CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 349
NOTICIAS DEL DIA
Imprimir nota
12
AGO 2017
FacebookTwitter

En un mes, el precio del trigo de EE.UU. acumuló una baja de más del 20%

Tras el cierre de la rueda, las pizarras de las Bolsas de Chicago y de Kansas mostraron bajas de US$ 0,46 y de 2,57 sobre la posición septiembre, cuyo ajuste fue de 161,40 y de 163,13 dólares por tonelada. En el balance semanal, dicho contrato perdió un 3,41 y un 3,97% frente al valor vigente el viernes anterior, de 167,09 y de 168,84 dólares. Pero respecto de aquel no tal lejano 11 de julio, el quebranto resultó del 20,57 y del 20,85% contra los 203,20 y los 204,85 dólares, respectivamente.

En un mes, el precio del trigo de EE.UU. acumuló una baja de más del 20%

Tras el cierre de ayer, la transición fue de US$ 203,20 a 161,40 en Chicago y de 204,85 a 162,13 dólares en Kansas

Nadie lo vio venir. Tras cerrar la rueda de negocios del martes 11 de julio, los operadores estadounidenses dejaron sus puestos de trabajo con la satisfacción de ver los precios del trigo arriba de la barrera de los 200 dólares. De igual modo, luego de terminar una jornada más de la cosecha de variedades de invierno, los productores de las Grandes Planicies vieron con satisfacción la posibilidad de compensar con la firmeza de las cotizaciones las pérdidas derivadas de un clima que complicó todo el ciclo del cultivo.

Pero al día siguiente todo comenzaría a salir mal para los precios del grano fino. Al mediodía del miércoles 12, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) reveló que las existencias finales estadounidenses de trigo eran superiores a las previstas por el mercado, a pesar, incluso, de la importante reducción prevista para el volumen total de la cosecha 2017/2018.

Allí quedó marcado el inicio de una secuencia bajista, que ayer completó la quinta semana consecutiva, alentada por la pérdida de competitividad y por la súbita mejora de las condiciones de los cultivos en los países exportadores de la zona del Mar Negro. Esa mejora fue ratificada por el USDA anteayer en su reporte mensual de oferta y demanda de granos, en el que elevó los saldos exportables de Rusia, Ucrania y de Kazajstán, países que marcan el piso que el resto de los exportadores debe intentar transitar si no quiere perder compradores en mercados clave como el norte de África y el sudeste asiático.

Un mes después de aquella rueda alcista para el trigo y de quebrar la barrera de los 200 dólares por tonelada, el cereal debió batallar ayer para no perforar la línea de los 160 dólares. En efecto, tras el cierre de la rueda, las pizarras de las Bolsas de Chicago y de Kansas mostraron bajas de US$ 0,46 y de 2,57 sobre la posición septiembre, cuyo ajuste fue de 161,40 y de 163,13 dólares por tonelada. En el balance semanal, dicho contrato perdió un 3,41 y un 3,97% frente al valor vigente el viernes anterior, de 167,09 y de 168,84 dólares. Pero respecto de aquel no tal lejano 11 de julio, el quebranto resultó del 20,57 y del 20,85% contra los 203,20 y los 204,85 dólares, respectivamente.

De las cifras dejadas anteayer por el USDA, las más negativas fueron las proyectadas para Rusia, con un fuerte incremento del volumen de la cosecha, de los 72 millones a un récord de 77,50 millones de toneladas, y del saldo exportable, de 30,50 a 31,50 millones. Este dato consolidó a Rusia como el principal proveedor global de trigo, por encima de la Unión Europea (29,50 mill./t) y de EE.UU. (26,54 mill./t). El organismo también elevó la producción y las ventas externas de Ucrania, de 24 a 26,50 y de 14 a 16 millones, respectivamente.

En cuanto a las cifras para los Estados Unidos, el USDA redujo de 47,89 a 47,33 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de trigo. Pero para desencanto de los operadores, el organismo se quedó corto en el recorte del stock final, que fue de 25,53 a 25,38 millones, contra los 24,68 millones previstos por el mercado.

Menor impacto

En el mercado local las bajas se reflejaron sobre todo en la plaza de futuros, pero el impacto fue más moderado. Ayer, el cierre de la posición enero en el Mercado a Término de Buenos Aires fue de US$ 163,20 por tonelada, con una quita de US$ 0,80. En la comparación con el precio vigente un mes atrás, de US$ 176, el quebranto acumulado fue del 7,30 por ciento.

Distinta es la lógica en el mercado físico, donde ayer la exportación pagó $ 3000 por tonelada disponible para Necochea; $ 2900 para Bahía Blanca, y $ 2800 para la zona del Gran Rosario, todos valores nominales superiores a los vigentes un mes atrás, en buena medida por la fuerte devaluación del peso frente al dólar.

En cuanto a las propuestas para operaciones forward, tampoco hubo variantes significativas, dado que ayer las propuestas oscilaron de US$ 168 a 170, contra los US$ 170/175 vigentes cinco semanas atrás. En aquel entonces, el interrogante era por qué el valor del trigo argentino no subía como el estadounidense. Y quizá fuera porque allí la acción de los especuladores -una vez más- había exacerbado el movimiento del mercado.

La Nación – Dante Rofi



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys