CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 1179
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
19
AGO 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Los granos volvieron a cerrar la semana con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, donde la soja y el maíz completaron la cuarta semana bajista consecutiva y el trigo, la sexta. Clima, sobreoferta y falta de interés de los especuladores fueron algunos de los fundamentos que empujaron un poco más abajo las cotizaciones en el mercado internacional. En el nivel local, tras la fuerte caída de principio de semana, la soja logró recomponerse e incluso cerró el segmento con un balance a favor. Mal momento para el trigo nuevo.

Panorama Agrícola Semanal

Los granos volvieron a cerrar la semana con saldo negativo en la Bolsa de Chicago, donde la soja y el maíz completaron la cuarta semana bajista consecutiva y el trigo, la sexta. Clima, sobreoferta y falta de interés de los especuladores fueron algunos de los fundamentos que empujaron un poco más abajo las cotizaciones en el mercado internacional. En el nivel local, tras la fuerte caída de principio de semana, la soja logró recomponerse e incluso cerró el segmento con un balance a favor. Mal momento para el trigo nuevo.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 18

Viernes 11

Diferencia en %

Petróleo

48,51

48,86

-0,72

Dólar/Euro

1,1760

1,1823

-0,53

Real/Dólar

3,1459

3,1741

-0,89

Peso/Dólar*

17,17

17,61

-2,50

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Tras un impacto inicial muy bajista, por la fuerte apreciación del peso, la necesidad de la demanda y el parcial repunte externo equilibró la situación hacia el cierre de la semana y la soja logró terminar el segmento con un saldo levemente alcista. En efecto la transición para la mercadería disponible fue de 4200 a 4250 pesos para el Gran Rosario; de 4100 a 4150 pesos para Bahía Blanca, en tanto que para Necochea el valor se mantuvo estable, en $ 4100 por tonelada. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4192, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 4197 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4072 pesos por tonelada.

El impulso alcista llevó el valor de la soja de la próxima cosecha de 246 a 250 dólares por tonelada y también favoreció las cotizaciones en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba). En efecto, los ajustes de las posiciones noviembre y mayo pasaron de 248,50 a 251,50 y de 250 a 252 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 16 del actual y el 15 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 369.310 toneladas de poroto de soja, 1.305.797 toneladas de harina y 382.914 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 364.000 toneladas de poroto y 41.700 toneladas de harina; desde Necochea, 215.720 toneladas de poroto, 10.000 toneladas de harina y 8250 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 124.750 toneladas de poroto y 64.200 toneladas de harina.

 

Por cuarta semana consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones septiembre y noviembre resignaron un 0,08 y un 0,77%, al pasar de 344,75 a 344,48 y de 347,23 a 344,57 dólares por tonelada. Tras quebrar la barrera de los 340 dólares el martes, la oleaginosa logró un repunte parcial hacia el cierre del segmento, producto de la falta de lluvias relevantes en Iowa, el Estado que hoy concentra la atención del mercado, dado que es el que evidencia las mayores restricciones hídricas en el Medio Oeste y, además, es el principal productor de granos gruesos de los Estados Unidos.

Al respecto, el jueves, en su mapa semanal de monitoreo de la sequía al 15 del actual, el Centro Nacional de Mitigación de la Sequía mostró que un 70,84% de los suelos de Iowa padece déficit de humedad y elevó los porcentajes de áreas con sequía moderada, del 40,42 al 44,63%, y con sequía severa, del 12,49 al 13,82%. Y relevó un 2,51% del territorio con condiciones de sequía extrema, particularmente sobre el sur del Estado.

En su valoración sobre la condición de las plantas, el lunes el USDA ponderó el 59% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 60% de la semana pasada; del 72% vigente un año atrás, y del 60% promedio previsto por los operadores. En Iowa y en Illinois ponderó en estado bueno/excelente el 56 y el 63% de los cultivos, contra el 59 y el 64% de la semana precedente y frente al 83 y al 80% vigente un año atrás, respectivamente. Además, marcó que atravesó la floración el 94% de los cultivos y que formó vainas el 79% de las plantas.

Resultó positivo para los precios el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas externas 2016/2017 de poroto de soja por 453.200 toneladas, por encima de las 45.000 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 50.000 a 250.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, las exportaciones de poroto fueron reportadas en 899.500 toneladas, por encima de las 639.300 toneladas de la semana pasada y del rango estimado por los privados, de 300.000 a 600.000 toneladas.

Dado el actual nivel de precios y las dudas que muchos plantearon respecto de la factibilidad de alcanzar las cifras dadas por el USDA en su reporte mensual para los Estados Unidos, con 33,22 quintales por hectárea y con una cosecha récord de 119,23 millones de toneladas, cada día que pasa sin lluvias realmente importantes sobre Iowa y sobre las Grandes Planicies podría potenciar la desconfianza del mercado sobre los números oficiales y posibilitar un repunte de los precios de la soja, siempre en un marco de volatilidad y de incertidumbre respecto del comportamiento de los cultivos en las regiones que vienen sobrellevando de buena manera las variables climáticas.

MAÍZ

En un año donde la cosecha parece no terminar nunca, los precios del maíz argentino cerraron la semana con un balance negativo. La transición de las ofertas de los exportadores fue de 2400 a 2200 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, donde muchos vendedores optaron por tomar valores más bajos para la mercadería que van recolectando, de manera de compensar la balanza con el ahorro que ello les implica en almacenaje y en logística; de 2450 a 2400 pesos para Bahía Blanca, y de 2450 a 2350 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2366 por tonelada, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 2354 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos por maíz seco se ubicaron entre 2150 y 2380 pesos por tonelada.

También fue negativo el balance para el maíz de la próxima cosecha, con entrega entre marzo y abril, dado que bajó de 145 a 142 dólares por tonelada. En el mismo sentido, las posiciones septiembre y abril del cereal en el Matba retrocedieron de 140 a 137,50 y de 151,50 a 149 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 16 del actual y el 15 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.007.487 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 268.600 toneladas; desde Necochea, 98.025 toneladas, y desde otros puertos 40.750 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 85,4% del área apta, con un progreso semanal de 8 puntos. Un rinde promedio nacional de 81,2 quintales por hectárea aportó un volumen parcial cercano a los 34 millones de toneladas, sobre un total sostenido por la entidad en 39 millones. “La baja en la humedad de los granos registrada en el norte del área agrícola nacional permitió que las cosechadoras avancen sobre lotes sembrados en diciembre. Las provincias con mayores avances fueron Salta, Chaco, Santiago del Estero y Córdoba. Se relevan rindes por sobre los promedios históricos en cuadros tardíos, apuntalando nuestra proyección de producción. No obstante, nuevamente las lluvias dejaron importantes acumulados en el centro y en el este de Buenos Aires que paralizaron las labores de cosecha en gran parte del área afectada”, explicó la entidad.

En su informe de precampaña, el miércoles la BCBA estimó que la siembra de maíz para grano comercial alcanzará un récord en la Argentina en el ciclo 2017/2018, al ubicarse en 5,4 millones de hectáreas, contra los 5,10 millones de la temporada 2016/2017.

 

Por cuarta semana seguida, los precios del maíz cerraron con balance negativo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos septiembre y diciembre perdieron un 2,42 y un 2,54%, al pasar de 142,02 a 138,58 y de 147,53 a 143,79 dólares por tonelada. El arrastre de las existencias elevadas calculadas por el USDA en su reciente informe mensual y la influencia negativa derivada del derrumbe de los precios del trigo fueron los principales factores negativos para las cotizaciones del grano grueso, además del poco interés de los especuladores por apostar por el cereal. Y si bien los cultivos de maíz respondieron de mejor forma que los de la soja a las condiciones climáticas de la semana precedente, la misma falta de lluvias importantes que podría favorecer a la oleaginosa también podría alivianar la carga bajista que el maíz sobrelleva gracias al trigo.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 62% del maíz en estado bueno/excelente, por encima del 60% de la semana pasada, pero por debajo del 74% vigente un año atrás y del 60% previsto en promedio por el mercado. En Iowa y en Illinois ponderó en estado bueno/excelente el 61 y el 62% de los cultivos, contra el 64 y el 58% de la semana anterior y frente al 83 y al 84% vigente un año atrás, respectivamente. El organismo indicó que está polinizado el 97% de los cultivos; está llenando granos el 61% de las plantas, y está dentado el 16% del maíz.

Resultó neutro para los precios del maíz el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 62.500 toneladas, por encima de las 52.000 toneladas del trabajo anterior, pero por debajo del máximo esperado por el mercado, de 200.000 toneladas. Los negocios con maíz 2017/2018 fueron calculados en 671.800 toneladas, por encima de las 628.400 toneladas de la semana pasada y dentro del rango estimado por los operadores, de 400.000 a 700.000 toneladas.

TRIGO

Imposible evadir la fuerte caída internacional de las cotizaciones del trigo. El mercado local quedó comprendido en las generales globales. Así, la transición de las ofertas de los exportadores por mercadería disponible fue de 3000 a 2900 pesos por tonelada para Necochea; de 2900 a 2850 pesos para Bahía Blanca, y de 2800 a 2700 pesos para el Gran Rosario. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 3064 por tonelada, mientras que para el martes el indicador fue fijado en 3049 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2870/3300 a 2800/3250 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Naturalmente, el mayor impacto de la tónica bajista externa se reflejó sobre el trigo de la nueva cosecha. En efecto, las propuestas por el trigo con entrega en enero cayeron de 168 a 160 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 170 a 163 dólares para Bahía Blanca y para Necochea. En el Matba, la posición septiembre se mantuvo estable, en 173 dólares, mientras que el contrato enero bajó de 163,20 a 160,30 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 16 del actual y el 15 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 158.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 65.500 toneladas; desde Necochea, 57.750 toneladas, y desde otros puertos, 20.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA redujo de 5,40 a 5,35 millones de hectáreas su previsión sobre la superficie que será cubierta con trigo en la campaña 2017/2018 y relevó el progreso de la implantación sobre el 99,5% de la nueva cifra. El recorte fue la consecuencia de la situación climática que se registró durante las últimas semanas sobre el sudeste de Buenos Aires, donde se agravó el estado de excesos hídricos que provocó una demora insalvable en la implantación de los últimos lotes del cereal por falta de piso. Además, la entidad advirtió que “los anegamientos acumulados en gran parte del centro y del sur de Buenos Aires ocasionaron pérdidas en lotes que se encontraban entre emergencia y diferenciación foliar, las cuales impactaran de forma negativa sobre la superficie cosechable”.

 

Por sexta semana consecutiva, los precios del trigo de los Estados Unidos cerraron con resultado negativo el segmento comercial. En la Bolsa de Chicago los contratos septiembre y diciembre perdieron un 5,29 y un 5,25%, al pasar de 161,40 a 152,86 y de 171,59 a 162,59 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas, las mismas posiciones resignaron un 6,06 y un 5,75%, al variar de 162,13 a 152,30 y de 172,42 a 162,50 dólares por tonelada. En lo que va de la corrida bajista, cuyo inicio bien puede situarse tras el cierre del 11 de julio, la posición más cercana de ambos mercados acumuló un quebranto del 24,77 y del 25,65% frente a los 203,20 y a los 204,85 dólares vigentes entonces, respectivamente.

La principal razón de la profunda caída es el éxito productivo que están teniendo los países de Europa del Este en su cosecha de trigos de invierno, particularmente Rusia, que está levantando un volumen récord, que le posibilitará dominar el mercado global e imponer un nivel de precio bajo, al que se deberán ajustar todos aquellos que deseen competir para entrar en los importantes mercados del Norte de África y del Sudeste de Asia. En el mercado se cuenta por estos días que los rendimientos son tan elevados en regiones de Rusia y de Ucrania, que los productores optan por volcar la mercadería sobre un mercado sobreofertado con la lógica de compensar menores precios con mayores volúmenes.

Restará dilucidar si una vez concluida la cosecha en el hemisferio Norte el cuadro de situación mejora para el grano fino, en una campaña que se había iniciado con buenas expectativas por las caídas productivas en los Estados Unidos, en Canadá y en Australia. Sin embargo, frente a esas mermas emergió el Club del Mar Negro, que cubrió en sobremanera las vacantes dejadas por los exportadores tradicionales.

Respecto de los cultivos estadounidenses, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 97% del área apta, frente al 94% de la semana pasada; al 97% de igual momento de 2016, y al 96% promedio de las últimas cuatro campañas. En cuanto al trigo de primavera, marcó el progreso de la recolección sobre el 40% del área apta, contra el 24% de la semana anterior; el 45% de igual momento de 2016, y el 35% promedio de las últimas cuatro campañas. Ponderó el 33% de plantas en estado bueno/excelente, por encima del 32% de la semana pasada, pero por debajo del 68% vigente un año atrás.

Por segunda semana consecutiva, el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses de trigo resulta positivo, al quedar por encima de las expectativas de los operadores, pero ni siquiera eso logra revertir el desánimo vigente en el mercado. Según los datos aportados el jueves por el USDA, las ventas totalizaron 633.500 toneladas, por encima de las 464.200 toneladas del informe precedente y del rango calculado por los operadores, de 300.000 a 600.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys