CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 338
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
12
NOV 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

En la semana del informe mensual del USDA, el balance de los negocios hechos en Chicago fue negativo para los precios del maíz, producto del incremento del rinde de los cultivos estadounidenses hasta un nivel récord, según los estimado por el organismo. En cambio, la reducción de las existencias de trigo les posibilitó un repunte a las cotizaciones del grano fino. La soja, en tanto, cerró por segunda semana consecutiva casi sin cambios. En el nivel local, hubo valores firmes para la soja y altibajos para el maíz y para el trigo.

Panorama Agrícola Semanal

En la semana del informe mensual del USDA, el balance de los negocios hechos en Chicago fue negativo para los precios del maíz, producto del incremento del rinde de los cultivos estadounidenses hasta un nivel récord, según los estimado por el organismo. En cambio, la reducción de las existencias de trigo les posibilitó un repunte a las cotizaciones del grano fino. La soja, en tanto, cerró por segunda semana consecutiva casi sin cambios. En el nivel local, hubo valores firmes para la soja y altibajos para el maíz y para el trigo.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 10

Viernes 3

Diferencia en %

Petróleo

56,80

55,68

+2,01

Dólar/Euro

1,1662

1,1604

+0,50

Real/Dólar

3,2805

3,3030

-0,68

Peso/Dólar*

17,395

17,540

-0,83

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación

SOJA

Positivo fue el balance de la semana para los precios de la soja disponible, dado que la transición de las ofertas fue de 4400 a 4450 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario; de 4300 a 4400 pesos para Bahía Blanca, y de 4200 a 4270 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4446, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4459 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4404 pesos por tonelada.

Sin cambios, en 260 dólares por tonelada, cerró el segmento para la soja de la próxima cosecha con entrega en mayo sobre el Gran Rosario. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), hubo leves subas para la oleaginosa, dado que las posiciones noviembre y mayo crecieron de 255 a 257 y de 264 a 264,30 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 27 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.219.311 toneladas de harina y 142.180 toneladas de aceite, pero no se prevé la salida de poroto de soja; desde Bahía Blanca, 74.000 toneladas de harina y 5000 toneladas de aceite; desde Necochea, 17.486 toneladas de harina, y desde otros puertos, 47.743 toneladas de poroto y 50.000 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 12% de los 18,10 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 4,8 puntos y con un adelanto interanual de 1,1 puntos. “Durante la última semana se continuó con la incorporación de soja de primera en Córdoba y en las regiones núcleo Norte y Sur y en el centro-este de Entre Ríos. Los primeros lotes sembrados en el Núcleo Norte ya se implantaron exitosamente, relevándose las primeras emergencias de plántulas”.

En su informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial, el jueves el USDA mantuvo sin variantes su previsión sobre la nueva cosecha argentina de soja, en 57 millones de toneladas.

 

Prácticamente sin cambios cerraron la semana los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, dado que la transición de las posiciones enero y marzo fue de 362,57 a 362,66 y de 366,43 a 366,71 dólares por tonelada. Así, la oleaginosa sumó la segunda semana consecutiva casi sin variantes, en medio de una cosecha estadounidense que se encamina a ser mayor a las expectativas iniciales del mercado y en momentos en que la siembra de Brasil tiende a normalizarse y en que la Argentina inicia su ciclo con una superficie que será menor a la de la campaña precedente.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el progreso de la cosecha de soja sobre el 90% del área apta, contra el 83% de la semana pasada; el 92% del año anterior para la misma fecha, y el 91% promedio de las cuatro campañas precedentes. En promedio, el mercado esperaba un avance sobre el 90% de la superficie apta. En Iowa y en Illinois la cosecha progresó sobre el 92 y sobre el 92% de las respectivas áreas aptas, frente al 95 y al 95% de igual momento de 2016. El viernes, los operadores calcularon el progreso de la recolección sobre el 95% de la superficie apta.

Levemente negativo resultó el informe semanal sobre las ventas externas estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó exportaciones de poroto de soja por 1.160.600 toneladas, por debajo de las 1.967.000 toneladas del segmento precedente y del rango previsto por el mercado, de 1,3 a 1,8 millones de toneladas. El organismo confirmó negocios con harina de soja por 212.900 toneladas, por debajo de las 225.000 toneladas de la semana pasada, pero dentro del rango previsto por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

El esperado informe mensual del USDA no aportó grandes novedades para la soja. En efecto, sin cambios en el cálculo del rendimiento nacional promedio, que quedó fijo en 33,29 quintales por hectárea, el organismo estimó en 120,44 millones de toneladas el volumen de la cosecha de los Estados Unidos, levemente por debajo de los 120,58 millones proyectados en octubre, pero por encima de los 119,97 millones previstos por el mercado. En el resto de las variables comerciales, mantuvo el stock inicial en 8,20 millones; la molienda, en 52,80 millones; el uso total en 56,51 millones, y el saldo exportable en 61,24 millones. Así, las existencias finales fueron estimadas en 11,57 millones de toneladas, por debajo de los 11,72 millones del mes pasado, pero aún por encima de los 11,43 millones esperados por los operadores.

Además de la estabilidad de la cosecha argentina, el USDA elevó de 107 a 108 millones de toneladas su previsión para la cosecha de Brasil, lo cual aún parece conservador, e incrementó de 95 a 97 millones el volumen de las importaciones de China.

Un dato que suma presión al mercado de soja es la mayor celeridad de la siembra en Brasil. De hecho, el viernes AgRural indicó que durante la última semana se registró el mayor progreso en lo que va de la campaña, con 14 puntos porcentuales, que elevaron la cobertura sobre el 57% de la superficie apta, contra el 56% promedio de los últimos cinco años y frente al 63% vigente un año atrás. Para AgRural, el volumen de la cosecha brasileña será de 110,20 millones de toneladas. Por su parte, la Conab elevó el jueves de 106/108,26 a 106,44/108,64 millones su previsión sobre la producción de Brasil.

MAÍZ

Con altibajos cerró la semana para los precios del maíz argentino. La transición de las ofertas por el cereal disponible fue de 2400 a 2450 pesos por tonelada para Bahía Blanca, mientras que para el Gran Rosario y para Necochea los precios se mantuvieron estables en 2400 y en 2450 pesos, respectivamente. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2319 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2350 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 2350 y 2450 pesos por tonelada.

El saldo fue negativo para el maíz de la próxima cosecha con entrega desde marzo a mayo sobre el Gran Rosario, dado que la propuesta de los exportadores cayó de 145 a 142 dólares por tonelada. En el Matba, la posición diciembre bajó de 140,50 a 139,50 dólares por tonelada, en tanto que el contrato abril subió muy levemente, de 148,30 a 148,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 27 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 529.258 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 45.700 toneladas; desde Necochea, 81.160 toneladas, y desde otros puertos, 48.300 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 35% de los 5,4 millones de hectáreas previstos. “Desde nuestro informe previo, la incorporación de cuadros de maíz se concentró en el sur del área agrícola nacional. Las labores continúan en el centro y en el sur de Buenos Aires, donde comenzamos a transitar la última semana de ventana de siembra temprana. En paralelo, se generalizan las tareas de barbecho en lotes que serán sembrados con el cereal durante el próximo mes. El cultivo se encuentra diferenciando hojas en un buen estado en gran parte del área agrícola nacional, siendo generalizadas las re-fertilizaciones nitrogenadas”, dijo la entidad.

En su trabajo mensual, el USDA estimó el jueves la producción argentina de maíz en 42 millones de toneladas, sin variantes frente al reporte precedente. De igual modo, el saldo exportable fue sostenido en 29 millones.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, dado que los ajustes de los contratos diciembre y marzo perdieron un 1,36 y un 1,45%, al pasar de 137,10 a 135,23 y de 142,51 a 140,45 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista del segmento fue el informe mensual del USDA y, particularmente, el incremento del rinde promedio nacional hasta un nivel récord imprevisto por los operadores. Sin embargo, las bajas no fueron mayores gracias a las buenas exportaciones semanales estadounidenses.  

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de maíz sobre el 70% del área apta, contra el 54% de la semana pasada; el 84% de igual fecha de 2016, y el 83% promedio de las últimas cuatro campañas. El mercado esperaba un progreso sobre el 70% de la superficie. En Iowa y en Illinois la cosecha progresó sobre el 67 y sobre el 83% de las superficies aptas, frente al 86 y al 94% de igual momento de 2016. El viernes los operadores estimaron un progreso de la recolección sobre el 85% de la superficie apta.

Como lo señalamos anteriormente, el factor bajista central de la semana fue el informe mensual del USDA. En él, el organismo estimó la producción de maíz de los Estados Unidos en 370,29 millones de toneladas, por encima de los 362,73 millones del reporte anterior y de los 364,07 millones previstos por el mercado. Ese importante crecimiento estuvo dado por el incremento del rinde promedio nacional, que pasó de 107,83 a 110,09 quintales por hectárea, cifra que se constituye en récord histórico, al superar los 109,59 quintales del ciclo anterior. El mercado esperaba 108,21 quintales como dato promedio, dentro de un rango que iba de 107,77 a 109,21 quintales. Es decir que el rinde estimado por el USDA resultó incluso mayor a la expectativa productiva más optimista de los privados.

En el resto de las cifras comerciales, el USDA mantuvo las existencias iniciales en 58,30 millones de toneladas; elevó de 139,71 a 141,61 millones el consumo forrajero; de 315,86 a 317,77 millones el uso total, y de 46,99 a 48,90 millones el saldo exportable. Tras estos justes, el stock final fue proyectado en 63,19 millones de toneladas, por encima de los 59,44 millones del mes pasado y de los 60,10 millones esperados por los operadores.

El otro dato influyente en la semana, que limitó las pérdidas, fue el informe sobre las exportaciones semanales de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2017/2018 por 2.364.500 toneladas, por encima de las 811.500 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por los operadores, de 1,2 a 1,6 millones de toneladas. Además, el organismo confirmó negocios por 574.200 toneladas del ciclo comercial 2018/2019.

TRIGO

La influencia de la entrada de la mercadería de la nueva cosecha ya es un hecho en el mercado doméstico de trigo, donde los precios del cereal disponible cerraron la semana en baja. En efecto, la transición de las ofertas de los exportadores fue de 2900 a 2800 pesos por tonelada para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, y de 2950 a 2900 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 2889 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2869 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2770/3250 a 2750/3250 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cambio, la transición fue positiva para las entregas en enero, dado que la variación semanal fue de 165 a 167 dólares por tonelada para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, mientras que para Necochea el cereal se mantuvo, en 165 dólares. En el Matba el saldo fue negativo, con bajas de 163 a 160,50 dólares por tonelada para la posición enero y de 171,50 a 168 dólares para marzo.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 27 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 304.345 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 160.500 toneladas, y desde otros puertos, 30.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de trigo sobre el 8,2% del área apta que, con un rinde promedio nacional de 13,2 quintales por hectárea aportó un volumen parcial cercano a las 580.000 toneladas, sobre un total sostenido por la entidad en 17 millones de toneladas hacia el cierre de la campaña. “En el norte del área agrícola la cosecha se encuentra pronta a culminar, mientras que las labores avanzan en el centro-norte de Santa Fe. En ambos casos, los rindes recolectados se ubican por debajo del promedio 2016/2017”, dijo la Bolsa. Y añadió que en las regiones del centro del país el cereal se encuentra transitando los últimos estadios del llenado de grano, “relevándose los primeros lotes cosechados en Córdoba y en Entre Ríos. En Buenos Aires, los primeros lotes ya comenzaron con el llenado de grano bajo condiciones variables, en función del estado sanitario del cultivo y de la condición de humedad del perfil”.

En su reporte mensual, el USDA mantuvo en 17,50 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha argentina de trigo, en tanto que elevó de 11,50 a 11,70 millones el volumen del saldo exportable.

 

Resultó positivo el balance semanal para los precios del trigo de los Estados Unidos. En la Bolsa de Chicago, las posiciones diciembre y marzo sumaron un 1,35 y un 1,01%, al pasar de 156,44 a 158,55 y de 163,33 a 164,98 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos ganaron un 1,52 y un 1,24%, tras variar de 156,81 a 159,19 y de 163,33 a 165,35 dólares por tonelada. Entre los fundamentos alcistas de la semana se destacaron las buenas exportaciones semanales estadounidenses; la reducción de las existencias finales estimadas por el USDA en su informe mensual, y las compras de los fondos de inversión que habían iniciado el segmento con una posición sobrevendida.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra de los trigos de invierno sobre el 91% del área prevista, contra el 84% de la semana pasada; el 90% de igual momento de 2016, y el 91% promedio de las últimas cuatro campañas. El mercado esperaba un avance de la implantación sobre el 90% de la superficie. Emergió el 75% de las plantas. Acerca de la condición de las plantas, ponderó un 55% en estado bueno/excelente, por encima del 52% de la semana anterior, pero aún por debajo del 58% de igual momento de 2016. El dato oficial quedó por encima del 51% previsto en promedio por el mercado. El viernes, los operadores estimaron un progreso de la siembra sobre el 95% de la superficie esperada.

Acerca del informe mensual, el USDA mantuvo en 47,37 millones de toneladas el volumen de la cosecha de trigo de los Estados Unidos. De igual modo, ratificó un stock inicial de 32,13 millones; importaciones por 4,08 millones; uso forrajero por 3,27 millones, y un uso total por 30,92 millones, en tanto que las exportaciones fueron elevadas de 26,54 a 27,22 millones de toneladas, pese a la fuerte competencia establecida por las exportaciones de Rusia. En el balance, el organismo estimó las existencias finales estadounidenses en 25,45 millones de toneladas, por debajo de los 26,13 millones de octubre y de los 26,05 millones calculados por el mercado.

El dato que mantuvo la tensión fue el nuevo aumento de las exportaciones de Rusia, de 32,50 a 33 millones de toneladas, según la previsión del USDA.

Fue positivo para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 781.800 toneladas, por encima de las 347.800 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por los operadores, de 350.000 a 550.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys