CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 301
SUPLEMENTOS RURALES
Imprimir nota
9
SET 2017
FacebookTwitter

Por qué hay que regresar a las bases agronómicas

Soy técnico de Grupo Agros. En los últimos 20 años, con el surgimiento de los cultivos transgénicos, parecía que finalmente comenzábamos a tomar el control del sistema productivo. La soja resistente a glifosato realizó un cambio sustancial en la forma de producir: con un solo producto, controlábamos casi todo. Sin embargo, actualmente volvemos a entender que no hay una única solución. Las malezas nos están demostrando la capacidad de adaptación que tienen. Tras años de mala utilización del glifosato, por ejemplo, hoy existen más de 20 especies resistentes a ese activo en nuestro país (y varias más en estudio). Existen, además, casos de resistencia a ALS, Hormonales y ACCasa, exponiendo la falta de manejo agronómico que hay en el mercado.

Por qué hay que regresar a las bases agronómicas

Por Juan PabloTokeff

Soy técnico de Grupo Agros. En los últimos 20 años, con el surgimiento de los cultivos transgénicos, parecía que finalmente comenzábamos a tomar el control del sistema productivo. La soja resistente a glifosato realizó un cambio sustancial en la forma de producir: con un solo producto, controlábamos casi todo. Sin embargo, actualmente volvemos a entender que no hay una única solución.

Las malezas nos están demostrando la capacidad de adaptación que tienen. Tras años de mala utilización del glifosato, por ejemplo, hoy existen más de 20 especies resistentes a ese activo en nuestro país (y varias más en estudio). Existen, además, casos de resistencia a ALS, Hormonales y ACCasa, exponiendo la falta de manejo agronómico que hay en el mercado.

¿Qué aprendimos en todos estos años? Parecería que no tanto. Seguimos presionando al sistema con uno o dos modos de acción, y ya comenzamos a ver los primeros casos de resistencia múltiple.Es por esto que la única forma sustentable de producir es hacer un manejo eficiente de los productos fitosanitarios dentro de un contexto de buenas prácticas agrícolas. Tenemos que regresar a las bases fundamentales de la agronomía:

  • Rotar cultivos y modos de acción. El producto que mejor nos funciona hoy, si lo aplicamos todos los años, es el que mayor resistencia generará en el futuro. Tenemos que rotar, sí o sí. No existe un producto "mágico".
  • Conocer las malezas, su ciclo, en qué momento son más susceptibles y cómo podemos manejarlas de un modo sustentable.
  • Trabajar en todos los aspectos de las buenas prácticas agrícolas, tales como distanciamiento entre líneas, densidad de siembra, incorporar cultivos de cobertura, limpieza de maquinarias, manejo cultural, labranzas y todo lo que nos ayude a manejar el problema. Cuantas más opciones logremos incluir y rotar, menor será la posibilidad de generar resistencia.

Aplicando de forma continua estas prácticas, en conjunto con los fitosanitarios, podremos seguir incrementando la producción, cuidando la tecnología y produciendo en equilibrio con el ecosistema. El manejo agronómico proactivo es la clave, y depende de nosotros.

Acompañando estas premisas, en Agros promovemos el manejo integrado de los fitosanitarios. Para esto, venimos realizando jornadas de capacitación junto a especialistas en el tema en diferentes lugares del país, y estamos renovando nuestro campo experimental en Avia Terai (Chaco) para investigar y desarrollar mejores estrategias para cada zona.

La Nación



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys