CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 425
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
17
SET 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

En la semana en la que el USDA publicó su informe mensual de oferta y demanda de granos, la soja logró cerrar el segmento comercial con leves alzas pese a la previsión de una cosecha récord en los Estados Unidos, en buena medida por el complejo arranque de la campaña en América del Sur. También hubo subas para el trigo, que sigue intentando consolidar un piso para sus cotizaciones. Las bajas, aunque muy leves, fueron para el maíz, producto de la previsión de la cosecha y de las existencias estadounidenses por encima de las expectativas de los operadores. En el mercado doméstico hubo mayoría de bajas para la soja y una cierta estabilidad para los cereales.

Panorama Agrícola Semanal

En la semana en la que el USDA publicó su informe mensual de oferta y demanda de granos, la soja logró cerrar el segmento comercial con leves alzas pese a la previsión de una cosecha récord en los Estados Unidos, en buena medida por el complejo arranque de la campaña en América del Sur. También hubo subas para el trigo, que sigue intentando consolidar un piso para sus cotizaciones. Las bajas, aunque muy leves, fueron para el maíz, producto de la previsión de la cosecha y de las existencias estadounidenses por encima de las expectativas de los operadores. En el mercado doméstico hubo mayoría de bajas para la soja y una cierta estabilidad para los cereales.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 15

Viernes 8

Diferencia en %

Petróleo

49,95

47,49

+5,18

Dólar/Euro

1,1947

1,2030

-0,69

Real/Euro

3,1147

3,0945

+0,65

Peso/Dólar*

16,875

17,100

-1,32

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Con saldo bajista cerró la semana para los precios de la soja argentina, en un mercado que evidenció tranquilidad de la demanda tras las importantes compras del segmento precedente y de parte del que aquí se comenta, y poco interés de los vendedores por convalidar ofertas por debajo de los 4300 pesos. En el balance, la transición de las propuestas de los compradores fue de 4250 a 4150 pesos para la zona del Gran Rosario; de 4250 a 4200 pesos para Bahía Blanca, y de 4200 a 4100 pesos para Necochea. Un dato que contribuyó con el cierre bajista fue la apreciación del peso respecto del dólar, que contribuyó con la retracción de las ofertas de las fábricas principalmente.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4280, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 4264 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4142 pesos por tonelada.

Levemente alcista fue el saldo para la soja nueva, con entrega en mayo sobre el Gran Rosario, dado que las ofertas subieron de 256 a 257 dólares por tonelada. Con altibajos fue el cierre semanal de los negocios en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde el contrato noviembre creció de 255,60 a 260,60 dólares por tonelada, mientras que la posición mayo bajó de 258,10 a 257,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 del actual y el 12 de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 369.000 toneladas de poroto de soja, 1.492.814 toneladas de harina y 279.745 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 200.500 toneladas de poroto, 30.900 toneladas de harina y 12.300 toneladas de aceite; desde Necochea, 43.000 toneladas de poroto, 44.355 toneladas de harina y 13.250 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 133.550 toneladas de poroto y 52.000 toneladas de harina.

En su informe mensual, el martes el USDA mantuvo su cálculo de cosecha 2016/2017 de soja argentina en 57,80 millones de toneladas, pero redujo de 7 a 6,50 millones el saldo exportable de poroto. La producción 2017/2018 fue sostenida en 57 millones.

 

Levemente alcista resultó la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones noviembre y enero sumaron un 0,70 y un 0,72%, al pasar de 353,48 a 355,96 y de 357,15 a 359,72 dólares por tonelada. Buenas ventas semanales estadounidenses y condiciones climáticas adversas en Sudamérica para el arranque de la campaña 2017/2018 fueron los principales fundamentos alcistas para la oleaginosa. Sin embargo, las subas estuvieron limitadas por las cifras reportadas el martes por el USDA en su trabajo mensual de oferta y demanda agrícola, donde elevó aún más su expectativa sobre la producción en los Estados Unidos.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 60% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 61% de la semana pasada y del 73% vigente un año atrás. En Iowa y en Illinois relevó en estado óptimo el 61 y el 57% de los cultivos, contra el 61 y el 58% de la semana precedente y frente al 82 y al 79% vigente un año atrás, respectivamente. El organismo marcó que está perdiendo hojas el 22% de los cultivos. El viernes los operadores estimaron que en su nuevo trabajo el USDA marcará un progreso de la cosecha de soja sobre el 4% del área apta.

En cuanto a las exportaciones semanales de los Estados Unidos, el jueves el USDA relevó ventas externas por 1.612.400 toneladas, por encima de las 1.523.000 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 1 a 1,3 millones de toneladas.

Respecto del informe mensual del USDA, que el martes volvió a tomar por sorpresa a los operadores, estimó la cosecha de los Estados Unidos en un récord de 120,59 millones de toneladas, por encima de los 119,23 millones previstos en agosto, de los 117,21 millones de la campaña precedente y de los 117,79 millones previstos por el mercado. El nuevo salto productivo estuvo relacionado con el cálculo de un rinde promedio nacional de 33,56 quintales por hectárea, que superó los 33,22 quintales del mes anterior y los 32,82 quintales estimados por los privados.

En cuanto al resto de las variables, y teniendo en cuenta la reducción de las existencias del ciclo anterior, de 10,08 a 9,40 millones, el organismo mantuvo la molienda en 52,80 millones de toneladas y el uso total en 56,51 millones, en tanto que elevó de 60,56 a 61,24 millones el saldo exportable. El ajuste de las cifras dejó el stock final casi sin variantes, dado que pasó de 12,94 a 12,93 millones, con lo que quedó por encima de los 12,08 millones esperados por el mercado.

Como datos alcistas en un informe bajista, el USDA revisó de 91 a 92 millones de toneladas el volumen de las importaciones de China 2016/2017 y de 94 a 95 millones las compras 2017/2018.

En el cierre de la semana, la consultora Informa Economics estimó la cosecha estadounidense de soja en 121,66 millones de toneladas, en tanto que proyectó la siembra 2018/2019 en 36,40 millones de hectáreas, contra los 36,22 millones precedentes.

En otro orden, los excesos hídricos que se registran en miles de hectáreas agrícolas de la Argentina pusieron en alerta a los operadores, por la posibilidad de que impidan las labores previas al inicio de la siembra de soja y que, además, retrasen las siembras, con la consecuente pérdida de potencial de rinde. En Brasil, en cambio, es la falta de humedad la que complica el inicio de la campaña, dado que está retrasando la germinación de los cultivos sembrados en forma temprana en el Estado de Paraná, el segundo en relevancia agrícola del país detrás de Mato Grosso. Estas dos noticias, en el mismo momento en que comenzó la cosecha en los Estados Unidos, han hecho que el mercado ya empiece a virar su atención sobre el clima en Sudamérica.

MAÍZ

Con mayoría de bajas leves pasó la semana de negocios para el maíz argentino, por una transición de las ofertas de los exportadores de 2400 a 2350 pesos por tonelada para Bahía Blanca y de 2350 a 2300 pesos para Necochea. Para la zona del Gran Rosario el valor del cereal se mantuvo estable, en 2350 pesos por tonelada. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2316 por tonelada, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 2314 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos por maíz seco se ubicaron entre 2300 y 2400 pesos por tonelada.

La oferta por el maíz de la nueva campaña, con entrega entre marzo y abril sobre el Gran Rosario, bajó de 145 a 144 dólares por tonelada. En el Matba también se evidenció este estado, entre sostenido a levemente en baja, dado que la posición diciembre se mantuvo estable, en 145 dólares, y que el contrato abril bajó de 149 a 148,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 del actual y el 12 de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 637.500 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 241.200 toneladas; desde Necochea, 149.980 toneladas, y desde otros puertos, 95.550 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 98,1% del área apta, que dejó un rinde promedio nacional de 80,4 quintales por hectárea. “Desde nuestro último informe, la cosecha entró en su tramo final. Gran parte de los lotes aún en pie se encuentran en Córdoba, Buenos Aires y en La Pampa. En estas regiones, las lluvias relevadas en las últimas semanas impiden la culminación de las labores ya que continúan agravando los problemas de anegamientos e inundaciones. A pesar de ello, los rendimientos en los lotes no afectados por estos fenómenos se mantienen cercanos a los promedios de las últimas campañas. Frente a este panorama, mantenemos nuestra proyección de producción en 39.000.000 de toneladas”, dijo la entidad. Y añadió que hacia las regiones núcleo Norte y Sur la siembra de lotes tempranos comenzó a tomar impulso, “aunque se espera que la misma de generalice a partir de la próxima semana, con el aumento en la temperatura del suelo”.

En su trabajo mensual, el martes el USDA estimó la producción 2016/2017 de maíz de la Argentina en 41 millones de toneladas y el saldo exportable en 27,50 millones, sin cambios respecto del informe anterior. Para el ciclo 2017/2018, elevó su proyección para la producción de maíz, de 40 a 42 millones de toneladas, pero dejó en 28,50 millones la previsión sobre las ventas externas.

 

Levemente bajista resultó el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones diciembre y marzo resignaron un 0,56 y un 0,47%, al pasar de 140,45 a 139,66 y de 145,27 a 144,58 dólares por tonelada. Las cifras dadas por el USDA en su trabajo mensual de oferta y demanda fueron el principal factor bajista para las cotizaciones del cereal, dado que quedaron por encima de las expectativas del mercado, tanto en volumen de producción como de existencias finales.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA confirmó el inicio de la cosecha y relevó su avance sobre el 5% del área apta, contra el 5% de igual fecha de 2016 y el 6% promedio de las últimas cuatro campañas. El mercado esperaba un progreso sobre el 4%. En cuanto a la condición de las plantas, ponderó el 61% en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero por debajo del 74% vigente un año atrás. En Iowa y en Illinois, el organismo relevó en estado bueno/excelente el 60 y el 56% de los cultivos, contra el 62 y el 54% de la semana pasada y frente al 83 y al 85% vigente un año atrás, respectivamente. Añadió que está llenando granos el 96% de las plantas; está dentado el 75%, y está maduro el 21% del maíz.

Neutro resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas por 1.046.700 toneladas de maíz, por debajo las 1.480.000 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 800.000 a 1.100.000 toneladas.

Acerca del informe mensual del USDA, el martes estimó el volumen de la producción de los Estados Unidos en 360,30 millones de toneladas, por encima de los 359,50 millones de agosto y de los 356,50 millones previstos por el mercado. Este incremento estuvo fundamentado en la suba del rinde promedio nacional, de 106,39 a 106,64 quintales por hectárea, contra los 105,57 quintales previstos por los operadores. En el resto de las variables comerciales, y teniendo en cuanta la reducción de las reservas dejadas por el ciclo anterior (de 60,20 a 59,70 millones), el organismo elevó de 138,44 a 139,07 millones el uso forrajero, pero redujo de 316,25 a 314,98 millones el uso total, entre otras razones por el recorte del uso de maíz para la industria del etanol, que baja de 139,71 a 139,07 millones. Con un saldo exportable estable, en 46,99 millones, estimó las existencias finales del nuevo ciclo en 59,30 millones de toneladas, por encima de los 57,74 millones del informe de agosto y de los 55,12 millones esperados por el mercado.

El viernes, la consultora Informa Economics estimó la producción 2017/2018 de los Estados Unidos en 358,54 millones de toneladas, mientras que proyectó la siembra 2018/2019 en 37,18 millones de hectáreas, contra los 36,79 millones del actual ciclo.

TRIGO

Con muy poco movimiento, los precios del trigo disponible se mantuvieron estables en el mercado doméstico, en $ 2700 por tonelada para Necochea y en $ 2650 para Bahía Blanca y para el Gran Rosario. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 2885 por tonelada, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 2882 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2550/3120 a 2500/3150 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto al trigo nuevo, con entrega en enero, mejoró de 155 a 160 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario, en tanto que se mantuvo estable en US$ 160 para Bahía Blanca y en US$ 155 para Necochea. El saldo fue alcista en el Matba, dado que las posiciones enero y marzo crecieron de 160 a 162,80 y de 169 a 172 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 13 del actual y el 12 de octubre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 196.050 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 41.300 toneladas, y desde otros puertos, 44.500 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que “el 45% de las 5.350.000 hectáreas incorporadas presenta una condición de humedad excesiva, que no sólo afecta el crecimiento y el desarrollo del cultivo, sino que también imposibilita la realización de labores de fertilización y de control sanitario”. Agregó que los excesos hídricos acumulados podrían generar nuevas pérdidas de área por 70.000 hectáreas, las cuales se sumarían a las 80.000 hectáreas que se perdieron por las inundaciones registradas previo al fin de semana. “Si bien el estado de los caminos y el exceso de humedad impide el acceso de los productores a los lotes para cuantificar el área afectada, las pérdidas tentativas alcanzarían las 150.000 hectáreas para la campaña 2017/2018, concentradas principalmente en las regiones centro de Buenos Aires, norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires, sudoeste de Buenos Aires-sur de La Pampa, sudeste de Buenos Aires y de la Cuenca del Salado”.

El martes, en su reporte mensual, el USDA dejó sin cambios sus previsiones sobre la cosecha argentina de trigo, en 17,50 millones de toneladas, y sobre el saldo exportable, de 11,50 millones.

 

Resultó positivo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones diciembre y marzo en la Bolsa de Chicago sumaron 2,57 y 1,90%, al pasar de 160,85 a 164,98 y de 168,75 a 171,96 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos subieron un 1,02 y un 1,04%, tras crecer de 162,22 a 163,88 y de 168,65 a 170,40 dólares por tonelada. En la búsqueda de consolidar un piso, la falta de “sorpresas” en el informe mensual del USDA despejó dudas e incentivo la continuidad de las compras de oportunidad de inversores y de comerciales, en momentos en que se va cerrando el período de cosecha.

En ese sentido, el lunes el USDA relevó el avance de la recolección del trigo de primavera sobre el 95% del área apta, contra el 89% de la semana anterior; el 94% de igual momento de 2016, y el 87% promedio de las últimas cuatro campañas.

No contribuyó con el proceso de recuperación de los precios el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves el USDA relevó ventas por 316.700 toneladas de trigo, por debajo de las 375.400 toneladas del reporte precedente y del rango previsto por el mercado, de 350.000 a 550.000 toneladas.

En cuanto al informe mensual, el USDA no hizo cambios sobre las cifras estadounidenses. Es decir, el volumen de la cosecha fue sostenido en 47,33 millones de toneladas; las importaciones en 4,08; el uso forrajero, en 4,08 millones; el uso total, en 31,73 millones; el saldo exportable, en 26,54 millones, y las existencias finales, en 25,38 millones, contra los 25,04 millones esperados por el mercado.

Como lo suponían los operadores, el organismo elevó de 77,50 a 81 millones de toneladas el volumen de la cosecha de trigo de Rusia e incrementó de 31,50 a 32,50 millones su saldo exportable. Para Ucrania la producción fue sostenida en 26,50 millones de toneladas, pero las exportaciones fueron elevadas de 16 a 16,50 millones.

Además, las exportaciones de Australia fueron reducidas de 19 a 18,50 millones de toneladas y las de la Unión Europea, de 29,50 a 28,50 millones.

Otro dato positivo para el mercado lo aportó el viernes la consultora Informa Economics, que estimó la producción de trigo de los Estados Unidos en 45,18 millones de toneladas, por debajo del dato revelado por el USDA el martes, de 47,33 millones.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys