CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 336
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
30
JUL 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios en la Bolsa de Chicago dejó bajas próximas al 1% para la soja; al 1,45% para el maíz, y al 3,65% para el trigo. El resultado negativo se selló en las dos primeras ruedas del segmento, con los fondos de inversión como activos vendedores, por sus propias lógicas, pero también por las lluvias del fin de semana anterior. La persistencia del déficit hídrico en amplias zonas de producción para los granos gruesos y la previsión de rindes en baja para los trigos de primavera limitaron las bajas. En el mercado local, el dato saliente fue la fuerte devaluación del peso frente al dólar, que benefició particularmente a la soja.

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios en la Bolsa de Chicago dejó bajas próximas al 1% para la soja; al 1,45% para el maíz, y al 3,65% para el trigo. El resultado negativo se selló en las dos primeras ruedas del segmento, con los fondos de inversión como activos vendedores, por sus propias lógicas, pero también por las lluvias del fin de semana anterior. La persistencia del déficit hídrico en amplias zonas de producción para los granos gruesos y la previsión de rindes en baja para los trigos de primavera limitaron las bajas. En el mercado local, el dato saliente fue la fuerte devaluación del peso frente al dólar, que benefició particularmente a la soja.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 29

Viernes 21

Diferencia en %

Petróleo

49,77

45,83

+8,60

Dólar/Euro

1,1751

1,1683

+0,58

Real/Dólar

3,135

3,143          

-0,25

Peso/Dólar*

17,54

17,32

+2,14

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Como el producto que en la actualidad cuenta con la mayor demanda en la plaza física local, la soja fue favorecida por la fuerte devaluación del peso respecto del dólar, que en la semana fue del 2,14%, al crecer la paridad de 17,32 a 17,54 pesos. La pérdida de valor de la moneda argentina es aún mayor en la valoración de lo que va de julio, período en el que cae un 6,11% frente al cierre de junio y a una paridad que era de 16,53 pesos. Este movimiento les posibilita a los compradores (exportación y molienda) que luego comercializan en dólares elevar sus propuestas.

Entonces, el balance de la semana para los precios nominales de la soja fue muy positivo, dado que la transición de las ofertas de los compradores fue de 4250 a 4450 pesos por tonelada para el Gran Rosario; de 4300 a 4500 pesos para Bahía Blanca, y de 4250 a 4500 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4400 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4474 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4202 pesos por tonelada.

La mejora también se extendió a la soja de la cosecha 2017/2018, cuyo valor creció de 255 a 260 dólares por tonelada. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las fuerzas encontradas de las bajas externas y de la firmeza local dejó un balance con leves altibajos, donde la posición noviembre retrocedió de 261,30 a 260,50 dólares por tonelada, mientras que el contrato mayo subió de 259,50 a 260,50 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 219.500 toneladas de poroto de soja, 1.631.980 toneladas de harina y 253.800 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 130.373 toneladas de poroto y 18.882 toneladas de harina; desde Necochea, 123.412 toneladas de poroto, 42.350 toneladas de harina y 22.025 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 92.953 toneladas de poroto y 24.000 toneladas de harina.

 

Tras las subas de la semana anterior, el último segmento comercial terminó con resultado negativo para la soja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones agosto y noviembre perdieron un 0,81 y un 0,90%, al pasar de 370,74 a 367,72 y de 375,61 a 372,22 dólares por tonelada. Las bajas que sellarían el destino negativo de las cotizaciones de la oleaginosa –la misma suerte corrieron los precios del maíz y del trigo– se concentraron en las dos primeras ruedas, en las que los fondos de inversión especuladores generaron, por sus propias lógicas y por las lluvias caídas sobre el Medio Oeste, una importante liquidación de contratos. Las subas vistas en las tres ruedas restantes no lograron equilibrar la balanza.

Más allá de algunas lluvias que se concentraron sobre el sudeste del Medio Oeste, un Estado clave como Iowa recibió muy poca humedad durante la semana. Eso se vio reflejado el jueves en el mapa semanal de monitoreo de la sequía del Centro Nacional de Mitigación de la Sequía, en el que se reflejó que el déficit de humedad de los suelos de Iowa creció del 58,37 al 64,01%; la proporción en estado de “sequía moderada”, del 22,24 al 34,74%, y donde apareció un 1,66% bajo estado de “sequía severa”. Un año atrás, sólo un 30,68% de las tierras del principal productor de granos gruesos de los Estados Unidos tenía déficit de humedad, mientras que apenas un 3,59% se evidenciaba con “sequía moderada”. Y arranca agosto.

El lunes resultó sorpresivo el fuerte recorte de la condición de los cultivos, sobre todo tras un fin de semana que había dejado buenas lluvias. En efecto, el lunes el USDA ponderó el 57% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 61% de la semana pasada; del 71% vigente un año atrás, y del 60% promedio previsto por los operadores. Marcó que atravesó la floración el 69% de los cultivos, contra el 52% de la semana pasada; el 74% vigente un año atrás, y del 67% promedio de las últimas cuatro campañas. Y añadió que formó vainas el 29% de las plantas, frente al 16% del trabajo precedente; al 33% de 2016, y al 27% promedio.

Entre neutro a levemente negativo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves, el USDA relevó ventas 2016/2017 de poroto de soja por 303.400 toneladas, por debajo de las 409.500 toneladas del reporte anterior, pero por encima del rango previsto por el mercado, de 100.000 a 300.000 toneladas. Las operaciones con harina sumaron apenas 6700 toneladas, contra las 41.400 toneladas precedentes y un máximo esperado por los operadores de 100.000 toneladas. En cuanto a las exportaciones 2017/2018, el organismo relevó negocios con poroto de soja por 531.800 toneladas, por debajo de las 1.522.600 toneladas de la semana pasada, pero dentro del rango estimado por los privados, de 300.000 a 1.000.000 de toneladas. Las ventas de harina totalizaron 55.200 toneladas, por debajo de las 75.900 toneladas del informe precedente, pero por encima del rango esperado por el mercado, de 50.000 a 125.000 toneladas.

El viernes una corte de apelaciones falló contra la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos en cuanto a los límites impuestos al uso de combustibles alternativos, entre ellos los agrocombustibles. Esta noticia fue interpretada por los operadores como una posibilidad de que se incremente el uso de biodiésel en base a soja. Por eso el aceite de soja se negoció en la última rueda de la semana con ganancias superiores a los 20 dólares, para cerrar con mejoras próximas a los 16 dólares por tonelada. El traslado al valor del poroto fue menor. Resta ver si ello ocurre en la apertura del nuevo segmento comercial.

MAÍZ

A diferencia de la soja, el maíz argentino se comercializó con valores flojos en la plaza física, en buena medida por las abundantes compras acumuladas por los exportadores. La transición de las ofertas fue de 2500 a 2400 pesos por tonelada para Bahía Blanca y de 2500 a 2350 pesos para Necochea, en tanto que para el Gran Rosario el valor del cereal se mantuvo estable, en $ 2400. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2388 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2408 pesos por tonelada. Según calidad, condición procedencia y forma de pago, las ofertas de los consumos relevadas por la BCBA oscilaron de 2000 a 2450 pesos por tonelada.

Con vistas a la próxima cosecha, el valor del maíz con entrega entre marzo y abril pasó de 150 a un rango que fue de 148 a 150 dólares por tonelada. En sintonía con las bajas externas, el cierre semanal fue levemente bajista en el Matba, donde las posiciones septiembre y abril retrocedieron de 141,50 a 139,50 y de 153,50 a 152,50 dólares por tonelada.

En cuanto a lo señalado sobre las compras, al 19 de julio las compras de la exportación de maíz 2016/2017 suman 16.609.500 toneladas, un 23,31% por encima de igual momento de 2016. En tanto que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas (DJVE) totalizan al 27 de julio 14.904.905 toneladas, según datos del Minago.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.528.838 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 383.000 toneladas; desde Necochea, 228.011 toneladas, y desde otros puertos 126.806 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 62,7% del área apta, con un progreso semanal de 3,3 puntos y con un rinde promedio nacional de 83,6 quintales por hectárea. “La recolección se concentró en el norte del área agrícola nacional. Los rendimientos que se vienen relevando se mantienen por sobre las expectativas del inicio de campaña, principalmente en el norte del país. Los mayores avances nuevamente se registraron en el NEA, el NOA y en el centro-norte de Córdoba. Las buenas condiciones del tiempo registradas en gran parte del país comienzan a permitir la baja en la humedad de los granos y, por ende, que las labores tomen impulso. Hacia el norte de La Pampa, el sur de Córdoba y parte de la provincia de Buenos Aires la falta de piso sigue marcando la demora en las tareas de las cosechadoras. Frente a este panorama, mantenemos nuestra proyección de producción en 39.000.000 de toneladas”, dijo la entidad.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos septiembre y diciembre perdieron un 1,45 y un 1,39%, al pasar de 149,50 a 147,33 y de 154,91 a 152,75 dólares por tonelada. Al igual que en el caso de la soja, las importantes bajas registradas durante las dos primeras ruedas del segmento signaron el saldo negativo. Las ventas de los fondos de inversión, en parte producto de las lluvias registradas durante el fin de semana sobre el Medio Oeste, tuvieron casi todo que ver con esas pérdidas.

En las dos jornadas siguientes, la persistencia del déficit de humedad sobre amplias zonas agrícolas mientras se define el potencial de rinde de los cultivos; compras de ocasión de comerciales, y una tímida posición compradora de los especuladores amortiguaron las pérdidas. La última rueda transcurrió casi sin variantes para el grano grueso.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 62% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 64% de la semana pasada; del 76% vigente un año atrás, y del 63% previsto en promedio por el mercado. El organismo indicó que está polinizado el 67% de los cultivos, contra el 40% de la semana anterior; el 76% vigente un año atrás, y el 69% promedio de las últimas cuatro campañas. Además, ya está llenando granos el 8% de las plantas, frente al 12% de 2016 y al 13% promedio.

Neutro para los precios del maíz resultó el informe sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó las ventas 2016/2017 en 92.000 toneladas, por debajo de las 466.500 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 500.000 toneladas. Más auspicioso fue el dato de las ventas 2017/2018, que sumaron 486.600 toneladas, por encima de las 212.100 toneladas de la semana pasada y del rango calculado por los operadores, de 200.000 a 400.000 toneladas.

El jueves, el Consejo Internacional de Cereales redujo en 5 millones de toneladas su proyección sobre el volumen global de la producción de maíz 2017/2018, por sendos recortes en los Estados Unidos, de 357,70 a 352,10 millones, y en la Unión Europea, de 60,20 a 59,50 millones. La suba de la previsión para Brasil, de 88,70 a 90,20 millones, equilibró sólo parcialmente las cifras.

TRIGO

Los precios del trigo se mantuvieron sostenidos en la plaza física, pese a que en los Estados Unidos el cereal completó la tercera semana consecutiva con resultado negativo. En efecto, las propuestas de la exportación se mantuvieron en $ 3000 por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, mientras que se elevaron de 2800 a 2900 pesos para el Gran Rosario. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 3148 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3175 pesos por tonelada. El rango de las ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 2750/3150 a 2600/3200 pesos, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cambio, para las operaciones forward el saldo semanal fue negativo, dado que de los 175 dólares vigentes el viernes anterior, se pasó a un rango de 170/172 dólares para el trigo con entregas entre diciembre y enero sobre todas las terminales. El mismo rumbo asumieron los precios en el Matba, donde las posiciones septiembre y enero retrocedieron de 175 a 174,50 y de 174,20 a 169 dólares por tonelada.

Al 19 de julio la exportación acumuló compras de trigo 2016/2017 por 11.275.900 toneladas (vale recordar que el Minagro prevé un saldo exportable de 11,3 millones de toneladas), mientras que las DJVE totalizan al 27 de julio 9.896.296 toneladas. Y en cuanto al ciclo 2017/2018, los exportadores ya adquirieron 2.792.800 toneladas, un 315% por encima de las compras anticipadas cerradas a igual fecha de 2016. En este caso, las DJVE apenas suman 145 toneladas, siempre según datos del Minagro.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 97.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 199.000 toneladas, y desde Necochea, 50.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la siembra de trigo sobre el 92% de los 5,4 millones de hectáreas previstos, con un avance semanal de 9,5 puntos y con un adelanto interanual del 3,8%. “La siembra comenzó a transitar su tramo final, luego de una semana que permitió retomar con mayor fluidez las labores en el centro y en el sur del área agrícola nacional. Los ambientes que acumularon excesos de humedad durante el comienzo de la ventana óptima de siembra registraron una mejora en el estado hídrico del suelo, logrando incorporar nuevos lotes, principalmente en el centro y sur de Buenos Aires”, detalló la entidad. Y añadió acerca del estado fenológico que, de los 4,96 millones de hectáreas sembrados, el 43% desarrolla macollos, mientras que otro 40% aún diferencia hojas y que un 15% continúa en emergencia. “Lotes incorporados en fechas tempranas sobre el NOA, el NEA y el centro-norte de Córdoba comenzaron a transitar la etapa de encañazón bajo adecuadas condiciones de humedad y sanidad. Además, al presente informe se da por finalizada la siembra en las regiones sur de Córdoba y Núcleo Norte, restando la incorporación de algunos lotes puntuales sobre ambientes comprometidos con anegamientos y falta de piso”.

 

Por tercera semana consecutiva, los precios del trigo de los Estados Unidos cerraron con saldo negativo. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre en la Bolsa de Chicago perdieron un 3,65 y un 3,16%, al pasar de 183,44 a 176,74 y de 191,99 a 185,92 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 3,02 y un 2,77%, tras variar de 182,25 a 176,74 y de 192,08 a 186,75 dólares.

Tras el cierre negativo de la rueda del martes, el trigo completó un segmento de 10 ruedas de las cuales 9 tuvieron un resultado negativo. Así, luego de superar la barrera de los 200 dólares por tonelada, tras ese ciclo adverso, el cereal acumuló pérdidas del 14,28% en Chicago y del 15,20% en Kansas. La fuerte liquidación de contratos de parte de los fondos de inversión especuladores fue el principal factor adverso para las cotizaciones durante el segmento citado. Pero también se sumaron como datos bajistas las abundantes existencias estadounidenses y la pérdida de competitividad para poder competir en el mercado exportador con agresivos vendedores como Rusia.

En las últimas tres ruedas de la semana hubo subas muy leves, en buena medida por compras técnicas de los fondos y también por algunas compras de oportunidad tras las profundas bajas registradas en un período corto de tiempo.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 84% del área apta, frente al 75% de la semana pasada; al 82% de igual momento de 2016, y al 80% promedio de las últimas cuatro campañas. Respeto del trigo de primavera, por octava semana consecutiva, volvió a recortar la proporción de cultivos en condición óptima, del 34 al 33%, contra el 68% vigente un año atrás. En ocho semanas el estado bueno/excelente del trigo de primavera cayó 29 puntos.

Sobre el cierre de la semana y tras recorrer por tres días áreas productoras de trigo de primavera de Dakota del Norte, Minnesota y de Dakota del Sur, el Consejo de Calidad de Trigo proyectó el rinde promedio en 25,62 quintales por hectárea, un 16,63% por debajo de los 30,73 quintales relevados un año atrás, y también por debajo del promedio de los últimos cinco años, de 31,47 quintales. Para el trigo candeal, el tour estimó un rinde de 26,70 quintales por hectárea, un 12,55% por debajo del dato relevado un año atrás, de 30,53 quintales. Vale agregar que más allá de la previsión en baja de los rendimientos, los operadores centran su atención sobre la magnitud que pueda tener el abandono de áreas, sobre todo en sectores de Dakota del Norte, donde se concentra cerca del 45% del total del trigo de primavera estadounidense y donde hay un 45,56% de los suelos del Estado bajo condiciones de “sequía extrema” y un 7,62% con condiciones de “sequía excepcional”, según lo relevó el jueves el mapa de monitoreo de la sequía del Centro Nacional de Mitigación de la Sequía.

Resultó neutro para el mercado de trigo el reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, que fueron relevadas el jueves por el USDA en 498.000 toneladas, por debajo de las 669.500 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los operadores, de 350.000 a 550.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys