CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 343
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
15
JUL 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana dejó bajas generales para los precios en los mercados estadounidenses. Las mayores mermas las sufrió el trigo, que resignó un 5,43% en Kansas y un 4,53% en Chicago producto de las elevadas existencias proyectadas por el USDA en su informe mensual del miércoles y de la pérdida de competitividad de la mercadería exportable de los Estados Unidos. En cuanto a los granos gruesos, las quitas fueron del 4,14% para el maíz y del 1,20% para la soja, en ambos casos por lluvias inesperadas sobre el Medio Oeste. Para el maíz, además, impactó en forma adversa el abundante stock estimado en el reporte oficial.

Panorama Agrícola Semanal

El balance de la semana dejó bajas generales para los precios en los mercados estadounidenses. Las mayores mermas las sufrió el trigo, que resignó un 5,43% en Kansas y un 4,53% en Chicago producto de las elevadas existencias proyectadas por el USDA en su informe mensual del miércoles y de la pérdida de competitividad de la mercadería exportable de los Estados Unidos. En cuanto a los granos gruesos, las quitas fueron del 4,14% para el maíz y del 1,20% para la soja, en ambos casos por lluvias inesperadas sobre el Medio Oeste. Para el maíz, además, impactó en forma adversa el abundante stock estimado en el reporte oficial.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 14

Viernes 7

Diferencia en %

Petróleo

46,58

44,30

+5,15

Dólar/Euro

1,1466

1,1403

+0,55

Real/Dólar

3,1849

3,2800

-2,90

Peso/Dólar*

16,750

16,880

-0,77

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Después de las particularidades del segmento anterior, en el que la exportación recalentó el mercado disponible, la soja transcurrió una semana más “normal”, con las fábricas recobrando su protagonismo. En el balance, la propuesta de la industria se mantuvo estable, en $ 4000 por tonelada para la zona del Gran Rosario, en cuanto a la exportación, sus ofertas bajaron de 4150 a 4100 pesos. El saldo también fue negativo en Bahía Blanca y en Necochea, donde las propuestas de los compradores retrocedieron de 4100 a 4000 y de 4050 a 4000 pesos por tonelada, respectivamente.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4234 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4169 pesos por tonelada. En el cierre de la semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 3967 pesos por tonelada.

El saldo de la semana fue negativo en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), dado que los ajustes de las posiciones julio y noviembre de la soja descendieron de 246 a 244 y de 259,10 a 256,30 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 del actual y el 20 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 140.635 toneladas de poroto de soja, 717.416 toneladas de harina y 257.200 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 148.300 toneladas de poroto, 60.500 toneladas de harina y 13.000 toneladas de aceite; desde Necochea, 142.040 toneladas de poroto, 39.630 toneladas de harina y 9775 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 55.700 tonelada de poroto y 50.000 toneladas de aceite.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 99% del área apta. “Prácticamente finalizada la campaña, solo falta recoger cuadros en zonas afectadas por excesos hídricos en el sur de Córdoba, La Pampa y en Buenos Aires, mientras que en el resto de la región agrícola la campaña culminó. Una parte de la superficie remanente, que a la fecha se estima en poco menos de 180.000 hectáreas, pasará a pérdida durante las próximas semanas debido a mermas de rinde o a problemas de calidad asociados a la prolongada demora de su recolección”, detalló la entidad. Y añadió que el volumen parcial acumulado superó los 57,1 millones de toneladas y el rinde medio nacional, los 32 quintales por hectárea. Sin embargo, se prevé que al cierre de campaña se ubique en 31,9 quintales. “Bajo este escenario, la producción al cierre de la campaña alcanzará las 57.500.000 toneladas”.

En su informe mensual de oferta y demanda de granos, el miércoles el USDA calculó la producción de soja 2016/2017 de la Argentina en 57,80 millones de toneladas, sin cambios respecto del informe precedente. El saldo exportable de poroto fue reducido de 8,50 a 8 millones. La cosecha 2017/2018 fue sostenida en 57 millones.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos agosto y noviembre perdieron un 1,20 y un 1,38%, al pasar de 367,81 a 363,40 y de 373,14 a 367,99 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista del segmento fue el clima y, particularmente, las lluvias imprevistas que cayeron entre el martes y el viernes sobre el Medio Oeste de los Estados Unidos, donde la oleaginosa se encuentra definiendo su potencial de rinde. Estas precipitaciones fuera de pronóstico impulsaron ventas desde el sector especulador, sobre todo durante la rueda del jueves, que provocaron quitas superiores a los 16 dólares por tonelada. Sobre el cierre del cierre del segmento, un rebote tras las bajas y reportes que siguen hablando de tiempo seco y caluroso para las zonas productoras, amortiguaron las perdidas semanales.  

En cuanto a los cultivos, en su valoración sobre la condición de la soja, el lunes el USDA ponderó el 62% en estado bueno/excelente, por debajo del 64% de la semana pasada; del 71% vigente un año atrás, y del 63% promedio previsto por los operadores. Añadió que atravesó la floración el 34% de los cultivos, contra el 18% de la semana pasada; el 37% vigente un año atrás, y del 32% promedio de las últimas cuatro campañas. Y que formó vainas el 7% de las plantas, frente al 6% de 2016 y al 5% promedio.

El esperado informe mensual del USDA sobre oferta y demanda de granos publicado del miércoles dejó cifras mayormente alcistas para la soja, que no lograron impactar sobre los precios por las lluvias antes referidas. En su revisión de la campaña pasada en los Estados Unidos, redujo levemente la molienda, pero elevó de 55,79 a 57,15 millones de toneladas las exportaciones. Por esto, estimó las existencias finales en 11,17 millones, por debajo de los 12,26 millones de junio y de los 11,70 millones previstos por el mercado.

En cuanto a la nueva cosecha de los Estados Unidos, fue proyectada por el USDA en 115,94 millones de toneladas, por encima de los 115,80 millones del reporte de junio y de los 115,48 millones esperados por el mercado. Para llegar a dicho volumen, el organismo mantuvo el área sembrada en 36,22 millones de hectáreas y elevó levemente, de 35,86 a 35,90 millones, la superficie que llegará a la cosecha. Pese a la expectativa del mercado, el USDA mantuvo el rinde de tendencia, de 32,28 quintales, y postergó para agosto la utilización de los reportes de campo para calcular el rendimiento de los cultivos.

Del resto de las cifras comerciales estadounidenses, y con la importante reducción del stock inicial, el USDA mantuvo la molienda en 53,07 millones; el uso total en 56,75 millones, y las exportaciones en 58,51 millones. Así, las existencias finales fueron proyectadas en 12,53 millones de toneladas, por debajo de los 13,48 millones de junio y de los 12,87 millones estimados por los privados.

Otro dato positivo para la construcción de precios fue la previsión de mayores importaciones de China, dado que fueron elevadas de 89 a 91 millones de toneladas las del ciclo 2016/2017 y de 93 a 94 millones las de la nueva campaña.

Neutro resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 de poroto de soja por 228.000 toneladas, por debajo de las 365.500 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 200.000 a 400.000 toneladas. Las ventas de harina sumaron apenas 3700 toneladas, por debajo de las 45.100 toneladas de la semana pasada y de un rango esperado que fue de 25.000 a 150.000 toneladas. Equilibró la situación la venta de poroto de soja 2017/2018, que totalizó 455.000 toneladas, por encima de las 73.200 toneladas del trabajo precedente y del rango calculado por los privados entre 50.000 y 200.000 toneladas. Hubo negocios con harina por 137.000 toneladas, por encima de las 35.100 toneladas del segmento anterior y del máximo de 100.000 toneladas estimados por los operadores.

MAÍZ

El balance de la semana dejó mayoría de bajas para los precios del maíz. La única excepción se dio en Bahía Blanca, donde la necesidad de la exportación posibilitó una suba de 2450 a 2600 pesos por tonelada. La transición fue negativa para el Gran Rosario y para Necochea, donde los precios cayeron de 2450 a 2350 pesos por tonelada. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 2343 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2264 pesos por tonelada.

El rango de las ofertas de los consumos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2200/2400 a 2300/2400 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago. En el Matba el balance semanal dejó ligeros altibajos, dado que las posiciones julio y septiembre retrocedieron de 143,50 a 143,20 y de 145,50 a 143 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 del actual y el 20 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.101.630 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 326.750 toneladasdesde Necochea, 154.427 toneladas, y desde otros puertos, 96.750 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 55,5% del área apta, con un avance semanal de 2,5 puntos. “Las lluvias nuevamente complicaron las labores de cosecha en Buenos Aires, La Pampa y en el sur de Córdoba. A los problemas de alta humedad de los granos se sumaron las complicaciones de logística por el mal estado de los caminos y por la falta de piso en los lotes. En cambio, sobre las zonas NEA y NOA las buenas condiciones del tiempo permitieron que la cosecha comience a cobrar fluidez”. La entidad añadió que el rinde medio nacional se ubica en 84,7 quintales por hectárea, con un descenso de 0,6 quintales en comparación con la semana previa. “A medida que las máquinas avanzan, los rindes se mantienen por sobre los promedios de las últimas campañas. Frente a este panorama, mantenemos nuestra proyección de producción en 39.000.000 de toneladas”

El miércoles, en su reporte mensual el USDA elevó de 40 a 41 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de maíz 2016/2017, pero mantuvo en 27,50 millones el saldo exportable. La proyección para el ciclo 2017/2018 fue sostenida en 40 millones.

 

Tras dos semanas alcistas consecutivas, el maíz cerró el segmento comercial con saldo negativo en la Bolsa de Chicago. Los contratos septiembre y diciembre del cereal perdieron un 4,14 y un 3,77%, al pasar de 154,52 a 148,12 y de 159,34 a 153,34 dólares por tonelada. Al igual que la soja, buena parte de la tónica bajista de las cotizaciones tuvo que ver con las lluvias imprevistas caídas sobre las zonas agrícolas del Medio Oeste, en plena polinización de los cultivos. Pero para el maíz también resultaron adversas las cifras del informe mensual del USDA, dado el incremento de las existencias estadounidenses.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 65% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 68% de la semana pasada; del 76% vigente un año atrás, y del 66% previsto en promedio por el mercado. El organismo indicó que está polinizado el 19% de los cultivos, contra el 10% de la semana anterior; el 30% vigente un año atrás, y el 27% promedio de las últimas cuatro campañas.

En cuanto a las cifras del reporte mensual del USDA, para el ciclo 2016/2017 redujo el uso forrajero de maíz, de 139,71 a 137,80 millones de toneladas, por lo que las existencias finales subieron de 58,30 a unos inesperados 60,20 millones, frente a los 58,96 millones previstos por el mercado.

Y acerca de la nueva campaña, el organismo proyectó la cosecha de los Estados Unidos en 362,09 millones de toneladas, por encima de los 357,27 millones estimados en junio y de los 358,81 millones calculados por los privados. Para llegar a dicho volumen estimó en 36,79 millones de hectáreas la superficie sembrada (dato aportado en el informe de áreas de fines del mes pasado) y elevó de 33,35 a 33,79 millones de hectáreas la superficie que será cosechada. Como se señaló anteriormente, pese a la expectativa del mercado el USDA mantuvo el rinde de tendencia de 107,14 quintales. En cuanto al resto de las variables, y teniendo en cuenta el aumento del stock inicial, el organismo elevó el consumo forrajero, de 137,80 a 139,07 millones, y el uso total, de 315,61 a 316,88 millones, en tanto que mantuvo las exportaciones en 47,63 millones. En el balance de todas las cifras, proyectó las existencias finales en 59,06 millones de toneladas, por encima de los 53,60 millones de junio y de los 55,40 millones previstos por el mercado.

Resultó neutro para los precios del maíz el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves el USDA relevó ventas de maíz 2016/2017 por 161.000 toneladas, por encima de las 140.200 toneladas del reporte anterior, pero por debajo del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. Las operaciones 2017/2018 fueron calculadas en 279.700 toneladas, por encima de las magras 74.500 toneladas del reporta precedente y del rango estimado por los operadores, de 50.000 a 200.000 toneladas.

TRIGO

Mayoría de alzas dejó la semana para los precios del trigo argentino, pese a las bajas externas. En efecto, la transición de las ofertas de los exportadores fue de 2850 a 2900 pesos por tonelada para Necochea y de 2700 a 2750 pesos para el Gran Rosario. En Bahía Blanca el valor del cereal se mantuvo estable, en 2850 pesos. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 3024 por tonelada, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3006 pesos por tonelada. El rango de las ofertas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, pasó de 2500/3000 a 2600/3100 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto al trigo de la próxima cosecha, para la zona del Gran Rosario las propuestas pasaron de 170 dólares a un rango de 170 a 175 dólares, según el momento de las entregas entre noviembre y enero. Para Bahía Blanca y Necochea las ofertas para las descargas diciembre/enero crecieron de 172 a 175 dólares por tonelada. En el Matba el balance fue positivo, dado que las posiciones julio y enero crecieron de 172 a 179 y de 173 a 175 dólares por tonelada. Vale destacar que la posición que históricamente marcó el ingreso de la nueva cosecha local llegó a cotizarse a US$ 178 el jueves.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 del actual y el 20 de agosto deben salir desde las terminales del Gran Rosario 82.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 162.052 toneladas, y desde Necochea, 76.600 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA redujo de 5,5 a 5,4 millones de hectáreas la superficie prevista para la siembra de trigo en la campaña 2017/2018. “Las precipitaciones acumuladas durante el transcurso de las últimas semanas en La Pampa y en gran parte de Buenos Aires provocaron excesos hídricos que agravaron el estado de anegamiento de los lotes, imposibilitando avanzar con la siembra del cereal. En dichos ambientes la expectativa relevada al inicio de la campaña reflejaba un incremento en la intención de siembra, pero la situación climática se prolongó y complicó la implantación del cereal por falta de piso”, explicó la entidad. Añadió que las 100.000 hectáreas recortadas por los excesos de humedad se concentran en las regiones norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires, centro de Buenos Aires, sudoeste de Buenos Aires-sur de La Pampa y en la Cuenca del Salado. De esta manera, el avance intersemanal de 6,4 puntos elevó el progreso nacional de la siembra sobre el 79,1%.  En números absolutos se implantaron más de 4,7 millones de hectáreas y se dio por finalizada la siembra en el NEA y en San Luis.

En su informe mensual, el miércoles el USDA mantuvo sin cambios su previsión para la cosecha argentina de trigo 2017/2018, en 17,50 millones, y las exportaciones, en 11,50 millones.

 

Resultó negativo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones septiembre y diciembre en la Bolsa de Chicago resignaron un 4,53 y un 4,12%, al pasar de 196,58 a 187,67 y de 204,94 a 196,49 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos retrocedieron un 5,43 y un 5,05%, al variar de 199,52 a 188,68 y de 208,98 a 198,42 dólares por tonelada. Entre los fundamentos bajistas que golpearon al grano fino se destacaron el informe mensual del USDA, en el que quedaron expuestos stocks elevados, y la pérdida de competitividad del cereal estadounidense tras las fuertes subas de precios de las semanas precedentes.

En cuanto a los cultivos, por sexta semana consecutiva, el lunes el USDA volvió a recortar la proporción de trigo de primavera en condición óptima. En efecto, ponderó sólo un 35% de plantas en estado bueno/excelente, por debajo del 37% de la semana pasada; del 70% vigente un año atrás, y en línea con el 35% previsto por los operadores. El organismo informó, además, que la cosecha de los trigos de invierno avanzó sobre el 67% del área apta, frente al 53% de la semana pasada; al 65% de igual momento de 2016, y al 65% promedio. El dato oficial en línea con el 67% esperado por el mercado.

Respecto del informe mensual del USDA, en forma inesperada por el mercado las existencias de la vieja campaña estadounidense de trigo fueron elevadas de 31,61 a 32,23 millones de toneladas. La nueva cosecha de los Estados Unidos fue estimada en 47,89 millones de toneladas, por debajo de los 49,64 millones previstos el mes pasado, pero levemente por encima de los 47,57 millones previstos por el mercado. Para llegar a dicha reducción, el organismo calculó el área sembrada en 18,49 millones de hectáreas (dato aportado por el organismo en su trabajo de fines del mes pasado) y en 15,42 millones la superficie que llegará a cosecha, contra los 15,58 millones previstos en junio. El rinde fue reducido de 31,81 a 31,07 quintales por hectárea. Vale destacar que, en el primer detalle por variedad, el USDA estimó la producción de los trigos de invierno en 35,87 millones de toneladas, por debajo de los 46,62 millones del ciclo 2016/2017, y en 12,03 millones la cosecha del cereal de primavera, contra los 16,25 millones de la campaña precedente.

En cuanto al resto de las cifras comerciales, y teniendo en cuenta el incremento del stock inicial, el USDA elevó de 3,54 a 3,81 millones de toneladas las importaciones; redujo de 4,63 a 4,08 millones el uso forrajero; de 32,41 a 31,87 millones el uso total, y de 27,22 a 26,54 millones el saldo exportable. En el balance de las cifras, el organismo ubicó las existencias finales estadounidenses en 25,53 millones, por encima de los 25,16 millones del mes pasado y de los 23,84 millones esperados por el mercado.

Pese a la reducción citada del saldo exportable de los Estados Unidos, el mercado considera que lograr colocar los 26,54 millones de toneladas fijados por el USDA resultará muy difícil con precios que durante el segmento comercial superaron holgadamente los 200 dólares por tonelada (el martes la posición diciembre en Chicago y en Kansas cerró en 211,83 y en 214,49 dólares, respectivamente). Los operadores consideran que con esas cotizaciones resulta complicado competir con la oferta de los trigos de la zona del Mar Negro, donde actualmente se está cosechando. Y en ese sentido cabe señalar que el miércoles el USDA elevó de 69 a 72 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la cosecha de Rusia y de 29 a 30,50 millones sus exportaciones. En cambio, redujo de 25 a 24 millones la producción de Ucrania y de 14,50 a 14 millones sus ventas externas.

El reporte semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos también fue neutro para los precios del trigo, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2017/2018 por 357.700 toneladas, por debajo de las 375.300 toneladas del segmento anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys