CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 378
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
22
JUL 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

El balance de los negocios de la semana dejó subas del 2 y del 1% para los precios de la soja y del maíz en la Bolsa de Chicago, respectivamente. La preocupación/especulación en torno del tiempo mayormente seco y caluroso sobre las principales zonas de producción de granos gruesos de los Estados Unidos fue la que favoreció las subas, sin dejar de señalar la fuerte devaluación del dólar respecto del euro. El trigo, en cambio, cerró con bajas por segunda semana consecutiva. Las pérdidas superaron el 3% en Kansas, por la mayor entrada del cereal de invierno en el circuito comercial. En el nivel local, la importante devaluación del peso respecto del dólar fue un fundamento central para los precios que, en general, evidenciaron mejoras.

Panorama Agrícola Semanal

El balance de los negocios de la semana dejó subas del 2 y del 1% para los precios de la soja y del maíz en la Bolsa de Chicago, respectivamente. La preocupación/especulación en torno del tiempo mayormente seco y caluroso sobre las principales zonas de producción de granos gruesos de los Estados Unidos fue la que favoreció las subas, sin dejar de señalar la fuerte devaluación del dólar respecto del euro. El trigo, en cambio, cerró con bajas por segunda semana consecutiva. Las pérdidas superaron el 3% en Kansas, por la mayor entrada del cereal de invierno en el circuito comercial. En el nivel local, la importante devaluación del peso respecto del dólar fue un fundamento central para los precios que, en general, evidenciaron mejoras.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 21

Viernes 14

Diferencia en %

Petróleo

45,83

46,58

-1,61

Dólar/Euro

1,1683

1,1466

+1,89

Real /Dólar

3,1430

3,1849

-1,32

Peso/Dólar*

17,32

16,75

+3,40

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

La semana resultó positiva para los precios de la soja, producto de las mejoras externas; las necesidades de los compradores, y la fuerte devaluación del peso frente al dólar. La transición de las ofertas de la demanda fue de 4000/4100 a 4250 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario; de 4000 a 4300 pesos para Bahía Blanca, y de 4000 a 4250 pesos para Necochea. Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4355 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4379 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 4130 pesos por tonelada.

En vistas a la próxima campaña, el viernes la propuesta de los compradores por soja con entrega en mayo fue de US$ 255 por tonelada, equivalentes a 4416,6 pesos por tonelada. El balance de la semana también fue positivo en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones julio y noviembre crecieron de 244 a 250 y de 256,30 a 261,30 dólares por tonelada. El contrato mayo aumentó de 256 a 259,50 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 19 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 114.635 toneladas de poroto de soja, 684.604 toneladas de harina y 214.750 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 102.285 toneladas de poroto y 18.800 toneladas; desde Necochea, 194.691 toneladas de poroto, 35.655 toneladas de harina y 9775 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 10.500 toneladas de poroto y 50.000 toneladas de aceite.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA dio por finalizada la cosecha de soja 2016/2017 y confirmó un volumen recolectado de 57,50 millones de toneladas, producto de un rinde promedio nacional de 31,9 quintales por hectárea, “cifra que representa un nuevo récord en término de productividad nacional para el cultivo”. La entidad explicó que esta nueva marca histórica ayudó a compensar parte de las importantes pérdidas de superficie relevadas durante la campaña, en su mayoría debido a inundaciones y a excesos hídricos registrados desde inicios del otoño a la fecha. “En números absolutos se estima que en tan sólo tres meses las pérdidas nacionales de área sembrada con soja ascendieron de 516.000 a 1.200.000 hectáreas. Una merma próxima a 700.000 hectáreas distribuidas entre el sur de Córdoba y Santa Fe, gran parte de La Pampa, en amplios sectores de Buenos Aires y en menor medida el sur de Chaco. Paralelamente, esta misma problemática dilató la recolección de cuadros durante las últimas semanas, obligando a muchos productores a transitar con las cosechadoras por lotes inundados o con falta de piso”.

También el jueves, el Minagro difundió su nuevo informe mensual de estimaciones agrícolas, en el que redujo de 57 a 55 millones de toneladas su cálculo sobre la producción argentina de soja. La razón de dicho recorte fue adjudicada a la reducción del área, de los 18,75 millones de hectáreas relevados en junio a 18 millones. Así, en tres meses el organismo achicó la superficie cosechada en 1,45 millones de hectáreas respecto del dato de mayo, de 19,45 millones. Las variables comerciales de la campaña 2016/2017 quedaron de la siguiente manera: stock inicial, 8,10 millones de toneladas; cosecha, 55 millones; industrialización y otros usos, 49 millones; exportación, 8,50 millones, y existencias finales, 5,60 millones.

 

Tras las bajas de la semana anterior, la soja cerró el segmento comercial con saldo positivo en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones agosto y noviembre sumaron un 2,02 y un 2,07%, al pasar de 363,40 a 370,74 y de 367,99 a 375,61 dólares por tonelada. La persistente preocupación por el clima mayormente seco y caluroso sobre el Medio Oeste y en Estados de las planicies como las Dakotas y Nebraska fue el principal factor alcista para las cotizaciones de la oleaginosa, sumado a la natural especulación de los grandes fondos de inversión que dominan la escena en el mercado de futuros estadounidense. Sobre el cierre de la semana, lluvias imprevistas sobre áreas agrícolas de Iowa, Illinois y de Indiana redujeron las ganancias.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 61% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 62% de la semana pasada y del 71% vigente un año atrás. El dato oficial quedó en línea con el 61% promedio previsto por los operadores. El organismo marcó que atravesó la floración el 52% de los cultivos, contra el 34% de la semana pasada; el 56% vigente un año atrás, y del 51% promedio de las últimas cuatro campañas. Añadió que formó vainas el 16% de las plantas, frente al 7% del trabajo precedente; al 16% de 2016, y al 13% promedio.

Levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 409.500 toneladas de poroto de soja, por encima de las 228.000 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 100.000 a 300.000 toneladas. Las operaciones con harina sumaron 41.400 toneladas, por encima de las 3700 toneladas de la semana pasada, pero por debajo de las 150.000 toneladas esperadas como tope por los operadores. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo confirmó ventas de poroto por 1.522.600 toneladas, muy por encima de las 455.000 toneladas del trabajo precedente y dentro del rango previsto por el mercado, de entre 1,3 y 1,8 millones de toneladas. Las exportaciones de harina totalizaron 75.900 toneladas, por debajo de las 137.000 toneladas anteriores, pero dentro del rango de 50.000 a 150.000 toneladas.

MAÍZ

Para el maíz argentino la semana dejó altibajos, vinculados con necesidades puntuales de compradores, satisfechas sobre el cierre de la semana, y con la devaluación del peso. Así, el balance dejó subas para la zona del Gran Rosario, donde la transición de las ofertas fue de 2350 a 2400 pesos por tonelada, y para Necochea, de 2350 a 2500 pesos. Para Bahía Blanca, en cambio, la propuesta bajó de 2600 a 2500 pesos. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2410 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2408 pesos por tonelada. La BCBA indicó que las ofertas de los consumos se ubicaron entre 2000 y 2450 pesos, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

Con la campaña 2017/2018 a la vista, la oferta de los compradores por el maíz con entrega entre marzo y abril se ubicó en 150 dólares por tonelada, equivalentes el viernes a $ 2598 por tonelada. Los altibajos también se reflejaron en el Matba, donde mientras las posiciones julio y septiembre bajaron de 143,20 a 139 y de 143 a 141,50 dólares por tonelada, el contrato abril subió de 152 a 153,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 19 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.367.200 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 349.300 toneladas; desde Necochea, 230.712 toneladas, y desde otros puertos 77.500 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 59,4% del área apta, con un progreso semanal de 3,8 puntos. “La cosecha avanzó fundamentalmente en las provincias del centro y del norte del área agrícola nacional. Los mayores progresos se relevaron en las zonas NEA, centro-norte de Córdoba y en el NOA. Los rendimientos de los cuadros de primera se mantienen por sobre las expectativas iniciales, al igual que parte de los lotes de segunda ocupación. Por otro lado, las heladas registradas en extensos sectores del país permitirían que los niveles de humedad de los granos comiencen a ceder y, de esta manera, agilizar las labores. A pesar de esto, la falta de piso y el mal estado de los caminos continúan siendo un problema para el normal desarrollo de la cosecha en Buenos Aires, La Pampa y en parte de Córdoba. Frente a este panorama mantenemos nuestra proyección de producción en 39.000.000 de toneladas”, indicó la entidad. Hasta el jueves, el rinde medio nacional se ubica en 84,3 quintales por hectárea y el volumen acumulado suma 24,6 millones de toneladas.

En su informe mensual de estimaciones agrícolas, el Minagro elevó el jueves de 47,50 a 49,50 millones de toneladas el volumen total de la cosecha de maíz (grano comercial + forraje). Además, incrementó de 7,95 a 8,48 millones de hectáreas la superficie destinada al cereal (de 6,2 a 6,48 millones de hectáreas creció el área para grano). En detalle, las variables comerciales de la campaña 2016/2017 fueros proyectadas del siguiente modo: stock inicial, 5,65 millones de toneladas; cosecha, 49,50 millones; industrialización y otros usos, 3,40 millones; consumo animal, 13,90 millones; exportaciones, 30 millones, y existencias finales, 7,85 millones.

 

Al igual que la soja, tras las bajas de la semana anterior el balance del último segmento comercial resultó positivo para el maíz en la Bolsa de Chicago. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre sumaron un 0,93 y un 1,02%, al pasar de 148,12 a 149,50 y de 153,34 a 154,91 dólares por tonelada. La falta de humedad en zonas agrícolas de Nebraska, las Dakotas, Iowa e Illinois fue el principal factor alcista de las cotizaciones del cereal, que se encuentra atravesando el momento de mayores requerimientos de humedad para determinar el potencial de rinde de los cultivos. Sin embargo, las lluvias imprevistas caídas entre el jueves y el viernes en redujeron fuertemente las ganancias durante la última rueda de negocios de la semana, cuando las dos posiciones antes citadas retrocedieron más de 4 dólares por tonelada.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 64% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 65% de la semana pasada y del 76% vigente un año atrás. El dato oficial quedó en línea con el 64% previsto en promedio por el mercado. El organismo indicó que está polinizado el 40% de los cultivos, contra el 19% de la semana anterior; el 53% vigente un año atrás, y el 47% promedio de las últimas cuatro campañas.

Entre neutro y levemente positivo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 466.500 toneladas, por encima de las 161.000 toneladas y del rango previsto por el mercado, de 150.000 a 350.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, los negocios sumaron 212.100 toneladas, por debajo de las 279.700 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo estimado por los operadores, de 200.000 a 400.000 toneladas.

TRIGO

La devaluación del peso frente al dólar resultó fundamental para la mejora de los precios del trigo argentino disponible, a pesar de las bajas externas. La transición de las ofertas de los exportadores fue de 2900 a 3000 pesos por tonelada para Necochea; de 2850 a 3000 pesos para Bahía Blanca, y de 2750 a 2800 pesos para el Gran Rosario. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 3069 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3109 pesos por tonelada. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 2600/3100 a 2750/3150 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

El valor del trigo de la próxima cosecha, con entrega entre diciembre y enero, se mantuvo firme. En efecto, pasó de 170/175 a 175 dólares para el Gran Rosario y se mantuvo en US$ 175 para Bahía Blanca y para Necochea. En el Matba el balance dejó ligeras bajas, dado que las posiciones julio y enero pasaron de 179 a 178,50 y de 175 a 174,20 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 19 del actual y el 27 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 161.100 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 139.952 toneladas, y desde Necochea, 98.750 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 82,5% de los 5,4 millones de hectáreas, con un progreso semanal de 3,4 puntos. “En números absolutos ya se incorporaron más de 4,45 millones de hectáreas, con un leve retraso en comparación con el ciclo previo de 0,1 puntos. Por otra parte, el relevamiento semanal indicó que el 51% de la superficie sembrada presenta una condición de cultivo buena, mientras que un 26% se encuentra en un estado normal y otro 16% bajo una muy buena condición. Además, una menor proporción de los lotes implantados se encuentra en excelente estado, con cultivos concentrados principalmente en las regiones Núcleo Sur, sur de Córdoba, norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires y en el centro-norte de Santa Fe”, detalló la entidad.

El Minagro mantuvo el jueves sin cambios las variables comerciales del trigo 2016/2017, con una cosecha de 18,40 millones de toneladas; exportaciones por 11,30 millones, y existencias finales por 1,70 millones. De igual modo, mantuvo en 5,90 millones de hectáreas la intención de siembra 2017/2018, lo que implica una caída del 7,2% frente a los 6,36 millones implantados según el organismo en la campaña precedente.

 

Por segunda semana consecutiva, las cotizaciones del trigo de los Estados Unidos cerraron con saldo negativo. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre en la Bolsa de Chicago resignaron un 2,25 y un 2,29%, al pasar de 187,67 a 183,44 y de 196,49 a 191,99 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos perdieron un 3,41 y un 3,20%, tras variar de 188,68 a 182,25 y de 198,42 a 192,08 dólares por tonelada. La mayor entrada del trigo de invierno en el circuito comercial y la necesidad de exhibir un nivel de precios que mantenga competitivo el cereal estadounidense en el mercado global para reducir las abundantes existencias en momentos en que avanza la recolección del grano fino en todo el hemisferio Norte fueron los principales factores adversos del segmento.

Vale no perder de vista que la situación de los precios (trigo, maíz y soja) podría ser menos halagüeña de no mediar la fuerte devaluación del dólar frente al euro, que se acentuó durante la semana que aquí analizamos, con una paridad que pasó de 1,1466 a 1,1683 dólares por euro. Esta situación aporta competitividad para las materias primas estadounidenses exportables, justamente parte de la competitividad amenazada por la suba de precios generada por las condiciones climáticas que afectan los cultivos.

De vuelta en el repaso de la semana del trigo, en su trabajo sobre cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 75% del área apta, frente al 67% de la semana pasada; al 75% de igual momento de 2016, y al 73% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por debajo del 78% esperado por el mercado.

En cuanto al trigo de primavera, por sexta semana consecutiva el USDA volvió a recortar la proporción de cultivos en condición óptima. En efecto, ponderó sólo un 34% de plantas en estado bueno/excelente, por debajo del 35% de la semana pasada y del 69% vigente un año atrás, pero en línea con el 34% previsto por los operadores. En siete semanas el estado bueno/excelente del trigo de primavera cayó 28 puntos.

Positivo fue el reporte sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas externas 2017/2018 por 669.500 toneladas, por encima de las 357.700 toneladas del informe anterior y del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 450.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys