CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 341
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
4
MAR 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Tras dos semanas negativas consecutivas para los precios de los granos, una ola de rumores sobre cambios en la política estadounidense para los agrocombustibles, que favorecería la producción en los Estados Unidos de biodiésel en base a soja y de etanol de maíz, posibilitó fuertes subas entre el martes y el miércoles, que inclinaron la balanza hacia el terreno positivo en el acumulado semanal. En el complejo sojero el aceite terminó con ganancias superiores al 5%, en tanto que el poroto sumó un 1,33%. Para el maíz la mejora quedó muy cerca del 3%. Aún con los ecos de la proyección de una fuerte caída del área para el ciclo 2017/2018, el trigo quedó con saldo alcista en Chicago y en Kansas. En la corta semana del mercado local, la soja se mantuvo con valores poco atractivos para los vendedores, al igual que el maíz. Los precios del trigo se mantuvieron mayormente sostenidos.

Panorama Agrícola Semanal

Tras dos semanas negativas consecutivas para los precios de los granos, una ola de rumores sobre cambios en la política estadounidense para los agrocombustibles, que favorecería la producción en los Estados Unidos de biodiésel en base a soja y de etanol de maíz, posibilitó fuertes subas entre el martes y el miércoles, que inclinaron la balanza hacia el terreno positivo en el acumulado semanal. En el complejo sojero el aceite terminó con ganancias superiores al 5%, en tanto que el poroto sumó un 1,33%. Para el maíz la mejora quedó muy cerca del 3%. Aún con los ecos de la proyección de una fuerte caída del área para el ciclo 2017/2018, el trigo quedó con saldo alcista en Chicago y en Kansas. En la corta semana del mercado local, la soja se mantuvo con valores poco atractivos para los vendedores, al igual que el maíz. Los precios del trigo se mantuvieron mayormente sostenidos.

 

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 3/3

Viernes 24/2

Diferencia en %

Petróleo

53,33

54,04

-1,31

Dólar/Euro

1,0611

1,0570

+0,39

Real/Dólar

3,115

3,114

+0,03

Peso/Dólar*

15,35

15,38

-0,20

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

 

SOJA

Muy flojos estuvieron los precios de la soja durante las tres ruedas de negocios de la semana en el mercado doméstico, donde influyeron la fortaleza del peso frente al dólar y, también, la certeza de que la campaña no será todo lo mala que se preveía cuando los excesos de humedad anegaron amplias superficies agrícolas en el centro del país. En ese nuevo escenario, las ofertas de los compradores pasaron de 3950 a un rango de 4000 a 3900 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, según el momento de entrega; de 3800 a 3750 pesos para Necochea, en tanto que se mantuvieron en $ 3800 para Bahía Blanca. El viernes el FAS teórico fue fijado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4008, mientras que para el lunes el indicador fue calculado en $ 4012 por tonelada.

La tónica negativa se reflejó con mayor claridad sobre los precios de la soja nueva, dado que las propuestas de la demanda cayeron de 252 a 250 dólares para el Gran Rosario; de 255 a 250 dólares para Bahía Blanca, y de 250 a 248 dólares para Necochea. También en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) se reflejaron las bajas, dado que las posiciones mayo y julio retrocedieron de 259 a 256,20 y de 263,50 a 261,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que entre el 1º de marzo y el 2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 85.250 toneladas de poroto de soja, 382.900 toneladas de harina y 201.500 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 65.250 toneladas de poroto y 81.500 toneladas de harina, y desde otros puertos, 27.000 toneladas de aceite.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) indicó que la evolución del clima aportó nuevamente humedad a los lotes de soja implantados en el centro y en el sur del área agrícola del país, “registrándose principalmente una mejora en el estado hídrico en el sudeste de Buenos Aires, región que había sufrido estrés termohídrico durante los últimos meses. En paralelo, ambientes bajos ubicados en el centro de Chaco, en el sur de Córdoba y de Santa Fe, en el norte de Buenos Aires y en el centro-este de Entre Ríos acumularon nuevamente excesos hídricos parciales, ya que los días soleados con elevadas temperaturas permitieron un rápido escurrimiento de los lotes más afectados”, detalló. Y agregó que en cuanto al estado fenológico de la soja de primera, continúan transitando etapas reproductivas desde R3 hasta R6, mientras que cuadros de segunda presentan una gran heterogeneidad en su ciclo de cultivo, debido a las distintas fechas de siembra, variando desde diferenciación foliar hasta comienzo de fructificación (R3). “En ambos casos, los rendimientos esperados se ubican dentro de nuestras expectativas para el presente ciclo, razón por la cual mantenemos la proyección de producción de 54.800.000 toneladas, un 2,1% por debajo de los 56 millones del ciclo 2015/2016”.

Por su parte, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR indicó el jueves que las expectativas para la soja de primera en la zona núcleo son que “superaren los 40 quintales por hectárea, con lotes que se acercarán con facilidad a los 50 quintales y que incluso los superen”. Pero advirtió que no ocurrirá lo mismo con la soja de segunda. “Una gran brecha de desarrollo la separa, producto de la  alta disparidad de situaciones. Fechas de siembras muy atrasadas, una implantación llena de problemas por las excesivas tormentas dejarían promedios de 30 quintales o menos. El pelotón de los cuadros atrasados conseguiría 15 quintales por hectárea”, estimó.

 

Tras dos semanas adversas consecutivas, el balance del segmento comercial resultó positivo para la soja en la Bolsa de Chicago. Sus contratos marzo y mayo sumaron un 1,33 y un 1,29%, al pasar de 372,40 a 377,36 y de 376,35 a 381,22 dólares por tonelada. Pero las mayores subas las registró el aceite de soja, cuyas posiciones marzo y mayo treparon un 5,37 y un 5,23%, al variar de 714,07 a 752,43 y de 720,24 a 757,94 dólares. Buena parte de las mejoras que derivaron en la ganancia semanal se concentraron en las ruedas del martes y del miércoles, cuando se desató una ola de rumores sobre cambios en la política estadounidense para los agrocombustibles, que afectarían en modo particular al biodiésel en base a soja.

En efecto, el martes el rumor dio cuenta del cambio de asignación del subsidio al biodiésel, que pasaría de manos de los oferentes del producto para la mezcla con los combustibles fósiles, en general importadores, a manos de los productores estadounidenses. De esa forma, siempre según los rumores, se buscaría impulsar la oferta local, en detrimento del producto importado, en buena medida desde la Argentina. Cerca del cierre de la rueda hubo una desmentida oficial que recortó las fuertes ganancias registradas por los precios, sobre todo del poroto de soja. El aceite, luego de un impacto bajista por la desmentida, retomó la senda alcista y, si bien, no volvió al pico de alza, quedó muy fortalecido. Tanto fue así que el miércoles volvió a negociarse con fuertes ganancias, por la convicción de los operadores de que el rumor, más tarde o más temprano será realidad, en línea con la política de Donald Trump, de favorecer la producción estadounidense y limitar la dependencia de productor importados.

Claro que una vez superado el tema, el jueves y el viernes el mercado de la soja volvió a ocuparse de los hechos concretos. Y ahí las noticias no son alentadoras para los precios. Las estimaciones privadas siguen elevando la expectativa sobre el volumen de la cosecha récord de Brasil. Oil World elevó su previsión de 103,80 a 105 millones de toneladas, mientras que Informa Economics lo hizo de 106,50 a 108 millones. Además, el jueves la Secretaría de Comercio Exterior de Brasil informó que en febrero las exportaciones de soja resultaron récord, con 3,51 millones de toneladas, un volumen que resultó un 72% superior al despachado en igual mes de 2016. Cabe agregar que ese dato se dio pese a la firmeza que registró el real frente al dólar durante buena parte de lo que va de 2017 y a las complicaciones que afectaron la carga de buques en la segunda quincena del mes, por las lluvias que complicaron la logística.

El informe semanal del USDA sobre las exportaciones de los Estados Unidos no resultó constructivo para los precios de la soja. El jueves el organismo relevó ventas externas por 427.700 toneladas, levemente por encima de las 413.600 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. Las ventas de harina sumaron 139.500 toneladas y quedaron por debajo de las 223.000 toneladas de la semana pasada y cerca del mínimo calculado por los operadores, en un rango que fue de 125.000 a 300.000 toneladas. El USDA no relevó negocios con soja 2017/2018.

El jueves próximo el USDA publicará su nuevo informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial. No se esperan grandes cambios en las cifras estadounidenses, por lo que la atención del mercado estará focalizada sobre las cifras que el organismo fije para Brasil y para la Argentina, que en febrero fueron de 104 y de 55,50 millones de toneladas, respectivamente.

 

MAIZ

Salvo por necesidades puntuales, los precios del maíz disponible se mantuvieron estables en el mercado doméstico. En efecto, las ofertas quedaron en $ 2400 por tonelada para el Gran Rosario y en $ 2450 para Bahía Blanca, en tanto que crecieron de 2400 a 2650 pesos para Necochea. El viernes el FAS teórico del cereal fue calculado por el Minagro en 2348 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en $ 2371 por tonelada. Con muy poca actividad de los consumos, las ofertas relevadas por la BCBA se ubicaron entre 2500 y 2600 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

En cuanto al maíz de la nueva cosecha, el valor de la mercadería para entregas en abril quedó en US$ 150 por tonelada para el Gran Rosario y en US$ 157 para Bahía Blanca. En tanto que el grano para descargas entre junio y agosto sobre Necochea subió de 145 a 147 dólares por tonelada. Con una muy leve suba cerró la semana del maíz en el Matba, donde los contratos abril y julio pasaron de 152,50 a 153 y de 147,50 a 148 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 1º de marzo y el 2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 417.800 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 62.000 toneladas, y desde Necochea, 22.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que lluvias registradas en el norte del área agrícola nacional renovaron las reservas hídricas de lotes de maíz que estaban transitando etapas reproductivas. “En paralelo, la recolección de cuadros de maíz temprano con destino a grano comercial continúa avanzando sobre Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes. A medida que las labores de cosecha cobran fluidez los rindes se ubican por encima de las expectativas iniciales, llegando incluso a superar los 95 quintales por hectárea. Frente a este panorama, mantenemos la proyección de producción en 37.000.000 toneladas, un 23% superior a la campaña previa, que dejó 30 millones”. La entidad agregó que durante la próxima semana comenzaría la recolección de los primeros lotes tempranos en Córdoba y en Buenos Aires, donde aún los niveles de humedad en los granos no son óptimos. “Por último, gran parte de los cuadros tardíos transita etapas de definición de rendimiento con buenas reservas hídricas y adecuada sanidad”.

 

También tras dos semanas bajistas consecutivas, los precios del maíz estadounidense lograron cerrar el segmento comercial en alza en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo sumaron un 2,95 y un 2,69%, al pasar de 143,30 a 147,53 y de 145,96 a 149,89 dólares por tonelada.

Lo ocurrido con el maíz tuvo mucha similitud con lo visto en el mercado de la soja. En efecto, la ola de rumores surgida el martes dio cuenta de un aumento del uso de etanol en el corte con combustibles fósiles para ubicarlo en el 15% (hoy está en el 10%). Si bien para muchos en el mercado esa medida sería hoy impracticable porque la capacidad instalada en la industria estadounidense de etanol se utiliza casi en un 98%, en sí mismo resultó muy alcista porque implicaría otra vía para descomprimir existencias muy abundantes. Tras la desmentida oficial las subas se vieron moderadas el martes, pero en la rueda siguiente retomaron la tónica alcista, por la especulación de que algo de verdad había en el rumor y que quizás una política “amigable” con los agrocombustibles resulte una “contraprestación” para flexibilizar determinadas políticas restrictivas en la industria de combustibles fósiles como el petróleo.

Resultó bajista para los precios del maíz el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 692.400 toneladas, por debajo de las 743.100 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 700.000 a 900.000 toneladas. Las ventas 2017/2018 sumaron apenas 20.700 toneladas, contra las 264.600 toneladas de la semana anterior y frente a un rango de 150.000 a 350.000 toneladas previsto por los operadores.

Fuera de las noticias estadounidenses, el jueves Informa Economics elevó su previsión sobre la cosecha total de maíz de Brasil, de 89 a 91 millones de toneladas.

 

TRIGO

Sin la presión compradora ejercida por la exportación durante fines de enero y las primeras tres semanas de febrero, el trigo se mantuvo mayormente estable en la plaza física. Las ofertas de los exportadores quedaron en $ 2600 por tonelada para Necochea y en $ 2550 para Bahía Blanca, mientras que bajaron de 2600 a 2550 pesos para el Gran Rosario. El viernes el FAS teórico del trigo pan fue calculado por el Minagro en $ 2658, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 2666 pesos por tonelada.

Las ofertas de los molinos relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2300/3000 a 2400/3000 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. En el Matba el cierre semanal dejó altibajos muy leves para las cotizaciones del grano fino. En efecto, la posición marzo bajó de 173 a 172,50 dólares, mientras que el contrato julio subió de 176,20 a 177,20 dólares por tonelada.

En su trabajo sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 1º de marzo/2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 339.500 toneladas de trigo; desde Necochea, 42.358 toneladas, y desde Bahía Blanca, 37.000 toneladas.

 

Fue positivo el saldo semanal para los precios del trigo estadounidense. Las posiciones marzo y mayo del cereal en Chicago sumaron un 0,58 y un 1,23%, al pasar de 158,46 a 159,38 y de 164,61 a 166,63 dólares, mientras que en Kansas, los mismos contratos ganaron un 1,82 y un 1,10%, tras variar de 166,73 a 169,76 y de 171,59 a 173,34 dólares por tonelada. A la previsión de una menor siembra en la campaña 2017/2018, según lo proyectado el USDA en su Foro Anual de la semana anterior, se le sumaron como hechos alcistas nuevas ventas a Japón y las subas registradas por el maíz.

También aportó firmeza a los precios la falta de humedad que se evidencia en Kansas que, según el mapa semanal de monitoreo de la sequía de Centro Nacional de Mitigación de la Sequía al 28 de febrero, tiene un 37,34% de sus suelos en condición de “sequía moderada”, por encima del 26,20% del relevamiento anterior. En total, un 65,77% del Estado tiene déficit hídrico, un porcentaje que no varió respecto de la semana anterior.

El informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses no aportó a la tónica alcista del trigo, dado que el jueves el USDA relevó ventas 2016/2017 por 353.200 toneladas, por debajo de las 451.300 toneladas del trabajo anterior, pero cerca del mínimo previsto por los operadores, que manejaron un rango de 300.000 a 500.000 toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2017/2018, el organismo relevó negocios por sólo 98.800 toneladas, contra las 256.500 toneladas de la semana pasada y frente a un rango de 100.000 a 300.000 toneladas esperado por el mercado.

También limitaron las ganancias del trigo la posibilidad de que Rusia vuelque en el mercado parte de sus 4 millones de toneladas de cereales de las reservas estatales para renovar existencias con la nueva cosecha, que se prevé abundante.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys