CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 314
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
12
AGO 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Con el informe mensual del USDA como fundamento bajista excluyente para los precios de los granos, la soja y el maíz completaron en la Bolsa de Chicago la tercera semana negativa consecutiva, con pérdidas que rondaron el 1,5%, mientras que el trigo padeció la quinta semana seguida bajista, con quitas que superaron el 3% y que aportaron para un quebrando superior al 20% en el último mes. En el mercado local también hubo mayoría de bajas para las cotizaciones de los granos.

Panorama Agrícola Semanal

Con el informe mensual del USDA como fundamento bajista excluyente para los precios de los granos, la soja y el maíz completaron en la Bolsa de Chicago la tercera semana negativa consecutiva, con pérdidas que rondaron el 1,5%, mientras que el trigo padeció la quinta semana seguida bajista, con quitas que superaron el 3% y que aportaron para un quebrando superior al 20% en el último mes. En el mercado local también hubo mayoría de bajas para las cotizaciones de los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 11

Viernes 4

Diferencia en %

Petróleo

48,86

49,62

-1,53

Dólar/Euro

1,1823

1,1729

+0,80

Real/Dólar

3,1741

3,1254

+1,56

Peso/Dólar*

17,61

17,57

+0,23

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Las bajas externas y el control sobre el mercado cambiario, que evitó una mayor devaluación del peso frente al dólar, le pusieron un freno al valor de la soja disponible en la plaza doméstica, donde la transición semanal de las ofertas de los compradores fue de 4300 a 4200 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y de 4150 a 4100 pesos para Bahía Blanca. En Necochea el precio se mantuvo estable, en 4100 pesos. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4272, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4252 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4036 pesos por tonelada.

La tónica bajista se evidenció sobre la propuesta por la soja de la próxima cosecha, con entrega en mayo, que cayó de 250 a 246 dólares por tonelada. Cabe recordar que en el cierre del mes pasado la oleaginosa nueva se negociaba en torno de los 260 dólares por tonelada. La tendencia negativa también se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), aunque las quitas fueron leves. En efecto, las posiciones noviembre y mayo retrocedieron de 250 a 248,50 y de 251,50 a 250 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 del actual y el 12 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 195.560 toneladas de poroto de soja, 1.642.057 toneladas de harina y 296.680 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 256.000 toneladas de poroto y 41.700 toneladas de harina; desde Necochea, 167.410 toneladas de poroto, 10.000 toneladas de harina y 9000 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 113.000 toneladas de poroto y 64.200 toneladas de harina.

En su reporte mensual de oferta y demanda de granos, el jueves el USDA elevó su estimación de cosecha de soja 2016/2017 para la Argentina, de 56,80 a 57,80 millones de toneladas, pero redujo de 9,92 a 7 millones de toneladas el saldo exportable. En cuanto a la proyección 2017/2018, la mantuvo en 57 millones de toneladas.

 

Por tercera semana consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos agosto y noviembre perdieron un 1,45 y un 1,23%, al pasar de 348,79 a 343,74 y de 351,55 a 347,23 dólares por tonelada. El análisis de los factores bajistas en esta oportunidad se simplifica: USDA. Sólo el reporte mensual publicado el jueves por el organismo fue el responsable de la caída de las cotizaciones de la oleaginosa, producto de la sorpresa que implicó para los operadores ver que las cifras no sólo NO reflejaban el deterioro de los cultivos, sino que llevaban el volumen de la cosecha 2017/2018 de los Estados Unidos hasta un nivel récord histórico. Y si bien es cierto que buena parte del mercado cargó contra los datos oficiales, no es menos cierto que durante la rueda del viernes el rebote de los precios fue menos que mínimo.

Así pues, habrá que esperar el inicio de la semana; lo que ocurra con el clima hasta la apertura de los negocios, y la próxima jugada de los fondos de inversión, para ver si ese esas dudas sobre los cálculos del USDA se convierten en combustible alcista para los precios de la oleaginosa o si, por el contrario, tienden a convalidar el contenido del reporte oficial. Para llegar al 12 de septiembre deben transcurrir 20 ruedas de negocios…

Lejos de la sorpresa que impactaría sobre el mercado, el lunes el USDA ponderó el 60% de la soja en estado bueno/excelente, por encima del 59% de la semana pasada, pero por debajo del 72% vigente un año atrás. El dato oficial quedó por encima del 59% promedio previsto por los operadores. En Iowa y en Illinois, los dos principales productores de granos gruesos de los Estados Unidos, relevó en estado bueno/excelente el 59 y el 64% de los cultivos, contra el 60 y el 66% de la semana precedente y frente al 82 y al 79% vigente un año atrás. El organismo marcó que atravesó la floración el 90% de los cultivos, contra el 82% de la semana pasada; el 90% vigente un año atrás, y del 88% promedio de las últimas cuatro campañas. Añadió que formó vainas el 65% de las plantas, frente al 48% del trabajo precedente; al 67% de 2016, y al 62% promedio.

En el detalle de las cifras del reporte mensual del USDA, el único vestigio alcista estuvo en la revisión de las existencias finales 2016/2017 de los Estados Unidos, que fueron reducidas por el organismo de 11,17 a 10,08 millones de toneladas, contra los 10,91 millones previstos por el mercado. Ahí se agotó el espíritu positivo para los precios.

En el espacio de la campaña 2017/2018, y con el agregado de tener la recorrida de campo como fundamento para calcular rindes, los técnicos del USDA sorprendieron a todos al elevar de 32,28 a 33,22 quintales por hectárea el rendimiento promedio para los Estados Unidos, lejos de los 31,94 quintales previstos por los privados. Con ese dato como base, el organismo elevó de 115,94 a 119,23 millones de toneladas la nueva cosecha, un movimiento que llevó el volumen arriba de los 114,64 millones esperados por el mercado y que lo ubicó como récord histórico, al quedar por encima de los 117,21 millones de toneladas de la campaña precedente.

Cabe advertir que el volumen estimado por el USDA no hubiera resultado sorpresivo con un clima normal, dado que, pese a que muchos lo hayan olvidado, la actual campaña estadounidense de soja tiene casi 2,5 millones de hectáreas más que en la temporada 2016/2017. Sin embargo, con el 40,42% de los suelos de Iowa bajo condiciones de sequía moderada y con un 12,49% bajo estado de sequía severa, resulta difícil sostener el nivel de rinde dado por el organismo. Y eso sin tomar en cuenta la gravedad de la sequía que viene afectando Estados como las Dakotas o Nebraska, que todos suman al volumen total.

En el resto de las cifras comerciales estadounidenses, y con la salvedad de la reducción del stock inicial de 11,17 a 10,08 millones, el USDA redujo de 53,07 a 52,80 millones de toneladas la molienda y de 56,75 a 56,50 millones el uso total, pero elevó de 58,51 a 60,56 millones el saldo exportable. Así, las existencias finales fueron calculadas en 12,94 millones de toneladas, por encima de los 12,53 millones de julio y de los 11,54 millones esperados por los operadores.

Entre neutro a levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 de poroto de soja por 45.000 toneladas, por debajo de las 233.400 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 100.000 a 300.000 toneladas. Los negocios 2017/2018 totalizaron 639.300 toneladas y quedaron por encima de las 367.500 toneladas de la semana pasada y del rango estimado por los operadores, de 250.000 a 450.000 toneladas. Las ventas de harina sumaron 136.500 toneladas y si bien resultaron superiores a las 57.700 del trabajo precedente, quedaron dentro del rango esperado, de 50.000 a 150.000 toneladas.

MAÍZ

El maíz argentino se negoció con altibajos en el mercado doméstico durante la semana. En la plaza física, las ofertas se mantuvieron estables para el Gran Rosario, en $ 2400 por tonelada, y para Bahía Blanca, en $ 2450, mientras que para Necochea subieron de 2350 a 2450 pesos. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2431 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2448 pesos por tonelada. Las principales propuestas de los consumos por maíz seco se ubicaron entre 2150 y 2350 pesos por tonelada.

La transición fue negativa para el maíz de la próxima cosecha con entrega entre marzo y abril, dado que su precio bajó de 147 a 145 dólares por tonelada. En el Matba, mientras la posición septiembre bajó de 140,50 a 140 dólares por tonelada, el contrato abril subió de 151 a 151,50 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 del actual y el 12 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.242.950 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 326.716 toneladas; desde Necochea, 62.627 toneladas, y desde otros puertos 94.950 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 77,5% del área apta, con un progreso semanal de 8,8 puntos; un rinde medio nacional de 81,8 quintales por hectárea, y con un volumen parcial recolectado que supera los 31 millones de toneladas, sobre un total sostenido por la entidad en 39 millones. “La ausencia de precipitaciones en buena parte del país y las buenas temperaturas, promovieron una baja en la humedad de los granos y de esta manera permitieron agilizar las labores. Las regiones con mayores avances de cosecha fueron nuevamente el NEA, el NOA y el centro-norte de Córdoba. Los rindes recolectados continúan superando las expectativas iniciales, en particular en los cuadros que fueron sembrados en diciembre en el norte del país. Por otro lado, hacia la Cuenca del Salado y el centro-sudeste de Buenos Aires, nuevas precipitaciones relevadas complican las labores de cosecha por falta de piso”, detalló la entidad.

También el jueves, el USDA mantuvo su calculó sobre la producción argentina de maíz 2016/2017, en 41 millones de toneladas, y sobre el saldo exportable, en 27,50 millones. De igual modo, sostuvo en 40 millones la proyección 2017/2018.

 

Al igual que la soja, el maíz completó la tercera semana bajista consecutiva en la Bolsa de Chicago, donde los contratos septiembre y diciembre perdieron un 1,57 y un 1,64%, al pasar de 144,28 a 142,02 y de 149,99 a 147,53 dólares por tonelada. También en este caso fue el reporte del USDA el principal argumento bajista para los precios, dado que el recorte hecho sobre la estimación de cosecha estadounidense 2017/2018 resultó mínimo respecto de las expectativas de los operadores y que las existencias finales quedaron muy por encima de la cifra promediada por los privados en la previa del trabajo oficial.

El lunes el USDA ponderó el 60% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 61% de la semana pasada; del 74% vigente un año atrás, y del 61% previsto en promedio por el mercado. En Iowa y en Illinois ponderó en estado bueno/excelente el 64 y el 58% de los cultivos, contra el 65 y el 63% de la semana pasada y frente al 83 y al 83% vigente un año atrás. El organismo indicó que está polinizado el 93% de los cultivos, contra el 85% de la semana anterior; el 96% vigente un año atrás, y el 94% promedio de las últimas cuatro campañas. Está llenando granos el 42% de las plantas, frente al 23%del trabajo anterior; al 50% de 2016, y al 44% promedio. Además, está dentado el 7%, contra el 8% del año pasado y el 11% promedio.

En el detalle de las cifras oficiales dadas el jueves por el USDA, tras el relevamiento de campo, los técnicos estimaron el rinde promedio nacional en 106,39 quintales por hectárea, por debajo de los 107,14 quintales de tendencia sostenidos hasta el mes pasado, pero por encima de los 104,32 quintales previstos por el mercado. Con ese dato como argumento, el organismo proyectó la producción de maíz de los Estados Unidos en 359,50 millones de toneladas, por debajo de los 362,09 millones del informe de julio, pero por encima de los 351,93 millones previstos por el mercado.

En el resto de las variables comerciales estadounidenses, el USDA redujo de 139,07 a 138,25 millones de toneladas el uso forrajero; de 316,88 a 316,25 millones el uso tota, y de 47,63 a 46,99 millones el saldo exportable. Así, las existencias finales de la nueva campaña fueron proyectadas en 57,74 millones de toneladas, por debajo de los 59,06 millones de julio, pero un 13,5% por encima de los 50,88 millones esperados por el mercado.

Resultó neutro para la evolución del mercado el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses. Las ventas 2016/2017 fueron calculadas el jueves por el USDA en 52.000 toneladas, por encima de las 36.700 toneladas del trabajo anterior, pero por debajo de la expectativa del mercado, de 100.000 a 300.000 toneladas. Mejor resultó el dato del ciclo 2017/2018, con negocios por 628.400 toneladas, por encima de las 438.300 toneladas de la semana pasada y del rango estimado por los operadores, de 400.000 a 600.000 toneladas.

TRIGO

El trigo se negoció sin una tendencia definida durante la semana, pero comienza a evidenciar debilidad, en sintonía con el derrumbe externo de los precios. Las ofertas por mercedaría disponible bajaron de 2900 a 2800 pesos para el Gran Rosario y de 3000 a 2900 pesos para Bahía Blanca, mientras que lograron sostenerse en $ 3000 para Necochea. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 3127 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3127 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2600/3230 a 2870/3300 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Las ofertas por el trigo nuevo, con entrega entre diciembre y enero se mantuvieron en US$ 170 por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, pero bajaron de 170 a 168 dólares para el Gran Rosario. En el Matba, mientras la posición septiembre subió de 172 a 173 dólares, el contrato enero cayó de 169 a 163,20 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 del actual y el 12 de septiembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 186.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 141.100 toneladas, y desde Necochea, 60.750 toneladas.

En cuanto a los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 98% de los 5,4 millones de hectáreas previstos y señaló que las 100.000 hectáreas pendientes se concentran en el sur de Buenos Aires, donde se registraron nuevas precipitaciones que agravaron la condición de humedad de los lotes más afectados por los excesos hídricos. Advirtió que la implantación de dicha superficie dependerá de la evolución del clima durante la próxima semana. “El 74% de los cultivos que emergieron en los 5,3 millones de hectáreas cubiertos presenta una condición buena, mientras que un 16% se presenta normal y un 7% en excelentes condiciones. Sin embargo, una menor proporción de los lotes (un 3%) se encuentra bajo una condición regular, producto de una menor oferta hídrica en el perfil”, detalló la entidad.

En su informe mensual, el jueves el USDA mantuvo sin cambios sus previsiones para la campaña argentina 2017/2018 de trigo, con una cosecha de 17,50 millones de toneladas y con un saldo exportable de 11,50 millones.

 

El último mes fue toda una pesadilla para el trigo estadounidense, que el viernes completó la quinta semana bajista consecutiva. En efecto, en la Bolsa de Chicago las posiciones septiembre y diciembre perdieron un 3,41 y un 3,22%, al pasar de 167,09 a 161,40 y de 177,29 a 171,59 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 3,97 y un 3,70%, tras variar de 168,84 a 162,13 y de 179,04 a 172,42 dólares por tonelada. Así, desde el cierre del 11 de julio, la posición más cercana de ambas Bolsas cayó un 20,57 y un 20,85% desde los 203,20 y los 204,85 dólares vigentes entonces.

Para el trigo, el informe mensual del USDA del jueves resultó una confirmación de lo que se vendía evidenciando en el mercado global, con la mejora de las expectativas para las cosechas de los países de Europa del Este, que tendrán a Rusia como líder absoluto en la lista de proveedores globales del grano fino y que pondrá al resto de los abastecedores, incluidos los Estados Unidos y la Argentina, bajo presión si es que quieren colocar mercadería en mercados como el norte de África o como los países del sudeste asiático.

Cabe recordar que la actual tendencia bajista de los precios del trigo se inició tras el anterior informe mensual del USDA, cuando el organismo contrarió las expectativas de los operadores respecto de las existencias finales 2016/2017 y 2017/2018 para los Estados Unidos.

En el inicio de la semana el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 94% del área apta, frente al 88% de la semana pasada; al 93% de igual momento de 2016, y al 92% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por encima del 92% esperado por el mercado. En tanto que la recolección del cereal de primavera fue reportada sobre el 24% del área, contra el 9% de la semana anterior; el 27% de igual momento de 2016, y el 21% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato quedó por encima del 22% previsto por los operadores. Tras nueve semanas consecutivas de recortes, el organismo elevó la proporción de cultivos en condición óptima, dado que ponderó el 32% en estado bueno/excelente, por encima del 31% de la semana pasada, pero por debajo del 68% vigente un año atrás. El dato oficial superó el 31% previsto por los operadores.

En cuanto al informe mensual del USDA, estimó la cosecha total de trigo estadounidense en 47,32 millones de toneladas, por debajo de los 47,89 millones previstos en julio. Este recorte fue producto de la reducción del rinde promedio, que pasó de 31,07 a 30,67 quintales por hectárea. En detalle, el organismo elevó de 35,87 a 36,03 millones de toneladas el volumen de la producción de trigos de invierno, pero redujo de 12,03 a 11,29 millones la cosecha de trigos de primavera, como lo esperaba el mercado.

En el resto de las variables comerciales, el USDA elevó de 3,81 a 4,08 millones de toneladas las importaciones; mantuvo en 4,08 millones el uso forrajero; redujo de 31,87 a 31,73 millones el uso total, y sostuvo el saldo exportable en 26,54 millones. Tras estos ajustes, el organismo proyectó las existencias finales en 25,38 millones de toneladas, por debajo de los 25,53 millones del mes pasado, pero por encima de los 24,68 millones esperados por los operadores, en un movimiento que sumó a la tendencia bajista que el grano fino ya arrastraba en las semanas previas.

Pero los datos que más impacto bajista tuvieron fueron los correspondientes a las cifras proyectadas por los integrantes del Club del Mar Negro. En efecto, para Rusia el USDA elevó de 72 a 77,50 millones de toneladas el volumen de la cosecha, en tanto que incrementó de 30,50 a 31,50 millones su saldo exportable. También para Ucrania relevó mayores volúmenes, de cosecha, de 24 a 26,50 millones de toneladas, y de exportaciones, de 14 a 16 millones. E incluso incrementó las cifras de Kazajstán, de 13 a 14 millones la producción y de 7 a 7,50 millones las ventas externas.

Positivo, aunque sumamente insuficiente para modificar la corriente bajista, resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas externas de trigo por 464.200 toneladas, por encima de las 145.500 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 250.000 a 450.000 toneladas.

Tras superar los 200 dólares un mes atrás y, ahora, debatiéndose en la línea de los 160 dólares, resulta difícil imaginar los precios del trigo aún más abajo, sobre todo en un ciclo donde dos de los históricos exportadores, como Canadá y Australia (se suman a EE.UU.), tendrán cosechas muy inferiores a las del ciclo anterior. Además, con los especuladores otra vez en zona vendida, no habría que descartar un repunte de las cotizaciones, con una meta que seguramente no se aventurará en la zona de los 200 dólares, sino en objetivos más realistas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys