CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 693
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
25
FEB 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

Por segunda semana consecutiva, el balance de los precios de los granos fue negativo en la Bolsa de Chicago, donde la soja registró quitas del 1,8% por el avance de la cosecha de Brasil y por la previsión de un importante crecimiento de la siembra 2017/2018 en los Estados Unidos; el maíz resignó 1,1% por el conflicto con México y la firmeza del dólar, y el trigo cayó más del 2%, también por la quita de competitividad derivada de un dólar alto. Para comenzar a evaluar el mediano/largo plazo, ofrecemos el detalle de las variables proyectadas por el USDA en su Foro Anual. En el mercado doméstico se destacaron la caída de la soja y la firmeza del trigo.

Panorama Agrícola Semanal

Por segunda semana consecutiva, el balance de los precios de los granos fue negativo en la Bolsa de Chicago, donde la soja registró quitas del 1,8% por el avance de la cosecha de Brasil y por la previsión de un importante crecimiento de la siembra 2017/2018 en los Estados Unidos; el maíz resignó 1,1% por el conflicto con México y la firmeza del dólar, y el trigo cayó más del 2%, también por la quita de competitividad derivada de un dólar alto. Para comenzar a evaluar el mediano/largo plazo, ofrecemos el detalle de las variables proyectadas por el USDA en su Foro Anual. En el mercado doméstico se destacaron la caída de la soja y la firmeza del trigo.

 

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 24

Viernes 17

Diferencia en %

Petróleo

54,04

53,46

+1,08

Dólar/Euro

1,0570

1,0613

-0,41

Real/Dólar

3,114

3,093

+0,68

Peso/Dólar*

15,38

15,58

-1,28

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

 

SOJA

Muy negativa resultó la semana para los precios de la soja argentina en el mercado disponible, por la conjunción de las bajas externas y de la firmeza del peso frente al dólar. Después de mucho tiempo, el valor de la oleaginosa quebró la barrera de los 4000 pesos en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). En efecto, la transición de las ofertas de los compradores fue de 4150 a 3950 pesos por tonelada para las terminales del Gran Rosario (más allá de negocios puntuales en $ 4000 por lotes grandes); de 3900 a 3800 pesos para Bahía Blanca, y de 3850 a 3800 pesos para Necochea. El viernes el FAS teórico fue fijado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en 4052 pesos, mientras que para el miércoles (tras los feriados de Carnaval) el indicador fue calculado en 4042 pesos por tonelada.

De igual modo cayeron las propuestas para la soja de la próxima cosecha, que pasaron de 260 a 252 dólares para el Gran Rosario; de 265 a 255 dólares para Bahía Blanca, y de 260 a 250 dólares para Necochea. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) también se reflejó la tónica bajista. Los ajustes de las posiciones mayo y julio descendieron de 264 a 259 y de 269 a 263,50 dólares por tonelada.

Con un rango de tiempo amplio, del 22 del actual al 2 de abril, el informe de carga de buques programada de la BCR detalla que deben salir de las terminales del Gran Rosario 111.200 toneladas de poroto de soja, 413.350 toneladas de harina y 373.700 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 65.250 toneladas de poroto, 83.000 toneladas de harina y 1750 toneladas de aceite; de Necochea, 33.000 toneladas de harina, y desde otros puertos, 27.000 toneladas de aceite.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) mantuvo en 54,80 millones de toneladas su previsión de cosecha de soja, en virtud de los altos rendimientos proyectados para las zonas que no padecieron eventos climáticos adversos. “Nuevas precipitaciones registradas en gran parte del área agrícola nacional continúan abasteciendo de buena humedad a los lotes que transitan etapas críticas de floración y llenado de grano. Sin embargo, dichas acumulaciones generaron excesos y anegamientos en ambientes bajos con napas freáticas próximas a superficie, provocando pérdidas en el stand de plantas. De todas maneras, las expectativas de rendimiento relevadas en lotes implantados en ambientes de loma y media loma son óptimas, las cuales compensarían las mermas en la producción de los cuadros más afectados”. La entidad detalló que más del 60% de la oleaginosa transita etapas de diferenciación de vainas y comienzo del llenado de grano, mientras que un 10% ya se encuentra en máximo tamaño de semilla. “En paralelo, los lotes de soja de segunda comenzaron a desarrollar la etapa reproductiva de floración, aunque algunos pocos cuadros aun diferencian hojas bajo adecuadas condiciones de humedad y sanidad”.

También el jueves, el Minagro difundió su nuevo informe mensual de estimaciones agrícolas. En él, redujo de 19,80 a 19,45 millones de hectáreas la superficie sembrada con soja. El organismo no estimo un volumen de cosecha 2016/2017. En cuanto al ciclo 2015/2016, mantuvo en 8,10 millones de toneladas las existencias finales, un 19,1% por encima de los 6,80 millones dejados por la campaña 2014/2015.

 

Por segunda semana consecutiva, los precios de la soja cerraron en baja en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo perdieron un 1,84 y un 1,82%, al pasar de 379,38 a 372,40 y de 383,33 a 376,35 dólares por tonelada. El avance de la cosecha en Brasil; la previsión de un impacto menos significativo de las contingencias climáticas sobre la producción de la Argentina, y la estimación de un importante incremento de la intención de siembra con la oleaginosa en los Estados Unidos durante la campaña 2017/2018, fueron los principales fundamentos bajistas para las cotizaciones del grano grueso.

Tampoco resultó constructivo para los precios de la soja el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el viernes el USDA relevó ventas 2016/2017 por 413.600 toneladas, por debajo de las 890.000 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 550.000 a 850.000 toneladas. Las operaciones con harina de soja sumaron 223.000 toneladas, por encima de las 121.300 toneladas de la semana anterior y dentro del rango calculado por los privados, de 100.000 a 300.000 toneladas. Acerca del ciclo 2017/2018, el organismo confirmó la exportación de apenas 28.700 toneladas, contra las 207.400 toneladas del trabajo precedente.

En cuanto al Foro Anual del USDA, el organismo proyectó un importante crecimiento de la superficie destinada a la soja en la próxima campaña, de 33,78 a 35,61 millones de hectáreas. Para el resto de las variables, estimó la cosecha en 113,76 millones de toneladas, debajo del récord actual, de 117,22 millones. Dentro del “manejo” de las cifras, el USDA evito que la mayor superficie sembrada impactara sobre el volumen productivo reduciendo en un 7,9% el rinde promedio nacional, de los 35,04 quintales por hectárea 2016/2017 a 32,28 quintales. Las exportaciones fueron previstas en 57,83 millones, frente a los 55,79 millones del ciclo en curso, en tanto que, como dato negativo adicional a la mayor siembra, las existencias finales fueron calculadas en 11,20 millones de toneladas, sin cambios respecto del registro previsto para el cierre de la campaña actual.

En cuanto a Brasil, donde el avance de la cosecha ronda el 30% del área apta, el viernes Reuters destacó la preocupación que existe entre los exportadores por la resistencia de los productores a desprenderse de su mercadería. Según los testimonios relevados por la agencia, la fila de buques que esperan por cargar sus bodegas se incrementa y la mercadería no llega. Hasta el momento se comercializó el 37% de la cosecha, contra el 49% de igual momento de 2016 y el 44% promedio de los últimos cinco años.

Sin embargo, este aparente dato alcista llegado desde los puertos de Brasil podría derivar en un dato bajista si la devaluación del real frente al dólar vista el viernes, cuando la paridad pasó de 3,058 a 3,114, se acentúa. Justamente uno de los motivos centrales por los que los vendedores brasileños desaceleraron la oferta es la firmeza que en las últimas semanas ha mostrado el real. Entonces, de la falta de oferta se podría pasar a una explosión de ventas si la divisa de Brasil se devalúa contra el dólar. Y de ocurrir esto, los precios internacionales pueden acusar el impacto.

Frente a este tipo de eventualidades fue que dos semanas atrás, cuando los precios de la soja volvieron a ubicarse cerca de los 400 dólares por tonelada, desde este espacio recomendamos el uso de las herramientas disponible en el mercado para acotar los riesgos y para poner a resguardo la inversión, sin perder por ello, la posibilidad de usufructuar posibles mejoras en el mercado.

 

MAIZ

El mercado de maíz mostró estabilidad para los precios del cereal disponible y la reiteración de bajos volúmenes comercializados. La propuesta por tonelada de cereal se mantuvo en $ 2400 por tonelada para el Gran Rosario y para Necochea, y en $ 2450 para Bahía Blanca. El viernes el FAS teórico fue calculado por el Minagro en 2601 pesos por tonelada, en tanto que para el miércoles, el indicador publicado por el organismo (posiblemente erróneo) fue de 2346 pesos. Las ofertas de los consumos se ubicaron entre 2400 y 2600 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

En cuanto al maíz de la nueva cosecha, las ofertas para marzo se mantuvieron estables en US$ 155 para el Gran Rosario y en US$ 160 para Bahía Blanca. En tanto que las propuestas para abril quedaron fijas en US$ 150 para Rosario y crecieron de 155 a 157 dólares para Bahía. Para Necochea, la oferta por cereal para el período junio/agosto bajó de 150 a 145 dólares. En el Matba el balance semanal fue negativo, dado que las posiciones abril y julio bajaron de 156 a 152,50 y de 150,20 a 147,50 dólares por tonelada.  

En su reporte sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 22 de febrero/2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 420.100 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 42.000 toneladas, y desde Necochea, 22.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA mantuvo en 37 millones de toneladas su previsión sobre la producción de maíz para grano comercial. “Durante la última semana, la cosecha de cuadros de maíz temprano se vio demorada por lluvias registradas en sobre diversas zonas del área agrícola nacional. Las tormentas dejaron acumulados de variado volumen, que provocaron intransitabilidad de caminos y aumentos en la humedad de los granos. Las labores de recolección se concentraron sobre Santa Fe y Entre Ríos, con muy buenos rindes cosechados. Gran parte de los cuadros tempranos del país transita las últimas etapas del llenado de grano, por lo cual se espera que en las próximas semanas la cosecha se generalice”.

También el jueves, el Minagro publicó su informe mensual de estimaciones agrícolas. En él, el organismo elevó una vez más la superficie sembrada con maíz para todos los usos, esta vez, de 7,25 a 7,30 millones de hectáreas. Como en el caso de la soja, no se reportó una estimación de cosecha 2016/2017. Las existencias finales del ciclo 2015/2016 fueron sostenidas en 5,40 millones de toneladas, un 50% por encima de los 3,60 millones de la temporada agrícola 2014/2015.

 

Al igual que la soja, el maíz completó la segunda semana consecutiva en baja en la Bolsa de Chicago. En efecto, las posiciones marzo y mayo perdieron un 1,15 y un 1,26%, al pasar de 144,97 a 143,30 y de 147,83 a 145,96 dólares por tonelada. El latente conflicto entre los gobiernos de los Estados Unidos y de México, que pone en riesgo ventas estadounidenses por muchos millones de toneladas; la muy buena perspectiva para la cosecha de Brasil, y la firmeza del dólar frente al euro fueron algunos de los fundamentos que condujeron hacia la baja el valor del cereal.

Vale destacar que el retroceso de los precios del maíz se dio a pesar de la proyección de una siembra 2017/2018 inferior en los Estados Unidos. El jueves, durante el Foro Anual, el USDA proyectó una intención de siembra de 36,42 millones de hectáreas, por debajo de los 38,04 millones 2016/2017. El viernes, en el resto de las variables comerciales de la campaña. El organismo estimó la nueva cosecha en 357,27 millones de toneladas, por debajo del récord actual, de 384,77 millones, con un rinde promedio nacional fijado en 107,14 quintales por hectárea, contra los 109,59 precedentes. Pese a que el uso total entre campañas fue reducido de 371,36 a 361,20 millones, el uso para etanol fue calculado en alza, de 135,90 a 137,17 millones. Las exportaciones caerían de 56,52 a 48,26 millones, en tanto que las existencias finales resultarían de 56,26 millones de toneladas, inferiores a las del ciclo anterior, de 58,93 millones, pero aún en uno de los niveles históricos más altos.

Para el maíz estadounidense también resultó negativo el informe semanal sobre las exportaciones. En efecto, el viernes el USDA relevó ventas 2016/2017 por 743.100 toneladas, por debajo de las 783.500 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 550.000 a 1.100.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo confirmó negocios por 264.600 toneladas, por debajo de las 285.200 toneladas de la semana anterior y del rango proyectado por los operadores, de 300.000 a 500.000 toneladas.

Otro dato desalentador fue el jueves el informe mensual del Consejo Internacional de Granos, que elevó de 1045 a 1049 millones de toneladas el volumen de la cosecha global de maíz.

 

TRIGO

Muy firmes se mantuvieron durante la semana los precios del trigo en el mercado físico local, dado que las ofertas de los exportadores permanecieron en $ 2600 por tonelada para el Gran Rosario y para Necochea, y en $ 2550 para Bahía Blanca. El viernes el FAS teórico del trigo pan fue calculado por el Minagro en $ 2660, en tanto que para el miércoles el indicador fue fijado en 2657 pesos por tonelada.

El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 2300/2950 a 2300/3000 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El cierre semanal del Matba dejó altibajos para el trigo, dado que la posición marzo subió de 172 a 173 dólares, mientras que el contrato julio bajó de 180 a 176,20 dólares por tonelada.

En su reporte sobre carga de buques programada, la BCR indicó que en el período 22 de febrero/2 de abril deben salir desde las terminales del Gran Rosario 477.300 toneladas de trigo; desde Necochea, 109.190 toneladas, y desde Bahía Blanca, 32.000 toneladas.

En su informe mensual de estimaciones agrícolas, el jueves el Minagro elevó de 16,50 a 18,30 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha 2016/2017 de trigo, un volumen que, según los cálculos del organismo, resulta un “récord histórico”. En su trabajo, el Minagro explicó: “Como se viniera indicando en informes anteriores, la estimación final de la producción de trigo surgiría del procesamiento del trabajo de muestreo a campo, donde se relevaron aproximadamente 800.000 hectáreas en la casi la totalidad de las zonas productivas del país. La metodología en detalle se puede consultar en el website de la Subsecretaría de Agricultura. El resultado final arrojaría un notorio incremento en la estimación de área sembrada con trigo en la campaña 2016/2017 respecto de los últimos ciclos, la cual se ubica dentro de los niveles que eran usuales para este cultivo hasta hace un década. Si bien hubo pérdidas de importancia por razones climáticas, que ascendieron a unas 800.000 hectáreas, los rindes obtenidos (que promediaron los 3300 kilos por hectárea) permiten arribar a una producción de 18,4 millones de toneladas”. Vale recordar que la BCBA estimó oportunamente un volumen de 15 millones de toneladas; la BCR, 14,95 millones, y el USDA, en su trabajo de febrero, 15 millones.

En detalle, respecto del informe de enero, el reporte oficial marcó un incremento del área sembrada con trigo de 5,34 a 6,36 millones de hectáreas, de las cuales se cosecharon 5,56 millones. Lo dicho de la producción, que pasó de 16,50 a 18,40 millones; las existencias iniciales fueron sostenidas en 340.000 toneladas; la molienda pasó de 5,80 a 6 millones; semillas y otros usos quedó en 900.000 toneladas; el saldo exportable creció de 9,50 a 11,30 millones, y las existencias finales bajaron de 640.000 a 540.000 toneladas.

Cabe añadir que en el último informe semanal sobre compras y embarques, el Minagro detalló que al 15 del actual la exportación compró 7.638.600 toneladas de trigo, un 161,89% más que a igual fecha de 2016, cuando había adquirido 2.916.700 toneladas. Lamentablemente, tras un cambio en la metodología empleada, el dato sobre el volumen embarcado reflejado en el informe oficial, de 1.605.700 toneladas, reporta a un dato del INDEC, “hasta diciembre inclusive”, lo que lo hace casi irrelevante para poder entender en tiempo real el posicionamiento de la demanda exportadora. En el mismo trabajo, se relevan compras de los molinos por 1.880.400 toneladas de trigo.

 

También para el trigo estadounidense la semana resultó la segunda consecutiva con saldo negativo. En efecto, las posiciones marzo y mayo del cereal en Chicago perdieron un 2,21 y un 1,65%, al pasar de 162,04 a 158,46 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos resignaron un 0,91 y un 0,48%, al variar de 167,64 a 166,73 y de 172,42 a 171,59 dólares. La firmeza del dólar frente al euro y la sostenida competencia internacional en el mercado de exportación fueron dos de los principales factores bajistas del segmento.

Sin embargo, tras las proyecciones del Foro Anual del USDA para la campaña 2017/2018, el grano fino debería tener un margen para la recomposición de sus cotizaciones en el transcurso del año, siempre que las mismas se plasmen en datos concretos. En primer término, el organismo redujo la intención de siembra estadounidense de 20,32 a 18,62 millones de hectáreas. El viernes, proyectó la cosecha en 50 millones de toneladas, por debajo de los 62,87 millones 2016/2017. El rinde promedio nacional tomado por el USDA fue de 31,68 quintales, contra los 35,37 quintales precedentes. El saldo exportable fue calculado en 26,54 millones, por debajo de los 27,90 millones de la campaña en curso. Y, por último, el stock final fue proyectado en 24,63 millones de toneladas, un 20,5% por debajo de los 31 millones que dejaría el ciclo 2016/2017.

También el viernes, entre neutro a levemente bajista resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el USDA relevó ventas 2016/2017 de trigo por 451.300 toneladas, por debajo de las 569.100 toneladas del segmento anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de 350.000 a 550.000 toneladas. En cuanto al ciclo 2017/2018, el organismo confirmó ventas por 256.500 toneladas del cereal, por encima de las 19.500 toneladas del reporte precedente.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys