también se replicó en la plaza local, donde casi no hubo variantes.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 24

Viernes 17

Diferencia en %

Petróleo

58,95

56,62

+4,12

Dólar/Euro

1,1925

1,1799

+1,07

Real/Dólar

3,2325

3,2612

-0,88

Peso/Dólar*

17,250

17,385

-0,78

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación

SOJA

Sin cambios pasó la semana de negocios en el mercado doméstico para la soja, dado que las ofertas de la demanda quedaron en $ 4500 por tonelada para la zona del Gran Rosario (entre martes y miércoles se pagó hasta $ 4550); en $ 4400 para Bahía Blanca, y en $ 4300 para Necochea. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4568, mientras que para el lunes el indicador fue (llamativamente) fijado en 4449 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4493 pesos por tonelada.

También se mantuvo estable el valor de la soja nueva para las entregas en mayo sobre el Gran Rosario, en US$ 260 dólares por tonelada, luego de cotizarse a US$ 262 entre el miércoles y el jueves. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), el balance semanal dejó ligeras subas para la oleaginosa. En efecto, los ajustes de las posiciones enero y mayo crecieron de 262 a 263,50 y de 265,10 a 265,50 dólares por tonelada, respectivamente.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 22 de noviembre y el 9 de diciembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 44.000 toneladas de poroto de soja, 925.480 toneladas de harina y 113.350 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 59.000 toneladas de poroto y 54.000 toneladas de harina; desde Necochea, 9000 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 30.000 toneladas de poroto.

En cuanto a los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 34% de los 18,1 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 10,2 puntos porcentuales y un adelanto interanual de 0,3 puntos. “Lluvias relevadas durante los días previos sobre el centro de la región agrícola repusieron humedad en superficie y promovieron la incorporación de lotes, mientras que, hacia el Sur, el clima seco permitió avanzar con la siembra en zonas afectadas por inundaciones”. La entidad agregó que, sobre el centro de la región agrícola nacional, la siembra de lotes de primera se encuentra próxima a finalizar en la región Núcleo Norte y avanzó a buen ritmo sobre el Núcleo Sur, aportando en conjunto más del 50% del área nacional sembrada a la fecha. “En paralelo, la implantación de lotes comienza a cobrar impulso en el centro-norte de Córdoba, mientras que se consolida a buen ritmo sobre el sector sur de esta misma provincia. En el centro-norte de Santa Fe se relevó un importante avance en siembras de primera en el sector sur y en el margen este de la región, mientras que el domo occidental de se encuentra demorado por falta de humedad en lotes barbechados”.

El jueves, el Minagro mantuvo sin variantes su previsión sobre la intención de siembra de soja argentina, en 16,8 millones de hectáreas.

 

Por quinta semana consecutiva los precios de la soja cerraron con ligeras variantes –en esta oportunidad positivas– en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones enero y marzo sumaron un 0,28 y un 0,33%, al pasar de 363,95 a 364,96 y de 367,99 a 369,19 dólares por tonelada. Entre los factores que podrían considerarse alcistas se destacaron la falta de humedad en zonas agrícolas de la Argentina y el lógico efecto “tranquilizador” del fin de la cosecha estadounidense. A ellos podrían sumarse la devaluación del dólar, que aporta competitividad, sobre todo frente a la apreciación del real y del peso, y el aumento del valor del petróleo.

Sin embargo, todo parece poco para impulsar subas mayores, luego del cierre de una cosecha récord en los Estados Unidos y en medio de una campaña que avanza sin contratiempos en Brasil, donde la mejora a tiempo del clima ya posibilitó un progreso de la siembra por encima de lo visto en 2016, que ya había marcado un adelanto frente a los tiempos usuales en el segundo productor global de la oleaginosa. En ese sentido, el viernes la consultora AgRural indicó que la implantación 2017/2018 avanzó sobre el 84% de los 34,70 millones de hectáreas previstos, contra el 83% vigente un año atrás y frente al 79% promedio de los últimos cinco años.

Unido a lo anterior, durante la semana la firma brasileña Agroconsult mantuvo en 111 millones de toneladas su previsión para la cosecha 2017/2018 de soja brasileña, sobre una superficie sembrada de 35 millones de hectáreas. Sin embargo, André Pessoa, director de la consultora, agregó que, si las condiciones climáticas lo permiten, “la cosecha podría subir a 115 millones de toneladas”. Vale recordar que en su último informe mensual el USDA proyectó la producción de Brasil en 108 millones de toneladas.

En cuanto al progreso de la cosecha de soja estadounidense, el lunes fue relevado por el USDA sobre el 96% del área apta, contra el 93% de la semana pasada; el 98% del año anterior para la misma fecha, y el 97% promedio de las cuatro campañas precedentes. Al igual que en el caso del maíz, el dato oficial estuvo en línea con la expectativa de los operadores.

Resultó negativo para el mercado el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el viernes el USDA relevó ventas por 869.100 toneladas de poroto de soja, por debajo de las 1.104.800 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por los operadores, de 1 a 1,4 millones de toneladas. Más alentador fue el dato de la harina de soja, que totalizó 379.800 toneladas, por encima de las 163.000 toneladas de la semana pasada y del rango calculado por los privados, de 100.000 a 300.000 toneladas.

MAÍZ

Sin cambios cerró la semana para los precios del maíz en el mercado físico, dado que las propuestas de los exportadores se mantuvieron en $ 2400 por tonelada para el Gran Rosario y en $ 2450 para Bahía Blanca y para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2423 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2397 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 2350 y 2450 pesos por tonelada.

Estable, en 143 dólares por tonelada, se mantuvo la oferta de los compradores para el maíz de la nueva cosecha, con entrega entre marzo y junio sobre la zona del Gran Rosario. En el Matba, en tanto, el balance fue positivo para el maíz, dado que las posiciones diciembre y abril subieron de 139,50 a 141,70 y de 146,50 a 148,90 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 22 de noviembre y el 9 de diciembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 792.150 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 204.120 toneladas; desde Necochea, 65.500 toneladas, y desde otros puertos, 36.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el al 35,8% de los 5,4 millones de hectáreas proyectados, con un progreso semanal de 0,4 puntos porcentuales y con un atraso interanual de 5,1 puntos. “Desde nuestro informe previo, la siembra se concentró en el centro y en el sur del área agrícola nacional. Durante la última semana finalizó la incorporación de lotes tempranos en el centro y en el sur de La Pampa y de Buenos Aires y, en paralelo, los primeros cuadros implantados continúan transitando estadios fenológicos entre diferenciación de hojas y panojamiento”, indicó la entidad. Y añadió que en las zonas núcleo Norte y Sur, la falta de humedad registrada en los sectores más elevados del terreno genera acartuchamientos parciales en las hojas de lotes sembrados en fechas tempranas. “En Córdoba se espera que la próxima semana se dé inicio a la siembra de cuadros tardíos. Los lotes tempranos diferencian hojas bajo heterogéneas reservas hídricas, siendo adecuadas en el sur y algo más moderadas en el norte provincial. En las zonas oeste de Buenos Aires-norte de La Pampa, Cuenca del Salado y en el centro de Buenos Aires culminó la siembra de cuadros tempranos y se espera que durante diciembre se retomen las labores de las máquinas”.

El jueves, el Minagro redujo de 8,92 a 8,80 millones de hectáreas su previsión sobre la intención de siembra de maíz 2017/2018 para todos los usos.

 

Casi sin variantes quedó el balance semanal del maíz en la Bolsa de Chicago. En efecto, la posición diciembre resignó un 0,21% al pasar de 135,03 a 134,74 dólares por tonelada, mientras que el contrato marzo se mantuvo estable, en 139,76 dólares por tonelada. La presión de una cosecha que se encamina a ser bastante superior a los cálculos iniciales continúa siendo el principal factor de presión sobre las cotizaciones del cereal. Tampoco contribuyen el mal momento del trigo.

Sólo limitaron una nueva caída la resistencia que comienza a advertirse en el mercado físico estadounidense, donde buena parte de los productores se resisten a convalidar las bajas ofertas actuales de los compradores, y el aumento del precio del petróleo, por su relación con el etanol. Pero para ver un panorama más alentador sería necesario un mejor desempeño de las exportaciones, indispensable para administrar existencias sobreabundantes en los Estados Unidos.

Acerca del progreso de la cosecha estadounidense de maíz, el lunes el USDA lo relevó sobre el 90% del área apta, contra el 83% de la semana pasada; el 96% de igual fecha de 2016, y el 95% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial estuvo en línea con la expectativa del mercado.

Entre neutro a levemente positivo fue el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el viernes el USDA relevó ventas de maíz por 1.080.900 toneladas, por encima de las 949.500 toneladas del segmento anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 900.000 a 1.300.000 toneladas.

TRIGO

Para completar una semana con poco entusiasmo en el mercado doméstico de granos, el trigo también cerró sin variantes en la plaza física. Las ofertas de los exportadores se mantuvieron en $ 2700 por tonelada para el Gran Rosario y en $ 2800 para Bahía Blanca y para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 2823 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2812 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2650/3250 a 2700/3150 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En US$ 160 por tonelada se mantuvieron las ofertas de los compradores para el trigo nuevo con entrega en enero sobre todas las terminales. En el Matba se dieron las únicas variantes de la semana para el trigo, dado que los contratos enero y marzo crecieron de 159,20 a 160,50 y de 165,50 a 167 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 22 de noviembre y el 9 de diciembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 354.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 81.000 toneladas, y desde Necochea, 59.250 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de trigo sobre el 20,6% de la superficie apta, con un rinde medio nacional que ascendió a 18,4 quintales por hectárea y con un volumen parcial acumulado mayor a los 2 millones de toneladas, sobre un total previsto en 17.000.000 toneladas. “Las labores comenzaron a extenderse sobre el sur de Córdoba y sobre el Núcleo Sur, mientras que el avance de las cosechadoras cobró mayor fluidez sobre las regiones del norte argentino. Durante la última semana se recolectaron más de 1.000.000 toneladas y el rinde medio nacional logró ascender 3,5 quintales por hectárea”, detalló la entidad. Y añadió: “En los núcleos productivos del sur de Buenos Aires se registraron heladas tardías que impactarían de manera negativa sobre el potencial de rendimiento en lotes que se encontraban en pleno llenado de grano. Aunque todavía no se realizaron mediciones cuantitativas sobre la posible pérdida de producción, los rindes esperados que se relevaron sobre el sudeste de Buenos Aires ya presentan una leve disminución intersemanal”. Por último, la Bolsa confirmó que se relevaron las primeras cosechas de trigo sobre el sector norte del Núcleo Sur “con rendimientos de entre 38 y 42 quintales por hectárea. Las productividades esperadas son alentadoras, aunque dependerán de la evolución de la cosecha para definir el rinde medio zonal”.

El jueves, el Minagro realizó su primera estimación oficial sobre la cosecha 2017/2018 de trigo y la ubicó en 18 millones de toneladas, un 2,1% por debajo de los 18,39 millones calculados por el organismo en la campaña precedente.

El viernes, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR indicó que en la zona núcleo el rinde promedio del trigo ronda los 43 quintales por hectárea, con un techo sostenido en 60 quintales. Y añadió que, pese a que en algunos lugares se reportaron problemas de calidad, “los primeros resultados indicarían que los valores de proteína y de gluten son levemente mejores que los del año pasado”. En cuanto al clima, advirtió que la falta de agua se siente en la región central y que Córdoba es la provincia más afectada, donde la sequía ya es más que inquietante. “En esa provincia el tiempo seco y ventoso, con tormentas que sobrevuelan y amenazan con desatar diluvios que no llegan, dejó la mitad de los suelos cordobeses con condiciones de sequía, mientras que el resto evidencia condiciones regulares”.

 

El balance de la semana volvió a ser negativo para los precios del trigo de los Estados Unidos, que ya están en uno de los niveles más bajos del año. En efecto, las posiciones diciembre y marzo en la Bolsa de Chicago perdieron un 2,69 y un 1,98%, al pasar de 156,99 a 152,76 y de 162,96 a 159,74 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 1,78 y un 1,71%, tras variar de 155,06 a 152,30 y de 161,49 a 158,73 dólares por tonelada.

El trigo estadounidense continúa bajo la presión de ser competitivo o de morir en el intento. Rusia ahora casi que monopoliza la oferta del trigo que muchos de los países de África del Norte y del sudeste asiático tiempo atrás le compraban a los Estados Unidos. Este nuevo escenario aún no logra ser digerido por un mercado que ya no es referente y que debe ajustarse a quien hoy sí lo es desde sus dominios en la zona del Mar Negro.

Hoy, el actual nivel de precios, con la posición diciembre en el nivel más bajo del año, y la paridad dólar/euro podrían ser un punto de partida para mostrar un trigo estadounidense más competitivo en el mercado global. Pero eso deberá verse reflejado en los sucesivos reportes semanales de exportaciones, que deberían no apartarse de una media próxima a las 500.000 toneladas para cumplir con las metas fijadas por el USDA. Algo que no ocurrió en la semana que aquí analizamos, donde dicho reporte fue un factor bajista central en el cierre del segmento comercial.

Con la siembra de los trigos de invierno finalizada, el USDA informó que emergió el 88% de las plantas, contra el 84% de la semana anterior; el 88% de igual momento de 2016, y el 88% promedio. Acerca de la condición de los cultivos, el organismo ponderó un 52% en estado bueno/excelente, por debajo del 54% de la semana anterior y del 58% de igual momento de 2016. El dato oficial quedó por debajo del 54% previsto en promedio por el mercado.

Como señalamos anteriormente, resultó negativo para el mercado el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el viernes el USDA relevó ventas de trigo por 199.900 toneladas, por debajo de las 489.300 toneladas del trabajo precedente y del rango previsto por los operadores, de 350.000 a 550.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys