CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 343
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
12
MAR 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Fue muy negativo el balance de la semana para los precios de los granos en los Estados Unidos, en la semana en la que el USDA reveló sus nuevas estimaciones mensuales. Para la soja las bajas fueron del 2,99% y tuvieron a Brasil como el principal fundamento negativo, por el aumento previsto en su cosecha y en sus exportaciones. El maíz resignó más de un 4% de su valor, también por el aumento de la oferta brasileña y por el derrumbe del valor del petróleo. Y el trigo cerró con quitas superiores al 2,5% en Chicago y al 3,4% en Kansas, por la abundante oferta global. En el mercado local también hubo mayoría de bajas, con la soja y el maíz en pleno empalme de cosechas y con el trigo asimilando la menor presión de los exportadores, que están debidamente abastecidos por las fuertes compras hechas en los meses precedentes.

Panorama Agrícola Semanal

Fue muy negativo el balance de la semana para los precios de los granos en los Estados Unidos, en la semana en la que el USDA reveló sus nuevas estimaciones mensuales. Para la soja las bajas fueron del 2,99% y tuvieron a Brasil como el principal fundamento negativo, por el aumento previsto en su cosecha y en sus exportaciones. El maíz resignó más de un 4% de su valor, también por el aumento de la oferta brasileña y por el derrumbe del valor del petróleo. Y el trigo cerró con quitas superiores al 2,5% en Chicago y al 3,4% en Kansas, por la abundante oferta global. En el mercado local también hubo mayoría de bajas, con la soja y el maíz en pleno empalme de cosechas y con el trigo asimilando la menor presión de los exportadores, que están debidamente abastecidos por las fuertes compras hechas en los meses precedentes.

 

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 10

Viernes 3

Diferencia en %

Petróleo

48,10

53,33

-9,81

Dólar/Euro

1,0593

1,0611

+0,82

Real/Dólar

3,145

3,115

+0,96

Peso/Dólar*

15,38

15,35

+0,20

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

 

SOJA

En sintonía con las bajas externas y cada vez más cerca del empalme con la nueva cosecha, los precios de la soja cerraron la semana con saldo negativo en el mercado local. Las ofertas de los compradores pasaron de 3900/4000 a 3800 pesos por tonelada para las terminales del Gran Rosario; de 3800 a 3650 pesos para Bahía Blanca, y de 3750 a 3650 para Necochea. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en 3949 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 3925 pesos por tonelada.

La tónica negativa también comprendió a la soja de la próxima cosecha, cuyos precios bajaron de 250 a 240 dólares para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, y de 248 a 240 dólares para Necochea. De igual modo, en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones mayo y julio retrocedieron de 256,20 a 248,10 y de 261,50 a 254,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que entre el 8 del actual y el 2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 96.050 toneladas de poroto de soja, 803.440 toneladas de harina y 237.877 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 22.000 toneladas de harina y 6000 toneladas de aceite; desde Necochea, 17.000 toneladas de harina, y desde otros puertos, 50.000 toneladas de aceite.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que continúa lloviendo en la mayor parte de la región agrícola, manteniendo excesos hídricos en zonas bajas de varias regiones y reponiendo humedad en ambientes elevados de mayor potencial de rinde. “A la fecha, gran parte de la soja de primera se encuentra transitando etapas de llenado de granos, con un elevado potencial de rinde en ambientes de loma y media loma y con menores expectativas en ambientes bajos que fueron afectados por excesos hídricos desde etapas tempranas. Lotes de segunda más atrasados transitan plena floración o comienzan a llenar grano los más adelantados. Las expectativas de rinde se mantienen elevadas en gran parte del centro de la región agrícola, cayendo drásticamente hacia el sudeste de Buenos Aires debido al déficit hídrico que comprometió la siembra, el crecimiento y el desarrollo de los cuadros implantados”. En ese marco, la entidad mantuvo en 54,80 millones de toneladas su previsión de cosecha.

El miércoles, la BCR elevó de 54,50 a 56 millones de toneladas su proyección sobre el volumen de la cosecha de soja, a partir de incrementar el rinde promedio nacional de 29,9 a 30,7 quintales por hectárea. “En términos de rindes provinciales, las estimaciones muestran valores superiores a los de hace un mes y también están por encima de los niveles de marzo de 2016. Buenos Aires se impone esta vez con 30,6 quintales por hectárea, cuando el año pasado se esperaban 29,4 quintales. Córdoba está casi en medio quintal por encima de la marca de hace un año. Santa Fe, aunque está por debajo de la valla del ciclo pasado, vuelve a destacarse. Se estiman 36,2 quintales por hectárea para la provincia, cuando hace un año mostraba una cifra de 37,6 quintales, pero el guarismo, al final, se desbarató por los enormes problemas que ocasionaron las lluvias en el cultivo. La lista sigue a favor de este ciclo 2016/2017 con Entre Ríos, que está por encima en 4 quintales respecto de año pasado. Por último, hay muy buenas expectativas que ponen a Chaco y a Santiago del Estero por encima de sus medias productivas históricas”, detallo la entidad. Vale destacar que la superficie implantada fue sostenida en 19,2 millones de hectáreas y que la superficie que no será cosechada fue estimada en 960.000 hectáreas.

Por último, el jueves, en su reporte mensual de oferta y demanda de granos, el USDA mantuvo en 55,50 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha argentina de soja.

 

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos marzo y mayo resignaron un 2,99%, al pasar de 377,36 a 366,06 y de 381,22 a 369,83 dólares por tonelada. También fue adverso el cierre para el aceite, cuyas posiciones marzo y mayo retrocedieron un 4,95 y un 4,94%, al variar de 752,43 a 715,17 y de 757,94 a 720,46 dólares por tonelada.

Brasil fue el gran fundamento bajista de la semana para los precios de la soja, incluso antes de la publicación del informe del USDA el jueves. En efecto, desde el inicio de la semana la seguidilla de estimaciones privadas que acercaron sus cifras hasta casi los 110 millones de toneladas para la cosecha del país sudamericano fueron presionando las cotizaciones. Y el jueves, el organismo estadounidense completó la secuencia bajista al elevar de 104 a 108 millones la cifra esperada y al dejarla por encima del promedio de las previsiones privadas, que marcaban 106,80 millones, e incluso de los 107,61 millones calculados por la Conab horas antes de la difusión del trabajo del USDA.

El otro dato muy bajista fue el saldo exportable brasileño, que creció en el reporte del USDA de 59,50 a 61 millones de toneladas (la Conab apenas lo movió de 59,01 a 59,08 millones). Ese dato particular extendió su influencia sobre las exportaciones estadounidenses, que fueron recortadas de 55,79 a 55,11 millones. En la visión de los técnicos del organismo, la demanda China dirigirá ahora su atención sobre la oferta sudamericana, en detrimento de la mercadería de los Estados Unidos. Ese último dato generó, asimismo, un aumento de las existencias finales estadounidenses, que pasaron de 11,44 a 11,84 millones de toneladas, cuando el mercado esperaba una merma hasta los 11,38 millones. Así, el actual volumen estimado para el cierre de la campaña en EE.UU. está un 121,31% por encima de los 5,35 millones dejados por el ciclo 2015/2016.

El único dato positivo del informe del USDA para los precios fue el incremento estimado de las importaciones de China, de 86 a 87 millones de toneladas que, sin embargo, pasó casi desapercibido debajo de tanta oferta.

En efecto, la producción mundial de soja fue elevada de 336,62 a 340,79 millones de toneladas, mientras que las existencias finales fueron incrementadas de 80,38 a 82,82 millones, contra los 81,52 millones proyectados por los privados y los 76,59 millones del ciclo 2015/2016.

Para acentuar el efecto bajista “Brasil”, en la semana el real se devaluó en casi un 1% frente al dólar, lo que torna más atractiva la soja brasileña para la demanda externa. El viernes, la consultora AgRural informó que la recolección de soja progresó sobre el 56% del área apta, frente al 47% de la semana pasada y el 52% vigente un año atrás.

Sin ánimo de deprimir, pero sí de mostrar la escena completa que presenta el mercado global de la soja, no hay que olvidar que la intención de siembra 2017/2018 fue estimada en 35,61 millones de hectáreas durante el reciente Foro Anual del USDA, por encima de los 33,78 millones de la campaña 2016/2017.

Fue neutro para los precios de la soja el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, en el que el USDA relevó el jueves ventas de poroto por 485.500 toneladas, por encima de las 427.700 toneladas del reporte precedente y dentro del rango previsto por el mercado, de 350.000 a 550.000 toneladas. El dato alentador fue la venta externa de 301.800 toneladas de harina, que quedó por encima de las 139.500 toneladas de la semana anterior y del rango calculado por los operadores, de 100.000 a 250.000 toneladas. En cuanto a las operaciones 2017/2018, el organismo relevó negocios por 29.600 toneladas de poroto de soja.

En síntesis, lo visto durante la semana, y el actual escenario de sobreoferta de soja por el crecimiento de la cosecha de Brasil; por las buenas perspectivas para la recolección en la Argentina, y por el inminente incremento de la siembra en los Estados Unidos, vuelve a poner de manifiesto el valor de las coberturas de precios sugeridas desde este espacio algunas semanas atrás, cuando las cotizaciones en Chicago rondaban los 400 dólares y cuando la posición mayo en el Matba estaba en 270 dólares por tonelada. Si el productor pusiera en esta materia el mismo énfasis puesto en la incorporación de tecnología en cultivos y maquinarias se lograría cerrar un círculo virtuoso en derredor del negocio agrícola, que resguardaría de mejor manera la inversión y que limitaría la exposición a riesgos innecesarios.

 

MAIZ

El inicio de la recolección y la obtención de muy buenos rindes en algunas de las regiones cosechadas se reflejaron en los precios del maíz disponible durante la semana. En efecto, las ofertas bajaron de 2400 a 2350 pesos por tonelada para el Gran Rosario; de 2450 a 2400 pesos para Bahía Blanca, y de 2650 a 2350 pesos para Necochea, donde el pico anterior había respondido a una necesidad concreta de la demanda. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Minagro en 2338 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2331 pesos por tonelada.

En cuanto al maíz nuevo para las entregas en abril, las propuestas bajaron de 157 a 155 dólares por tonelada para Bahía Blanca, en tanto que para el Gran Rosario quedaron estables en 150 dólares. Para Necochea, la oferta para la mercadería con descargas entre junio y julio bajó de 147 a 145 dólares. La tónica bajista externa se reflejo en forma parcial sobre el Matba, donde las posiciones abril y julio retrocedieron de 153 a 151 y de 148 a 146 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 del actual y el 2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 826.110 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 85.000 toneladas; desde Necochea, 22.000 toneladas, y desde otros puertos, 40.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que la cosecha de lotes de maíz temprano con destino a grano comercial comenzó a extenderse en todo el centro del área agrícola nacional. “La recolección se concentró en las zonas centro-norte de Santa Fe y centro-este de Entre Ríos, mientras que se comenzaron a recolectar los primeros lotes en Córdoba y en Buenos Aires. Aún la humedad de los granos se ubica por sobre la óptima de cosecha, por los cual se espera que durante las próximas semanas la misma baje a niveles de recibo y la cosecha se agilice. En cuanto a los rindes recolectados, los mismos continúan por encima de las expectativas iniciales, particularmente en los primeros cuadros cosechados en las zonas núcleo Norte y Sur. Frente a este panorama, mantenemos la proyección de producción de maíz con destino grano comercial en 37 millones de toneladas”.

Por su parte, el miércoles la BCR elevó de 36,50 a 38 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha de maíz para grano comercial. “En Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa y sobre todo en Chaco y en Santiago del Estero se consolidan las expectativas alcistas de los rendimiento. Santa Fe, en el tope de las marcas, supera los 95 quintales por hectárea de promedio; Buenos Aires y Córdoba suben 1,5 quintales, a 79,9 y a 84,8 quintales por hectárea, respectivamente. Chaco y Santiago perfilan una gran campaña maicera. Sin nuevos ajustes de superficie, el hectareaje de lo no cosechable sigue en 1,06 millones y el de la superficie total sembrada, en 5,84 millones. El rinde de la campaña asciende 3,3 quintales respecto de lo estimado en febrero y ahora, el guarismo nacional se encarama a ser una de las mejores marcas, con 79,5 quintales por hectárea”. El jueves, la Guía Estratégica para el Agro destacó que en Marcos Juárez se comenzó la cosecha “con rindes de cuadros aislados de 100 quintales por hectárea y con algunos que alcanzaron los 150 quintales. Se espera que en breve la trilla de Bigand y de Totoras confirme máximos de entre 125 y 130 quintales por hectárea”.

El jueves, el USDA incrementó de 36,50 a 37,50 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de maíz, en tanto que elevó de 25 a 25,50 millones el saldo exportable.

 

Muy negativo resultó el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, dado que las posiciones marzo y mayo perdieron un 4,47 y un 4,33%, al pasar de 147,53 a 140,94 y de 149,89 a 143,40 dólares por tonelada. Los principales fundamentos bajistas resultaron el aumento de la oferta sudamericana, confirmada el jueves por el USDA en su trabajo mensual, y el derrumbe del valor del petróleo, que en el segmento cayó un 9,81% al pasar de 53,33 a 48,10 dólares por barril. Pero también influyeron la persistente incertidumbre respecto de la relación comercial con México, que es el principal comprador de maíz estadounidense, y la seguidilla de casos de gripe aviar en varias regiones del mundo, incluso en los Estados Unidos, en el Estado de Tennessee, que ponen el riesgo la demanda de forrajes, entre ellos el maíz.

Como señalamos anteriormente, en la tónica bajista acentuada el jueves mucho tuvo que ver el aumento de la oferta sudamericana de maíz, a la que el USDA le puso números, al elevar de 86,50 a 91,50 millones de toneladas la cosecha de Brasil y de 36,50 a 37,50 millones la producción de la Argentina. Esos aumentos fueron complementados con saldos exportables que crecieron de 28 a 31 y de 25 a 25,50 millones, respectivamente. En el caso de Brasil vale destacar que las cifras del USDA contrastaron con las dadas también el jueves por la Conab, que elevó de 87,41 a 88,97 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha y que mantuvo en 24 millones el saldo exportable.

No hubo entre las cifras del USDA nada que lograra descomprimir la oferta, dado que los números de los Estados Unidos quedaron sin variantes, más allá de un aumento en el uso para etanol, que no hizo otra cosa que equilibrar la balanza con un menor uso forrajero. Así, los 58,93 millones de toneladas previstos por el organismo como stock final quedaron levemente por encima de los 58,85 millones previstos por el mercado y un 33,57% por encima de los 44,12 millones dejados por el ciclo 2015/2016.

En el nivel mundial del USDA proyectó la producción de maíz en 1049,24 millones de toneladas, por encima de los 1040,21 millones del reporte anterior. Y las existencias finales fueron calculadas en 220,68 millones, también arriba de los 217,56 millones del mes pasado; de los 218,51 millones previstos por el mercado, y de los 210,87 millones dejados por la campaña 2015/2016.

No influyó sobre los precios el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas de maíz 2016/2017 por 741.100 toneladas, por encima de las 692.400 toneladas del trabajo anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 700.000 a 1.000.000 de toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2017/2018, el organismo confirmó negocios por 93.100 toneladas, por encima de las 20.700 toneladas de la semana pasada.

 

TRIGO

Los precios del trigo también cerraron en baja en el mercado doméstico, en buena medida por la menor presión de los exportadores que ya tienen asegurado un importante volumen de mercadería. En ese sentido, el viernes, desde la BCR se indicó que las compras de los exportadores suman 8,1 millones de toneladas, mientras que las declaraciones juradas arañan los 10 millones. En ese marco, las ofertas bajaron de 2550 a 2400 pesos para el Gran Rosario; de 2550 a 2520 pesos para Bahía Blanca, y de 2600 a 2500 pesos para Necochea. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Minagro en 2710 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2701 pesos por tonelada.

Con una fuerte actividad de los molinos hasta el jueves, el rango de ofertas osciló de 2200 a 3000 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El viernes, ya con menor actividad, las propuestas fluctuaron de 2350 a 2800 pesos. En el Matba el cierre evidenció ligeras bajas, dado que las posiciones marzo y julio pasaron de 172,50 a 169 y de 177,20 a 176,40 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 del actual y el 2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 251.500 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 209.500 toneladas; desde Necochea, 39.418 toneladas, y desde otros puertos, 28.000 toneladas.

El jueves, en su trabajo mensual de oferta y demanda de granos, el USDA elevó de 15 a 16 millones de toneladas el volumen de la producción argentina de trigo y de 8,90 a 10,10 millones el saldo exportable. En ambos casos, las cifras quedaron por debajo de los 18,40 y de los 11,30 millones fijados por el Minagro en su último informe mensual.

 

El trigo de los Estados Unidos completó el panorama bajista semanal. En efecto, las posiciones marzo y mayo del cereal en Chicago perdieron un 2,53 y un 2,86%, al pasar de 159,38 a 155,34 y de 166,63 a 161,86 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 3,63 y un 3,44%, al variar de 169,76 y de 163,60 y de 173,34 a 167,37 dólares por tonelada. La sobreoferta global volvió a ser uno de los principales fundamentos bajistas para las cotizaciones del grano fino, incluso a pesar de la ya anunciada menor siembra en los Estados Unidos para la nueva temporada agrícola.

En su repaso sobre la campaña 2016/2017 de los Estados Unidos, el USDA redujo levemente las importaciones de trigo y ello posibilitó que las existencias finales bajaran de 31,01 a 30,73 millones de toneladas, con lo que quedaron levemente debajo de los 30,89 millones previstos por el mercado.

Como datos bajistas se destacaron el incremento de la cosecha de trigo en Australia, de 33 a 35 millones de toneladas, al igual que el saldo exportable, de 24,50 a 25,50 millones. También el aumento de la oferta argentina, detallada anteriormente.

En el nivel mundial el USDA elevó de 748,24 a 751,07 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha y de 248,61 a 249,94 millones las existencias finales, que quedaron por encima de los 248,62 millones previstos por el mercado y de los 240,29 millones dejados por la campaña anterior.

Por último, resultó neutral para los precios del trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 391.600 toneladas, por encima de las 353.200 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, los negocios sumaron 40.000 toneladas, por debajo de las 98.800 toneladas de la semana pasada y del rango estimado por los operadores, de 50.000 a 200.000 toneladas.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys