CLIMA

VER MAS


USUARIOS ACTIVOS

Total online: 698
PANORAMA AGRICOLA FINANCIERO
Imprimir nota
12
FEB 2017
FacebookTwitter

Panorama Agrícola Semanal

La semana del USDA, los precios de los granos cerraron con saldo positivo en la Bolsa de Chicago, donde la soja sumó poco más del 3% tras el retorno de China al mercado; el maíz ganó cerca de un 2,5% por la caída de sus existencias y por las compras de los fondos, y el trigo trepó más de un 4% hasta el nivel más alto en siete meses por la reducción de las reservas estadounidenses y globales. En el mercado local, donde la persistente apreciación del peso frente al dólar fue un factor de debilidad para la plaza física, hubo leves mejoras para los granos gruesos, en tanto que, pese a alguna caída, el trigo sigue con valores atractivos.

Panorama Agrícola Semanal

La semana del USDA, los precios de los granos cerraron con saldo positivo en la Bolsa de Chicago, donde la soja sumó poco más del 3% tras el retorno de China al mercado; el maíz ganó cerca de un 2,5% por la caída de sus existencias y por las compras de los fondos, y el trigo trepó más de un 4% hasta el nivel más alto en siete meses por la reducción de las reservas estadounidenses y globales. En el mercado local, donde la persistente apreciación del peso frente al dólar fue un factor de debilidad para la plaza física, hubo leves mejoras para los granos gruesos, en tanto que, pese a alguna caída, el trigo sigue con valores atractivos.

 

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

 

Viernes 10

Viernes 3

Diferencia en %

Petróleo

53,89

53,86

+0,06

Dólar/Petróleo

1,0632

1,0788

-1,45

Real/Dólar

3,110

3,123

-0,42

Peso/Dólar*

15,44

15,52

-0,52

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

 

SOJA

Ligeramente alcista resultó la semana para el valor de la soja en el mercado físico, donde la apreciación del peso respecto del dólar fue una de las razones que atenuaron la tónica alcista. En el balance, las propuestas de los compradores pasaron de 4200/4250 a 4250/4300 pesos por tonelada para las terminales del Gran Rosario. No hubo ofertas abiertas para los puertos del sur de Buenos Aires. El viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 4122, mientras que para el lunes el indicador fue fijado en 4188 pesos por tonelada.

Más significativas fueron las subas para la soja de la nueva cosecha, dado que las ofertas crecieron de 260 a 268 dólares por tonelada para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, y de 260 a 266 dólares para Necochea. De igual modo, en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones mayo y julio subieron de 263,50 a 270 y de 268,30 a 275 dólares por tonelada.

Según el informe sobre carga de buques programada de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), entre el 8 y el 24 del actual deben salir desde las terminales del Gran Rosario 51.700 toneladas de poroto de soja, 347.550 toneladas de harina y 144.700 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 19.637 toneladas de harina y 1750 toneladas de aceite; de Necochea, 32.065 toneladas de harina, y desde otros puertos, 27.000 toneladas de poroto.

Acerca de los cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) elevó el jueves de 53,50 a 54,80 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha de soja. “La favorable evolución del clima continúa beneficiando el crecimiento y el desarrollo en la mayor parte del área sembrada, que a la fecha se encuentra transitando etapas reproductivas críticas. Según el resultado del relevamiento semanal, un 57,5% del área de soja a escala nacional transita etapas de diferenciación de vainas y poco menos del 30% de la superficie aún se encuentra en floración. Sobre el total del área en pie, un 57,4% mantiene una condición hídrica favorable, mientras que otro 24,4% cuenta con óptimas reservas en el perfil del suelo”, detalló la entidad.

Por su parte, la BCR elevó el miércoles de 52,50 a 54,50 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la cosecha argentina de soja. “Se estiman dos millones de toneladas más de soja que los previstos en diciembre, pero también 400.000 hectáreas menos de siembra y pérdidas por casi un millón de hectáreas”, explicó la entidad. Y añadió que de los 19,6 millones de hectáreas previstos en diciembre se cubrieron 19,2 millones. Además, producto de las intensas precipitaciones se perdieron 960.000 hectáreas. Sin embargo, el incremento productivo tuvo que ver con que en la primera previsión sobre los rendimientos de la soja, la BCR destacó que la “condición de los lotes muestra rindes optimistas, que dejarían un promedio nacional de 29,9 quintales por hectárea”.

Por último, el jueves el USDA estimó la producción de soja argentina en 55,50 millones de toneladas, por debajo de los 57 millones del mes pasado. El volumen previsto por el organismo quedó por encima de los 54,41 millones previstos por los privados.

 

Tras dos semanas negativas, los precios de la soja cerraron en alza en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo sumaron un 3,12 y un 3,16%, al pasar de 377,36 a 389,12 y de 381,13 a 393,16 dólares por tonelada. El retorno de China al mercado tras el receso por las festividades del Año Nuevo Lunar fue el principal fundamento alcista para las cotizaciones. La fortaleza del real y del peso frente al dólar sumó al movimiento alcista, al igual que las compras de los fondos de inversión especuladores.

En cambio, no contribuyó con el ánimo alcista el informe mensual del USDA del jueves, dado que no reflejó en sus cifras la esperada reducción de las existencias finales de los Estados Unidos, al no elevar, como buena parte del mercado esperaba, el saldo exportable. En detalle, el organismo mantuvo todas los números respectivos al ciclo comercial estadounidense sin variantes, es decir que la cosecha fue sostenida en 117,21 millones de toneladas; el uso tota en 56,02 millones; el saldo exportable en 55,79 millones, y el stock final en 11,44 millones, cuando los operadores esperaban 11,16 millones.

Fuera de las cifras respectivas al ciclo comercial estadounidense, el USDA estimó la producción de soja de Brasil en 104 millones de toneladas, sin cambios respecto del mes pasado, al igual que el saldo exportable, que fue sostenido en 59,50 millones. La visión del organismo sobre el volumen de la cosecha brasileña chocó contra el dato dado el mismo día por la Conab, que la elevó de 103,78 a 105,56 millones de toneladas.

También el jueces, resultó entre levemente bajista y neutro el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 536.300 toneladas de poroto de soja 2016/2017, por debajo de las 623.900 toneladas del informe anterior y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de 500.000 a 800.000 toneladas. En cuanto a la harina, el organismo confirmó negocios por 347.700 toneladas, por debajo de las 365.000 toneladas de la semana pasada, pero por encima del rango calculado por los operadores, de 100.000 a 300.000 toneladas. Acerca del ciclo 2017/2018, se relevaron exportaciones por 129.300 toneladas de poroto, por debajo de las 351.100 toneladas precedentes y frente a una expectativa de 100.000 a 250.000 toneladas.

Como lo señalamos pocas semanas atrás, cuando el valor de la soja se ubicó también cerca de los 400 dólares por tonelada, estos son momentos para platear estrategias de comercialización que fijen un piso, que pongan a resguardo la inversión, y que dejen abierta la puerta para capitalizar eventuales subas. No hay que peder de vista que la cosecha de Brasil avanza con rapidez y que los resultados que se están obteniendo son mejores de los previstos en el inicio de la campaña. De igual modo, los estimadores locales están evaluando que las contingencias climáticas vividas en la Argentina podrían no tener un reflejo tan crítico sobre el volumen de la cosecha como se especuló en plena crisis por las inundaciones.

 

MAIZ

Lejos de la opulencia de meses anteriores, el maíz disponible cerró la semana con saldo positivo en el mercado doméstico, donde las ofertas de los exportadores crecieron de 2350 a 2450 pesos para el Gran Rosario y de 2400 a 2450 pesos para Bahía Blanca. Estos valores, sin embargo, quedaron bastante por debajo del FAS teórico, que el viernes fue calculado por el Minagro en 2634 pesos y que para el lunes fue fijado en 2637 pesos por tonelada. En cuanto a los consumos, la semana evidenció una escasa participación de estos compradores. La BCBA relevó ofertas de $ 2500 para Baradero y de $ 2300 para Chacabuco.

Para el maíz de la próxima cosecha no hubo una tendencia definida, dado que por el grano para abril las ofertas de los compradores pasaron de 152 a 150 dólares por tonelada para el Gran Rosario, mientras que para Bahía Blanca lo hicieron de 152 a 155 dólares. En estos casos las propuestas para marzo fueron de 155 y de 157 dólares, respectivamente. Para Necochea el valor del cereal para junio se mantuvo en 145 dólares. En el Matba el balance fue levemente positivo, en línea con las subas externas. En efecto, las posiciones abril y julio crecieron de 154 a 154,50 y de 150 a 150,50 dólares por tonelada.

En su reporte sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 24 del actual deben salir desde las terminales del Gran Rosario 80.500 toneladas de maíz y desde Bahía Blanca, 20.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA publicó su primera estimación oficial de cosecha de maíz para grano comercial 2016/2017 y la ubicó en 37 millones de toneladas. “Desde nuestro informe previo, la incorporación de cuadros de maíz finalizó en toda el área agrícola nacional. Las últimas incorporaciones se dieron en el NOA y en el NEA, tanto de cuadros tardíos como de segunda ocupación sobre rastrojo de girasol. Así, el avance de la siembra llegó al 100% de las 4.900.000 hectáreas previstas, un área que resultó un 27% superior a la del ciclo previo, de 3,85 millones”. Y añadió que los cuadros tempranos del centro del área agrícola nacional se encuentran en pleno llenado de granos. “A la fecha se continúan relevando tareas de cosecha sobre las regiones del centro-norte de Santa Fe, centro-este de Entre Ríos y sobre Corrientes. Los primeros rindes recolectados se ubican por sobre las expectativas iniciales, con picos de 85 quintales por hectárea. Entonces, a pesar de la pérdida de lotes causada por los anegamientos de los últimos meses y por la restricción hídrica del sur de Buenos Aires, los potenciales de rindes estimados para los cuadros que no sufrieron inconvenientes se mantienen por sobre los promedios zonales”, explicó la entidad para justificar su elevada proyección de cosecha.

El miércoles, la BCR elevó de 35,50 a 36,50 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de maíz para grano comercial. “Es destacable el estado de los cultivos de Córdoba. Las expectativas provinciales van en suba, ascendiendo 3,6 quintales por sobre la marca del mes pasado, con 84,8 quintales por hectárea. En Buenos Aires también se espera una mejor cifra con 2,1 quintales más. El rinde bonaerense trepa a 78,5 quintales, pero también hay más hectáreas que se han malogrado. Santiago del Estero sube expectativas para esta campaña, en tanto que Santa Fe y Entre Ríos mantienen buenas perspectivas, con 90 y con 74 quintales, respectivamente. En la región central los maíces de segunda aceleran su desarrollo y mejoran sus condiciones tras las dificultades en la implantación”, detalló la entidad.

Por su parte, el jueves el USDA mantuvo sin cambios, en 36,50 millones de toneladas, su estimación sobre la producción argentina de maíz y en 25 millones el saldo exportable.

 

Por segunda semana consecutiva, el balance fue positivo para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo sumaron un 2,53 y un 2,49%, al pasar de 143,79 a 147,43 y de 146,74 a 150,39 dólares por tonelada. Compras de los fondos de inversión especuladores; la reducción de las existencias estadounidenses y globales, y la fortaleza de las cotizaciones del trigo, fueron los tres principales factores alcistas para las cotizaciones del grano grueso, a la espera de que el USDA confirme su previsión sobre una menor intención de siembra para la campaña 2017/2018 en los Estados Unidos.

En su nuevo informe mensual de oferta y demanda, el jueves el USDA mantuvo sin cambios las existencias iniciales y la cosecha estadounidense, en 44,12 y en 384,78 millones de toneladas, también mantuvo sin variantes el uso forrajero, en 142,25 millones, pero elevó de 313,96 a 314,85 millones el uso total (crece el uso para etanol, de 135,26 a 135,90 millones), y dejó sin variantes, en 56,52 millones, el saldo exportable. Así, las existencias finales fueron estimadas en 58,93 millones de toneladas, por debajo de los 59,82 millones del mes pasado y de los 59,31 millones previstos por el mercado.

En cuanto Brasil, el USDA estimó la producción de maíz en 86,50 millones de toneladas, sin cambios. Lo mismo ocurrió con el saldo exportable, que fue sostenido en 28 millones. El mismo día, la Conab proyectó en 87,41 millones la cosecha del cereal, por encima de los 84,48 millones del mes pasado. El saldo exportable fue sostenido en 24 millones.

No hubo cambios en las cifras de los grandes importadores, con 15 millones de toneladas para Japón; 13,80 millones para México, y con 13,10 millones para la Unión Europea (UE). En cuanto a China, la cosecha fue sostenida en 219,55 millones y sus importaciones en 3 millones. Pero el uso forrajero fue elevado de 159 a 161 millones y el uso total, de 227 a 231 millones. Por eso, el stock final fue reducido de 106,31 a 102,31 millones, un dato que tuvo impacto sobre las existencias globales, que cayeron de 220,98 a 217,56 millones, cuando el mercado estimaba 220,43 millones.

Neutral resultó el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses de maíz. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas por 971.700 toneladas de cereal 2016/2017, por debajo de las 1.143.600 toneladas del trabajo anterior, pero dentro del rango previsto por el mercado, de 800.000 a 1.100.000 toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2017/2018, el organismo confirmó operaciones por 34.500 toneladas, por encima de las 14.000 toneladas de la semana anterior y frente a un máximo de 150.000 toneladas calculado por los operadores.

 

TRIGO

Con menor presión en la plaza física y con algunas bajas, los precios del trigo continúan en un nivel atractivo. Las propuestas de los exportadores se mantuvieron en $ 2650 por tonelada para la zona del Gran Rosario, en trato que retrocedieron de 2700 a 2650 pesos para Bahía Blanca y Necochea. El viernes el FAS teórico para el trigo pan fue fijado por el Minagro en 2634 pesos, mientras que para el lunes el indicador fue calculado en 2622 pesos. Vale tener en cuenta que según datos del Minagro al 1º del actual, la exportación compró 6,92 millones de toneladas de trigo, lo que implica cerca del 73% del saldo exportable fijado en 9,50 millones por el organismo, en algo menos de tres meses del inicio del ciclo comercial.

Las ofertas de los molinos relevadas a diario por la BCBA pasaron de 2300/2930 a 2550/2850 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago. En el Matba el balance fue positivo, dado que los contratos marzo y julio crecieron de 169 a 171,30 y de 175,90 a 179 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 8 y el 24 del actual deben salir desde las terminales del Gran Rosario 347.185 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 134.000 toneladas, y desde Necochea, 43.750 toneladas.

En su informe mensual de oferta y demanda de granos, el USDA mantuvo el jueves en 15 millones de toneladas su previsión sobre la producción de trigo en la Argentina, pero elevó de 8,60 a 8,90 millones su cálculo sobre las exportaciones. Vale recordar que el Minagro relevó la cosecha 2016/2017 en 16,50 millones de toneladas, un volumen que le dio margen para proyectar el volumen de exportaciones antes citado, de 9,50 millones.

 

Por segunda semana consecutiva, los precios del trigo estadounidense se negociaron en alza y arribaron así al nivel más elevado en siete meses. Las posiciones marzo y mayo del cereal en Chicago sumaron un 4,36 y un 4,51%, al pasar de 158,09 a 164,98 y de 162,78 a 170,12 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos ganaron un 4,54 y un 4,36%, al variar de 161,86 a 169,21 y de 166,63 a 173,89 dólares. Las subas se consolidaron en las últimas dos ruedas de la semana y estuvieron vinculadas al recorte de las existencias en los Estados Unidos y en el nivel global, y a las activas compras de los fondos en esas jornadas.

Con una lejana cosecha estadounidense establecida en 62,86 millones de toneladas, el jueves el USDA mantuvo las importaciones en 3,40 millones y el uso forrajero en 6,12 millones, en tanto que el uso total fue reducido levemente, de 33,99 a 33,91 millones. Pero el dato principal fue el incremento de las exportaciones, de 26,54 a 27,90 millones de toneladas, dado que derivó en el recorte de las existencias finales, de 32,29 a 31,01 millones, con lo que quedaron por debajo de los 32,11 millones previstos por el mercado. Este dato, sumado a la caída prevista del stock en la India, de 11 a 8 millones de toneladas, derivó en la importante reducción de las reservas globales, que pasaron de 253,29 a 248,61 millones, frente a los 253,13 millones proyectados por los privados en la previa del trabajo oficial.

Entre las cifras de los competidores del Europa del Este, el USDA redujo de 29 a 28,50 millones de toneladas el saldo exportable de Rusia y de 8,50 a 7,50 millones el de Kazajstán, mientras que elevó de 15,70 a 16,50 millones el de Ucrania.

Por último, también resultó positivo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 527.300 toneladas de trigo 2016/2017, por encima de las 451.200 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 300.000 a 500.000 toneladas. Las operaciones con trigo 2017/2018 sumaron apenas 16.300 toneladas, contra las 59.000 toneladas de la semana pasada y un rango de 25.000 a 100.000 toneladas calculadas por los operadores.

Granar Research



© 2015 | Todos los derechos reservados Agente de Liquidación y Compensación Propio registrado bajo el N° 499 de la CNV
Nextsys