CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 1161
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
14
MAY 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana en la que el USDA aportó sus expectativas para el ciclo 2017/2018 y en la que la Conab marcó un nuevo incremento en las cifras brasileñas 2016/2017 terminó con leves bajas para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago y con pérdidas cercanas al 2% para el trigo en la Bolsa de Kansas. El maíz concluyó el segmento comercial prácticamente sin cambios. En el mercado local hubo muy pocos cambios para el valor de los granos.

Panorama Agrícola Semanal

La semana en la que el USDA aportó sus expectativas para el ciclo 2017/2018 y en la que la Conab marcó un nuevo incremento en las cifras brasileñas 2016/2017 terminó con leves bajas para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago y con pérdidas cercanas al 2% para el trigo en la Bolsa de Kansas. El maíz concluyó el segmento comercial prácticamente sin cambios. En el mercado local hubo muy pocos cambios para el valor de los granos.

 

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 12

Viernes 5

Diferencia en %

Petróleo

47,88

46,28

+3,46

Dólar/Euro

1,0934

1,0997

-0,57

Real/Dólar

3,125

3,177

-1,64

Peso/Dólar*

15,34

15,15

+1,25

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

 

SOJA

Los precios de la soja argentina se mantuvieron sostenidos en el mercado físico, donde hacia el cierre del segmento los volúmenes comercializados se redujeron por la expectativa de los vendedores de obtener una mejora en la cotización de sus granos, tras varias ruedas de estabilidad. Para las terminales del Gran Rosario la oferta de las fábricas se mantuvo inalterable, en $ 3700 por tonelada, y para Necochea, en $ 3600. Para Bahía Blanca la propuesta bajó de 3700 a 3650 pesos. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en 3792 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3779 pesos por tonelada. El jueves, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó el FAS teórico para la industria aceitera en 3674 pesos por tonelada.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) el balance fue levemente negativo, en línea con las bajas registradas en Chicago. Los ajustes de las posiciones mayo y julio retrocedieron de 244,50 a 243,30 y de 249,50 a 247 dólares por tonelada.

Acerca de los cultivos, el miércoles la BCR elevó de 56 a 57 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de soja en su reporte mensual de estimaciones agrícolas. “Con el avance de la trilla en un 67% del área sembrada en el país, casi finalizada en la franja central, se ajustó la cifra de producción nacional al alza. Hay menores rindes en el sur de Santa Fe y en el norte de Buenos Aires. Sin embargo, los resultados que se están obteniendo en la franja oeste del país y en las provincias de Chaco y Santiago del Estero dominan sobre las cifras nacionales. Este empujón se refleja en el rinde nacional promedio, que ahora se estima en 31,7 quintales por hectárea, casi un quintal más que un mes atrás y deja la producción de soja en 57 millones de toneladas”, dijo la entidad.

Un día después, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) elevó de 56,50 a 57,50 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha de soja. “Pese a las lluvias registradas el pasado fin de semana, la recolección de soja alcanzó un importante avance semanal de 17,5 puntos porcentuales, elevando la superficie cosechada al 66,5% y reflejando un adelanto interanual de 15,3 puntos. En números absolutos se llevan recolectadas más de 12 millones de hectáreas y el rinde promedio nacional cayó un quintal en comparación con nuestro informe previo, posicionándose en 33,4 quintales por hectárea y permitiendo acumular un volumen parcial que supera los 40 millones de toneladas”, destacó la entidad. Aclaró que pese a la caída en los rindes zonales, “las regiones NEA y centro-este de Entre Ríos aún promedian rendimientos superiores a las marcas récords, mientras que las restantes zonas mantienen productividades por encima a sus promedios históricos. Simultáneamente, el rinde medio nacional proyectado para el cierre del ciclo es de 31,9 quintales, que de concretarse se ubicaría 0,2 quintales por hectárea arriba del récord nacional obtenido en el ciclo 2014/2015, de 31,7 quintales”.

Y para concluir con la serie de estimaciones, el USDA elevó el miércoles en su trabajo mensual la cosecha argentina de soja 2016/2017 de 56 a 57 millones de toneladas. Además, en forma muy preliminar el organismo proyectó también en 57 millones el volumen para el ciclo 2017/2018.

 

Levemente negativo resultó el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones mayo y julio perdieron un 0,93 y un 1,03%, al pasar de 353,84 a 350,54 y de 357,52 a 353,84 dólares por tonelada. La tónica bajista para las cotizaciones de la oleaginosa se inició el miércoles, luego del informe mensual del USDA y tuvo como principal fundamento el incremento de las cosechas en Brasil y en la Argentina. Además, el otro factor adverso para los valores de la soja fue la previsión de lluvias inferiores a los registros usuales para los próximos 10 días en el Medio Oeste de los Estados Unidos que, de concretarse, permitiría un rápido progreso de la siembra 2017/2018.

Acerca de los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra de soja sobre el 14% del área prevista, por encima del 10% de la semana anterior, pero por debajo del 21% vigente un año atrás y del 17% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial se ubicó por debajo del 16% previsto en promedio por el mercado.

En cuanto al informe mensual de oferta y demanda del USDA, el miércoles el organismo redujo de 12,12 a 11,85 millones de toneladas el volumen de las existencias finales estadounidenses 2016/2017 y las dejó por debajo de los 11,92 millones previstos por los operadores, pero muy por encima de los 5,35 millones dejados como remanente por la campaña anterior.

Los otros datos relevantes del espacio dedicado al ciclo 2016/2017 fueron el aumento previsto para la cosecha de Brasil, de 111 a 111,60 millones y el ya apuntado incremento de la producción argentina. Asimismo, desde el punto de vista de la demanda, el USDA elevó de 88 a 89 millones el volumen de las importaciones de China.

Con los cambios hechos, el organismo estadounidense elevó de 87,41 a 90,14 millones de toneladas el volumen de las existencias finales globales, con lo que quedaron por encima de los 87,53 millones previstos por los operadores y un 16,9% por encima de los 77,08 millones de la campaña anterior.

Respecto de la campaña 2017/2018, en su primera proyección el USDA estimó la cosecha estadounidense en 115,80 millones de toneladas, por debajo del récord 2016/2017, de 117,21 millones. Para entender por qué se prevé un volumen menor, siendo que el área sembrada crece de 33,75 a 36,22 millones de hectáreas, hay que tener en cuenta que en esta altura del año el organismo utiliza un rinde de tendencia, que tiene en cuenta por igual los años muy buenos, como 2016, pero también los ciclo donde el clima resultó esquivo para los cultivos. Así, en esta ocasión fijó un rinde promedio nacional de 32,28 quintales por hectárea, muy inferior al récord 35,04 quintales 2016/2017. Sin dudas, este será uno de los factores a seguir en los próximos meses, según se vaya presentando el clima sobre el Medio Oeste.

A partir del resto de las variables comerciales, que también son muy preliminares, el USDA estimó existencias finales por 13,08 millones de toneladas, que quedaron por debajo de los 15,10 millones previstos por el mercado, pero por encima de los 11,85 millones precedentes.

Más allá de los 107 millones estimados para Brasil y de los 57 millones apuntados para la Argentina, el dato más relevante fuera de las cifras de EE.UU. fue el incremento del 4,5% de las importaciones de China, que fueron proyectadas en 93 millones de toneladas, contra los 89 millones de la campaña anterior.

Las existencias finales mundiales 2017/2018 fueron proyectadas por el USDA en 88,81 millones de toneladas, por encima de los 86,59 millones previstos por el mercado, pero por debajo de los 90,14 millones precedentes.

Un día después del informe del USDA, la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil, elevó de 110,16 a 113,01 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha récord 2016/2017 de soja brasileña. Así, la producción de Brasil da un salto del 18,42% frente a los 95,43 millones de toneladas recolectados durante la campaña 2015/2016. De este modo, en un día, entre la Conab y la BCBA sumaron 3,85 millones de toneladas a la oferta global.

Resultó neutro para los precios el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja 2016/2017 por 381.400 toneladas, por encima de las 318.500 toneladas del reporta anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. Los negocios con harina fueron calculados en 137.100 toneladas, por encima de las 103.500 toneladas de la semana pasada y dentro del rango calculado por los operadores, de 40.000 a 175.000 toneladas. Acerca del ciclo comercial 2017/2018, el organismo relevó ventas de poroto por 70.000 toneladas, por encima de las magras 12.800 toneladas del informe precedente, pero por debajo de un máximo esperado por el mercado de 200.000 toneladas.

 

MAIZ

Al igual que en el caso de la soja, hubo pocas variantes durante la semana para los precios del maíz disponible. Los exportadores estuvieron más ocupados en recibir la mercadería ya comprada, que en la gestión de nuevas operaciones. Así, el valor del cereal se mantuvo estable para Bahía Blanca, en $ 2450 por tonelada, y para Necochea, en $ 2250. Para el Gran Rosario la oferta bajó de 2330 a 2300 pesos. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Minagro en 2294 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2295 pesos. El rango de las ofertas de los consumos relevado a diario por la BCBA pasó de 2200/2300 a 2180/2300 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

Las ofertas por entregas diferidas hacia junio oscilaron de 145 a 148 dólares por tonelada. En el Matba el balance semanal fue negativo, dado que los ajustes de las posiciones julio y septiembre bajaron de 144 a 142 y de 146,50 a 145 dólares por tonelada.

Acerca de los cultivos, el miércoles en su reporte mensual la BCR mantuvo su previsión para la cosecha de maíz en 38 millones de toneladas. “No se ven grandes cambios en la estimación de rinde nacional promedio, con una marca que se estima en 79,2 quintales por hectárea. Sin embargo, hay diferencias en la distribución del volumen, según provincia, respecto de la estimación del mes pasado”, indicó la entidad. Y añadió que el avance de la cosecha sobre el 35% del área permitió incorporar datos de rendimientos que resultaron inferiores a los esperados en la zona central. Esto disminuyó la estimación del rinde promedio para Santa Fe y para Entre Ríos, donde finalmente no se expresaron los muy buenos niveles productivos que se esperaban. El estrés térmico de diciembre y el lavado de nutrientes, entre otros problemas que causaron las excesivas lluvias, impusieron un techo al potencial productivo del cereal. En cambio, las expectativas se afirman en Chaco y en Santiago, con cultivos verdes y en etapas de llenado, aún lejos de la cosecha. También se esperan mejores resultados en La Pampa y en varios sectores de Buenos Aires”, detalló la BCR.

El jueves, la BCBA sorprendió al elevar de 37 a 39 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la cosecha de maíz para grano comercial, sobre todo porque en la semana el avance de la recolección fue de apenas 2,8 puntos porcentuales, para ubicar el progreso general sobre el 31,8% del área apta. “A las muy buenas productividades recolectadas en lotes tempranos se suman las excelentes expectativas de rinde de los cuadros tardíos en el Norte del país, los cuales ya se encuentran en madurez fisiológica. Estas primeras estimaciones de rinde de los lotes sembrados en la ventana de siembra de diciembre-enero promueven el pasaje al circuito de grano comercial de cuadros que inicialmente fueron presupuestados para ganadería, incrementando de esta manera el área de la actual campaña en 200.000 hectáreas. Los mayores aumentos de superficie se dieron en Chaco, Buenos Aires y en Entre Ríos, zonas con un gran número de lotes sembrados con doble propósito por ser áreas mixtas”, explicó la entidad. Y agregó que bajo este nuevo escenario “aumentamos nuestra área implantada para la campaña en curso hasta los 5,10 millones de hectáreas con destino grano comercial”. La BCBA señaló que a la fecha el rinde medio nacional se ubica en 88,4 quintales por hectárea y que el volumen parcial acumulado suma 14 millones de toneladas.

Por último, el miércoles el USDA elevó de 38,50 a 40 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha 2016/2017 de maíz argentino e incrementó de 26 a 27,50 millones el saldo exportable. Para el ciclo 2017/2018, el organismo proyectó la producción de la Argentina también en 40 millones.

 

Sin cambios cerró la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde la posición mayo se mantuvo en 142,41 dólares, mientras que el contrato julio pasó de 145,96 a 146,06 dólares por tonelada. Las fuerzas opuestas que derivaron en un cierre estable fueron las buenas condiciones previstas para la siembra en el Medio Oeste durante los próximos 10 días (bajista) y la previsión de una menor cosecha estadounidense 2017/2018 y de una menor oferta de trigo, que liberará espacio en el mercado de forrajes (alcista).

En la cronología de los hechos semanales, el lunes el USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 47% de la superficie prevista, por encima del 34% de la semana pasada, pero por debajo del 61% vigente un año atrás y del 52% promedio de las últimas cuatro campañas. La cifra oficial quedó por encima del 44% previsto en promedio por los operadores. El organismo añadió que emergió el 15% de las plantas, contra el 9% de la semana anterior; el 25% de 2016, y el 19% promedio.

El miércoles, en su informe mensual de oferta y demanda, el USDA redujo el stock final 2016/2017 de maíz estadounidense, de 58,93 a 58,30 millones de toneladas y lo dejó por debajo de los 59,08 millones previstos por el mercado. Como hechos adversos para la reconstrucción de los precios del cereal en una campaña con sobreoferta de maíz, el organismo elevó de 93,50 a 96 millones la cosecha de Brasil y como se señaló anteriormente, de 38,50 a 40 millones la producción argentina. Con ellas, incrementó los respectivos volúmenes exportables, de 32 a 34 y de 26 a 27,50 millones.

Las existencias finales globales fueron calculadas por el USDA en 223,90 millones de toneladas, por encima de los 222,98 millones de abril y de los 223,32 millones previstos por el mercado.

En cuanto a la nueva campaña 2017/2018, el USDA estimó una caída del 7,1% de la cosecha de maíz de los Estados Unidos, de 384,78 a 357,27 millones de toneladas, esto, producto de la menor área sembrada, que cae de 38,04 a 36,42 millones de hectáreas, y a un rinde promedio tomado en 107,14 quintales por hectárea, frente al del ciclo anterior, de 109,59 quintales. Tras las muy preliminares cifras estimadas para las diversas variables comerciales, el organismo calculó las existencias finales del nuevo ciclo en 53,60 millones, cerca de los 53,85 millones esperados por el mercado y un 7,6% por debajo del stock final 2016/2017.

Al momento de evaluar el stock final global 2017/2018, hay que advertir primero la fuerte reducción de las existencias previstas en China, que caen de los 101,31 millones de toneladas 2016/2017 a 81,29 millones. Esto está en línea con la intención del gobierno chino, de tender a achicar las abundantes existencias domésticas. Así, con esta salvedad, el USDA proyectó las reservas finales mundiales de la nueva campaña en 195,27 millones, por debajo de los 209,72 millones previstos por el mercado y de los 223,90 millones de la temporada agrícola anterior.

El jueves, la Conab estimó la producción total de maíz en Brasil en 92,83 millones de toneladas, por encima de los 91,47 millones del mes anterior, pero muy por debajo de los 96 millones previstos por el USDA. Según el organismo brasileño, el saldo exportable será de 26 millones de toneladas.

Por último, el jueves resultó negativo para los precios el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el USDA relevó ventas 2016/2017 por 277.700 toneladas de maíz, por debajo de las 771.600 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 700.000 a 900.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo confirmó la cancelación de ventas por 55.100 toneladas, contra compras efectivas por 24.100 toneladas de la semana pasada y de un rango previsto por los operadores entre 50.000 y 250.000 toneladas.

 

TRIGOS

Muy firmes se mantuvieron los precios del trigo en el mercado físico local, dado que las ofertas de los exportadores permanecieron inalterables en $ 2500 por tonelada para la zona del Gran Rosario, donde también se ofrecieron $ 2600 por trigos de calidad, y en $ 2400 para Necochea. Para Bahía Blanca la propuesta de los compradores creció de 2400 a 2450 pesos por tonelada. El viernes el FAS teórico del trigo pan fue calculado por el Minagro en 2678 pesos, mientras que para el lunes fue fijado en 2679 pesos por tonelada. El rango de las ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 2270/3000 a 2350/2900 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

Estables, en US$ 155 por tonelada, permanecieron las propuestas de los exportadores para el trigo 2017/2018 con entrega entre diciembre y enero. En el Matba, la posición julio bajó de 173,20 a 171 dólares por tonelada, mientras que el contrato enero se mantuvo en 155 dólares.

En su trabajo mensual, el USDA mantuvo en 16 millones de toneladas su estimación para la cosecha 2016/2017 de trigo argentino y en 10,20 millones el saldo exportable. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo proyectó la producción de la Argentina en 17 millones y las ventas externas, en 11 millones.

 

Tras las subas de la semana anterior, el trigo de los Estados Unidos cerró el segmento comercial en baja. Los contratos mayo y julio en la Bolsa de Chicago perdieron un 0,59 y un 2,15%, al pasar de 157,08 a 156,16 y de 162,50 a 159,01 dólares por tonelada. En Kansas, las mismas posiciones resignaron un 2,06 y un 2,39%, tras variar de 160,94 a 157,63 y de 165,35 a 161,40 dólares. La toma de ganancias concretada por los inversores en las dos primeras ruedas de la semana fueron determinantes para el cierre adverso de las cotizaciones, al igual que el informe semanal sobre cultivos del lunes, en el que el USDA relevó los trigos de invierno en mejor estado que el esperado por los operadores.

En ese sentido, el organismo ponderó el 53% de las variedades de trigo de invierno en estado bueno/excelente, por debajo del 54% de la semana pasada y del 62% de igual momento de 2016, pero por encima del 51% previsto en promedio por los operadores. En Kansas, el organismo ponderó el 43% de los cultivos en condición óptima, por debajo del 49% de la semana pasada y del 54% vigente un año atrás. Está espigado el 50% de los cultivos, por encima del 42% de la semana anterior; del 55% vigente un año atrás, y del 46% promedio de las últimas cuatro campañas.

Acerca del trigo de primavera, el USDA relevó el avance de la siembra sobre el 54% del área prevista, por encima del 31% de la semana pasada, pero por debajo del 74% vigente un año atrás y del 60% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por encima del 45% esperado por el mercado. Añadió que ya emergió el 21% de las plantas, frente al 9% de la semana anterior; al 37% de 2016, y al 29% promedio.

En cuanto al informe mensual del USDA, el miércoles el organismo mantuvo el stock final 2016/2017 de trigo estadounidense en 31,55 millones de toneladas, levemente por encima de los 31,62 millones previstos por el mercado y lejos de los 26,55 millones del ciclo anterior.

Para la nueva campaña, el USDA estimó la producción total de trigo estadounidense en 49,54 millones de toneladas, frente a los 50,59 millones previstos por el mercado y un 21,2% por debajo de los 62,86 millones del ciclo anterior. Ajustado por las diversas variables del año comercial, el organismo calculó las existencias finales en 24,86 millones de toneladas, por debajo de los 27,60 millones proyectados por los privados y de los 31,55 millones 2016/2017.

Del resto de las cifras dadas por el USDA se destacó el recorte en la cosecha 2017/2018 de Australia, de 35 a 25 millones de toneladas, y el de sus exportaciones, de 24 a 19 millones. También sobresale la menor producción prevista para Canadá, de 31,70 a 28,35 millones. Sin embargo, en este último caso las abundantes existencias dejadas por el ciclo anterior le posibilitarán al país de América del Norte elevar su saldo exportable de 20 a 22 millones.

Para la Unión Europea el USDA estimó la nueva cosecha en 151 millones de toneladas, por encima de los 145,47 millones precedente, en tanto que sus importaciones fueron elevadas de 5,50 a 6,50 millones y sus exportaciones, de 27 a 31 millones.

La oferta exportable del bloque de países de la zona del Mar Negro se prevé con una baja de 3,80 millones de toneladas (-1 millón en Rusia y -2,8 millones en Ucrania).

Al igual que en el caso del maíz, ajustes hechos sobre las existencias de China tienen un fuerte impacto sobre el volumen de las reservas globales. En efecto, el USDA estimó el stock final 2017/2018 en 127,99 millones de toneladas, muy por encima de los 110,79 millones del ciclo 2016/2017. Con ese dato como hecho relevante, el stock final mundial fue calculado en 258,29 millones, por encima de los 255,35 millones de la campaña pasada y de los 246,15 millones esperados por el mercado.

Por último, el jueves fue negativo para los precios del trigo el informe sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó la cancelación de ventas 2016/2017 por 24.200 toneladas, frente a ventas efectivas por 258.400 toneladas de la semana anterior y de un rango esperado por los operadores de entre 100.000 y 300.000 toneladas. Los negocios 2017/2018 fueron calculados por el organismo en 273.400 toneladas, por debajo de las 563.400 toneladas del reporte precedente y dentro del rango previsto por el mercado, de 150.000 a 350.000 toneladas. 

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys