CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 339
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
17
JUN 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó como hecho destacado las subas registradas por el trigo en las Bolsas de Chicago y de Kansas, que superaron por segunda semana consecutiva el 4%. La desmejora en el estado de los cultivos y una situación global de menor oferta fueron los fundamentos de la tónica alcista. En cuanto a los granos gruesos, hubo bajas próximas al 1% para el maíz, a partir de un clima que, pese a las idas y vueltas de los climatólogos, no se presenta como un condicionante para los cultivos. Por esto mismo, la soja terminó el segmento comercial con ligeros altibajos. En el mercado doméstico se registraron importantes bajas para los precios del maíz y de la soja, mientras que el trigo se mantuvo mayormente firme.

Panorama Agrícola Semanal

La semana de negocios dejó como hecho destacado las subas registradas por el trigo en las Bolsas de Chicago y de Kansas, que superaron por segunda semana consecutiva el 4%. La desmejora en el estado de los cultivos y una situación global de menor oferta fueron los fundamentos de la tónica alcista. En cuanto a los granos gruesos, hubo bajas próximas al 1% para el maíz, a partir de un clima que, pese a las idas y vueltas de los climatólogos, no se presenta como un condicionante para los cultivos. Por esto mismo, la soja terminó el segmento comercial con ligeros altibajos. En el mercado doméstico se registraron importantes bajas para los precios del maíz y de la soja, mientras que el trigo se mantuvo mayormente firme.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 16

Viernes 9

Diferencia en %

Petróleo

44,78

45,87

-2,38

Dólar/Euro

1,1191

1,1199

-0,07

Real/Dólar

3,289

3,291

-0,06

Peso/Dólar*

15,94

15,82

+0,76

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Después de tocar los $ 4000 por tonelada durante el segmento comercial anterior, la nueva semana resultó negativa para los precios de la soja en el mercado físico local, donde las ofertas de los compradores retrocedieron de 3900 a 3700 pesos por tonelada para las terminales del Gran Rosario; de 3800 a 3650 pesos para Bahía Blanca, y de 3750 a 3650 pesos para Necochea. El FAS teórico de la soja fue calculado el viernes en $ 3851 por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro), mientras que para el lunes fue fijado en 3874 pesos por tonelada. En el cierre de la semana la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) calculó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 3649 pesos por tonelada.

La tónica bajista también se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde las posiciones julio y noviembre de la soja retrocedieron de 252,70 a 243,10 y de 257,50 a 252 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 14 de junio/10 de julio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 273.360 toneladas de poroto de soja, 599.312 toneladas de harina y 272.300 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 366.000 toneladas de poroto, 18.500 toneladas de harina y 6150 toneladas de aceite; desde Necochea, 386.170 toneladas de poroto, 18.800 toneladas de harina y 36.150 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 45.000 toneladas de soja.

Respecto de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 94,5% del área apta, con un progreso semanal de 3,9 puntos y con un adelanto interanual de 3,1 puntos. “Un 30% del área aún en pie se ubica en sectores afectados por excesos hídricos del oeste de Buenos Aires y del norte de La Pampa, mientras que otro 30% de la superficie remanente se concentra en el NOA y el NEA, donde la recolección de cuadros avanza con normalidad. Otro 14% del área pendiente se encuentra en el sudeste de Buenos Aires. El resto se distribuye en menores porcentajes en muchas otras zonas. En términos generales, luego de recolectarse poco más de 17 millones de hectáreas, el rinde medio nacional se ubicó en 32,1 quintales por hectárea y la producción parcial acumulada se encuentra próxima a los 55 millones de toneladas. Bajo este escenario la proyección de producción al cierre del ciclo se mantiene en 57.500.000 toneladas”.

 

La soja cerró la semana de negocios con leves altibajos en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto resignaron un 0,26 y un 0,18%, al pasar de 345,94 a 345,03 y de 347,23 a 346,59 dólares por tonelada. La posición noviembre, en cambio, sumó un 0,19%, al variar de 348,42 a 349,07 dólares. Entre el cierre de la semana anterior y buena parte de la actual los reportes de los climatólogos fueron y vinieron entre previsiones de lluvias abundantes y probabilidades de tiempo seco y caluroso. Pero en concreto, el clima no es hasta el momento un condicionante para los cultivos, sobre todo en el segmento que aquí repasamos, dado que hubo precipitaciones regulares en prácticamente todo el Medio Oeste.

Entre los factores que les dieron cierto sostén a los precios de la oleaginosa se destacó el reporte mensual de la Asociación Nacional de Procesadores de Oleaginosas (NOPA, por sus siglas en inglés), que el jueves relevó la molienda de soja de mayo en 4,06 millones de toneladas, por encima de los 3,79 millones de abril y de los 3,90 millones previstos por los operadores.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra sobre el 92% del área prevista, por encima del 83% de la semana pasada; del 91% vigente un año atrás, y del 87% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato quedó por debajo del 94% previsto en promedio por el mercado. Añadió que emergió el 77% de las plantas, frente al 58% de la semana anterior; al 77% de 2016, y al 73% promedio. En su primera valoración sobre la condición de las plantas, el organismo ponderó el 66% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 74% vigente un año atrás y del 69% promedio previsto por los operadores.

Resultó neutro el informe sobre las exportaciones semanales de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja 2016/2017 por 340.200 toneladas, por encima de las 159.200 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 250.000 a 450.000 toneladas. Los negocios con harina de soja sumaron 166.800 toneladas y quedaron por encima de las 84.800 toneladas de la semana anterior y dentro del rango calculado por los operadores, de 50.000 a 200.000 toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2017/2018, el organismo relevó ventas de poroto por 314.000 toneladas, por encima de las 221.800 toneladas precedentes y del rango estimado por los privados, de 100.000 a 300.000 toneladas. Las operaciones con harina sumaron 110.400 toneladas, por encima de las 14.800 toneladas de la semana pasada y del máximo de 50.000 toneladas fijadas por los operadores.

MAIZ

Muy negativa resultó la semana para los precios del maíz en el mercado físico local, donde las terminales, sobre todo las ubicadas sobre la costa del Paraná, recibieron una buena cantidad de camiones, producto de las abundantes compras anticipadas concretadas por el sector exportador. El paro de los trabajadores adheridos a la CGT San Lorenzo aportó incertidumbre y acentuó la tónica bajista. En el balance de la semana, las ofertas de los exportadores retrocedieron de 2350 a 2150 pesos por tonelada para el Gran Rosario; de 2600 a 2300 pesos para Bahía Blanca, y de 2350 a 2250 pesos para Necochea. El viernes el FAS teórico calculado por el Minagro fue de 2284 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2293 pesos.

Cabe señalar que, según los reportes diario de la BCR, en la semana ingresaron en las terminales portuarias del Gran Rosario 7601 camiones cargados con maíz, un 38,8% más que durante el segmento anterior, cuando arribaron 5476 unidades.

Las ofertas de los consumos relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2200/2300 a 2000/2300 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago. En el Matba también se reflejó la tendencia negativa de los precios, dado que las posiciones julio y septiembre retrocedieron de 146 a 139 y de 148,20 a 142,60 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 14 de junio/10 de julio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 863.600 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 307.700 toneladas; desde Necochea, 41.000 toneladas, y desde otros puertos, 110.000 toneladas.

Del cotejo de las cifras comerciales surge que hasta el 7 del actual la exportación acumuló compras de maíz 2016/2017 por 14.201.800 toneladas, mientras que las Declaraciones Juradas de Ventas Externas (DJVE) hasta el 15 del presente mes suman 11.692.865 toneladas, según datos oficiales.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el progreso de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 45% del área apta, con un avance semanal de 3 puntos. “La recolección se concentró en el centro del área agrícola nacional sobre lotes tardíos y de segunda ocupación. En paralelo, en las regiones del norte del país continuó la cosecha de parte de los lotes incorporados durante diciembre. En cuanto a los rindes, se mantienen por sobre los promedios de las últimas campañas en las zonas centro-norte de Córdoba y en el Núcleo Sur”, explicó la entidad. Y añadió que a la fecha aún se reportan problemas de caminos en sectores de La Pampa y de Buenos Aires que, sumados a los altos niveles de humedad en los granos, mantienen demorada la recolección del cereal. “Gran parte de los lotes en pie está representada por cuadros tardíos y de segunda ocupación. A la fecha, la producción parcial asciende a 19,3 millones de toneladas, mientras que el rinde medio nacional descendió 0,5 quintales por hectárea, para ubicarse en 86,3 quintales. Frente a este panorama mantenemos nuestra proyección de producción en 39.000.000 de toneladas”.

 

Tras las subas próximas al 4% de la semana anterior, el maíz concluyó el segmento comercial con saldo levemente negativo en la Bolsa de Chicago. En efecto, los contratos julio y septiembre del cereal resignaron un 0,97 y un 0,90%, al pasar de 152,65 a 151,17 y de 155,80 a 154,32 dólares por tonelada. Al igual que en el caso de la soja, la inestabilidad de las previsiones climáticas, tras un fin de semana generoso en humedad para el Medio Oeste, derivó en fluctuaciones constantes. Hacia el cierre del segmento se registraron mayoría de alzas por la previsión (una vez más) de tiempo seco para las próximas dos semanas.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA confirmó el cierre de la siembra de maíz e indicó que emergió el 94% de las plantas, contra el 86% de la semana anterior; el 95% de 2016, y el 94% promedio. En cuanto a la condición de las plantas, ponderó el 67% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 68% de la semana pasada y del 75% vigente un año atrás. El dato oficial quedó en línea con el 67% previsto en promedio por el mercado.

En su informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, el USDA relevó el jueves ventas de maíz 2016/2017 por 600.700 toneladas, por encima de las 348.600 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 500.000 a 700.000 toneladas. Los negocios 2017/2018 fueron calculados en 13.500 toneladas, por debajo de las 128.000 toneladas de la semana pasada y del rango esperado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

TRIGO

Mayormente sostenidos se mantuvieron los precios del trigo en el mercado físico local, dado que los exportadores mantuvieron su propuesta de $ 2650 por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea. La única baja se dio para la zona del Gran Rosario, donde la propuesta pasó de 2650 a 2600 pesos. El viernes el FAS teórico del trigo pan fue calculado por el Minagro en 2819 pesos, mientras que para el lunes fue fijado en 2830 pesos. Las propuestas de los molinos relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2550/2900 a 2450/2900 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

Por trigo de la próxima cosecha las ofertas de los exportadores crecieron de 160 a 165 dólares por tonelada para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, en tanto que se mantuvieron en US$ 160 para Necochea. Positivo fue el balance de la semana en el Matba, donde las posiciones julio y enero crecieron de 173,22 a 173,50 y de 162 a 165 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 14 de junio/10 de julio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 132.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 138.000 toneladas, y desde Necochea, 113.800 toneladas.

Del cotejo de las cifras comerciales surge que hasta el 7 del actual la exportación acumuló compras de maíz 2016/2017 por 10.405.700 toneladas, mientras que las DJVE hasta el 15 del presente mes suman 8.981.354 toneladas, según datos oficiales.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 36,6% de los 5,5 millones de hectáreas, con un progreso semanal de 15 puntos. “Si bien la expansión de área se mantiene firme en las regiones NOA, NEA y en el centro-norte de Santa Fe, regiones comprometidas por los excesos hídricos en el oeste y en el centro de Buenos Aires, norte de La Pampa, sur de Córdoba y de Santa Fe continúan registrando una demora en la incorporación de lotes debido a la falta de piso, poniendo en riesgo la superficie que ocuparía el cereal. Por otra parte, se relevaron las primeras etapas vegetativas del cultivo sobre el norte del país, donde lotes tempranos comenzaron a transitar estadios de emergencia y de diferenciación foliar”. La entidad añadió que el estado hídrico del suelo, que varía de adecuado a óptimo sobre el núcleo productivo del NOA, “permite que la intención de siembra del cereal se incremente entre un 20 y un 40%, según la localidad”.

 

Por segunda semana consecutiva, los precios del trigo estadounidense cerraron con subas superiores al 4 por ciento. En efecto, las posiciones julio y septiembre en la Bolsa de Chicago sumaron un 4,37 y un 4,67%, al pasar de 163,79 a 170,95 y de 169,02 a 176,92 dólares, mientras que, en Kansas, los mismos contratos aumentaron un 4,87 y un 4,74%, tras variar de 165,90 a 173,98 y de 172,42 a 180,60 dólares por tonelada.

El principal fundamento alcista de la semana fue el deterioro evidenciado por los cultivos estadounidenses, particularmente los de primavera, que hace prever a los operadores que el volumen final de la producción de trigo en los Estados Unidos podría resultar incluso inferior a los 49,64 millones de toneladas estimados por el USDA en su informe mensual, un volumen que está un 21% debajo de los 62,86 millones de la campaña precedente.

En ese sentido, por segunda semana consecutiva el lunes el USDA volvió a sorprender al mercado al recortar con fuerza la proporción de trigo de primavera en condición óptima. En efecto, ponderó sólo un 45% de plantas en estado bueno/excelente, por debajo del 55% del reporte anterior; del 79% vigente un año atrás, y del 53% previsto por los operadores. En sólo dos semanas, el estado bueno/excelente del trigo de primavera cayó 17 puntos.

Además, el organismo relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 17%, por encima del 10% de la semana pasada; del 10% de igual momento de 2016, y del 15% promedio de las últimas cuatro campañas. No obstante, el dato oficial quedó por debajo del 22% esperado por el mercado. El USDA ponderó el 50% de los cultivos en estado bueno/excelente, por encima del 49% de la semana pasada, pero por debajo del 61% de igual momento de 2016. El dato superó el 49% previsto en promedio por los operadores.

Fue neutral para el trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó el jueves ventas por 373.400 toneladas, por debajo de las 461.000 toneladas del segmento anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 350.000 a 500.000 toneladas.

Sin duda, no es prudente creer que lo visto durante las dos últimas semanas en las Bolsas estadounidenses pueda replicarse con regularidad, sin embargo, como ya lo señalamos la semana pasada, la realidad del mercado internacional de trigo cambió, al pasar de la sobreoferta 2016/2017 a una relación mucho más ajustada entre la oferta y la demanda en el ciclo 2017/2018. Por eso, la posibilidad de que EE.UU. tenga una cosecha aún más baja que la prevista por el USDA o la preocupación vigente en Europa por la ola de calor que podría afectar los cultivos de la Unión Europea alientan la tónica alcista de los precios. Vale recordar que en grandes exportadores como Australia y Canadá se prevén importantes recortes en sus volúmenes productivos. También se esperan cosechas menores en los países referentes de Europea del Este. Entonces, en el seguimiento del rumbo de las cosechas del hemisferio Norte y en el análisis de las condiciones climáticas en que se suceden las siembras y en que se dé el posterior desarrollo de los cultivos en el hemisferio Sur tendremos buena parte de los fundamentos que influyan sobre las cotizaciones del grano fino.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys