CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 186
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
9
ABR 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semana

La semana dejó bajas generales para los precios de los granos en la Bolsa de Chicago, donde la soja completó el quinto segmento negativo consecutivo, producto de la sobreoferta global. Para el maíz las pérdidas también tuvieron que ver con la oferta, por las buenas cosechas de Sudamérica, pero también con el buen estado de los suelos donde ya se siembra el cereal de la nueva campaña. También para el trigo la sobreoferta mundial fue determinante para el cierre bajista. Sólo en Kansas el cereal logró un muy ligero repunte, que tuvo más que ver con cuestiones técnicas que con algún fundamento de mercado, más allá de que la cosecha de variedades de invierno será muy inferior a la del ciclo precedente. En el nivel local el foco volvió a estar puesto en la debilidad de los precios de la soja.

Panorama Agrícola Semana

La semana dejó bajas generales para los precios de los granos en la Bolsa de Chicago, donde la soja completó el quinto segmento negativo consecutivo, producto de la sobreoferta global. Para el maíz las pérdidas también tuvieron que ver con la oferta, por las buenas cosechas de Sudamérica, pero también con el buen estado de los suelos donde ya se siembra el cereal de la nueva campaña. También para el trigo la sobreoferta mundial fue determinante para el cierre bajista. Sólo en Kansas el cereal logró un muy ligero repunte, que tuvo más que ver con cuestiones técnicas que con algún fundamento de mercado, más allá de que la cosecha de variedades de invierno será muy inferior a la del ciclo precedente. En el nivel local el foco volvió a estar puesto en la debilidad de los precios de la soja.

 

SOJA

La semana volvió a mostrar valores flojos para la soja en el mercado doméstico, más allá de alguna ocasión puntual de cerrar mejores precios por entregas en el muy corto plazo. La oferta por soja con entrega contractual para el Gran Rosario se mantuvo estable, en $ 3450 por tonelada. El miércoles se llegó a pagar $ 3650 por mercadería con descarga inmediata. Para Necochea el valor de la oleaginosa también se mantuvo estable en $ 3450, mientras que para Bahía Blanca bajó de 3450 a 3400 pesos. El viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en 3667 pesos, en tanto que para el lunes el indicador fue fijado en 3648 pesos por tonelada.

Por la soja de la nueva cosecha, para las entregas en mayo, las propuestas de los compradores bajaron de 225 a 220 dólares por tonelada para el Gran Rosario y de 225 a 222 dólares para Bahía Blanca. Para Necochea el valor se mantuvo estable, en US$ 225 por tonelada. A diferencia de lo ocurrido en Chicago, el balance de la semana fue positivo para la soja en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), en buena medida por la preocupación en torno del clima. Las posiciones mayo y julio crecieron de 233,50 a 237,30 y de 240 a 242 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que entre el 7 del actual y el 7 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 381.500 toneladas de poroto de soja, 586.098 toneladas de harina y 307.250 toneladas de aceites; desde Necochea, 101.900 toneladas de poroto, 16.650 toneladas de harina y 30.200 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 92.000 toneladas de poroto y 22.000 toneladas de harina, y desde otros puertos, 76.250 toneladas de poroto y 50.000 toneladas de aceite.

Respecto de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 5,9% del área apta en el nivel nacional que, con un rinde promedio de 31,9 quintales por hectárea, aportó algo más de 3,5 millones de toneladas, sobre un total sostenido por la entidad en 56,50 millones. “La recolección concentró su actividad en la región Núcleo Norte, mientras que el centro-norte de Santa Fe, el centro-norte y el sur de Córdoba y el Núcleo Sur también registraron progresos, aunque dispares”. La entidad añadió que hubo intensas lluvias en amplios sectores de La Pampa, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y de las regiones NOA y NEA. “Los mayores volúmenes acumulados fueron relevados en Las Lajitas y en Piquete Cabado, en Salta, como así también en varias localidades pampeanas que superaron los 400 mm acumulados en pocos días. Si bien aún no se puede cuantificar de forma objetiva el impacto sobre el área sembrada en cada región, debido a que muchos productores aún no pueden ingresar a sus campos, sin lugar a dudas las pérdidas de áreas regionales se verán incrementadas como consecuencia de la gran acumulación de agua en lotes de relieves bajos que permanecerán encharcados durante varias semanas”.

Por su parte, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR transmitió el jueves su “inquietud por los 4,5 millones de hectáreas de soja que faltan cosechar” en la zona núcleo. “Con severos pronósticos de lluvias por delante, los productores avanzan tanto como pueden en los lotes para recolectar la soja que falta. Durante la semana se trabajó muy intensamente. Se desplegó toda la potencia de cosecha disponible hasta el mismo día de las tormentas y se retomó rápidamente el trabajo donde hubo mínimas condiciones para ingresar en los lotes. Sin embargo, el retraso es de 20 puntos respecto de los registros promedio de la región. El esfuerzo fue tan fuerte que, aunque hubo menos días de cosecha por las lluvias, se avanzó un 22% en la semana, totalizando un 30% del área total de soja de primera”, detallo. Y agregó que lo levantado comprende 1,5 millones de hectáreas. “Hasta ahora, los rindes de esta primera tanda cosechada se ubican en un rango que va de 36 a 46 quintales por hectárea. Se destaca Marcos Juárez, con rindes de 60 quintales”. En cuanto a la soja de segunda, un 55% del área está alcanzando el máximo tamaño de semillas y un 20% ingresa en la etapa de madurez. “Se estima que los rindes promedio podrían oscilar entre los 25 y los 35 quintales por hectárea”, dijo la GEA.

 

Por quinta semanal consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones mayo y julio perdieron un 0,42 y un 0,39%, al pasar de 347,60 a 346,13 y de 351,64 a 350,26 dólares por tonelada. El principal fundamento bajista de la soja, la sobreoferta global, no sólo se mantuvo, sino que se acentuó, dado que la mayoría de las estimaciones privadas previas al informe mensual que el USDA publicará el martes, ubicó el volumen de la cosecha de Brasil por encima de las previsiones previas y lo dejó cerca de los 110 millones de toneladas, luego del progreso de la recolección sobre el 82% del área apta.

También resultaron negativos para los precios de la soja el buen estado de los suelos del Medio Oeste de los Estados Unidos, donde se inicia la siembra de los 36,21 millones de hectáreas previstos para la nueva campaña por el USDA, y el consenso entre los operadores en cuanto a que el stock final estadounidense se incrementará en el nuevo reporte mensual del organismo. De hecho, el promedio de las estimaciones privadas relevado por la agencia Reuters lo ubicó en 12,13 millones de toneladas, contra los 11,84 millones de marzo.

En estos días, el único factor potencialmente alcista para los precios de la soja es el clima en la Argentina y la posibilidad de que lluvias excesivas como las vistas en 2016 no sólo demoren la cosecha sino que reduzcan el volumen y la calidad del grano.

Neutro para los precios resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas de soja 2016/2017 por 482.000 toneladas, por debajo de las 681.100 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 350.000 a 550.000 toneladas. Las ventas de harina fueron calculadas en 229.200 toneladas, por encima de las 162.600 toneladas de la semana pasada y dentro del rango esperado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, la exportación de poroto fue relevada en 395.000 toneladas, por encima de las 315.600 toneladas del informe anterior y del rango previsto por los privados, de 150.000 a 350.000 toneladas.

 

MAIZ

Sin una tendencia definida cerraron la semana los precios del maíz en el mercado doméstico, donde convivieron las necesidades puntuales de algunos exportadores con el avance de la cosecha y con las lluvias que amenazan su progreso normal en los próximos días. En ese escenario, la oferta para el Gran Rosario se mantuvo estable en $ 2300 por tonelada, al igual que para Necochea, en $ 2250. Para Bahía Blanca, en cambio, el valor del maíz subió de 2300 a 2400 pesos. El viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 2317, mientras que para el lunes fue fijado en 2281 pesos por tonelada.

Las propuestas de la exportación por maíz con entrega en mayo se mantuvieron en US$ 148 para el Gran Rosario, pero subieron de 148 a 153 dólares para Bahía Blanca. En el caso de Necochea, la oferta por cereal para junio/julio creció de 138 a 140 dólares. En el Matba el balance de la semana dejó altibajos, dado que mientras la posición abril subió de 151 a 153,50 dólares, el contrato julio bajó de 143,30 a 142 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 7 del actual y el 7 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.455.000 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 179.500 toneladas, y desde otros puertos, 164.700 toneladas. Para el segmento no hay previstos embarques desde Necochea.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 15% del área apta, con un progreso semanal de 4 puntos y con un atraso interanual de 3 puntos. “El rinde medio nacional se elevó a 87,9 quintales por hectárea, impulsado por los buenos rendimientos relevados en cuadros sembrados en fechas tempranas sobre el centro-norte y el sur de Córdoba. Es probable que el avance de la cosecha comience a ralentizarse durante las próximas semanas, debido al avance de la recolección de soja. Bajo este escenario mantenemos nuestra proyección de producción nacional en 37.000.000 de toneladas”, dijo la entidad.

Por su parte, la GEA indicó el jueves que la cosecha de maíz temprano en la zona núcleo solo avanzó un 5% respecto del informe anterior (65%). “El progreso está ralentizado ya que las cosechadoras priorizan los lotes de soja. Mientras tanto, los resultados presentan valores más bajos que la semana pasada: los rindes ahora promedian 90 quintales por hectárea, 5 menos. Los rindes más bajos son de 65 quintales, asociándose a cuadros que sufrieron la falta de agua en diciembre. La excepción sigue siendo Marcos Juárez. Allí siguen arrojándose cifras con máximos de 150 quintales. La zona está promediando 115 quintales por hectárea. En tanto, el estado de los maíces de diciembre promete en muchos casos superar a los tempranos. Podría haber marcas de hasta 115 quintales”, se estimó en el reporte.

 

Negativo fue el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones mayo y julio perdieron un 1,30 y un 1,21%, al pasar de 143,40 a 141,53 y de 146,35 a 144,58 dólares por tonelada. Además de las abundantes existencias globales y de las buenas cosechas previstas en Brasil y en la Argentina, la tónica bajista del cereal respondió al inicio de la siembra de la nueva campaña y, sobre todo, a la mejora evidenciada en los suelos del Medio Oeste.

En ese sentido, el jueves el Centro Nacional de Mitigación de la Sequía mostró en su mapa semanal de monitoreo de la sequía una notoria mejora en la condición hídrica del Medio Oeste. Tan es así que la proporción de suelos con déficit hídrico bajó del 21,53 al 18,59%, mientras que la superficie con condiciones de sequía moderada se redujo del 10,99 al 2,46%.

Además, de cara al nuevo informe mensual que el USDA publicará el martes, el promedio de las estimaciones privadas ubicó las existencias finales estadounidenses en 59,74 millones de toneladas, por encima de los 58,93 millones del reporte de marzo.

En este escenario adverso, resultó constructivo el informe semanal sobre las exportaciones 2016/2017 de los Estados Unidos. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas de maíz por 1.138.100 toneladas, por encima de las 716.900 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por el mercado, de 700.000 a 1.000.000 toneladas. Menos alentador resultó el dato sobre los negocios con maíz 2017/2018, que totalizaron 34.600 toneladas, por debajo de las 125.000 toneladas de la semana pasada y del rango esperado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas.

 

TRIGO

Pocos cambios dejó la semana para los precios del trigo en el mercado doméstico, donde las ofertas de los exportadores por el cereal disponible se mantuvieron en $ 2480 por tonelada para Necochea y en $ 2400 para el Gran Rosario. Para Bahía Blanca la propuesta bajó de 2450 a 2400 pesos. El viernes el FAS teórico del trigo pan fue calculado por el Minagro en 2656 pesos, mientras que para el lunes fue fijado en 2648 pesos por tonelada. Las ofertas de los molinos relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2120/3000 a 2200/2850 pesos, según calidad, procedencia y forma de pago.

Las propuestas por trigo de la próxima cosecha, con entrega en enero, se mantuvieron estables en US$ 155 por tonelada para todas las terminales. En el Matba hubo ligeros altibajos, dado que mientras la posición julio subió de 168,50 a 169 dólares, el contrato enero bajó de 160 a 159,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 7 del actual y el 7 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 207.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 102.450 toneladas; desde Necochea, 23.100 toneladas, y desde otros puertos, 56.000 toneladas.

 

El trigo de los Estados Unidos terminó la semana con un balance levemente bajista en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio resignaron un 0,59 y un 0,62%, al pasar de 156,71 a 155,79 y de 161,30 a 160,30 dólares. En cambio, en la Bolsa de Kansas las mismas posiciones terminaron el segmento con ligeras subas del 0,30 y del 0,11%, tras variar de 154,51 a 154,97 y de 159,38 a 159,56 dólares por tonelada.

Ya hemos hablado mucho sobre las abundantes existencias globales de trigo que mantienen sus precios en niveles deprimidos. Hacia adelante, el miércoles la consultora Informa Economics estimó la cosecha de trigos de invierno de los Estados Unidos en 34,97 millones de toneladas, por debajo de los 45,51 millones recolectados en la campaña precedente. En parte, esta situación fue la que evitó nuevas pérdidas en Kansas.

También amortiguó las pérdidas y posibilitó mínimas mejoras el primer informe semanal de 2017 sobre el estado de los cultivos, publicado el lunes por el USDA. En él, ponderó el 51% de las variedades de trigo de invierno en estado bueno/excelente, por debajo del 59% de igual momento de 2015. En Kansas, el organismo relevó el 43% de los cultivos en condición óptima, muy por debajo del 55% vigente un año atrás.

Resultó positivo para el trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 568.400 toneladas, por encima de las 464.100 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 250.000 a 450.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo relevó negocios por 87.000 toneladas, por debajo de las 163.500 toneladas de la semana anterior y dentro del rango calculado por los operadores, de 50.000 a 250.000 toneladas.

De cara al nuevo informe mensual del USDA del martes, el promedio de las estimaciones privadas ubicó las existencias finales estadounidenses de trigo en 31,22 millones de toneladas, por encima de los 30,73 millones de marzo.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys